Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
El polvorín

"El 2000 nos encontrará con armas nuevas sin ruido!!!" (Parravicini 1939)

16 Julio 2009 , Escrito por elpolvorin Etiquetado en #Politica

INUNDACIONES en Argentina : consecuencia del “efecto HAARP”

(Gustavo Fernández)Las siguientes consideraciones sugieren una relación causal entre aquél experimento norteamericano que hace un par de años ganó espacios en Internet pero paradójicamente casi no tuvo repercusión en el "otro" público: el HAARP y sus relaciones con las recientes inundaciones en las provincias de Santa Fe y Entre Ríos, en Argentina, que han costado decenas de víctimas e ingentes pérdidas millonarias.


Qué es HAARP


El investigador Guillermo Jiménez escribía en noviembre de 2001:

Para quien aún no esté en sintonía, HAARP son las siglas de HIGH FREQUENCY ACTIVE AURORAL RESEARCH PROGRAM (Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia), cuyas instalaciones están ubicadas en Gakona, Alaska, y es un programa de investigación científica y académica, pero que paradójicamente está gestionado por la Fuerza Aérea de los EE. UU. y la Marina de los EE. UU.

El funcionamiento de HAARP se basa en la emisión de ondas electromagnéticas hacia nuestra atmósfera para su estudio, concretamente hacia la ionosfera; dicha capa se extiende a unos 80 kilómetros de la superficie terrestre hasta los 800 km, conteniendo principalmente partículas ionizadas.

Este medio ionizado, provoca que las ondas electromagnéticas, sean reflejadas o absorbidas; dichos reflejos o rebotes ionosféricos son utilizados (cada vez menos) para las comunicaciones a gran distancia, prueba de ello son las emisoras de onda corta que podemos sintonizar a lo largo de una noche, dependiendo del estado de la ionósfera y las frecuencias, podremos escuchar emisoras que estén a miles de kilómetros, y que llegan a nuestros receptores gracias a la ionosfera, que actúa como espejo.

Hasta aquí hemos descrito la parte "oficial" de la cuestión, pero ¿por qué hay quien cree que detrás de HAARP se oculta algo más, extraños experimentos de modificación del clima, de control mental y que llean incluso a producir terremotos?

Ciertamente algo de base científica asoma en este asunto. HAARP con sus cientos de millones de vatios de potencia y antenas se puede considerar como un verdadero "calefactor" de la alta atmósfera, al provocar una tremenda ionización que puede acarrear consecuencias imprevisibles, y que gracias a su efecto "espejo" podría dirigir sus efectos hacia cualquier zona del planeta. Estaríamos hablando de un nuevo tipo de arma, capaz de intensificar tormentas, prolongar sequías, sobre el territorio de un supuesto enemigo, y perjudicándolo sin que éste se dé cuenta.

Complejo de antenas pertenecientes al programa HAARP. Fotografia:
http://www.haarp.alaska.edu

Regresando a Argentina, cabe señalar que en los últimos años las inundaciones han sido particularmente catastróficas, anegando buena parte de lo que se conoce como "pampa húmeda", alguna vez la región agroganadera más fértil y extensa del planeta.

Se tiene la incómoda sensación de que las copiosísimas lluvias que le dieron origen (en una de las localidades llovió en 24 horas lo que habitualmente llueve en un año) son mucho más que un capricho climático, o el efecto tercermundista de un calentamiento global.

Comprenderán la sospecha de que el uso de tecnologías como HAARP cae de ello dentro de las estrategias bélico-económicas (de alguna manera hay que llamarlas) anticipadas en "Visión Conjunta 2020".

¿Como un dato accesorio? El jueves 8 llegó a la ciudad de Paraná (separada de la de Santa Fe por apenas 30 kilómetros y el río homónimo) una misión estadounidense como "observadores y asesores".

¿De alguna comisión experta en catástrofes naturales? No ¿De alguna oficina estatal norteamericana de asuntos hidrológicos? Tampoco ¿De la Oficina Metereológica del gran país del Norte? Menos.

Eran -según anticipó emocionado vía telefónica Eduardo Amadeo, embajador argentino ante EE.UU... del Pentágono.
Por favor, que alguien explique desde cuándo el Pentágono participa de "misiones humanitarias", asesora gobiernos ante cataclismos naturales, atacados de un sorpresivo hábito de fraterna solidaridad con los inundados. Que sepamos (que alguien demuestre lo contrario) al Pentágono sólo le incumben operaciones militares.

Tímida y ambiguamente, este martes 13 se anunció el arribo de una "superbomba" extractora de agua enviada por dicho organismo, (en realidad la citada bomba para extraer agua fue de capacidad varias veces menor a las que ya están trabajando) pero lo cierto es que sigue despertando sospechas y desconfianzas entre los pobladores locales esa extraña presencia militar, más coherente con un grupo de observadores de los efectos colaterales no deseados -o sí- de su propia tecnología que con una cruzada humanitaria.

Más aún, el miércoles 7 (24 horas antes del arribo de esa misión) el gobernador de la provincia de Santa Fe, Carlos Reutemann, brindó una conferencia de prensa acompañado de un representante del Banco Mundial quien, por supuesto, garantizó el inmediato otorgamiento de un préstamo a la provincia para “subvenir a sus necesidades”. Con lo que pareciera se cierra un círculo: efectos devastadores en un país del Tercer Mundo de tecnología experimental del Primero, con la jugosa consecuencia de abrochar otro negocio que engrosará la monstruosa deuda pública de este país, pesada herencia que nuestros hijos deberán pagar, no ya con fondos inexistentes, sino con recursos naturales...

Tal vez sea éste un mero texto "conspiranoico", tal vez no. Pero estemos atentos.

Parte II: El clima como arma de guerra

Las investigaciones relacionadas con este proyecto existen desde los años 60, pero es ahora cuando se han retomado, reunido y dotado de fondos

El proyecto será probablemente 'vendido' al público como un escudo espacial contra la entrada de armas al territorio nacional o, para los más ingenuos, como un sistema para reparar la capa de ozono". Lo que se refleja claramente en los artículos publicados sobre el tema es que todos los proyectos del Ministerio de Defensa estadounidense están agrupándose en uno.

Programa HAARP según sus siglas en inglés. Tiene un transmisor, que consiste en 360 antenas de 22 metros de alto, puede emitir poderosas ondas de alta y baja frecuencia con cargas electromagnéticas hacia la ionosfera, esta capa de la atmósfera actúa como un espejo, devolviéndolas a la superficie terrestre convertidas en las ondas más bajas del espectro electromagnético. Esto causa que se caliente y se haga un agujero no menor de 50 km de diámetro en ésta.

La versión oficial estadounidense es que con este sistema se pueden emitir comunicaciones más allá del horizonte sin necesidad de recurrir a los satélites, mejorar las comunicaciones con los submarinos, hacer prospecciones petrolíferas o de yacimientos minerales, o detectar aviones o misiles que vuelen bajo y ofensivamente inclinarían la balanza a la hora de invadir un país, tras conocer que tiene pozos petrolíferos o minerales aún sin explotar.

Pero, los científicos ven con alarma, que este sistema puede alterar el clima, y si ello consigue hacerse controladamente, utilizarlo como un arma. De esta manera, pueden producirse tormentas, sequías o huracanes para arruinar un país.

El funcionamiento de los calentadores ionosféricos que utiliza el Programa HAARP se puede comparar con un gran horno microondas: "al disparar a zonas bajas producirías un calentamiento de la baja atmósfera, sería un calentamiento local y haría que el agua contenida en todos los seres vivos que estuviesen expuestos, se calentara y les produjera la muerte.

Un calentamiento en la alta atmósfera es impredecible, porque estaría provocando desde una alteración local del clima hasta alterar las propiedades de 'filtro' que tiene la atmósfera. Con ello, los rayos cósmicos que vienen del espacio dejarían de filtrarse en la ionosfera, y harían llegar su radiación a la superficie de la tierra".

Para muchos científicos, las pruebas del HAARP serían responsables de la ola de calor que hizo subir en Melilla la temperatura de 24 a 41 grados en cinco minutos. Asi describió la noticia el diario EL PAIS, en su edición digital en internet:

"Un raro fenómeno eleva la temperatura de 24 a 41 grados en cinco minutos", Melilla se convirtió ayer por unos minutos en un gran horno al aire libre debido a un fenómeno meteorológico insólito.

A las 8.24, la temperatura subió 17 grados en sólo cinco minutos: de los 24 a los 41 grados. Por fortuna, en el siguiente cuarto de hora la temperatura volvió a sus cauces. Pero, para colmo, a las diez de la mañana volvió a darse una versión más moderada del mismo poltergeist meteorológico, esta vez con un calentamiento súbito de sólo 15 grados.

Alteraciones mentales

Si resulta escalofriante y casi de ciencia ficción imaginar que el Gobierno de Bush se prepara para dominar el clima a su antojo, más estremecedor es constatar un dato evidente: el efecto que una emisión de ondas de baja frecuencia tiene en el cerebro de todas las especies del planeta.
Un documento de la Cruz Roja Internacional advierte de los efectos negativos de la energía radiada e indica las bandas de frecuencia que los produciría. Éstas se corresponden con las que puede transmitir el HAARP. (En Física se les denomina "Ondas transversal-magnéticas". Estas ondas Schumann vibran en la misma frecuencia que las ondas cerebrales de los seres humanos y de todos los mamíferos en general, a saber: en 7,8 Hertz (ciclos por segundo)).

Casualmente EE.UU. afirma que uno de los usos del Programa es localizar yacimientos minerales bajo tierra y para eso la frecuencia necesaria es la misma que produce trastornos en la mente humana, que van desde la desorientación, al despertar de capacidades paranormales. Para hacernos una idea de la influencia de las ondas en la mente humana debemos remontarnos a los estudios que el profesor Schumann hizo en los años 50, que constataban que hay un efecto de resonancia entre la tierra, el aire y la ionosfera, cuyas ondas vibran en la misma frecuencia que las ondas cerebrales humanas y de todos los mamíferos.
Estas llamadas Ondas Schumann son fundamentales para la vida y cuando faltan producen graves problemas de salud, como les sucedía a los astronautas antes de que instalaran generadores artificiales de estas ondas en las naves. Sin estas ondas se producen dolores de cabeza, migrañas, desvaríos, se desajustan los ritmos cardiacos... La alteración de las mismas producen efectos más graves.

En los animales uno de los efectos inmediatos sería que alteraría las rutas de migración de aves y peces, al influir sobre los campos de energía sobre los que se guían.

Está claro que el avance científico no garantiza, ni mucho menos, el progreso humano, hace falta algo más para que este tipo de programas no existan o que los conocimientos se usen para el bien común, y ese algo más está fuera de la ciencia. Está en la sociedad, en la política, en los principios éticos de la gente".

Compartir este post

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post