Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Anticipación… Mercosur 2040.

20 Octubre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica


Miedo y asco en MVD
La columna de Daniel Figares.

imagesAnticipación… Mercosur 2040. “¿Cómo será?”, es la primera pregunta que uno se hace.

Y más o menos esa fue la intención que tuvo el periodista argentino Julián Gorodischer al entrevistarse con el antropólogo francés Marc Augé, invitado al Festival Internacional de Literatura de Buenos Aires que se realizó en dicha ciudad a principios del mes pasado, del primero al cinco de septiembre. Proponerle un ejercicio de anticipación…

Marc Augé (Poitiers, Francia, 1935), es director de estudios en la Ecole des Hautes Etudes en Sciences Sociales de París, institución de la que fue presidente entre 1985 y 1995. También ha sido responsable y director de diferentes investigaciones en el Centre National de la Recherche Scientifique. Como antropólogo se especializó en etnología, ciencia que estudia las causas y razones de las costumbres y tradiciones de los pueblos. Y fue dentro de esta disciplina que Augé destacó una valiente aproximación al concepto de la "sobremodernidad" construido a partir de una reflexión sobre la identidad del individuo en función de su relación con los lugares cotidianos y la presencia de la tecnología.

Es autor de varios libros: "Los no lugares: espacios del anonimato" (1993), "Hacia una antropología de los mundos contemporáneos" (1995), "El viajero subterráneo: Un etnólogo en el metro" (1998), "Ficciones de fin de siglo" (2001), "Diario de guerra: El mundo después del 11 de septiembre" (2002), "El tiempo en ruinas" (2003), "¿X qué vivimos?" (2004) y "Elogio de la bicicleta" (2009).

Pero fue el primero de los libros que referimos donde –como ya se desprende del mismo título- acuñó el concepto de "no-lugar" para referirse a los lugares de transitoriedad que no tienen suficiente importancia para ser considerados como "lugares". Ejemplos de un no-lugar serían una autopista, una habitación de hotel, todo tipo de “halls”, un aeropuerto o un supermercado, e incluso hasta los campos de refugiados.

“Es el año 2040, y Buenos Aires se convirtió –según la predicción del antropólogo francés– en uno de los núcleos de concentración de miseria y riqueza más importantes de Latinoamérica.” (…) “Buenos Aires, Río de Janeiro y San Pablo” serán los polos de la región.

"Afuera –dice– hay una ciudad con los problemas de todas las ciudades del nuevo mundo: ya no hay una democracia que mezcle mercado liberal y democracia representativa." “No [hay] una democracia representativa", sigue, "sino una sociedad desigual, una sociedad de clases o análoga a la de Francia de antes de la Revolución Francesa: un polo en el que se concentran la riqueza, el saber, la ciencia y el poder. El poder será la red misma, más allá de un poder nacional."

“La Ciudad de Buenos Aires –dice Augé– sustituyó los lugares de residencia x lugares de trabajo, reemplazó los espacios de paseo x vías de circulación, y los lugares de la vida x un decorado.”

Y entra en detalles: “Año 2040: salvo raras excepciones nadie vive en Buenos Aires. Los que se quedaron son la presidente de la República, su marido y algunos funcionarios de alto rango del Ejecutivo. X la mañana y x la noche, multitudes disciplinadas llegan o salen de las oficinas. Los turistas visitan los lugares más importantes de la Capital. El casco histórico sigue siendo el lugar favorito para este público, aunque su refacción y administración fueron confiados a la Disney. La compañía estadounidense –dice Augé– negoció directamente con los propietarios privados la compra de los edificios necesarios para reconstruir la Buenos Aires histórica. Se comprometió a crear cierto número de empleos y a asegurar el mantenimiento de las vías de acceso. Los visitantes se sienten felices cuando entran a la flamante réplica del Cabildo y al Colegio Nacional de Buenos Aires, exactamente iguales a los edificios que están sustituyendo.”

“La prohibición de circulación de todos los autos en el perímetro que encierran la 9 de Julio, Paseo Colón, Avenida Belgrano y Avenida de Mayo no tuvo los efectos benéficos esperados en cuanto a la calidad del aire.”

“Ya no queda más petróleo –sigue Augé–. Los medios de transporte se han desarrollado usando electricidad. Se crearon nuevas autopistas para ir hasta los aeropuertos. La ciudad se remodeló con la prioridad de entrar en comunicación con el resto del planeta. Algunos estudiantes todavía frecuentan la Biblioteca Nacional o la del Congreso, pero quedaron suprimidas todas las universidades de Buenos Aires y fueron reemplazadas x enormes campus.”

Seguimos: “la Avenida del Libertador, después de una discutida iniciativa de la jefatura de gobierno, quedó transformada, a partir de 2015, en avenida peatonal. Uno puede recorrerla de arriba abajo para terminar en el Museo Histórico Nacional. Este museo ha sido tomado x el "valor" entretenimiento; es decir, la prioridad es que el público viva una experiencia, que participe en una especie de juego de reconstrucción relacionado con la experiencia histórica. "El arte fue apropiado x la sociedad de consumo. Se ampara en las ferias (las palabras son reveladoras). El arte –repito– ha sido definitivamente dominado x la sociedad de consumo". Los espacios de reconstrucción histórica se transformaron –estos sí– en "no lugares". "Ya no se puede hablar de centro y de periferia, sino de un descentramiento."

“En el centro de la ciudad no queda nada más que el espectáculo de la ciudad histórica para el turismo; pero los llamados centros históricos son espectáculos incluso para la gente que vive en la ciudad. Cambió radicalmente la relación que tenemos, en 2040, con el exterior de la Nación, que la mayoría conocemos solamente a través de imágenes. No son muchos los que viajan a otros países, pero muchos tienen una idea de cómo son esos países x las imágenes que nos invaden x televisión y x la computadora.”

(…) “El desarrollo de los espacios de comunicación, circulación y consumo creció hasta convertirlos en centrales para la organización de las sociedades".

"Se puede comprar cualquier cosa en cualquier lugar –dice Augé– proveniente de cualquier confín del mundo. Hay una circulación más intensa de productos. En cambio, en comparación con el auge del concepto de híper-lugar, el de no-lugar perdió vigencia desde que dejó de considerarse como un espacio del anonimato." (Tal como describe el famoso antropólogo francés ya hoy en un aeropuerto –un no lugar- se puede comprar cosas, utilizar el banco, hasta se puede vivir en un aeropuerto.)

"La planetarización, la globalización, la seguridad se vuelven, x ciertas razones, más fuertes, y además está esa necesidad de 'papeles'; es un hecho muy remarcable que la situación 'sin papeles' de la gente 'sin papeles', es decir, sin identidad es no tener nada que hacer."

Año 2040 en el planeta Tierra: para Augé “los países pobres están menos lejos de los países ricos. Hay una disminución de la brecha entre los países pobres y los ricos, explica el antropólogo. Pero la diferencia entre los más ricos de los ricos y los más pobres de los pobres, en el interior de esos países, es en todas partes del mundo muy marcada, incluso en los países subdesarrollados.”

"La brecha entre los más ricos de los ricos y los más pobres de los pobres crece", sigue. "Se da en todos los países, incluso en los emergentes; se da en los Estados Unidos, la China o Ruanda." Los espacios virtuales articulan la vida social imponiendo una comunicación, que no es del orden de la "relación". El eje de la vida en comunidad es la comunicación con otros que no conocemos.”

“Año 2040: la sociedad de consumo es la principal fuerza ideológica, y son mucho más fuertes los efectos de fascinación que ejerce que las expresiones de resistencia o de protesta, que no son sorprendentes.”

“X fin asumimos que el planeta es frágil. Las epidemias circulan más rápido; se habla mucho de la gripe. Tenemos miedo. La agenda está dominada x las malas noticias a propósito de la ecología, que tienen el mismo impacto que las noticias deportivas, captando la atención para hacernos pensar en sólo un par de cosas. La gente es muy pesimista, y no se sabe exactamente x qué.” "Bueno, o se pueden suponer muchas razones", dice Marc Augé.

La “tristeza, el malhumor, etcétera, controlan esta utopía negra. Si no quiere una utopía negra, puedo atenuar... Puedo matizar las cosas, diciéndole que el único elemento, no de optimismo pero sí de expectativa, es que después de cada catástrofe, cada guerra, hay necesidad de reconstruir. Y yo no puedo imaginar una implosión de la sociedad humana.”

… Un siglo atrás Yeats escribió que “los mejores carecen de toda convicción mientras los peores están llenos de apasionada intensidad. El centro no puede sostenerse.”

El ya desaparecido escritor estadounidense Norman Mailer (1923-2007) pensaba: “¡Tan equivocados cuando vienen de la derecha! ¡Tan equivocados cuando vienen de la izquierda! Y el centro que Yeats estaba tan seguro de que no podía sostenerse es el propio capitalismo corporativo.” Esto lo manifestó en uno de sus últimos escritos, titulado –sugerentemente-, “EL GRAN VACÍO”.


¿Habrá que ver? ¿O ya se está viendo?

 

DanielFigares


(En base a Clarín, Wikipedia, y “El Gran Vacío”, de Norman y John Buffalo Mailer.)

Compartir este post

Comentar este post