Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

5 formas de morir tras la exposición a la radiación atómica

13 Abril 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

 

1- Si la persona es expuesta a una alta cantidad de radiación de longitud de onda corta y de gran energía , como la producida en graves emergencias nucleares, se puede dar un deterioro severo en el sistema vascular, que desemboca en un edema cerebral, trastornos neurológicos y coma profundo. El individuo puede morir en las 48 horas siguientes.
 
2- Cuando el organismo absorbe una cantidad de radiación media, los trastornos vasculares son menos serios, pero se puede producir la pérdida de fluidos y electrolitos. Es posible que el individuo muera en los diez días siguientes como consecuencia del desequilibrio osmótico, del deterioro de la médula ósea y de la infección terminal.
 
3- Si la cantidad de dosis absorbida es baja, también se puede afectar la médula ósea y provocar infección y hemorragia. Se puede presentar el deceso de la persona cuatro o cinco semanas después de la exposición, aunque una de las características de los efectos de estas radiaciones es que se pueden tratar de forma eficaz.
 
4- Las consecuencias menos graves de una radiación de longitud de onda corta se manifiestan en muchos órganos, en concreto en la médula ósea, los riñones, los pulmones y el cristalino de los ojos, debido al deterioro de los vasos sanguíneos. Como consecuencias secundarias aparecen cambios degenerativos y funciones alteradas. 
 
5- El efecto tardío más importante, comparado con personas no irradiadas, es el aumento de la incidencia de casos de cáncer y leucemia. Así como en las generaciones posteriores con presencia de síndrome de Down y retardo mental.

.

 

Una familia pasa al lado de una voluntaria de Greenpeace, quien realiza lecturas de radiación en Koriyama (AFP Archivo).
Una familia pasa al lado de una voluntaria de Greenpeace, quien realiza lecturas de radiación en Koriyama 

---------------------------------

 

 

 

 

Japón amplía la zona de evacuación alrededor de Fukushima

Justo cuando se cumple un mes de uno de los mayores desastres, las autoridades aceptan que los niveles de radiación pueden empeorar

Por Matt Smith
Lunes, 11 de abril de 2011

 

TOKIO, Japón (CNN) — El gobierno de Japón ordenó este lunes nuevas evacuaciones en varios pueblos que están lejos de la zona de peligro declarada alrededor de la planta de energía nuclear Fukushima Daiichi, pues teme que los residentes puedan recibir dosis altas de radiación en los próximos meses.

El jefe del gabinete, Yukio Edano, dijo que es probable que en los municipios evacuados se superen los niveles de radiación de los estándares internacionales de seguridad a largo plazo, y advirtió que la crisis nuclear —que este lunes cumple un mes— aún no ha terminado.

"Las cosas están relativamente más estables, y las cosas se están estabilizando", agregó. "Sin embargo, tenemos que estar preparados para la posibilidad de que las cosas pueden empeorar".

Minutos después del anuncio de Edano, un nuevo sismo cimbró al país, lo que obligó a evacuar a los trabajadores de la planta y dejó sin electricidad a los tres reactores dañados durante unos 40 minutos, reportó Tokyo Electric Power Company (Tepco). El temblor de magnitud 6.6 grados se produjo el día en que se cumple un mes del terremoto de magnitud 9 y el tsunami posterior que golpeó a los sistemas de refrigeración.

Edano dijo que los residentes de los cinco pueblos y ciudades alrededor de la planta —Katsuo, Kawamata, Namie, Iitate y zonas de Minami Soma— deben evacuar dentro de un mes, si aún no lo han hecho. Algunas partes de Namie y Soma Minami ya estaban dentro del radio de los 20 kilómetros de evacuación trazado en los primeros días del accidente, mientras que Iitate, Kawamata y Katsuo están más allá, en el cinturón de 30 km, donde han sido obligados a permanecer dentro de sus casas.

"Esta política no requieren evacuación inmediata, pero tomamos la perspectiva a largo plazo, teniendo en cuenta el efecto a largo plazo de las radiaciones sobre su salud", dijo Edano.

En otros cinco poblados —Hirono, Kawauchi, Naraha y partes de Tamura y el resto de Minami Soma— deben estar preparados para limpiar a fondo. Hirono y Kawauchi se encuentran en el cinturón exterior de la zona actual, mientras que Naraha y Tamura están más allá del radio actual de 30 km. "Si usted vive en estos pueblos y aldeas, lo sentimos. Es posible que les causemos algún inconveniente", agregó.

Unas 85,000 personas, dentro de la zona de 20 kilómetros, y otros 62,000 dentro de los 30 kilómetros, han sido evacuados, reportaron autoridades de la prefectura de Fukushima.

El grupo antinuclear de Greenpeace, que había advertido acerca de mayores niveles de radiación en las ciudades fuera de la zona de evacuación hace dos semanas, señaló que la declaración de Edano es un buen paso.

Jan van de Putte, un experto en radiación de Greenpeace, ha tomado lecturas en la ciudad de Iitate y dijo que los niveles de radiactividad siguen siendo peligrosos "para los próximos años".

El presidente de Tokio Electric, Masataka Shimizu, visitó la sede para que las autoridades intenten manejar el desastre y se reunió con funcionarios locales, tras emitir una nueva disculpa por la situación.

En algunos comentarios realizados por la cadena pública japonesa NHK, Shimizu —quien fue hospitalizado por "la fatiga y el estrés" a finales de marzo— también lamentó no haber emitido una disculpa antes de este lunes a los residentes de la Prefectura de Fukushima.

 

http://mexico.cnn.com/mundo/2011/04/11/japon-amplia-la-zona-de-evacuacion-alrededor-de-fukushima

 

 

Miles protestan en contra de centrales nucleares en Japón al cumplirse n mes del desastre

EFE-AFP | TOKIO
 
 
 
Manifestación frente a la sede de la empresa Tepco, pidieron el cierre de la planta de Hamaoka en Nagoya.
 

11-4-2011 - Unas 17.000 personas protestaron ayer en Tokio contra las centrales nucleares al grito de “No necesitamos Fukushima”, en referencia a la crisis atómica que desató el terremoto y posterior tsunami del 11 de marzo en Japón.

Los manifestantes se desplegaron en varias zonas de la capital japonesa, entre ellas la sede de Tokyo Electric Power (Tepco), operadora de la central nuclear de Fukushima Daiichi, que tiene serios problemas en cuatro de sus seis reactores y emite radiación.

La marcha fue convocada por internet con el objetivo de protestar contra la energía nuclear en un ambiente festivo, aunque acompañados de un cordón policial. Los manifestantes gritaron consignas para exigir el cierre de la central Fukushima y a favor de energías alternativas.

El terremoto de 9 grados del 11 de marzo, del que hoy se cumple un mes, destrozó por la fuerza del tsunami posterior los generadores de energía que refrigeraban los reactores de Fukushima, lo que provocó varias explosiones y emisiones de radiactividad.

 

----

 

http://tashirabgey.files.wordpress.com/2011/03/pit.jpg

 

Japón: las implicaciones de una emergencia nuclear

 
MUNDO¿Qué es la radiación? ¿Cuáles son los peligros para la salud? ¿Por qué han ocurrido las explosiones en la planta de Fukushima? Semana.com consultó a expertos que explican la crisis nuclear nipona.
 
 

El terremoto del 11 de marzo en Japón ha sido de proporciones históricas. Oficialmente, es el peor terremoto registrado en la historia de Japón, uno de los países con mayor actividad sísmica del mundo.
 
Pero, más allá del desastre natural, los recientes incendios y explosiones en la planta nuclear de Fukushima, Japón, y los altos niveles de radiación en sus alrededores, han encendido las alarmas en todo el mundo sobre el uso de la energía nuclear.
 
A propósito, Semana.com consultó al experto (Ph.D) en Física Nuclear (Universidad Nacional de Colombia) Luis Fernando Cristancho, a la doctora en Física Médica (Ph.D) María Cristina Plazas (Universidad Nacional de Colombia e Instituto de Oncología Carlos Ardila Lulle del Hospital Universitario Fundación Santa Fe de Bogotá) y a la oncóloga radioterapeuta doctora Zoila Conrado Rodero (Instituto de Oncología Carlos Ardila Lulle del Hospital Universitario Fundación Santa Fe de Bogotá), con el fin de entender la ciencia detrás de la energía nuclear y los alcances de la actual emergencia.
 
¿Qué es un reactor nuclear?

Existen varios métodos para generar energía eléctrica. Además del nuclear, están el eólico, el geotérmico y el hidráulico, entre otros. El principio es el mismo: producir la fuerza necesaria para mover turbinas que generan la electricidad.

 
El truco de la energía hidráulica, por ejemplo, es almacenar grandes cantidades de agua en una represa para luego dejarla bajar por gravedad hacia una turbina, cuyo movimiento por la presión del agua genera electricidad.
 
Otra forma para generar energía eléctrica es, por ejemplo, a través del carbón. En este caso el procedimiento es quemar este combustible fósil para calentar agua. El vapor que produce el líquido hirviendo es disparado contra una turbina cuyo movimiento termina produciendo energía eléctrica.
 
Lo mismo se logra con la energía nuclear. Los reactores calientan agua para producir vapor que  mueva turbinas que generan energía eléctrica. La diferencia está en que para calentar el agua se utiliza una técnica llamada fisión nuclear.
 
¿Qué es la fisión nuclear?   
 
La fisión es el proceso mediante el cual se dividen los núcleos de los átomos con alto nivel de concentración (Z o número atómico alto >92) como los del uranio. Este  núcleo está compuesto de neutrones y protones de los cuales los primeros salen del núcleo al ser dividido. La inestabilidad que genera dicha división es la que calienta el agua que produce el vapor que mueve las turbinas para producir energía eléctrica. 
 
¿Qué es la radiación?
 
El fenómeno de la radiación consiste en la propagación de energía en forma de ondas electromagnéticas o partículas subatómicas a través del vacío o de un medio material.
 
Podemos clasificar  las radiaciones en: ionizantes, que son aquellas que poseen la energía suficiente para ionizar la materia, al extraer los electrones de sus estados ligados al átomo (ejemplo: radiación emitida en un reactor nuclear, rayos x, radiación gamma, electrones, protones, partículas pesadas, etc.), y no ionizantes, las que no son capaces de arrancar electrones de la materia, produciendo solamente excitaciones electrónicas (ejemplo: ondas de radio, televisión, microondas, etc.).
 
En este sentido existe una prevención excesiva frente a la palabra ‘radiación’, ya que todas las personas están  expuestas diariamente a este fenómeno, pero a unos niveles normales.  La radiación se presenta en nuestra vida cotidiana en la radiación solar, la luz artificial de los bombillos, los celulares, los radios, los televisores o, en el caso de Fukushima, de un reactor nuclear.
 
La diferencia entre la radiación que produce un electrodoméstico y un reactor nuclear está, por ejemplo, en la energía, la longitud de onda, entre otros parámetros físicos. El problema con la radiación ionizante es su gran energía y su mínima longitud de onda (nanómetros, unidades Armstrong), su mayor capacidad de penetración por lo cual se necesitan capas muy gruesas de plomo u hormigón para detenerlas y que no interactúen con el cuerpo humano.
 
En el peor de los casos, ¿cuáles son los riesgos de la radiación ionizante para la salud?
 
Si la persona es expuesta a una alta cantidad de radiación de longitud de onda corta y de gran energía , como la producida en graves emergencias nucleares, se puede dar un deterioro severo en el sistema vascular, que desemboca en un edema cerebral, trastornos neurológicos y coma profundo. El individuo puede morir en las 48 horas siguientes.
 
Cuando el organismo absorbe una cantidad de radiación media, los trastornos vasculares son menos serios, pero se puede producir la pérdida de fluidos y electrolitos. Es posible que el individuo muera en los diez días siguientes como consecuencia del desequilibrio osmótico, del deterioro de la médula ósea y de la infección terminal.
 
Si la cantidad de dosis absorbida es baja, también se puede afectar la médula ósea y provocar infección y hemorragia. Se puede presentar el deceso de la persona cuatro o cinco semanas después de la exposición, aunque una de las características de los efectos de estas radiaciones es que se pueden tratar de forma eficaz.
 
Las consecuencias menos graves de una radiación de longitud de onda corta se manifiestan en muchos órganos, en concreto en la médula ósea, los riñones, los pulmones y el cristalino de los ojos, debido al deterioro de los vasos sanguíneos. Como consecuencias secundarias aparecen cambios degenerativos y funciones alteradas. 
 
El efecto tardío más importante, comparado con personas no irradiadas, es el aumento de la incidencia de casos de cáncer y leucemia. Así como en las generaciones posteriores con presencia de síndrome de Down y retardo mental. 
 
¿Qué produjo las explosiones en la central nuclear Fukushima?
 
Las explosiones parecen haber sido causadas por hidrógeno dentro del edificio del reactor. Las pastillas de combustible de uranio se encuentran dentro de vainas fabricadas con aleaciones de circonio. Cuando dichas vainas se exponen a un sobrecalentamiento, el circonio reacciona con el agua para formar óxido de circonio e hidrógeno, altamente inflamable. Parece que esto ocurrió en las unidades 1, 2 y 3  de la central nuclear de Fukushima cuando una parte del combustible quedó al descubierto por pérdida del líquido de refrigeración.
 
¿Qué tan grave es el accidente de Japón?
 
De acuerdo con la Escala Internacional de Sucesos Nucleares y Radiactivos (INES) de la Oganización Internacional de Energía Atómica de las Naciones Unidas, el suceso en la central nuclear de Fukushima se ha clasificado en el Nivel 4, “Accidente con consecuencias de alcance local”.
 
Esta clasificación es menor que el Nivel 5, “Accidente con consecuencias de mayor alcance”, que se asignó al accidente de TMI-2 en Estados Unidos en 1979, y que el Nivel 7, máximo en la escala, “Accidente grave”, que se asignó al accidente de la central nuclear de Chernóbil en Ucrania en 1986. Sin embargo, la Autoridad de Seguridad Nuclear de Francia dijo que el accidente de la central nuclear nipona podría ser de nivel 6.
 
¿Las emisiones de radiación en la central nuclear de Fukushima representan una amenaza para la salud humana?
 
Las actuaciones más efectivas para la protección del público ya se han tomado. En las primeras etapas de este suceso las autoridades ordenaron la evacuación de la población que vive alrededor de la central nuclear de Fukushima para prevenir o mitigar la exposición a la radiación. Las autoridades también han distribuido pastillas de yoduro potásico, utilizadas para proteger de la exposición a la radiación de yodo, que se puede producir en el caso de fugas. Cualquier especulación acerca de posibles efectos en la salud es prematura mientras no se disponga de más información precisa y completa.

¿Los escapes de radiación de la planta de Fukushima, Japón, pueden afectar a otros países?
 
Desde cuando se inició la emergencia han circulado rumores, por ejemplo, de que a Colombia podrían llegar los efectos de la crisis nuclear nipona. La verdad es que gracias a la distancia entre Japón y Colombia y al efecto de la disminución de la intensidad de la radiación ionizante, no hay riesgo de una sobreexposición de la población colombiana.
 
Así mismo, la fuga de radiación de las unidades 1, 2 y 3 de la central nuclear de Fukushima, por ahora, no ha formado nubes radiactivas que puedan presentar problemas en otros territorios.

 

 

 

http://tashirabgey.files.wordpress.com/2011/03/nn20110319a1b.jpg

 

 

http://tashirabgey.files.wordpress.com/2011/03/radiation-levels.jpg

 

The Mission to Stabilize Nuclear Reactors

 

The current mission at hand is to first cool the dangerous “spent” or used uranium fuel rods which are stored in pools of water adjacent to the reactors.   If these pools of water go dry and the spent fuel is exposed to oxygen they can catch fire, become highly radioactive and burn through the walls of the reactors.  In conjunction with this effort, electricity needs to be restored to the site so the sea-water cooling system that was damaged by the typhoon can function.  A steel containment vessel which secures the reactors is the last line of defense to prevent the toxic radioactive materials from leaking.  In the worst case, the core could melt through all barriers and the steel container, releasing a large amount of radiation into the atmosphere.  There are four reactors in question, all in which have been compromised to various degrees, according to reports.  At this point, it appears all off the book creative measures are being taken to combat the problem.  Radiation monitoring is continuing all around the troubled region and country, so one would assume the public would be notified if it reached anywhere near dangerous levels.  (See the posted Maximum Radiation Level Detected graph)

 

Radiation is measured in units called Sieverts (mSv), and the levels measured at the Fukushima Power Plant were approximately 400 mSv per hour which is 160x higher than the average dosage typically a person receives in one year.  The average dosage a  person receives in one year is 3 mSv, the same levels as in a CT scan.  A chest X-Ray would be equivalent to .1 mSv and 100 mSv per year would increase the risk of cancer.  See the 

Effects of Radiation graph I posted to better understand the various degrees of radiation exposure.   With respect to the workers at the Fukushima nuclear plant, the risk from radiation depends on how much of it the workers are exposed to.  The Japanese government increased Fukushima workers’ allowable exposure from 50 mSv a year to 250 mSv because of the emergency.  U.S. protocols allow workers to be exposed to twice as much, 500 mSv, during an emergency.  Exposure to one sievert, or a 1,000 millisieverts at once is enough to make a person feel nauseous. 

On another note, the government has implemented electricity rationing in and around Tokyo, which may include unpredictable blackouts based on power demands due to cold or hot temperatures.  These rolling and sometime unpredictable blackouts will no doubt affect the Japanese economy;  and more importantly, many lifelines and the ability to respond to medical needs.  The Tokyo Electric Power Company (TEPCO) has lost 20 percent of its production capabilities in northern Honshu, Japan.  With these challenges, including major fuel shortages:  the Japanese Self-Defense Force, the United States military, and various international support agencies are working tirelessly to continue its daunting search and rescue operations, and aid operations.  There are over 13,000 reported dead, over 15,000 missing, and over 150,000 thousands living in evacuation shelters.  I will continue to update this blog as information changes. 

 

 

Water and Food Fears

 

In more severe news reported March 23rd, radioactive iodine exceeding the government’s regulated level for infants was detected Wednesday in water in a purification plant in Katsushika Ward, Tokyo, prompting the metropolitan government to advise residents not to let babies younger than 1-year-old drink tap water or powdered milk made with tap water, in the 23 wards and five cities.  On March 20th, Japan’s health ministry urged the people of a village in Fukushima Prefecture not to drink the tap water, in which higher levels of radioactive materials were detected.  This recent news in Tokyo immediately created a shortage of bottled water in the capital city.  The fear of tap water in Tokyo’s largest city is very serious and the repercussions may be severe.  The government is attempting to reassure the public by explaining that the water is not dangerous unless it consumed for long periods of time and added that if there is nothing else to drink, babies should be allowed to drink the water every once in a while.  The government advised parents to use bottled water to make powdered milk, but added that they shouldn’t panic even if babies have drunk tap water.  Later that same day, the government offered assurances that adults can drink tap water and use it in everyday life.  According to a team of radiotherapists, physicists and nuclear engineers at the University of Tokyo twittered, “Iodine-131, when contained in water, can be removed to some extent by boiling it,” the team said.  And, Iodine-131′s half-life — the period by which the radiation level is halved — is eight days.  In other words, boiling and storing tap water may reduce the effects of radiation, but I don’t imagine any of these reassurances will calm the public’s apprehensions to all tap water at this point.  The alternative to the use of tap water may be unavailable to many and the consequences are questionable.  In light of the shortages, the Tokyo Metropolitan government says it will distribute bottled mineral water to families with infants.  On March 24th (less than 48 hours later),  the Tokyo Metropolitan Government says the measurement of a radioactive substance at the Tokyo water purification plant has now dropped below the safety limit for infants.   However, it warns of the possibility that water containing higher levels of radioactive iodine could remain in pipes and water tanks for the next couple of days.  As Tokyo residents fears may be slightly alleviated: in Chiba, Saitama, Ibaraki, and Tochigi fear is rising as radioactive iodine-131 has been detected in each respective prefecture’s water purification facilities.  This resulted in all municipal governments issuing the same previous warning as in Tokyo, advising parents to refrain from allowing infants to drink tap water.  On April 2nd, Japan’s health ministry says test results of tap water show that radiation levels are within safety standards in all municipalities across the region.  However in the village of Iitate in Fukushima Prefecture, about 40 km from the disabled nuclear power plant, officials say the water situation will need to be monitored for some time.  Pregnant women and small children in Iitate are being evacuated if they apply to do so.  However, on april 11th, the evacuation zone was expanded by the Japanese government and residents in Katsurao Village, the town of Namie, Iitate Village, and some areas of Kawamata Town and Minami Soma City, all in Fukushima Prefecture are required to evacuate.

In other troubling news, higher than normal radioactive materials were detected in vegetables around Fukushima prefecture adding to public fears about contaminated food and drink.  The government has asked 4 prefectures — Fukushima, Ibaraki, Tochigi and Gunma – to stop shipping spinach and another leafy vegetable called Kakina, as these items may contain excess amounts of radioactive materials.    The government is calling on consumers to refrain from eating leafy vegetables such as spinach and cabbage produced in Fukushima Prefecture.  Also added to the list were broccoli, cauliflower, turnips, and parsley from Fukushima and Ibaraki.  Also, Fukushima and Ibaraki Prefectures have been asked not to ship raw milk for the time being, in line with a law on special measures for nuclear accidents.  Japanese authorities have detected an extremely high concentration of a radioactive substance in soil at a village, 40 kilometers away from the troubled nuclear power plant in Fukushima.  Experts on radiation in the environment warn since radioactive cesium remains in the environment for about 30 years it could affect agricultural products for a long time.  With regards to the current level of radiation contamination in foods, large quantities would have to be eaten for years for it to even reach the level of a CT scan it was reported.  Despite these reassurances, the fear of radiation in specific foods within Japan and internationally continue.  Several countries have tightened inspections of imported food products from Japan.  The Japanese government says it will greatly increase the number of machines that test Japanese food products for radioactive contamination.

 

 

 

 

 http://www.csmonitor.com/var/ezflow_site/storage/images/media/images/csm-photo-galleries-images/in-pictures-images/2011/03/japan-s-nuclear-crisis/01-add-4-5-11/9923747-1-eng-US/01-add-4-5-11_full_600x400.jpg

 

 

 

http://media.sacbee.com/smedia/2011/04/08/11/TOPSHOTS-JAPAN-QUAKE-NUCLEA.standalone.prod_affiliate.4.jpg

 Escribió Malcolm Allison

Compartir este post

Comentar este post