Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Argentina: A 30 AÑOS DEL GOLPE : LOS EXPEDIENTES DESCONOCIDOS DEL PROCESO

7 Agosto 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

 La orden que dio la dictadura para la compra de Falcon verdes sin patentes
Se trata de un decreto de 1977 del ministro del Interior, Albano Harguindeguy, para adquirir 90 autos. Fue para equipar a las Policías provinciales con la instrucción de que no fueran identificables.

<b>De civil.</b> En los años de plomo, en las calles de Buenos Aires, reinaron los Falcon con policía de civil.
De civil. En los años de plomo, en las calles de Buenos Aires, reinaron los Falcon con policía de civil.

María Seoane
mseoane@clarin.com
  

Los dueños se jactaban de que era "un fierro", con un baúl enorme. A partir de 1976, el Ford Falcon abandonó ese aire familiar. De color verde, en general, era el auto preferido de la dictadura para secuestrar. Pero esos "fierros", que cargaban en la madrugada cuerpos maniatados, encapuchados o con los ojos vendados en los baúles o entre los asientos, se gastaban rápido por la intensidad que tuvo la cacería de ciudadanos entre 1976 y 1977. Así, a fines de ese año, el ministro del Interior, general Albano Harguindeguy, realizó la compra directa de 90 Falcon "no identificables" para reequipar a las Policías provinciales.

Según el expediente secreto N° 274/77, la compra se efectuó a través del Decreto N° 3630/77 firmado por Harguindeguy, en el cual se aprobó la contratación directa de Ford Argentina, especificando en la orden de compra que fueran Falcon no identificables, es decir que fueran autos privados, de particulares, para civiles. Eran autos nacidos para operativos ilegales. El expediente, que hoy figura como una pieza única en el llamado Archivo Intermedio del Archivo General de la Nación, sobrevivió a la destrucción ordenada por la dictadura de toda la documentación que la responsabilizaba.

En esos papeles se cuenta que la compra directa se inició el 3 de octubre de 1977, según consta en la nota 735/77 enviada al entonces subsecretario general, capitán de Navío (RE) Ernesto Orbea por el subsecretario del Interior coronel (RE) José Ruiz Palacios. Orbea le solicita a Palacios la compra y agrega que ese mismo año "(...) se entregaron a las Policías provinciales ciento setenta y nueve (179) automóviles de las mismas características con excelentes resultados en su rendimiento general (...)". Estas nuevas 90 unidades, debían ser distribuidas para procedimientos que enmascararan la participación del Estado con patentes que corresponderían, de ser identificadas, no a un organismo estatal. Los 90 Falcon iban a: Catamarca, 10 unidades; Corrientes, 10 unidades; Chaco, 5 unidades; Chubut, 8 unidades; Entre Ríos, 5 unidades; Formosa, 6 unidades; Neuquén, 3 unidades; Río Negro, 6 unidades; Salta, 5 unidades; San Juan, 5 unidades; San Luis, 5 unidades; Santa Cruz, 8 unidades; Santa Fe, 10 unidades; Tierra del Fuego, 4 unidades. El pedido de Ruiz Palacios llega a manos del Harguindeguy, quien autoriza la compra a la Ford Argentina (ACFOR SA) por un monto $ 432.000.000.

El carácter secreto y de contratación directa de la operación, es decir, sin licitación pública, estaba dentro de las disposiciones de la Ley de Contabilidad, que autorizaba a realizar este tipo de acciones cuando "las circunstancias exigieran que las operaciones del Gobierno se mantuvieran secretas". De las notas extraídas del expediente surge un dato curioso: mientras que en notas enviadas por Ruiz Palacios y por Orbea se solicitan automóviles Falcon "no identificables", el ministro Harguindeguy hace referencia a "(...) automóviles patrulleros Ford Falcon no identificables (...)". En el pedido a Ford, realizado por el director general de administración Rodolfo Belloso, se especifica el carácter de "no identificable". El monto total de la operación por los 90 automóviles Ford Falcon Standard (nuevos, 0 km, último modelo sedán 4 puertas, con capacidad para 6 personas) fue de 348.550.650 pesos Ley 18.188. El monto total en dólares (uno a 510 pesos) fue de 754.020: cada auto le costó al Estado 7.593 dólares. El 16 de diciembre se emitió la orden de compra N° 437/77 autorizada por el jefe del Departamento de Compras y Suministros del Ministerio del Interior, Luis Deniro, especificando todos los detalles correspondientes a los vehículos, su equipamiento, el color, precio, lugar y plazo de entrega, garantía y forma de pago. Este detalle consta en el expediente, según detalles de la División de Liquidaciones de la Dirección General de Administración del Ministerio del Interior. Terminaron de pagarlos en marzo de 1978.

Estas turbias prácticas del terrorismo de Estado se repitieron en mayo de 1980. El expediente 983/80 demuestra la compra de de 6 Falcon "patrulleros no identificables", de los cuales 3 debían contar con aire acondicionado. Esta se hizo a través de la contratación directa número 87/80 aprobada por el decreto 1052/80. En esta oportunidad, fue Orbea quien solicitó la adquisición, aclarando que debían guardar similitud a los otros 90 vehículos adquiridos. Siguiendo el mismo procedimiento que en 1977, la empresa presupuestó las unidades, pero con un aumento notable. Para esta fecha, el precio en pesos por cada automóvil se multiplicó por 10. El Falcon Standard (nuevo, 0 km, modelo 1980, sedán 4 puertas, de industria nacional con capacidad para 6 personas) pasó a costar $ 37.568.000 (U$D 20.540), y el mismo con aire acondicionado $ 41.201.000 (U$D 22.526). Por lo tanto, el monto total de la operación (6 automóviles, de los cuales 3 con aire acondicionado) fue de $ 224.491.650 (U$D 122.740). La operación se llevó a cabo y se liquidó la compra el 1° de agosto.

Engrosando la lista de irregularidades y manejos turbios de la dictadura, de dicha liquidación surge lo siguiente: esta se hizo en concepto de solamente 3 Falcon Standard, es decir, sin nombrar los otros 3 equipados con aire acondicionado. Esto significa que en el patrimonio estatal quedó registrado el ingreso de 3 Falcon Standard y se omitió el de los otros 3 con aire acondicionado, presumiblemente destinados al uso personal de funcionarios de la dictadura. Eso sí, el monto del pago fue por seis

 

 

Tomado de Revista Utophia

 

NOTAS RELACIONADAS:

La historia que nunca se contó de la diva en ascenso y el militar genocida. Un documento de 1978 del espía Enrique Arancibia Clavel dice: “Sobre más antecedentes de Graciela Alfano, actual amante de Massera, puedo informar que ésta es actriz y modelo. Está con Massera aproximadamente desde hace 6 meses. Últimamente se ha sabido de costosos regalos que fueron hechos (departamento, pieles, joyas, etc.)

Alfano dice que nada que ver, que ella militaba en la Resistencia Peronista. Agregó que en los ’70 militabva en la Juventud Peronista y aseguró que muy por el contrario, ella podría haber sido una desaparecida más.

http://t0.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcTGFotKvzcBEJLOVkYgNu7b4K5T81j-e4_3D_gv3n-WR3R4yiA&t=1&usg=__6osiBbQt6MG4Zl_QR7eoKO1Ff_I=

Compartir este post

Comentar este post

DAVID 10/05/2010 22:37



Hola, soy un chico español que ha llegado aquí buscando información de la relación entre la dictadura argentina y Ford. Estoy leyendo el libro "La doctrina del Shock" de Naomi Klein, donde se
trata este tema y expone como los capataces de la fábrica de Ford señalaban a los sindicalistas más alborotadores para que la dictadura los hiciese desaparecer.


La compra de los Ford Falcon, es otro nexo de unión más.


Enhorabuena por el artículo.



El polvorín 10/05/2010 23:32



Gracias David. Bienvenido entonces.