Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Alerta roja en Chiapas: Destrucción hidroeléctrica de Mesoamérica es sueño de proyectistas

24 Junio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 
 
Se pretenden construir  más de 10 represas hidroeléctricas en Chiapas bajo el esquema del Proyecto Mesoamerica 
 
La Comisión Federal de Electricidad (CFE) planea construir un PAQUETON DE REPRESAS sobre el río Usumacinta, conectando el polémico proyecto hidroeléctrico Tenosique,
antes Boca del Cerro, con un sistema de cinco represas sobre el cauce del río Usumacinta.
 
Estas represa, en territorio compartido entre Chiapas, Tabasco y el Petén en Guatemala, cargan con una larga historia de idas y venidas acerca de la viabilidad de su construcción.
 
Hoy, con el Proyecto Mesoamerica, la implementación de este PAQUETON DE REPRESAS es vital para el funcionamiento de la interconexión eléctrica de los países miembros y en beneficio del sector empresarial e industrial.
Pero, los argumentos en contra de su construcción siguen siendo contundentes: las represas impactarían en un área de más de 1600 hectáreas, destruyendo una de las zonas de mayor riqueza biológica, cultural y arqueológica de México y Guatemala.

La construcción de represas hidroeléctricas en Chiapas, como en el mundo, amenaza de forma directa el territorio de las comunidades campesinas. El despojo de sus tierras, sus ríos y ecosistemas es el precio a pagar por los pueblos para que el beneficio real de estas obras siempre recaiga en el sector empresarial e industrial, en alianza estratégica con los gobiernos.
 
 
 
 
La aplicación de megaproyectos en las comunidades no hace más que empeorar la situación crítica que vive la economía campesina del maíz a causa de la importación de maíz barato y transgénico desde EEUU, más que nada desde la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.
 
Muchos campesinos y campesinas se ven forzados a abandonar sus milpas y hogares porque en su tierra las alternativas de subsistencia son pocas y cada vez más difíciles.
    
La llegada de mega-proyectos a sus comunidades no les ofrece más que empleos precarios, mal pagados y en condiciones de explotación extrema. Además, muchas veces estos proyectos vienen acompañados de la presencia de militares y paramilitares que se convierten en guardianes de los intereses de los empresarios, generando zonas de conflicto y convirtiéndose en otro factor de expulsión de población.
    
Los campesinos migrantes, a los cuales cada vez más se suman mujeres e indígenas, se enfrentan a una serie de violaciones de sus derechos humanos a lo largo de su ruta hacia en norte, situación que muchas veces se mantiene cuando logran cruzar la  frontera y conseguir un empleo. Miles de historias revelan los sufrimientos que deben atravesar al ser expulsados de sus comunidades por la llegada de megaproyectos que supuestamente les traerán bienestar y progreso.
 

LOS PROYECTOS SOBRE EL USUMACINTA NO SON VIABLES.

En un estudio realizado por varias instituciones se concluye que las presas sobre el Usumacinta no son viables.

La cuenca del Usumacinta divide Guatemala y México y es la más grande de la Selva Maya. Tiene una extensión de 105,200 km2. La cuenca del Usumacinta tiene un papel muy importante en los diversos ecosistemas, por ser reguladora de procesos ecológicos y mantener la conectividad de varias áreas naturales protegidas en México y Guatemala.

 

IMPACTO ECOLÓGICO

Las represas que se pretenden construir ocasionarían un impacto ecológico irreversible.

La biodiversidad es enorme y su anegación, además de generar gases efecto invernadero (Bióxido de Carbono, Metano y Oxido Nitroso), rompería el corredor biológico de la región y la desaparición de la masa forestal. Entre los ecosistemas en peligro del lado mexicano se encuentran muchos humedales. Es de las regiones más ricas en Mesoamérica de vegetación y aves. También se encuentran las Reservas de la Biosfera Montes Azules y Lacantún, las Áreas de Protección de Flora y Fauna (APFF) Chan Kin, Naha y Metzabok, los Monumentos Naturales Yaxchilán y Bonampak, y la Reserva Comunal la Cojolita. En el Estado de Campeche se encuentra la APFF Laguna de Términos. En el caso de Guatemala se encuentran el Parque Regional Sierra de los Cuchumatanes, las Montañas Mayas y gran parte de la Reserva de la Biosfera Maya (RBM), el Parque Nacional Sierra del Lacandón, el Parque Nacional Laguna del Tigre, y el Biotopo Protegido Laguna del

Tigre Río Escondido; las Áreas de Protección Especial Sierra de los Cuchumatanes y de la Sabana del Sos; los Parque Nacionales Laguna Lachuá y El Rosario; la Reserva Biológica San Román; los Monumentos Culturales Dos Pilas, Aguateca y Ceibal; los Refugios de Vida Silvestre el Pucté, Petexbatún, Machaquila y Xutilha.

 

        

 

Básicamente toda la información de este apartado está tomado de “Tenosique: análisis económico-ambiental de un

proyecto hidroeléctrico en el río Usumcinta”/ Israel Amazcua, Gerardo Carreón, Javier Márzuqe, Rosa María Vidal,

Irene Burgués, Sarah Cordero, John Reid. Naturalia, Comité para la Conservación de Especies Silvestres AC; Pronatura

Chiapas, Fundación Defensores de la Naturaleza, Parks Watch México, Conservación Estratégica (CSF). Con el apoyo

de Conservación Internacional, The Nature Conservancy; Fundación Defensores de la Naturaleza; Critical Ecosystem

Partnership Fund. Junio de 2007.

 

Hay otros impactos ya conocidos y que describe bien la Comisión Mundial de Represas en su Informe (CMR 2000) tienen que ver con el impacto en la calidad del agua, la contaminación, la generación de enfermedades alrededor de los embalses, el cambio en la temperatura del

agua y en su calidad fisicoquímica, las plagas de mosquitos, la salinización del agua y lo que provoca en la vegetación a sus alrededores, la generación de temblores, disminución en la velocidad del agua que modifica patrones de sedimentación y oxigenación; las afectaciones en los manglares, el desplazamiento de la población, entre otras. Entre los peces que se verían afectados en el Usumacinta está la pigua y el róbalo.

 

 

 

 

 

CAMBIO CLIMATICO

La región es un depósito enorme de carbón vegetal. La deforestación por la presa y la que genera la población desplazada provocará que el carbono contenido en los pastos, árboles, sembradíos y toda la biodiversidad de los bosques y selvas, sea liberado a la atmósfera en forma de dióxido de carbono (CO2), uno de los 4 Gases Efecto Invernadero que generan el calentamiento global. Las presas de los trópicos son las más contaminantes en GEI por la alta biodiversidad y depósitos de carbón que contiene. El estudio llega a una conclusión grave ya que estima “pérdidas netas de carbono de 933 mil toneladas de dióxido de carbono consecuencia de la inundación de 790 hectáreas de selva y 843 hectáreas de pastizal cultivado. El valor de contenido de carbono asumido para selvas fue de 231 toneladas de carbono por hectárea”. Para las zonas de pastizales y de agricultura se calculan 82.6 toneladas a 10 de carbono por hectárea.6 Sin embargo, cabe señalar que el estudio no toma en cuenta la emisión de Metano (CH4) que genera la descomposición de materia orgánica anegada que es considerable en presas de regiones tropicales, así como el Oxido Nitroso. Las represas generan alrededor del 4% de los GEI en el planeta.

 

              

 

IMPACTO FINANCIERO Y ECONOMICO

Según el estudio, si se eliminaran los subsidios gubernamentales por MWh de energía vendida a la empresa que manejaría el proyecto

hidroeléctrico Tenosique no sería rentable. Y desde el punto de vista económico generaría una pérdida al país de por lo menos US$ 19 millones de dólares (1998).

En nuestro documento de referencia se calcula en el caso de la Presa Tenosique “173,973 hectáreas de ecosistemas vulnerables de las cuales el 93.4% están ubicadas dentro de las Áreas Naturales Protegidas (ANP). Se asumió que estas áreas serían transformadas a pastizal”. En este escenario el valor del impacto económico de la pérdida por conversión de los ecosistemas naturales a pastizales es de US$ 1,744 millones anuales. 

               

 

 

IMPACTO SOCIAL Y CULTURAL

Los sitios arqueológicos corren el riesgo de ser impactados por inundación si se construye la gran represa cuya cortina eleve el nivel de

agua a 115 msnm o más

 

                           

La experiencia en México refiere a que no existe un reasentamiento exitoso, medidas de mitigación, ni resarcimiento a los afectados, ni indemnizaciones adecuadas.

Lo que ha predominado son los reasentamientos forzosos y violentos, engaños, mayor pobreza, sin restitución de tierras adecuadamente, y con un mayor impacto en las mujeres, los niños y las niñas. Por ello, de entrada sabemos que las presas sobre el Usumacinta tendrán consecuencias graves en términos sociales sobre comunidades campesinas e indígenas cuya vida dependen de su producción agrícola, pecuaria y forestal, y donde el acceso al agua se verá restringido por las prohibiciones de tomar agua de las presas. Del mismo modo, las afectaciones sobre los pescadores y los pobladores que habitan río abajo, en los humedales, pantanos de Centla, los manglares y

en general la población costera de Tabasco sufriría graves impactos.

Ante este panorama queda evidente la inviabilidad de las represas sobre el río Usumacinta, los intereses económicos y políticos creados en torno a ellas por parte del gobierno y los inversionistas; y la necesidad imperiosa de que la organización y la resistencia social se reactive nuevamente en Chiapas.

 

  

 

¡RIOS VIVOS!

Otros Mundos, A.C.

Francisco I. Madero 49; Barrio de Guadalupe

29230 San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México

www.otrosmundoschiapas.org; guscastro@otrosmundoschiapas.org

 

--------------

 

escribió para El Polvorin Blog Malcolm Allison

 

malcolm.allison@gmail.com

 

Compartir este post

Comentar este post