Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

29,000 años tendría el poblamiento de Uruguay

22 Marzo 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Paleontologist Richard Fariña told Montevideo portal that the fossil remains that were discovered near El Sauce “completely change American Prehistory) Studies reveal human presence 29.000 years ago.

 

El paleontólogo Richard Fariña afirma que “si se corrobora los hallazgos de inmediaciones de la localidad Sauce con más evidencias, “cambiaría completamente la prehistoria americana“. En el contexto del hallazgo, todo viene siendo congruente con la hipótesis de que posiblemente haya que revisar la idea que se tiene de la colonización humana en América“.

 

La teoría más aceptada indica que el poblamiento del continente americano comenzó hace unos 14.000 años, a través del estrecho de Bering, desde Asia.

 

En Uruguay la presencia humana más antigua data de hace unos 10.000 años y fue probada hace relativamente poco, en unas cuevas que están siendo estudiadas por el gobierno de la región de Salto, en las que se encontraron artefactos y herramientas que se han comprobado fueron usadas por humanos.


 

 

www.espectador.com/.../index.php?m=id&id=207911

 

 

El hombre pudo llegar a América 17.000 años antes de lo aceptado hoy

 


15-3- 2011 - El hallazgo, en las proximidades de Sauce, de huesos de animales prehistóricos con marcas que pudieron ser hechas por herramientas podría cambiar el paradigma del poblamiento de América. De confirmarse el descubrimiento, el ser humano habría arribado hace 29.000 años y no hace 12.000 como se acepta actualmente. Investigadores buscan develar el misterio.

 
La Facultad de Ciencias de de la Universidad de la República (Uruguay) trabajó en el arroyo Vizcaíno, cerca de Sauce.

 

El descubrimiento de unos restos óseos en el arroyo Vizcaíno, próximo a la localidad canaria de Sauce, puede modificar drásticamente la fecha desde la que se considera que el hombre pisó por primera vez lo que hoy se conoce como América.   

  Casualidades


Todo comenzó en 1997, cuando, durante la seca de ese año, un grupo de alumnos del liceo local encontró en el lecho de la corriente de agua huesos que posteriormente se constató que pertenecían a animales prehistóricos.

Los restos se llevaron a la institución educativa y en 2001 el paleontólogo español Alfonso Arribas detectó cortes en forma de "V", que podrían indicar que fueron realizados con herramientas de sílice, en la clavícula de un perezoso gigante del género lestodonte. Lo llamativo fue que el hueso tenía una antigüedad de 29.000 años, unos 17.000 años anterior a la fecha en la que se considera que el hombre pisó por primera vez lo que hoy es el continente americano y 19.000 años antes de las primeras evidencias de su presencia en nuestro país.

 

Revisión de conceptos


"Si se confirma el descubrimiento, podría cambiar la forma de concebir el poblamiento de nuestro continente; habría que revisar el paradigma vigente, que estipula que los primeros hombres arribaron a América desde el estrecho de Bering hace 12.000 años", resaltó a LA REPUBLICA el paleontólogo Richard Fariña de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República.

Actualmente el especialista se encuentra realizando excavaciones y tomando fotografías en una zona de diez metros por seis, próxima al arroyo, para tratar de hallar evidencias que puedan confirmar la hipótesis de la presencia de humanos en épocas tan remotas.

Dada la cercanía de la corriente de agua, el especialista y nueve alumnos avanzados de Paleontología que lo acompañan deben tener mucho cuidado con las crecidas. Incluso debieron remover varios restos óseos que podrían haberse perdido.

Los investigadores, que cuentan con el apoyo logístico de la Intendencia de Canelones, acampan cerca de la zona y tienen que cuidar que los curiosos no se acerquen al área por el riesgo de que se arruine la exploración.

En el lugar yacen huesos de varios animales pertenecientes a la megafauna nacional, entre los que se puede contar otro lestodonte y tres variedades de gliptodonte, un gigantesco pariente de la mulita, de los que se pudo constatar la presencia de placas y esqueletos enteros.

También se descubrieron otros restos óseos con marcas que podrían haber sido hechas por hombres.

Si bien Fariña subrayó que hay que "ser prudente", estimó que algunos hallazgos "alientan el optimismo". Asimismo hizo hincapié en que el trabajo en la zona va a insumir años.


     

Lestodonte, perezoso fósil uruguayo cuya masa se estima en unas tres toneladas. 

El paleontólogo Richard Fariña afirma que “si se corrobora los hallazgos de inmediaciones de la localidad Sauce con más evidencias, “cambiaría completamente la prehistoria americana“.

 Si bien los Edentata carecen de caninos e incisivos, Lestodon tenía el primer molariforme muy desplazado hacia adelante, con forma de canino y proyectado hacia afuera, conformando una defensa, lo que debe de haber dado a su rostro una apariencia muy poco amigable.

 

 

http://www.elpais.com.uy/MostrarImagen.asp?vurl=/anexos/imagen/11/171633.jpg

 

 

http://www.elpais.com.uy/MostrarImagen.asp?vurl=/anexos/imagen/11/171632.jpg

 

La prehistoria del hombre que fue hallado en tierras de José Artigas

Sauce. Pistas de los humanos que vivían hace 30.000 años en "Uruguay"

 

 

 

17-3-2011 - El lugar es definido como una "trampa natural". Ello explica este reservorio de restos prehistóricos que los científicos creen podría cambiar el paradigma de la historia del continente americano: la presencia de humanos hace 30.000 años.

El sol está alto, pero debajo de los frondosos árboles donde el equipo de científicos instaló su campamento corre una brisa refrescante. A unos 40 metros se oye el ronroneo del generador que alimenta la bomba que succiona el agua de lento cauce del arroyo Vizcaíno. Allí, en un recodo bajo el puente centenario por el que aún pasa el tren, está el sitio donde desde hace una semana un equipo de paleontólogos y arqueólogos trabaja con la certeza cada vez más firme de haber hallado indicios que revolucionarían el conocimiento sobre el poblamiento del continente americano. Allí, a un par de kilómetros de Sauce, a unos 38 kilómetros de Montevideo, en campos que otrora pertenecieran a la familia de José Gervasio Artigas, yacen estas claves.

"Los hallazgos de ahora no son incongruentes con la hipótesis de un poblamiento humano muy anterior al aceptado hasta ahora, por ahora no podemos decir más que alientan el optimismo para seguir trabajando en esa línea", dice el paleontólogo Richard Fariña. Pero el brillo en los ojos del científico y sus colaboradores parecen desmentir tanta cautela.

 

El catedrático del departamento de Paleontología de la Facultad de Ciencias conformó un equipo con algunos de sus estudiantes avanzados en la maestría de esta disciplina que trabajan en la excavación. No todos permanecen en el campamento. Algunos como el arqueólogo Roberto Bracco -cuya tarea es clave para la investigación, ya que deberá datar las herramientas humanas halladas- asisten al equipo como colaboradores externos.

Hasta el momento han recolectado unas 50 piezas. En su mayoría se trata de restos óseos de animales prehistóricos. Entre estas piezas y de manera aún parcial se han identificado huesos de "perezosos", lestodontes, gliptodontes, toxodontes y posiblemente un megaterio, entre los restos hallados.

Si bien los hallazgos no son noticia en sí -las primeras piezas fueron encontradas por lugareños durante la sequía de 1997, punto de partida de esta investigación-, los indicios que comenzaron a surgir ahora consolidan la hipótesis de que al menos esta parte del continente americano comenzó a ser poblada hace casi 30.000 años. El primer indicio había sido recabado por un paleontólogo español hace casi una década, cuando encontró huellas de algún tipo de utensilio humano en la clavícula de un animal de 29.000 años de antigüedad. Los huesos encontrados en esta etapa tienen la misma antigüedad.

Los huesos aparecen sorprendentemente bien preservados, en opinión de los científicos, debido a una arcilla rojiza que los recubre y conforma el lecho del arroyo. ¿Cómo explican la existencia de tanta cantidad de restos en este punto?

"Es probable que este lugar fuera lo que se suele denominar como una `trampa natural`, un lugar al que los animales se acercaban en busca de agua, pero que por sus características terminaba llevando a muchos a la muerte. Otra hipótesis, y es la que a nosotros nos interesa explorar es que haya sido un sitio de cacería o, como llaman los arqueólogos, de `carnicería`, donde los antiguos humanos daban caza y procesaban a los animales para alimentarse", explica el profesor Fariña.

Los primeros restos estaban cerca de la superficie, pero a medida que el equipo de investigadores consigue bombear el agua del arroyo van apareciendo otros tantos a mayor profundidad. "Lo que estamos haciendo ahora es un trabajo de tafonomía, es decir, reconstruir la forma en que murió el especimen", explica el biólogo Sebastián Tambusso. Luego del trabajo de campo, los científicos comenzarán un largo proceso en laboratorio. Proceso que podría reescribir la Historia.

Las "huellas" que buscan los investigadores en el Vizcaíno

Si bien una de las "estrellas" del conjunto de huesos es un enorme fémur, que se presume perteneció a un megaterio, los ojos de los investigadores corren detrás de algunos trozos de mineral. Se trata de pedazos de cuarzo con muescas o evidencias de golpes que revelaran su uso sostenido como herramienta.

"Hay indicios alentadores", se limita a comentar el profesor Richard Fariña. Estas piedras son guardadas como verdaderos tesoros por los científicos. La hipótesis de trabajo consiste en que si se confirma que estas piezas encajan en las huellas encontradas en el material óseo recolectado quedaría documentada la intervención humana sobre animales que existieron 30 milenios atrás.

Pero llegar a estas conclusiones demandará un trabajo paciente. El equipo de paleontólogos deberá primero colectar la mayor cantidad posible de piezas (óseas y minerales), luego de haber fotografiado el lugar y diseñado croquis del área de excavación. Luego se pondrá toda esta información en "un espacio 3D" diseñado en computadoras para tener una idea cabal de cómo se encontraban estas especies en su hábitat. Paralelamente, explicaron los investigadores, se trabajará con fotografía y microscopios electrónicos para analizar las piezas. Pero hay una ventaja: "Siempre que algo se fosiliza es un milagro porque se sustrae al ciclo de la naturaleza. En este caso se dio", resume el paleontólogo.

 

 

El País Digital

Richard A. Fariña

Nacido en Montevideo en 1957, casado, una hija. Paleontólogo, docente en Facultad de Ciencias, autor de obras científicas y de divulgación.

Género

Divulgación científica

Obra

Hace Sólo Diez Mil Años
Editorial: Fin de Siglo
Año y lugar de Edición: 1995 (1ª edición)-2009 (6ª edición con DVD)

 

 

 

¿Algunos perezosos gigantes eran carnívoros?

 

La mayoría de los científicos piensan que las grandes garras de los perezosos gigantes (Megatherium americanum) se utilizaban para trozar las hojas y las cortezas de que se alimentaban estos prehistóricos vegetarianos. Richard Farina, paleontólogo de la Universidad de la República de Uruguay, no está de acuerdo. Él midió la longitud del olécranon (la parte ósea del codo, donde el músculo tríceps se une al antebrazo) en Megatherium americanum y lo halló sorprendentemente corto. Cuanto más corta sea la longitud de este hueso, el brazo puede moverse más rápido. El movimiento rápido, como en éste caso, suele ser signo distintivo de un carnívoro. Fariña considera que este perezoso de 12 pies de alto podría haber cazado gliptodontes (armadillos gigantes). Si fuera ese el caso, el perezoso probablemente voltearía al armadillo gigante y clavaría sus enormes garras en la parte más vulnerable de su presa, para liquidarla y alimentarse de ella . http://unmuseum.mus.pa.us/sloth.htm

 

Perezosos Gigantes

 

El perezoso gigante fue una de las criaturas enormes que prosperaron durante la edad de hielo. Es imaginado como un hámster de gran tamaño y probablemente se alimentaba con hojas que se encuentran en las ramas bajas de árboles o arbustos. El mayor de estos perezosos terrestres fue el megaterio que creció hasta el tamaño de un elefante moderno, con un peso de más de cinco toneladas. Sus garras de aspecto peligroso, a pesar de su tamaño, probablemente sólo se utilizaban para quitar las hojas o la corteza de las plantas. Sus dientes eran pequeños y romos en consonancia con su dieta herbívora. Exámenes de los huesos de la cadera sugiere que podían pararse sobre sus patas traseras para ampliar su pastoreo hasta los seis metros de alto.

 

Al igual que otras criaturas gigantes que desaparecieron al final del período Pleistoceno (hace unos 10.000 años), Megatherium, su primo más pequeño, el Milodón, y otras variedades de perezosos gigantes se hallan hoy extintos. Sólo los perezosos arborícoras pequeños sobrevive en la actualidad.

 

 

----

 

 

Were Some Giant Sloths Really Carnivorous?



Most scientists think that the large claws on Megatherium americanum were used for stripping leaves and bark for its vegetarian diet. Richard Farina, a paleontologist at the University of the Republic in Montevideo, Uruguay, disagrees. He measured the length of the olecranon process (the bony part of the elbow where the triceps muscle attaches to the forearm) on m. americanum and it was surprisingly short. The shorter the length, the faster the arm can move. Faster movement like this is usually the sign of a carnivore. Farina thinks this 12 foot high version of the sloth might have gone carnivore and hunted glyptodonts (giant armadillos) that lived at that time. If so the sloth probably rolled them over and stabbed them in the soft underbelly using its long claws. http://unmuseum.mus.pa.us/sloth.htm

 

 

Bones of a giant ground sloth from the ice age.

 

 

 

 

 

Giant Sloth

The giant ground sloth was one of the enormous creatures that thrived during the ice ages. Looking a little bit like an oversized hamster it probably fed on leaves found on the lower branches of trees or bushes. The largest of these ground sloths was Megatherium which grew to the size of a modern elephant with a weight over five tons.

Giant Sloths had very large, dangerous-looking claws. Despite their size they were probably only used to strip leaves or bark from plants. Their teeth were small and blunt in keeping with their herbivore diet. Examinations of their hip bones suggests that they could stand on their hind legs to extend their grazing as high as twenty feet.

Like other giant creatures that disappeared at the end of the Pleistocene period (about 10,000 years ago), Megatherium, its smaller sloth cousin, Mylodon, and other varieties of the giant sloth are now extinct. Only the small tree sloth survives today

 

 

Descubren fósiles de 29.000 años de antigüedad en Uruguay

 

En la ciudad uruguaya de Sauce, a 35 kilómetros de Montevideo, han descubierto restos fósiles de 29.000 años de antigüedad que, según el paleontólogo Richard Fariña “cambiarán completamente la prehistoria americana“.

 

En apenas 60 metros cuadrados hay una gran cantidad de restos de animales extintosalgunos de ellos completos y otros un poco entreverados“, según Fariña. También agrega queno hay otro lugar en Uruguay donde haya tantos esqueletos juntos y con tanto detalle, por lo que, de lejos, es el descubrimiento más importante en paleontología en este país“.

 

Los equipos de investigadores de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República, trabajaban en el terreno, una laguna recientemente secada, desde 1997. En esa fecha, diversos lugareños habían encontrado restos fósiles que, tras un estudio, se descubrieron que correspondían a un lestodonte, un antiguo oso perezoso que integraba la fauna de esa región de Sudamérica. Ahora, 14 años después se hallan nuevos esqueletos.

 

Fariña anunció que se habían encontrado fragmentos de piedras que podrían corresponder a herramientas humanas que podrían haber causado las marcas que tenía una clavícula de un animal de hace 28.000 años que fue encontrado en 2001 por un antropólogo español.

 

El paleontólogo afirma que “si se corrobora esto con más evidencia sería muy importante. En el contexto del hallazgo de ahora todo viene siendo congruente con esta idea de que posiblemente haya que revisar la idea que se tiene de la colonización humana en América“.

La teoría antropológica más aceptada indica que el poblamiento del continente americano comenzó hace unos 14.000 años, a través del estrecho de Bering, desde Asia. En Uruguay la presencia humana más antigua data de hace unos 10.000 años y fue probada hace relativamente poco, en unas cuevas que están siendo estudiadas por el gobierno de la región de Salto, en las que se encontraron artefactos y herramientas que se han comprobado fueron usadas por humanos.

Los trabajos se concentran ahora en la recuperación de los restos más vulnerables y que están cerca de la superficie y prevén profundizar las excavaciones en una segunda etapa ya que se cree que “hay mucho material aún por descubrir“.

 

http://www.campodemarte.com/descubren-fosiles-de-29-000-anos-de-antiguedad-en-uruguay.html

 

 

 
Fertile Ground
 
 

Paleontologist Richard Fariña told Montevideo portal that the fossil remains that were discovered near El Sauce “completely change American Prehistory) Studies reveal human presence 29.000 years ago.

Fariña highlighted that the physical effort being made by paleontologists in the Vizcaíno creek is worth it since “this is insane. It’s a treasure in a few meters. In 50 or 60 m2 there is a great amount of extinct animals, some of them complete and others a little mixed.”

 

http://blogs.montevideo.com.uy/blognoticia_44445_1.html



"By far it’s the most important discovery in Uruguayan paleontology. I don’t remember another place with so many skeletons together and with so many details” he added.

The paleontologist explained that “this as a finding that took place in 1997, when the natural lagoon that forms there dried up. Some skeletons were collected there. Since then there have been different obstacles which I’ not going to go into now and it took us 14 years to able to excavate legally. We have been working in the area for a week, fighting against water filtration.”

The first findings recovered in 1997 present marks which specialists assign to instruments used by humans. The exams made on the remains say they are 28 to 29 thousand years old. 

“This place is very important since it completely changed American prehistory. It doubles human presence in America” added Fariña. The scientist leads a team of 10 specialists which work on the field. At the moment efforts are being focused on recovering the most vulnerable remains and the ones closest to the surface. He explained that they will have to stop soon since “it takes years to excavate”.

Compartir este post

Comentar este post