Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
El polvorín

URUGUAY - HAY QUE ESCUCHAR AL SILENCIO

17 Septiembre 2009 Etiquetado en #Politica


HAY QUE ESCUCHAR AL SILENCIO



 

 

 

Merece reflexión en estos tiempos electorales la vieja discusión sobre si debería o no ser obligatoria la comparecencia a las urnas. Mi impresión hoy es que la obligatoriedad se transforma en un acto que  impide ejercer el libre albedrío, ya que desde que rige en nuestro país la reforma que prevé la posible segunda vuelta entre los dos presidenciables más votados, es imposible ser neutral. 

 

La obligatoriedad de sufragar se sostiene en el argumento de que es un deber ciudadano asumir la responsabilidad por la elección de ocupantes para los cargos públicos, responsabilidad que nadie debe eludir. No obstante, tal como están las cosas, el deber ciudadano se limita a optar por alguna de las ofertas electorales que, obviamente, no podrán representar nunca a todas las posibles opiniones que pueden existir en torno a como debe organizarse una sociedad. Eso significa que se obliga al votante a apoyar alguna de las opciones presentadas sin tomar en consideración que habría que dejar margen para quienes no se sientan representados por ninguna de ellas.

 

Hablando concretamente del actual escenario electoral, hay que decir que lisa y llanamente votar en blanco o anulado el 25 de octubre próximo es votar a Lacalle o por lo menos votar contra Mujica. El  sistema electoral vigente desde hace 10 años, no permite que se exprese el voto neutro. Para el ciudadano que quisiera expresar “ningún Partido Político me conforma” no hay otro camino que el desacato, directamente no ir a las urnas, lo que tiene como castigo administrativo la suspensión de ciertos derechos que solo podrá recuperar abonando una multa, salvo que presente certificado médico o constancia de que estaba fuera del país.

 

¿Por qué no hay otra forma de ser neutral? Porque la ley dice que será proclamada ganadora la fórmula presidencial que obtenga más del 50% del total de lo votos válidos emitidos, lo que incluye votos en blanco y anulados. Traído esto a la realidad electoral uruguaya presente, según todos los vaticinios, el único que tiene chance de ganar en primera vuelta es Mujica, por lo que la suma de votos en blanco y anulados va en su contra ya que se consideran votos válidos y entran en la cuenta a favor de los que tratan de evitar su triunfo en primera vuelta.

 

Eso es totalmente injusto y parece que los legisladores o no lo previeron, o deliberadamente crearon una ley que niega el derecho a la neutralidad. Según los mismos pronósticos, el número de votos en blanco y anulados oscilaría entre 80 y 100 mil, por lo que Mujica tendría que contar con, entre 40 y 50 mil votos más que todos sus adversarios juntos, para ganar en primera vuelta. O sea que los votos en blanco y anulados favorecen las posibilidades de Lacalle, porque todo indica que sería el otro protagonista de una posible segunda vuelta. Que Lacalle se beneficie de los 80 o 100 mil votos en blanco o anulados del 25 de octubre es traicionar la voluntad de esos votantes, muchos de los cuales están decepcionados de la política por lo que le han visto hacer y decir al propio Lacalle. El los desilusiona y después se beneficia de su desilusión : más que paradoja parece una verdadera trampa.

 

Ya no hay tiempo de corregir esto para los comicios venideros, es un tema que quedará pendiente. Dicho sea de paso de todos modos, esta incidencia del voto neutro no impidió el triunfo de Vazquez en las elecciones pasadas y puede que no impida el de Mujica en las próximas, pero es una irregularidad que puede llegar a boicotear la voluntad popular.

 

Capítulo aparte merece otra cuestión electoral: los votos en blanco y anulados no generan bancas vacías en el parlamento como debería ser. ¿Cuánto dinero nos ahorraríamos si quedaran vacías las bancas ganadas por los votos en blanco y anulados? Manejando la misma estimación de entre 80 y 100 mil votos, tal vez cuatro o cinco Diputados y hasta un Senador menos debería haber para respetar ese silencio que comunican los votantes neutrales, que según estas estimaciones, nos permitiría un ahorro que rondaría un millón de pesos por mes. Pero no es así. Para su conveniencia la clase política se reparte cargos sin tener en cuenta esta lógica.   

 

¡Qué bueno sería corregir estas fallas del sistema electoral para hacerlo más exacto, si la intención es escuchar la voz del pueblo, que también habla con su silencio!.                   

 

 

Aníbal Terán Castromán

 

Compartir este post
Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post