Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

A propósito de la Teletón...

2 Diciembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/2/26/Logo_Telet%C3%B3n.svg/200px-Logo_Telet%C3%B3n.svg.pngHago esta nota a modo de acuse de recibo a varios correos con material que me han enviado en estos días sobre el tema.

Son varios los países donde se realiza la Teletón... a nosotros los uruguayos nos toca los días 3 y 4 del corriente y es un poco mas de lo mismo que sucede con el Mc dia Feliz de Mc Donald´s.


Creo que esta de mas el aclarar que el objetivo de la nota, no es atacar la finalidad de la “jornada solidaria”, y hago mías las palabras del chileno Hernán Montecinos en la siguiente nota de Rebelión (las cuales marcare en negrita), sino para que tengamos, al menos, la posibilidad de ver lo que hay detrás.

 

Lo único que se me ocurre como alternativa al respecto, es que a la hora de colaborar, no lo hagan a través de estas mafias que lucran con la buena voluntad de unos y la necesidad de otros.

Háganlo directamente en las instituciones que estas empresas prometen beneficiar

 

Por El Polvorín: Ivonne Leites.

 

 


Nota del año 2006 publicada en Rebelión

01-12-2006

Teletón: engaños y lados oscuros...
Mi fastidio por la Teletón

 




Aunque veo poca televisión, a fines de año, tomo la precaución para evadirme de esa parafernálica estupidez llamada Teletón, convocada como evento solidario para ir en ayuda de los niños minusválidos. Simplemente no enciendo la pantalla, o bien opto por los programas de la televisión por cable, o bien avanzo y profundizo en mi nuevo ensayo. En fin, cualquier cosa con tal de no prender el televisor. Una muy sana medida que recomiendo para aquellos que privilegian el buen gusto por sobre la chabacanería. Y si ese es mi estado de ánimo para esta fecha es porque, simplemente, no tengo estómago para aguantar tanta hipocresía, mal endémico pegada a la piel de la sociedad chilena los 365 días del año y que alcanza su clímax en esas publicitadas “48 horas de amor” que opera como eficiente narcótico, en este año, durante el 1 y 2 de Diciembre próximo.

Debo dejar claro que mi fastidio para no poder soportar esta verdadera pesadilla no tiene nada que ver con el fondo subyacente que motiva a la Teletón, esto es, una obra de beneficencia solidaria en pos de niños enfermos a los que sin duda la sociedad debe tender la mano y ayudar. Mi fastidio y reparo apunta contra aquellas multinacionales y empresas criollas que en incestuosa relación con personalidades del mundo político, artístico y de la televisión, convierten la solidaridad -aquella que debe nacer espontáneamente del espíritu de quien la entrega,- en una grotesca y rimbombante escenificación exhibida majaderamente y en cadena, en las pantallas de la televisión abierta, durante 48 insoportables horas seguidas. Una especie de cadena nacional obligatoria, como si fuera el máximo deber patrio con el cual obligadamente hay que estar.

“Está bueno el cilantro pero no tanto”, dice un refrán popular, y “Nunca segundas partes fueron buenas” son las palabras inteligentes que encontramos en “El Quijote”. Sin embargo, en una sociedad como la chilena, tan inequitativa, tan injusta, y socialmente tan poco solidaria, y últimamente, tan corrupta, personajes como Don Francisco le vienen como anillo al dedo a poderes fácticos, y no tan fácticos, para introducir en el imaginario social la idea de que las multinacionales y empresas involucradas en la Teletón, junto a una fauna de personajes de dudosa calidad ética y moral, son dadivosos y solidarios con el prójimo.

De otra parte, este año más que nunca, la Teletón servirá como lavado de imagen también al poder político, para tapar o hacer olvidar, aunque sea por algunas horas, una escandalera de actos corruptos nunca visto antes en la historia de nuestro país. Y como Chile se ha convertido en un país “cara de palo”, en donde todo pasa y todo se aguanta, no sería nada de extraño ver en el maratónico circo de trasnoche, bailar tango o cumbia a connotados legisladores y hombres de gobierno como Guillermo Díaz, Guirardi, Bitar, Flores, etc., con alguna modelo con generosas curvas, pechugas incluidas.

Total todo sea para que el final resulte como en las películas hollywoodenses, esto es, un happy end que deje a todos contentos por haber logrado la cifra puesta como meta, cifra alcanzada coincidentemente, en los últimos minutos de cierre, producto de un ajustado cálculo ya estudiado y anticipado para darle así mayor emotividad a esa maratónica jornada en que Chile se pone de pie tras la Teletón.

No necesito mucho describir el de cómo viven los momentos de cierre el público asistente, aquellos que han tenido el privilegio de estar presentes en la sala. Se pondrán de pie, entre un mar de globos multicolores, todos aplaudiendo a rabiar, momento que tendrá su punto de cristalización en el instante que aparezca la niña/o símbolo de la Teletón, avanzando dificultosamente hacia donde “Don Francisco” para fundirse en un fuerte y profundo abrazo, con lágrimas incluidas, rubricando así el éxito de una campaña en donde la solidaridad chorreó por todos los poros. Una escena demasiado ensayada y repetida, pero no por ello menos efectiva para arrancar emocionados y entrecortados sollozos del público asistente, y por cierto, en miles de ojos de aquellos que ven este emocionante momento a través de las pantallas de la televisión. No por nada es en ese momento cúlmine cuando los indicadores del rating llegan a su punto más alto.

Sin embargo, tras estas patéticas imágenes, que como ritualidad se repite año tras año, la idea que se logra insertar en el imaginario social, respecto de las bondades de tal empresa, esconden en su fondo un gran engaño y tras el cual se ocultan muchas y variadas oscuridades que distan mucho de los preceptos básicos que se encuentran subyacentes en un acto real y de genuina solidaridad.

Sí, porque el acto solidario para que sea tal, debe ser un verdadero acto de amor por el prójimo, pero sin que de ello se persigan réditos personales. Desde este punto de vista el acto solidario más genuino es aquel que se hace en forma anónima. Hay varios casos que dan cuenta, por ejemplo, de algunos connotados deportistas que en forma silenciosa han tomado como hábito de vida ayudar a determinados grupos que lo necesitan. Es decir, solidaridad no al estilo de la que entrega Iván Zamorano, que cuando apadrina a un club de niños, o entrega implementos deportivos a determinado club, va acompañado por una nube de fotógrafos cuyas fotos sirven para llenar portadas de diarios del día siguiente. Este tipo de solidaridad me repugna, por desviar la esencia misma del acto de desprendimiento puro y real, que debe ser en beneficio exclusivo para quien se destina, pero en ningún caso un rédito o beneficio para quien lo entrega.

Y si el caso simple de Iván Zamorano sirve de ejemplo para adivinar hacia donde apunta mi crítica, no necesito explayarme mayormente para el caso de las empresas criollas y multinacionales que participan de este engañoso juego. A saber, no es que estas empresas saquen plata de sus bolsillos para que mediante un acto de desprendimiento se lo traspasen al prójimo. No nada de eso, sus aportes se encuentran en relación directa con las mayores ganancias obtenidas por las empresas auspiciadoras, gracias al bombardeo propagandístico a que somos sometidos por la televisión. En efecto, gracias a los cálculos que de antemano hacen los expertos, avalados por sesudos y previos estudios de marketing, todo se encuentra listo y preparado para comenzar el gran show y entrar en escena. Bien sabemos por los cursos más elementales de la economía, que el mayor o menor éxito en la venta de un producto se encuentra relacionado en proporción directa a la cantidad de propaganda publicitada. Esto sin tomar en cuenta que las empresas caritativas, solidarias y buenas que “donan” (¿) grandes sumas de dinero a la Teletón, son las mismas que al Lunes siguiente, siguen explotando a sus trabajadores los 365 días seguidos del año ayudados por una generosa flexibilización laboral.

¡Ah!, y por cierto, no olvidar que coincidentemente las empresas hacen su publicidad en una empresa cuyo dueño es el solidario de Don Francisco. Una denuncia que se ha hecho pública y sobre la cual no ha habido respuesta como se acostumbra en este hipócrita país. ¿Cuánto gana Don Francisco y los rostros más emblemáticos que aparecen en la Teletón?. Yo no lo se, pero si se que la revista “Que pasa” en un artículo muy documentado, en su momento, incursionó por estos oscuros laberintos con resultados sorprendentes de millones y más millones.

Por cierto, que al circo no podrían faltar los “piérdete una” de la televisión, caras visibles de artistas y personajes afines (muchos rostros fachos), incluida esa curiosa y reciente fauna aparecida que se hacen llamar opinólogos, y también esos “inteligentes periodistas” que nos describen diariamente en detalle el de cómo son las pechugas y los traseros de la fulana tal o cual, o bien revelan con minucia actos infieles de amoríos, no importando que tan rascas o menos rascas sean los personajes sobre los cuales recaen sus sesudas reflexiones.

En fin todo un menú abierto de personajillos de tercera o cuarta clase que sirven para atosigarnos de mugrerío, estarán ahí presentes también en la Teletón. Eso se lo doy por escrito y firmado. Todo vale en la televisión, todo aquello que sirva de bálsamo eficaz para adormecer y adocilar los subconscientes, de acuerdo a los parámetros más avanzados que entregan los modernos estudios de las ciencias sociales: olvidar el mundo real para sumergirnos en un gran letargo y en un profundo sueño. Así y todo, sea como sea, al día siguiente, después de vivir las 48 horas de amor, tendrán que aceptar entre resignados y mascullantes su vuelta al trabajo, lugar en donde cada vez son más explotados que antes gracias a una generosa flexibilización laboral, legado por la dictadura y que ha profundizado más aún la Concertación

Ahora bien, si esta Teletón tiene tantos engaños y lados oscuros…¿a qué se debe su tan sonado éxito?... A decir verdad, somos muy pocos los que públicamente osamos criticarla, por la simple razón que todo el mensaje mediático tiene convencida a la gente que hay que estar ahí, casi como un imperativo patriótico y moral de primer orden. Si te atreves alzar la voz en contra, eso está muy mal y te miran muy feo. No te dan ni la hora, te hacen el vacío, te apartan. Como muy bien lo apunta en un artículo el sociólogo de la Universidad ARCIS, Eduardo Santa Cruz, “Aquí también hay un 'aporte' de las figuras televisivas, que no es gratuito. Se ha ido remarcando que la Teletón se asocia a una movilización nacional, en función de resaltar una cierta identidad, y esto es muy manipulado. Es este discurso del que somos los campeones mundiales de la solidaridad, un discurso que es bastante vacío, muy retórico y que además es muy efímero porque sólo dura dos días. Se crea un ambiente un poco desagradable, en torno a que se crea un ambiente ultra emocional, un ambiente muy cargado melodramáticamente, en el que no puede haber voces disonantes, no puede haber diferencia, todo Chile y todos los chilenos tienen que estar dispuestos a cualquier cosa. Si se dice que 10 gallos tienen que tirarse del Mapocho, allá tienen que ir y hacerlo. Se genera un ambiente de cierta intolerancia. El que no está ahí: está contra los niños, contra la patria, contra todo... es el gallo más malo que puede haber, no tiene sentimientos".

Hernán Montecinos es Escritor-ensayista (Valparaíso, Chile)

 

 

 


 

 

 

La desaparecida dirigente comunista, habla sobre la campaña de recolección de dinero, para la rehabilitación de discapacitados en Chile, conocida como la Teletón.
"El problema de los discapacitados es una tarea del Estado y del Parlamento. Más que dedicarse a bailar y a hacer show, debieran dedicarse a legislar para atender a la salud de la gente"

 


 

El caso mexicano

 

   

A propósito de la Teletón: El caso mexicano

Aporte de Ro Mon
 


 

TELETON 2009, EL GRAN ENGAÑO?

El truco que utiliza Televisa es el siguiente:
Televisa, como cualquier empresa debe pagar impuestos, por ejemplo $1,000,000.00
Pero, como su negocio es obtener más ganancias y menos pérdidas, el pagar esos $1,000,000.00 no le conviene, así que crea una institución "aparte":
Fundación Teletón, la cual se dedica a hacer hospitales y dar atención médica (obligación del Estado)..
Cada año y antes de ser la fecha en que se pague a Hacienda, ésta fundación, transmite (con patrocinio de su mamá Televisa) dos días enteros llamando a la gente para que done dinero a su "causa", y fija una cantidad como meta que se debe alcanzar, por ejemplo $1,500,000.00
La gente como tú, tus amigos, vecinos y familiares, por actuar de buena fe, caen en la trampa de Televisa, hacen coper-hacha y donan $10.00 y así mucha gente. No les dan recibo para que Hacienda les descuente esos $10.00 de lo que pagan de impuestos, o dándoselos, no lo hacen valer pues es un proceso laaargo y engorroso para ser sólo $10.00; o bien, donas un peso en los botes (en los que se depositan cantidades inciertas por las cuales no te dan un comprobante, o sea, de ahí nadie te asegura que todo el dinero recolectado se vaya a la "institución de asistencia" y no porque se quede con la gente que está en el metro boteando, sino que al sumar lo de todos los botes no se dice en la tele la cantidad real que se recolectó).
Al final del segundo día, resulta que el dinero que donaron cientos de personas como tú, tu familia, vecinos, etc. supera la meta de $1,500,000.00 que se había fijado al principio, y resulta que se juntan $1,900,000.00
Entonces es cuando lo que no se ve en Televisión se traduce en ganancias efectivas para Televisa:
Los $1,900,000.00 que se juntaron (con las aportaciones de mucha gente), Televisa las acumula y en lugar de entregar miles de donativos por cada persona a Fundación Teletón, hace UNA SÓLA APORTACIÓN A SU NOMBRE (TELEVISA), por ella la Fundación le expide un recibo deducible de impuestos (algo así como un cupón de descuento).
De ésta forma, Televisa al momento en que Hacienda le cobra, ella muestra el Recibo del Teletón, por lo que la SHCP ya no le cobra (pues supuestamente lo pagó al hacer la donación); pero no sólo eso, como el recibo era por $1,900,000.00 y Televisa sólo debía $1,000,000.00, Hacienda deberá ¡REGRESARLE! a Televisa $900,000.00 en efectivo, mismos que Televisa NO regresará a las personas que realmente donaron ese dinero
¿Ven el negocio?, esa es la verdadera finalidad del Teletón, ser un medio para que Televisa evada impuestos, y los pague la gente a la que enajena diariamente con basura televisiva
En realidad, el verdadero problema radica en que miles de personas colaboran con 20, 50 ó 100 pesos, los cuales también son deducibles de impuestos, aunque a la gente que dona estas cantidades, o entrega en las alcancías de la calle, no se le da recibo para que los deduzca de sus impuestos personales. Pero no es sólo eso.
Por los montos que aportan las grandes empresas "a nombre de sus empleados", que colectan entre los mismos para una causa "altruista", ellas obtienen un recibo deducible de impuestos, pero a nombre de la empresa, no de cada empleado, con lo que ésta también puede deducir esa cantidad de los impuestos que debe pagar.
De esta forma, todo lo que se dona al Teletón, al redondeo, es dinero que el gobierno deja de recibir por concepto de impuestos, y que se debían destinar a obras y servicios al pueblo, enriqueciendo más a los ya de por sí millonarios dueños de Televisa y a los empresarios que le hacen coro y obtienen publicidad gratuita y reconocimientos por su "altruismo", que pagan sus empleados y clientes!
Éste es un motivo por el que no alcanza el presupuesto para Educación o Salud, por mencionar algunos, misma razón por la que hay pocos mexicanos que ganan más de un millón de pesos por día y mexicanos (más de los que crees) que apenas sobreviven con menos de un dólar al día o si bien nos va con un salario mínimo, que no alcanza para nada, claro y además pagando impuestos (que nos descuentan en automático o indirectamente).

Publicado por  RebOrn  en Yahoo! Respuestas-

 


 

 

 

 


 

 

Chile

Por primera vez tras las 23 ediciones que ha realizado la Teletón en 32 años, el Sindicato de Trabajadores N°1 de  Codelco Norte decidió de manera casi unánime no realizar este año el millonario aporte que realizaron durante todo este tiempo a la cruzada solidaria de este centro de rehabilitación.

La razón es simple: la postergación del Centro de Rehabilitación en Calama tiene indignados a los trabajadores quienes por años han realizado cuantiosos aportes, pero del centro y el compromiso no se ha visto nada.

Fue tanto el disgusto por parte de trabajadores que incluso se escucharon propuestas de no seguir realizando aportes hasta que el Centro Teletón esté construido en la ciudad, y por supuesto, hasta que los niños discapacitados de Calama y sus alrededores  puedan recibir una atención como corresponde.

Aportes realizados

En el año 2008, cuando se realizó la última Teletón,  se reunieron más de 100 millones de pesos  recaudados con el sueldo de un día trabajado de cada asociado al sindicato. De este mismo monto,  50 millones fueron destinados a la Teletón, y 50 millones fueron repartidos en 10 instituciones de la ciudad, aporte que ha estado siempre presente en la solidaridad que presenta el sindicato N°1 y que fue repartido en las instituciones loínas Hijos Estrella, Ángeles de Luz, Corcaldem, Coaniquem, Escuela F-33, Aphes, Apanal, Agrupación Sueño y Esperanza Down, Hogar de Ancianos San Vicente de Paul y Asoloa.

Todas estas instituciones son parte de la comunidad calameña y  sin fines de lucro. Realizan labores con niños y adultos que presentan diversos grados de invalidez, y en la asamblea se confirmó que de ahora en adelante, los aportes que realice el sindicato serán dedicados a ellos, en su totalidad.

Loatón

De igual manera y en el margen de la Loatón que se realizará en nuestra ciudad desde hoy hasta el domingo 5 de diciembre, no se pudo llegar a un consenso respecto si el sindicato como conjunto realizará un aporte. Esto debido al desacuerdo que presentaron algunos trabajadores que se acogen al plan de egreso.

Sin embargo, el compromiso que mantiene la dirigencia sindical y sus trabajadores, confirmaron que este año, no realizaran aportes a la Teletón, ya que prefieren aportar a las instituciones calameñas en esta cruzada que bajo el slogan “Calama un verdadero corazón” busca reunir fondos para mejorar y asegurar la rehabilitación de los loínos y loínas que lo necesiten.

De este modo para marzo quedó como compromiso realizar una nueva asamblea para tratar este mismo punto, y de esta manera realizar un aporte millonario a las instituciones de la ciudad.

Escuche a la presidenta del Sindicato N°1 Cecilia González

Escuche al vicepresidente del Sindicato N°1 Héctor Roco

Escuche al tesorero del Sindicato N°1 Marcos Carrasco

Escuche al secretario del Sindicato N°1 José Miranda

 

Tomado de http://radiocarillon.cl/noticias/?p=2040

 

Teletón: 32 años de estafa - La verdad sobre la Teletón y el dinero que nosotros los chilenos inocentemente «donamos».

En 1978, nace una idea aparentemente altruista y alejada de las contingencias: un conocido animador de TV, fanático libremercadista, «descubre» que los niños «discapacitados» de nuestro país se encuentran en el más completo abandono, que el Estado los ignora y sólo aquellos enfermos adinerados pueden financiar su recuperación. Para enfrentar esa triste realidad, el aludido bufón jázaro-semita, autodenominado «Don Francisco», decide copiar una idea que ya se materializaba en EE.UU. y era animada en ese país por un «actor» ligado a las mafias de sus tierras, el también judío Jerry Lewis.

La fórmula consistía en invitar a las más importantes empresas del país para que traspasaran a la entidad que se creara para administrar el tema, una parte de las ventas de un determinado período, todo ello con un apabullador aporte publicitario con un directo ataque a las emociones más primitivas del ser humano. El evento final se comprometía a ser transmitido en cadena nacional de TV con la participación de todos: animadores, actores, futbolistas, vendedores de diarios, taxistas, empresarios, etc. Y, desde luego, se «invitaba» a toda la población a donar dinero a la causa. Hoy en día, los saltimbanquis de siempre se pelean a fuego limpio un lugar destacado en la exhibición. Y los politicastros de turno suspenden sus reuniones de coimas o entregas de país y también acuden en semejantes momentos a lavar su imagen.

ANECDOTARIO OCULTO DE LA TELE$IÓN («Teletón» para los incautos)

Partamos recordando que los servicios de la «Teletón» son pagados y mucha gente no puede acceder porque es muy caro. Ha habido numerosas denuncias en la televisión. Entonces, ¿qué se hace con los millones recaudados en las sucesivas «27 horas de amor»?

Algunas anécdotas nos pueden dar luces. En la primera «Teletón» que se hacía en Chile, un columnista de la página editorial de El Mercurio, Daniel de la Vega, aportaba 60 millones de pesos, pero se llevó la sorpresa cuando al anunciar su aporte en pantalla dijeron que era de ¡30 millones! Llamó al Canal y exigió que Kreutzberger se pusiera al teléfono. Le explicaron que estaba en escena y que era imposible, pero el columnista dijo que si no hablaba con él retiraría su aporte, dejando nulo el cheque. Al rato, «Don Francisco» salió al habla tratando de apaciguarlo, diciéndole finalmente que al lunes siguiente le darían explicaciones personales.

Efectivamente apareció una comisión de 3 ó 4 judíos que le «explicaron» que los gastos de la «Teletón» estaban calculados en 50% de lo recibido por lo que en pantalla se mencionaba sólo el 50% efectivo. De la Vega lo relató en su columna, así que es fácil verificarlo dándose el trabajo de revisar los diarios de los días siguientes a la primera «Teletón». El asunto es sencillamente una frescura: en Estados Unidos, donde el también judaico Jerry Lewis inició este timo, el asunto terminó en un escándalo de proporciones, tras rebelarse que la mitad de los recursos incautados terminaba en las arcas fiscales del flamante Estado de Israel.

La iniciativa siempre ha sido poco transparente, ya que la exacta distribución de los fondos es un misterio. Todos suponen que todo el dinero va a la Sociedad Pro Ayuda al Niño Lisiado, conocida como «Teletón». Pero cómo se distribuyen los fondos allí es un misterio. Un «desapercibido» reportaje de la revista Qué Pasa (edición del 15 de septiembre de 1995) señaló que la distribución de los fondos de este fraude es como sigue (desde luego, se refieren a la distribución de sólo la mitad de los millones robados a los ingenuos, la que se queda en Chile, no la que «viaja» a Israel):

Un 30% destinado a costear la terapia de los niños impedidos.

Otro 30% se destina a construir nuevos centros de tratamiento, o, si no se hace, a lo anterior. Todo «normal» hasta el momento.

Un 10% es destinado a contratar a la agencia de publicidad y realizar la campaña para la próxima «Teletón». O sea, todos deben ser donantes generosos, menos las agencias de publicidad. Tome una guía cualquiera de teléfonos y vea de quiénes son estas agencias.

Un 25% de los fondos se destina a pagar a los animadores y “artistas” de cuarta calaña que participan en la Teletón. Son los mismos que pregonan durante un mes la generosidad hacia los mal dotados por la Naturaleza.

Lo más insólito de todo: un 5% de los fondos va directamente al bolsillo del millonario Mario Kreutzberger, “Don Francisco”. Esto significa, por ejemplo, que en la «Teletón» 2000, donde se recaudaron $6.772.445.028, «Don Francisco» obtuvo la suculenta suma de $338.622.252, mayor que muchos pozos del Loto, sólo por 27 horas de trabajo.

¿Necesita de su solidaridad «Don Francisco», socio del Grupo Calderón (propietario de Ripley, Johnson’s Clothes, entre otras), dueño de Americatel y accionista minoritario de Entel Chile?

LAS 27 HORAS DE ENGAÑO

Algunos se preguntan, ¿Por qué en el mediodía del día sábado vamos tan bajo en la cifra recolectada, y cómo, en la Teletón pasada (2008), entre las 22:00 y la 1:00 de la madrugada aparecieron mágicamente 3.000 millones de pesos? La respuesta no es que hay en ese momento colas inmensas de gente con sacos y fardos de billetes, ansiosas por cooperar con la «Teletón». La verdad es una sola: las cifras de la «Teletón» son sistemáticamente falseadas. Durante el día sábado, el Banco de Chile, por un convenio de marketing, se dispone a reducir la recaudación aparente de la cuenta 24.500-03, depositando todo el dinero, pero asignando porcentajes falsos de sucursal por sucursal. Luego, esos dineros aparecen mágicamente entre las 22:00 y la 1:00 AM del domingo.

Esto es así sólo para provocar la reacción obvia: que los charlatanes animadores puedan decir que «no van a alcanzar la meta» y, por ese camino, manipular a la gente que no ha donado o no lo piensa hacer, para que deposite dinero.

Otra cosa es que debido a la masiva propaganda y a 27 horas de idiotización sin posibilidad de escape, ya que todos los canales están obligados a dar la señal conjunta de la «Teletón», la gente tiende a pensar que la «Teletón» es la sociedad de ayuda más importante que existe y por ende, la única de real importancia. Esto ha traído como consecuencia locuras como destinar un porcentaje del P.I.B. nacional a la «Teletón», el cual bien podría destinarse a los sectores más pobres de nuestro país. Mientras miles de chilenos dejaron en caja 6.500 millones de pesos para atender a casi 20.000 niños «discapacitados», en los centros de rehabilitación de la «Teletón», el Estado sólo entrega 2.100 millones de pesos anuales, al Fondo Nacional de la Discapacidad (Fonadis), para atender, en teoría, a más de un millón de discapacitados.

La «Tele$ión» no es más que un lucrativo negocio. ¿Usted cree que cada empresa que se pone en la «Teletón» se pone por caridad? ¿Usted cree que las empresas donan porque la causa de la «Teletón» es bonita? No, lo hacen para aumentar sus ventas. Según un estudio hecho por la consultora Nilo, un 65% de la gente cambia su marca preferida por la marca que está en «Teletón». Y, para colmo, existen grandes negociados entre la Fundación «Teletón» y las compañías por el uso de esta marca. Es así como la «Teletón» escoge a las marcas que son capaces de pagarle más dinero para luego ser éste distribuido como se dice anteriormente.

LO CONCRETO

Enumeremos ahora los efectos concretos que provoca la «Teletón»:

Como show farandulero sólo ayuda a los decadentes y oportunistas cantantes y actores.

Ayuda a promover el consumismo exacerbado de artículos sin importancia.

Limpia la imagen de políticos y empresarios inescrupulosos que creen que el aparecer en cámara con un «minusválido» es signo de «honradez».

Lo peor de todo: esta Tele$ión se roba la mitad de los recursos para subsidiar a un estado parásito, “madre patria” de aquellos que a su vez, se autopagan con millones de pesos ganados con el sudor de la frente de los chilenos.

Chile necesita niños fuertes y sanos. Gente pobre, de poblaciones marginales, necesita ayuda igual o superior a la que reciben estos «minusválidos». Que nuestro aporte sea en rescatar al futuro de la Patria que se pierde día tras día en la marginalidad y la delincuencia.

EL VERDADERO «DON FRANCISCO»

Las anécdotas sobre la conducta amoral de Kreutzberger son un secreto a voces en el siniestro ambiente televisivo.

¿Recuerdan cuando comenzaron los rumores de políticos en la red [de pedofilia] de Spiniak? La versión dada a conocer al aire en el programa radial «La gran mañana interactiva» de Radio Agricultura al otro día del escándalo desatado por Pía Guzmán fue la siguiente, en la voz del director del área de Prensa de la estación radial, Alejandro De la Carrera:

«Se habla de dos senadores de la Alianza por Chile, otro de la Democracia Cristiana “y de un destacado animador de televisión, empresario y famoso emprendedor de obras de caridad”.

Textual. ¿Les suena conocido? Fue la única vez que a alguien se le escapó alguna insinuación. Pueden revisar los registros de la emisora del día siguiente a la denuncia de Pía Guzmán. Más increíble aún es constatar que Kreutzberger, Don Francisco, fue quien financió y trajo desde EE.UU. al periodista de escándalos Víctor Gutiérrez, luego de que éste revelara los abusos sexuales a menores del cantante Michael Jackson. Kreutzberger pagó su costosa defensa y lo protegió de la justicia estadounidense. De esta manera, Víctor Gutiérrez quedó hipotecado al comunicador judío.

Fuente: amandrilao.wordpress.com / www.fotolog.com/animales_unidos/70203982

Compartir este post

Comentar este post