Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Aqui están (algunos de) los terroristas protegidos por Estados Unidos

16 Julio 2013 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

image_preview
Promotor de la llamada “lista de países patrocinadores del terrorismo” que tiene como real propósito denigrar a las naciones que rechazan sus políticas imperialistas, EE.UU. da asilo a decenas de terroristas, prófugos y estafadores reclamados por América Latina y el mundo.
El Gobierno de Estados Unidos (EE.UU.) que ha incluido en su lista de terroristas a naciones como Cuba, Irán, Siria y Sudán por supuestamente patrocinar actividades extremistas, da hospedaje en su territorio a asesinos no sólo de América Latina sino del mundo entero.
Uno de los terroristas que mayor protección ha recibido por parte de Washington es Luis Posada Carriles, un disidente cubano, nacionalizado en Venezuela, que trabajó para la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su sigla en inglés) y participó en varias actividades contra el Gobierno de Cuba.
Posada Carriles participó en la fallida invasión de Bahía Cochinos, también conocida como la Batalla de Girón, una operación militar en la que tropas de cubanos disidentes, entrenados, financiados y dirigidos por la CIA intentaron invadir Cuba en abril de 1961 para formar un gobierno “provisional”.
También actuó en la voladura de avión de Cubana de Aviación en 1976, en la que murieron los 73 pasajeros a bordo. La Habana llamó el siniestro “el primer ataque terrorista contra la aviación civil en el Hemisferio Occidental”.
Además, Posada Carriles ha participado en varios atentados contra la vida del líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro. El terrorista también ha sido acusado de organizar una serie de ataques contra hoteles en Cuba, en 1997, en los que murió un turista italiano. En una entrevista con el diario estadounidense The New York Times Posada Carriles dijo haber planeado esos atentados, pero después se retractó.
Un salvadoreño que paga condena en La Habana por los ataques sostuvo que fue contratado por el terrorista para colocar los explosivos.
Documentos desclasificados por la Oficina Federal de Investigación (FBI) y la CIA muestran que agentes estadounidenses recibieron información según la cual Posada Carriles estuvo involucrado en esos ataques.
Cuba y Venezuela han solicitado la extradición de este terrorista o el encausamiento y proceso en Estados Unidos, pero Washington ha rechazado estas peticiones con el argumento de que en esos países Posada Carriles sería “torturado”.
En 2005, Posada Carriles fue detenido en Estados Unidos por entrar ilegalmente en el país. Tras una serie de juicios por violaciones migratorias y pese a sus vínculos con el terrorismo, fue dejado en libertad.

Asilo a terroristas
Otro de los terroristas que ha recibido el apoyo de Estados Unidos es lyas Akhmadov, antiguo líder del movimiento separatista checheno y uno de los hombres más buscados por Rusia, acusado de organizar campamentos de entrenamiento terrorista y para la insurrección armada.
En 1999, Akhmadov fue acusado por Moscú de organizar y liderar a dos mil insurgentes armados en una violenta incursión en la vecina Daguestán.
También fue subalterno del islamista radical Shamil Basayev, quien encabezó el ataque más notorio de los rebeldes separatistas contra Moscú, cuando tomaron más de mil rehenes en un hospital en Budyonnovsk (este), en 1995.
Akmadov fue designado ministro de Relaciones Exteriores del gobierno separatista de Chechenia pero poco después abandonó la región y empezó una campaña con gobiernos occidentales, organizaciones no gubernamentales y las Naciones Unidas (ONU) para pedir la “observación” de los derechos humanos en el conflicto checheno.
En dos ocasiones, visitó Estados Unidos y se reunió con altos funcionarios estadounidenses para pedir asilo político, inicialmente rechazado por el Departamento de Seguridad Interna, pero después de recibir apoyo de importantes figuras políticas estadounidenses, como la exsecretaria de Estado Madeleine Albright y el senador republicano John McCain, se le otorgó la residencia.
Rusia se opuso férreamente asegurando que tenían pruebas de su actividad terrorista y pidió su extradición, que hasta la fecha no ha sido otorgada por Washington.
Prófugos radicados en Miami
Carlos Alberto Montaner, prófugo de la justicia cubana por poner bombas en tiendas y cines en 1960, fue miembro de la red terrorista del disidente Orlando Bosch. Tiene residencias en EE.UU. y España.
Gaspar Jiménez, radica en Miami (sureste) con protección del FBI tras asesinar al diplomático cubano Dartagnan Díaz Díaz. Este prófugo de la justicia cubana es cómplice de Luis Posada Carriles.
Guillermo Novo Sampoll, terrorista, cómplice del asesinato del exministro chileno Orlando Letelier, torturador del plan Cóndor, asesino de dos diplomáticos cubanos en Argentina, cómplice de Luis Posada Carriles y condenado por terrorismo en Panamá. Radica actualmente en Miami.
Huber Matos, disidente cubano conocido por haber dirigido acciones terroristas. Sus lazos con el mundo del narcotráfico centroamericano son tan conocidos como los de su hijo, refugiado en Costa Rica y radicado en Miami.
Hugo Acha Melgar, financista de la pandilla terrorista conformada por neonazis hungaros y croatas que intentaron asesinar al presidente boliviano, Evo Morales, en 2009 en el complot de Santa Cruz (centro). Actualmente radicado en EE.UU.
Joaquim Chaffardet, exdirectivo de la policía secreta venezolana, vinculado al terrorista internacional Luis Posada Carriles. Fue formado por los servicios de inteligencia de EE.UU. en la Escuela de las Americas (SOA).
Jose Antonio Colina Pulido, responsable de atentados con bombas contra oficinas diplomáticas de España y Colombia en Caracas en 2003. Radicado en Miami con varios cómplices.
Nelson Mezerhane, financista estafador, accionista de Globovision,aparece entre los principales sospechosos del asesinato del fiscal Danilo Anderson. Desapareció de Caracas robándose siete millones de dolares. Radica en EE.UU.
Patricia Poleo, cómplice del asesinato del fiscal venezolano Danilo Anderson. Se encuentra detrás de distintas operaciones de la CIA realizadas con la embajada norteamericana de Caracas (capital venezolana) contra la Revolución Bolivariana. Radicada en Miami.
Pedro Remón, sicario de la CIA, asesino de Félix García Rodríguez y Eulalio Negrin, en Nueva York (noreste). Cómplice de Luis Posada Carriles, condenado por terrorismo en Panamá. Radicado en Miami con protección del FBI.
Raúl Díaz, condenado por ataques con explosivo C4 a dos embajadas en Caracas, ocurridos en el 2003. Radicado en Miami.
Santiago Álvarez Fernández Magriña, terrorista y traficante de armas cubanoamericano, cómplice de Posada Carriles. Radicado en Miami.
Promotor del terrorismo
Muyahidín-e-Kalq (MEK), grupo disidente que ha exhortado al derrocamiento del Gobierno de Irán y del liderazgo clerical musulmán chiita, es la principal de cinco organizaciones políticas cobijadas por la coalición Consejo Nacional de Resistencia de Irán (NCRI, por su sigla en inglés), fundada en París (Francia) en 1981 por exiliados iraníes con el propósito de crear oposición interna y externa a Teherán.
En 1997, el Departamento de Estado de EE.UU. denominó al NCRI como organización terrorista y, unos años más tarde, el FBI opinó oficialmente que la coalición era un frente del MEK.
Tras una agresiva campaña con apoyo de importantes personalidades en Washington, incluidos exdirectores de la CIA, el NCRI fue tachado de la lista terrorista por la exsecretaria de Estado Hillary Clinton, en 2012.
La decisión no sólo enardeció a Irán, que acusó a EE.UU. de ser el verdadero promotor de terrorismo internacional, sino que provocó las recriminaciones del Consejo Nacional Iraní Estadounidense, que afirmó que la medida “abre las puertas de la financiación del Congreso para que el MEK realice actividad terrorista en Irán”.
El NCRI abrió en abril pasado sus oficinas en Washington a pocos metros de la Casa Blanca.

Fondos para grupos armados
Pese a que Estados Unidos ha denominado al frente Al-Nusra como una organización terrorista, Washington y sus aliados europeos han decidido adoptar medidas de apoyo financiero a los armados sirios.
El presidente de Siria, Bashar Al Assad, ha acusado en reiteradas ocasiones a EE.UU. de estar apoyando a un aliado de Al Qaeda, la misma fuerza que ha estado combatiendo desde los ataques de 11 de septiembre de 2001.
Al-Nusra persigue la meta común de derrocar al presidente Al Assad.
Algunos analistas consideran la postura de Washington en violación no sólo de las leyes internacionales sino nacionales por apoyar un grupo que ha declarado terrorista.
Fuente: teleSUR / BBC / ecuavisa.com/ vallartanetwork.com / aporrea.org

Compartir este post

Comentar este post