Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Agricultores cosechan pérdidas al sembrar transgénicos. Informe

26 Julio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

20-07-10

Con ejemplos de distintos países de cómo la siembra de transgénicos ha implicado costos y pérdidas económicas para los sectores involucrados en la cadena alimentaria, desde los agricultores hasta los procesadores de alimentos, Greenpeace integra el documento Cultivo$ tran$génico$: cero ganancia$, con el cual pone en evidencia que no hay ninguna buena razón para permitir la siembra de este tipo de cultivos en nuestro territorio.

Nombre-copia-6.jpg

Los impactos ecológicos, sociales y ahora económicos bastan por sí mismos para rechazar los cultivos genéticamente modificados por lo que Greenpeace exige al gobierno mexicano no autorizar la siembra comercial de maíz transgénico ya que con ello pondrá en riesgo la economía y la soberanía alimentaria del país.

Quienes creyeron en las promesas de la industria de la biotecnología de obtener incrementos en la producción y en las ganancias no han obtenido estos beneficios; por el contrario, los resultados han sido cero incremento de la productividad, ganancias nulas, costos adicionales, mayor uso de agroquímicos, cosechas perdidas y dificultad para comercializar su producción de acuerdo con los casos documentados en el informe Cultivo$ tran$génico$: cero ganancia$.

Algunos de los casos documentados son:

* Arroz en Estados Unidos: en 2006, la contaminación con transgénicos causó a la industria estadounidense pérdidas entre 681 y 1104 millones de dólares.

* Soya en Estados Unidos: la soya transgénica Roundup Ready de Monsanto, tiene rendimientos del 5 al 10 por ciento inferiores, comparado con la soya convencional «no transgénica». Se estima que de 2006 al 2009 la producción fue de 31 millones de toneladas métricas menos, lo que se tradujo en pérdidas por 11 mil millones de dólares.

* Maíz, soya y algodón en Estados Unidos: el quintonil tropical o bledo, hierba invasora muy problemática ha adquirido resistencia al glifosato en al menos 500 mil hectáreas, obligando a los agricultores a deshierbar a mano lo cual incrementa el costo del cultivo 240 dólares por hectárea.

* Linaza en Canadá: tras confirmarse la contaminación de esta semilla con una variedad transgénica, los mercados se paralizaron; los precios cayeron de 12.50 dólares hasta 6.80 en el 2009 y los productores han perdido 106 millones de dólares canadienses.

* Algodón en Colombia: se introdujeron dos variedades de algodón transgénico que fueron atacadas por plagas a las que supuestamente eran resistentes. El costo de las semillas, más los herbicidas que tuvieron que adquirir, incrementaron los costos y como consecuencia, más de la mitad de los campos colombianos ya no son rentables. En 2008 y 2009 los costos de producción promedio subieron del 13 al 30 por ciento.

El informe documenta impactos desde rendimientos inferiores, contaminación transgénica, hasta la pérdida de la reputación de un producto popular entre los consumidores y por ende el cierre de sus principales mercados. Mientras tanto, la industria biotecnológica continúa diciendo que los cultivos transgénicos son la solución a los problemas como la baja productividad, la resistencia de las plagas y el mayor uso de herbicidas.

“México no está exento de sufrir estos impactos; con la siembra de maíz transgénico en nuestro país se pondrá en riesgo el gran potencial de producción del grano con variedades convencionales y nativas, la biodiversidad, y se propiciará la dependencia y vulnerabilidad de los campesinos frente a las empresas que detentan la patente de las semillas transgénicas alertó Aleira Lara, coordinadora de la campaña de agricultura sustentable y transgénicos de Greenpeace México.

Alberto Montoya, académico de la Universidad Iberoamericana y vicepresidente ejecutivo del Centro de Estudios Estratégicos Nacionales señaló que "el Estado Mexicano tiene el deber de recuperar la soberanía alimentaria y abandonar la política de dependencia de las importaciones y de las corporaciones globales. Asimismo debe evitar que sea la industria de los transgénicos la que tome el control de los campos y los alimentos, mucho más con advertencias tan claras como las que encontramos en el documento que hoy presenta Greenpeace donde queda constancia de que lejos de resolver los problemas de la alimentación en el mundo, la siembra de transgénicos representa un riesgo".

Ante la pretendida introducción de maíz transgénico en campo mexicano, Yolanda Massieu, investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana, declaró que "para México los riesgos de que se vulnere la diversidad genética del maíz y por tanto la base alimentaria de los mexicanos son muy altos. El problema es que no hay investigación ni regulación pública suficiente para impedir al gobierno favorecer los intereses de un puñado de empresas, como se ha estado haciendo hasta la fecha al autorizar las solicitudes de empresas como Monsanto para realizar siembra experimental de maíz en nuestro territorio. El gobierno debió evaluar dichas solicitudes de manera imparcial y sin presiones y resolverlas con el objetivo de fomentar el bien común y salvaguardar el interés nacional”.

 

www.ecoportal.net

Greenpeace México
www.greenpeace.org/mexico

Descarga el documento completo en PDF
http://www.greenpeace.org/mexico/Global/mexico/report/2010/7/cultivostransgenicos-ceroganancias.pdf

Compartir este post

Comentar este post