Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Acuerdo para un “Monitoreo Conjunto” del río Uruguay: nueva chicana urdida para evitar todo control real en Botnia-UPM

30 Julio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

El miércoles 28 de julio de 2010 será una fecha que muchos recordarán como una nueva burla a la voluntad del pueblo de Gualeguaychú en el objetivo de que se controle los efluentes contaminantes -líquidos y gaseosos- de la planta pastera multinacional Botnia-UPM.




Los presidentes José Mujica y Cristina Fernández se dieron cita en la Quinta de Olivos para rubricar un acuerdo para el supuesto “Monitoreo Conjunto” de la planta pastera Botnia-UPM. Pero a poco de leer el texto del acuerdo, hasta el lector menos avispado es capaz de percibir que no hay nada más alejado del espíritu del documento que el proclamado control de la planta pastera multinacional.

El texto difundido públicamente proclama que se realizará un “monitoreo conjunto de la planta UPM-Botnia y los demás establecimientos industriales, agrícolas y centros urbanos que vuelcan sus efluentes en el Río Uruguay y sus áreas de influencia”.

Aquí, al principio mismo del acuerdo, empieza la gigantesca chicana. El acuerdo no comprende solamente a UPM-Botnia, ya que incluye los efluentes de todo tipo de establecimientos industriales, agrícolas, y de todas las ciudades ribereñas (en ambas márgenes).

Hemos ingresado a una profunda “revolución ecológica” tramada desde la clandestinidad y bajo el más profundo de los secretos por las cancillerías de ambos países, ya que a partir del 28 de julio de 2010 se han fijado las bases para que cesen definitivamente todo tipo de contaminaciones existentes en el río Uruguay y sus “áreas de influencia”

- A partir de éste acuerdo, nunca más se verterán sobre nuestro amado río Uruguay ningún tipo de efluentes cloacales crudos en ninguna de las decenas de ciudades ribereñas uruguayas o argentinas. Todas y cada una de ellas poseerá -gracias a éste acuerdo- una planta depuradora de líquidos cloacales que será un modelo para el mundo por su eficiencia.

- A partir de éste acuerdo, nunca más se utilizarán fertilizantes ni herbicidas tóxicos en ningún establecimiento agrícola EN TODA LA CUENCA HIDROLÓGICA del río Uruguay.

- A partir de éste acuerdo, nunca más un establecimiento industrial de ninguna clase EN TODA LA CUENCA HIDROLÓGICA del río Uruguay volverá a cometer el delito de deshacerse de las sustancias tóxicas que devienen de sus procesos de producción arrojándolos en cursos de agua afluentes del río Uruguay.

Sólo con el cumplimiento estricto de los tres puntos precedentes se podrá cumplir con el párrafo del acuerdo que dice textualmente: “La función de este Comité Científico será la de monitorear el Río Uruguay y todos los establecimientos industriales, agrícolas y centros urbanos que vuelcan sus efluentes al Río Uruguay y sus áreas de influencia.”

Y, claro está, si uruguayos y argentinos fuéramos protagonistas de “Pepe y Cristina en el país de las maravillas” pensaríamos que la letra del acuerdo apunta a un objetivo casi utópico, pero posible gracias al vehemente ardor patriótico-popular que siempre ha impulsado a nuestros respectivos Gobiernos.

Al proseguir analizando el texto del acuerdo se puede leer: “El número máximo de ingresos de control del Comité Científico en cada establecimiento a monitorear será de hasta 12 (doce) veces por año”.

Esto tampoco tiene desperdicio, ya que sería como avisar a los evasores impositivos de cuantos controles al año se realizarán y hasta se podría reglamentar que las inspecciones se realizarán con preaviso.


Finalmente, el acuerdo establece: “El monitoreo del Comité Científico de la CARU comenzará con la planta de Botnia-UPM y la desembocadura del Río Gualeguaychú en el Río Uruguay. Seguirá en la Argentina con un establecimiento o lugar a elección de la parte uruguaya. A partir de entonces continuará alternativamente en uno y otro país”.

Éste punto funcionaría así:

- Si vos Cristinita llegás a detectar altos niveles de contaminación en Botnia-UPM, yo, Pepito busco la cloaca de ciudad, industria, o establecimiento agropecuario más contaminante que exista en la cuenca argentina del río Uruguay y la elijo como siguiente punto de inspección.

¡Francamente genial!. Teóricamente, ambas partes podrían extorsionarse mutua y alternativamente hasta que se deban cerrar industrias, clausurar explotaciones agropecuarias y sancionar a municipios hasta que construyan plantas depuradoras de efluentes cloacales.

Obviamente, el acuerdo ha sido pensado para que sea de IMPOSIBLE aplicación. Nadie, medianamente sensato, cree en la “vocación ambientalista revolucionaria” de alguno de los dos Gobiernos.

Todos los habitantes de la banda oriental y la banda occidental del río Uruguay deseamos que sea posible la implementación de medidas que permitan ciudades, campos, e industrias que no atenten contra la salud humana ni el medio ambiente. Pero, lamentablemente, todos sabemos que vivimos en sociedades capitalistas en donde dirigentes políticos y empresarios agrarios e industriales priorizan el lucro por sobre cualquier otro parámetro.

La enorme mayoría de los “periodistas” entrerrianos miraron para otro lado y se hicieron los otarios al difundir pomposamente que se alcanzó un acuerdo para un “Monitoreo Conjunto” por parte de JPM y CFK. Es que, como sabemos, sólo le temerían a un eficaz monitoreo de la contaminación ideológica que trae la para nada indiscriminada “publicidad oficial”.

Algunos de estos buenos muchachos -que fácilmente podrían darle tres manos de pintura a un tren bala japonés a toda marcha- el mismo día de la difusión del acuerdo para el monitoreo publicaron un “hallazgo” del Escuadrón de Prefectura de Salto Grande:

"Puerto Luis" Km.351,1 del Río Uruguay (Embalse Salto Grande) detectó peces muertos en la dársena del mismo, y alrededores de las especies dientudo, (oligosarcus oligolepis) chafalote (rhaphiodon vulpinus), bagre blanco (pimelodus albicans), mojarra (astyanax fasciatus) y manduvi (ageneiosus valenciennesi). Personal propio y equipos especiales para este tipo de casos, procedieron a obtener muestras de agua, y ejemplares moribundos en distintos sectores del embalse las que posteriormente serán analizadas por los Organismos técnicos de la Institución y de la Comisión Administradora del Río Uruguay (C.A.R.U.)

Francamente impresionante. Ya van preparando el terreno para “descubrir” o “recordar” focos de contaminación que SIEMPRE ESTUVIERON PRESENTES, pero que a partir de ahora serán de enorme utilidad para el “Monitoreo Conjunto” de Botnia-UPM.

¿De qué podemos sorprendernos?, si se hizo la misma operación con respecto al “periodismo independiente” de Clarín, que SIEMPRE fue un periodismo vergonzante que impulsó y avaló dictaduras militares, pero del que muchos “periodistas” sólo “tomaron consciencia” cuando Néstor Kirchner se alejó de la sociedad que durante largos años mantuvo con ese grupo oligopólico cuando compartían intereses político-económicos, participando de la fusión Cablevisión-Multicanal y otorgando licencias hasta el 2014.

Nuevamente la lucha del pueblo de Gualeguaychú ha sido traicionada desde la hipocresía de un Gobierno que representa intereses multinacionales y del establishment local, desde ropajes que burdamente quieren escenificar los intereses nacionales y populares.

Hoy jueves 29 de julio, frente a la Embajada de Finlandia en Buenos Aires, la lucha continúa. Siempre es mejor enfrentar al dueño del circo que a sus payasos.


TEXTO COMPLETO DEL ACUERDO:


Los Presidentes de la República Argentina, Dra. Cristina Fernández de Kirchner, y de la República Oriental del Uruguay, Sr. José Mujica Cordano, reunidos en la Ciudad de Buenos Aires, República Argentina, el día 28 de julio de 2010, han tomado las siguientes resoluciones:

a) Conformar en el plazo de 30 (treinta) días en el seno de la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU), un Comité Científico integrado por dos científicos uruguayos y dos científicos argentinos a elección de cada país. La función de este Comité Científico será la de monitorear el Río Uruguay y todos los establecimientos industriales, agrícolas y centros urbanos que vuelcan sus efluentes al Río Uruguay y sus áreas de influencia.

b) Para ello se procederá de la siguiente manera:

i) Cuando se trate de un monitoreo en la margen izquierda del Río Uruguay, las acciones estarán a cargo de la DINAMA, acompañada por el Comité Científico de la CARU, y se utilizarán para todos los monitoreos la normativa de la CARU y la uruguaya que sea de aplicación. Cuando se trate de un monitoreo en la margen derecha del Río, las acciones estarán a cargo de la autoridad argentina de aplicación acompañada por el antedicho Comité, y se utilizarán para todos los monitoreos la normativa de la CARU y la argentina que sea de aplicación.

ii) La autoridad de aplicación que corresponda tomará las muestras. Se tomarán muestras por duplicado, una de las cuales será entregada en el acto al Comité Científico de la CARU. Las determinaciones que se realizarán incluirán la utilización de sensores, así como todas las otras innovaciones científicas y tecnológicas que las Partes acuerden, necesarias para el monitoreo de los efluentes líquidos y las emisiones gaseosas que puedan acceder al Río Uruguay.

iii) El número máximo de ingresos de control del Comité Científico en cada establecimiento a monitorear será de hasta 12 (doce) veces por año.

iv) La información que se obtenga de este monitoreo será pública, respetando los tiempos científicos. Los resultados y conclusiones obtenidos por el Comité Científico serán elevados por la CARU al Estado Parte correspondiente a los fines de que implemente las acciones que resulten pertinentes.

c) El monitoreo del Comité Científico de la CARU comenzará con la planta de Botnia-UPM y la desembocadura del Río Gualeguaychú en el Río Uruguay. Seguirá en la Argentina con un establecimiento o lugar a elección de la parte uruguaya. A partir de entonces continuará alternativamente en uno y otro país.

Buenos Aires, 28 de julio de 2010.

Tomado de Voz Entrerriana

Compartir este post

Comentar este post