Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Aos vencedores ,as batatas ( SOBRE AS ELEIÇÕES NO BRASIL ) / Los ganadores, las papas.

1 Noviembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

José Arbex deixa conselho editorial do Jornal Brasil de Fato

Jornalista critica apoio do jornal para a candidatura Dilma, ignorando outras posições, como a do voto nulo. Leia abaixo a carta de ruptura


 
 



Carta ao Conselho Editorial do Brasil de Fato

Acabo de ler a versão virtual da tiragem especial sobre eleições.

Tenho dois comentários e algumas considerações:

1. Tecnicamente, o jornal atingiu o auge. A apresentação está tecnicamente perfeita, bonita, agradável, acessível.

2. Politicamente, o jornal também atingiu o auge, no sentido de ter chegado a um limite: não se trata mais de um jornal, mas sim de um panfleto especial sobre as eleições. Para mim, isso significa a morte do jornal Brasil de Fato e o nascimento oficial de mais um órgão chapa branca. Um órgão tecnicamente perfeito, mas politicamente subordinado ao lulismo.

http://4.bp.blogspot.com/_GITevcni4hw/SxFwdh-qjaI/AAAAAAAACd4/MinEIX2mMNk/s1600/voto-nulo.jpgSem entrar no mérito das posições, é conhecido o fato de que vários setores da esquerda não apoiam a candidatura Dilma, embora sejam contrários à candidatura Serra. Plínio de Arruda Sampaio, por exemplo, acaba de lançar um manifesto propondo o voto nulo. Eu mesmo me manifestei contrário ao apoio a Dilma, embora não tenha defendido o voto nulo. E a posição dos companheiros da Refundação Comunista é favorável ao voto em Dilma, mas com todos os “mas”, “senões” e “talvez” que desaparecem da edição especial: o lema da Refundação, se não estou enganado, é: “derrotar Serra nas urnas e a Dilma nas ruas”, o que está longe de transformar Dilma em ícone da redenção nacional (coisa que a edição especial faz, na pratica, sem o menor pudor).

O jornal Brasil de Fato, obviamente, só considera digno de publicação no especial sobre as eleições a posição que apóia explicitamente a candidatura Dilma. O jornal Brasil de Fato, ao fazê-lo, pratica a mesma operação que Altamiro Borges corretamente critica na própria edição especial, só que inverte o sinal: o Brasil de Fato se torna um palanque para a Dilma, precisamente como a “grande mídia” é um palanque de Serra. Pior ainda: ao considerar legítima e merecedora de publicação apenas uma determinada posição, descartando liminarmente todas as outras que existem no interior do Conselho Editorial, o jornal passa a impressão pública (exposta em 2 milhões de exemplares) de que há uma unanimidade no interior do conselho: trata-se de uma prática sórdida e bem conhecida, consagrada na época que um certo Josef comandava o regime de terror na URSS.

Diante disso, minha posição no Conselho Editorial se torna insustentável. Sei que ocorreu algo semelhante em 2006, mas voltei a integrar o jornal, na época, por considerar que o MST era muito maior, muito mais importante, muito mais vital do que eventuais divergências. Só que a situação agora é qualitativamente nova. O jornal Brasil de Fato transformou-se num planfletão lulista, e isso marca – na minha opinião, obviamente - reflexo de um processo de desmantelamento histórico do MST e de ruptura de uma boa parte da esquerda com sua própria história e princípios éticos. Trata-se de uma debandada tão grande e imunda que permite, entre outras coisas, que lideranças da “esquerda” declarem sem ruborizar o seu apoio ao agronegócio, à aliança com os neocompanheiros José Sarney e Michel Temer e o acobertamento cúmplice e conivente de manobras sórdidas nos corredores palacianos.

Já abordei várias vezes esse tema em reunião do Conselho Editorial e nunca fui levado suficientemente a sério. O MST, que era – sempre na minha opinião – o último grande bastião de resistência à cooptação oficial, está claramente sendo triturado pela máquina do Estado terrorista brasileiro, agora operada pelo lulismo. E tudo em nome do... “combate à direita”! A frase “Dilma não é o governo dos nossos sonhos, mas Serra é o governo de nossos pesadelos”, que consagra a posição editorial assumida pelo jornal, pode ser um bom achado de marketing, um ótimo recurso de oratória, uma bela saída para escapar de um dilema político. Mas se o critério for a boa oratória, que se convoque então Carlos Lacerda. Ele tem ótimas lições a dar nesse campo.

Não vou ser cúmplice disso. Nesse mesmo sentido – e embora não seja essa lista o palco para esse debate – coloco em questão a legitimidade de minha permanência à frente da Associação dos Amigos da Escola Nacional Florestan Fernandes (e por isso envio esta carta com cópia à diretoria da AAENFF, a quem peço que remete ao conjunto de seus associados). Encaminho também a algumas outras listas, para que se marque publicamente a minha ruptura com esse trágico desfecho.

 

******************************************************************************************************

 

José hace bordo Arbex editorial de la Revista Informativa de Brasil

Periodista critica el apoyo del periódico a la candidatura de Dilma, haciendo caso omiso de otras posiciones, como el voto nulo.
Lea a continuación la carta de ruptura

• Carta a la Junta Editorial de Brasil Realidad

Acabo de leer la versión de la edición virtual especial sobre las elecciones.

Tengo dos comentarios y algunas consideraciones:

1. Técnicamente, el documento llegó a su pico. La presentación es técnicamente perfecto, hermoso, cómodo y asequible.

2. Políticamente, el periódico también alcanzó su máximo en el sentido de haber llegado a un límite: ya no es un periódico, sino un folleto especial sobre las elecciones. Para mí significa la muerte del periódico y el nacimiento de Hecho oficial de Brasil sobre un cuerpo plato blanco. Un cuerpo perfecto técnicamente, pero políticamente subordinada al lulismo.

Sin entrar en el fondo de las posiciones, es un hecho conocido que los diversos sectores de la izquierda no es compatible con la aplicación Dilma, a pesar de que se opondrá a la candidatura Serra. Plinio de Arruda Sampaio, por ejemplo, ha lanzado un manifiesto proponiendo el voto nulo. Me han expresado su apoyo a Dilma contrario, aunque ha defendido el voto nulo. Y la posición de los compañeros de Rifondazione favorece voto Dilma, pero con todos los "pero", "enganches" y "quizás" a desaparecer de la edición especial: el lema de la Refundación, si no me equivoco, es "para derrotar a Dilma vio las urnas y en las calles ", que está lejos de convertirse en icono de Dilma de la redención nacional (lo que hace que la edición especial, en la práctica, sin vergüenza).

El Diario de Brasil, lo cual, obviamente, sólo consideran dignos de publicación en la elección especial en la posición que apoya explícitamente la candidatura de Dilma. El periódico Brasil de hecho, de este modo, la práctica de la misma operación que Altamiro Borges critica correctamente la edición muy especial, sólo la señal de marcha atrás: Brasil se convierte en una plataforma informativa para Dilma, precisamente como "medios de comunicación" Sierra es un podio. Peor aún, considerar la legítima y digna de la publicación de una sola posición, descartando el principio todos los demás que existen en el Consejo de Redacción, el periódico es la impresión pública (expuestos a los 2 millones de copias) que hay unanimidad en el consejo: es una práctica sórdida y conocido, consagrado en un tiempo determinado que Josef mando del régimen de terror en la URSS.

Antes de eso, mi posición en el consejo de redacción se hace insostenible. Sé que algo similar ocurrió en 2006, pero volvió a unirse a la prensa en ese momento, teniendo en cuenta que el MST fue mucho más grande, más importante, más vital que cualquier diferencia. Sólo que ahora la situación es cualitativamente nuevo. El Diario de Brasil, lo cual se convirtió en un planfletão Lula, y que marca - en mi opinión, por supuesto - un reflejo de un proceso histórico de desmantelar el MST y una explosión de gran parte de la izquierda con su propia historia y los principios éticos. Esto es una estampida tan grande y sucio que permite, entre otras cosas, que los líderes de la "izquierda" sin rubor declarar su apoyo a la agroindustria, la alianza con el neocompanheiros José Sarney y Michel Temer y cómplice connivencia y el encubrimiento de maniobras sórdidas los corredores de palacio.

Hablé de este tema varias veces en una reunión del Consejo de Redacción y nunca fue tomado suficientemente en serio. El MST, que fue - siempre en mi opinión - el último bastión de resistencia a la gran cooptar oficial es claramente ser aplastado por la maquinaria del terrorismo de Estado brasileño, ahora gestionado por lulismo. Y todo en nombre de ... "Lucha contra la derecha! La frase "Dilma no es el gobierno de nuestros sueños, pero Sierra es el gobierno de nuestras pesadillas", que consagra la posición editorial tomada por el diario, se puede encontrar un buen marketing, un gran recurso para hablar en público, un escape hermosa para salir de un dilema político. Pero si el criterio para una buena oratoria, la convocatoria a continuación, Carlos Lacerda. Él tiene grandes lecciones para enseñar en ese campo.

No voy a ser cómplice de eso. De la misma manera - y aunque esta lista no es el lugar para este debate - poner en tela de juicio la legitimidad de mi mantenerse a la vanguardia de la Asociación de Amigos de la Escuela Nacional Florestan Fernandes (y por tanto el envío de este escrito, con copia a la junta de AAENFF la a quien se refiera al conjunto de sus asociados). También se administra a algunas listas de otros, a fin de comprobar si mi romper públicamente con este trágico resultado.

 

 

Imagen El Polvorín

Compartir este post

Comentar este post

malcolm allison 11/01/2010 19:04



quizá una mejor versión en español de la carta de José Arbex





José Arbex deja el concejo editorial del semanario "Brasil de
Fato"


 


Periodista critica el apoyo de
"Brasil de Fato"  a la candidatura de Dilma, haciendo caso omiso de otras
posiciones, como el voto nulo. Lea a continuación la carta de ruptura:


 


• Carta al consejo editorial de Brasil de
Fato


 


Acabo de leer la versión de la edición virtual
especial sobre las elecciones.


 


Tengo dos comentarios y algunas
consideraciones:


 


1. Técnicamente, el periódico alcanzó su pico.
La presentación es técnicamente perfecta, hermosa, cómoda y asequible.


 


2. Políticamente, el periódico semanal también
alcanzó su máximo en el sentido de haber llegado a un límite: ya no es una publicación informativa periódica, sino un panfleto especial sobre las elecciones. Para mí significa la muerte del
periódico y el nacimiento oficial de un medio de comunicación técnicamente perfecto, pero políticamente subordinado al LULISMO


 





 


Sin entrar en el mérito de las posiciones, es
un hecho conocido que diversos sectores de la izquierda no apoyan la candidatura de Dilma Rousseff, a pesar de ser contrarios a la candidatura de Serra.


Plinio de Arruda Sampaio, por ejemplo, ha
lanzado un manifiesto proponiendo el voto nulo.


Yo mismo me he expresado contrario al apoyo a
Dilma, aunque no he defendido el voto nulo.





La posición de los compañeros de Refundação
Comunista favorece votar por Dilma, pero con todos los "peros" “tal vez” y "quizás" que han desaparecido de la edición especial de "Brasil de Fato": el
lema de la Refundação, si no me equivoco, es "derrotar a Serra en las urnas y derrotar a Dilma en las calles", que está lejos de convertir a
Dilma en un icono de la redención nacional (cosa que hace la edición especial de "Brasil de Fato" , en la práctica, sin el menor pudor).


 





 


El periódico Brasil de Fato, obviamente, sólo
consideran digna de publicación, en el especial de elecciones, la posición que apoya explícitamente la candidatura de Dilma. El periódico Brasil de Fato, de este modo, práctica la misma operación
que Altamiro Borges critica correctamente en la edición especial por elecciones: Brasil de Fato se convierte en una plataforma de apalancamiento de Dilma,
de la misma forma como "los grandes medios de comunicación" apalancan y promueven a Serra. Peor aún, considerar legítima y digna la publicación de una sola posición, descartando las
otra