Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Argentina: Aguas cordobesas contaminadas

25 Noviembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

Bueno, por fin médicos y especialistas comienzan a hablar para denunciar lo que sucede hoy con el agua en Córdoba (todavía falta el tema de los agrotóxicos a ver quién le pone el cascabel al gato) . No solo es responsabilidad del gobierno, también nosotros actuamos irresponsablemente al verter todo tipo de líquidos a ríos y lagos, pero lo que es inadmisible, es que las autoridades no difundan esto por no perjudicar al turismo ni causar pánico. Mientras tanto, la gente se enferma y muere por una causa perfectamente evitable.

Un saludo cordial Alejandro Romero

 

PD: Gracias Diego por enviarme este documento 

 

  

Querida familia: 

He copiado a continuación la carta que envié a La Voz del Interior con pedido de publicación. Por su contenido, que es políticamente peligroso, no creo que aparezca en el periódico. Si Vds. pensaran que merece difusión, les ruego que la reenvíen a sus contactos. Creo que la importancia del tema lo merece.

Con mucho afecto, Alberto

 

 Sr. Director de La Voz del Interior:

Considerando la trascendencia del tema, le ruego que autorice la publicación de las siguientes reflexiones:

 

Opino que el agua que consumen los cordobeses no es ni será potable en el futuro próximo. Para que pueda ser considerada como tal, no debe contener productos tóxicos, ni virus, hongos, bacterias o parásitos virulentos. Además debe ser incolora, inodora e insípida.

Es probable que el agua que llega a nuestros hogares no contenga los agentes infecciosos mencionados. Obviamente no es inodora ni es insípida. Ello se debe a la presencia de moléculas orgánicas probablemente tóxicas.

Las algas proliferan en el lago San Roque por los abundantes nutrientes, como fósforo, nitrógeno y otros, que son aportados por los excrementos de los habitantes del valle de Punilla, desde La Cumbre hasta El Cóndor (donde están aproximadamente los límites de la cuenca) y que llegan al lago por la contaminación de aguas superficiales y profundas. Se nos dice que el problema se solucionará cuando todas las poblaciones de la cuenca cuenten con plantas potabilizadoras. Ello sería cierto si los efluentes de dichas plantas fuera meticulosamente recogidos y llevados a otra parte para fabricar fertilizantes por ejemplo. Pero sería falso si dichos efluentes fueran arrojados donde puedan contaminar aguas superficiales o profundas como ocurre ahora. ¿Porqué? Pues porque si bien los efluentes cloacales no contienen –idealmente- materias orgánicas ni agentes infecciosos, contienen los nutrientes inorgánicos (fósforo, nitrógeno y otros) que facilitan el crecimiento de las algas. Para éstas es exactamente lo mismo que los nutrientes les lleguen en forma orgánica (excrementos) o inorgánica (fosfatos, nitratos, nitritos,etc)

Cuando el crecimiento desmedido de las algas agota el oxígeno disuelto en el agua, ellas mueren, se corrompen y liberan toda suerte de moléculas orgánicas entre las que se cuentan hidrocarburos cíclicos. En contacto con el cloro presente en el agua, o que se añade para “potabilizarla”, se forman hidrocarburos cíclicos clorados que son primos hermanos del DDT (diclorodifeniltricloroetano) y del gamexane (isómero gama del hexaclorociclohexano). Si el agua tiene olor y sabor a gamexane, es porque está contaminada con moléculas muy similares.

No está de más recordar que los insecticidas clorados mencionados han sido prohibidos en todo el mundo porque favorecen la aparición de mutaciones genéticas, de enfermedades neoplásicas malignas, y de otras condiciones tan poco deseables como infertilidad.

No puedo dejar de mencionar que estas moléculas no son biodegradables y se depositan en el tejido adiposo. Por ello, los que ingerimos hoy estarán con nosotros hasta el fin de nuestros días, causando daños impredecibles.

Causa asombro e indignación que la vocera de Aguas Cordobesas ose declarar que el agua “no es agradable pero no produce ningún efecto para la salud”. ¿Cómo sabe? ¿Han sido identificados ya los compuestos responsables? Seguramente no, porque si lo hubieran sido, la intervención de la Facultad de Ciencias Químicas sería innecesaria. ¿Hasta cuándo pretenderán tomarnos por idiotas?

Aguas Cordobesas no dispone ni dispondrá de los elementos necesarios para eliminar los hidrocarburos cíclicos clorados presentes en el agua. Entonces ¿por qué no actúan con sinceridad y le dicen a la población que no tome agua de la canilla? Si lo que sospecho es correcto, estamos asistiendo a una intoxicación colectiva

de una magnitud hasta ahora desconocida. Se debe dar amplia difusión a los resultados de los análisis, y no ocultarlos con el pretexto de “que no se debe causar pánico a la población”.

¿Qué se puede hacer? La opción más razonable es beber agua que certificadamente provenga de fuentes confiables. Una alternativa es filtrar el agua que se utiliza para beber y cocinar por filtros de carbón activado, y luego HERVIRLA, no para matar bacterias, sino para evaporar los hidrocarburos cíclicos clorados que, en menor o mayor medida, son volátiles. Si no lo fueran, no podríamos olerlos.

Por fin, es descorazonante que el ERSEP haya tomado muestras de agua para analizar “luego de las quejas de numerosos vecinos por el olor y el gusto del líquido en los últimos días” como dice la noticia periodística. ¿No es la función de este organismo actuar de oficio ante una aberración tan notoria? El olor a gamexane ha sido evidente no en los últimos días, sino durante muchas semanas.

 

Adjunto copia de mi documento de identidad

 

Sin otro particular, lo saluda atentamente

 

Alberto Achával Giraud

Médico (MP 5.521)

LE 6.485.617

albertoachaval@yahoo.com.ar



############################################################################################
El siguiente material esta tomado de Taringa!
(digo por si usan Taringa, pasen a dejarle algún puntito)
Mapa de la contaminación de Argentina
5b415a0a74765006f122f979f487f751
Problema en las 25 provincias argentinas. La mayoría tiene graves

situaciones sin resolver y pocas regiones cuentan con una política

ambiental sustentable.


La contaminación del suelo bonaerense


Uno de los principales focos es el polo petroquímico situado en

Ensenada, cuyos gases provocan alergias e irritación en los ojos.

Similares problemas causan los escapes del Polo Petroquímico Bahía

Blanca. El Río de la Plata, el Luján y el Matanza, que atraviesan

partidos donde viven millones de personas, sufren un alto nivel de

contaminación, debido a los efluentes cloacales, desechos líquidos,

gaseosos y sólidos vertidos clandestinamente por las grandes

industrias. Además, pesticidas y fertilizantes ya afectaron napas y

cursos de agua de distritos de la cuenca del Salado.






Un lago cordobés lleno de toxinas



Las descargas cloacales de once municipios ;incluida la capital en el

lago San Roque, lo sitúan tercero en el ranking de contaminación del

país. Por exceso de materia orgánica abunda un tipo de algas que

contienen toxinas, que atacan el hígado y el sistema nervioso, y no se

eliminan con los sistemas habituales de potabilización. FUNAM describe

un problema similar en Embalse Río Tercero, al que se agrega —denuncian

los ecologistas; la contaminación térmica producto de la refrigeración

de la central nuclear. Según la Dirección Provincial del Agua, "no

surgen motivos de alarma".






Un río tucumano totalmente sofocado


Al Salí, principal río de la provincia, van a parar cada año 150.000

toneladas de basura de los centros urbanos, 66.000 de residuos

cloacales, 400.000 de desechos industriales, y los minerales que vuelca

la planta de procesamiento de la minera Bajo La Alumbrera. En 2002 se

lanzó el Plan de Producción Limpia, que busca corregir los procesos

productivos para eliminar o reducir al máximo los residuos.




Autos y camiones ahogan a la Capital


Según Enrique San Román, investigador del Conicet, en Capital y el

conurbano el aire está contaminado por las emisiones de autos y

camiones.Otro problema que persiste es el estado grave del Riachuelo:

"No existe una política de saneamiento y todavía las industrias siguen

arrojando sus desechos", explicó Rubén Mendez, de la Asociación





Catamarca: efectos de una mina de oro


Hay serias denuncias contra la mina de oro de Bajo La Alumbrera, por

posibles filtraciones de ácidos hacia ríos y arroyos de Amanao y Vis

Vis, que provocan graves daños en la fauna y la flora. Se sospecha que

también afectan napas subterráneas.




Corrientes: químicos y residuos cloacales


En algunas ciudades, los residuos cloacales desaguan en lagunas o

canales, porque la concesionaria de la red aún no construyó plantas de

tratamiento. Los ríos también reciben el agua de las arroceras

fumigadas con productos químicos.




El río del Chaco que terminó muriendo


El río Negro, que cruza Resistencia (300.000 habitantes), es desde hace

mucho un cauce sin peces, pero lleno de desechos de fábricas de tanino,

curtiembres y mataderos, e invadido por camalotes. En una zona con

nueve meses de calor no hay pesca, balnearios ni navegación.

]


Chubut: ríos, arroyos y lagos, jaqueados

Aunque la situación no es grave, preocupa el estado del río Chubut, el

más importante de la provincia, por líquidos cloacales mal tratados y

residuos industriales, sobre todo de las pesqueras. La misma causa

afecta al arroyo Esperanza y al lago Rosario.




Basurero entrerriano que no deja respiro


A 10 minutos del centro de Paraná está su basurero, de 10 hectáreas a

cielo abierto. Son frecuentes la autocombustión y el humo de los

residuos orgánicos. Los gases que emanan del lugar, sobre todo metano,

agudizan los padecimientos de las personas con trastornos en el sistema

respiratorio.




La Rioja: ¿el cromo llega a la sangre?


Los vecinos de Nonogasta hicieron juicio a la curtiembre Yoma: entre

sus 7.000 habitantes ya hubo 4 jóvenes con leucemia en los últimos tres

Abundan las afecciones respiratorias y de la

piel. Los desechos líquidos rebasan las lagunas de tratamiento y corren

por las calles. Se teme que el cromo haya alcanzado las napas.




Mendoza: mal aire


El humo de vehículos y fábricas forma una capa de smog sobre la ciudad

de Mendoza, que se estaciona sin moverse. Esto agrava las enfermedades

de las vías respiratorias, en especial el asma bronquial, cuyo índice

de mortalidad es bastante alto.




Fumigaciones en campos formoseños


La Justicia aún no resolvió la demanda de los campesinos de Colonia

Loma Senés, que sufren vómitos, diarreas y otros males, y pierden

cultivos y animales por las fumigaciones en los campos de soja de un

grupo de empresas.




Jujuy, un caso muy incomprensible


En la Quebrada de Humahuaca, declarada Patrimonio de la Humanidad en

2003, no hay centros de disposición de residuos, y la basura va a parar

a cursos de agua o permanece a cielo abierto. En la capital, 120

toneladas diarias son arrojadas en celdas de emergencia, en una finca a

20 kilómetros, donde también lo hacen otros municipios.




Tierras desérticas de La Pampa


El problema ambiental más grave que sufre La Pampa fue que dejó de

correr agua por el cauce del río Atuel, tras la construcción del dique

El Nihuil, en 1948 en Mendoza. Con tantas tierras desérticas, casi no

quedan ovejas, jaguares o carpinchos.




Misiones: tóxicos sobre el Paraná


A pesar de las sanciones y las denuncias ante la Justicia, las

autoridades aún no lograron impedir que Pastas Celulósicas Piray SA

arroje residuos tóxicos sin tratar al río Paraná, donde forman una

maloliente espuma. De esas aguas se abastecen muchos pueblos y

ciudades.




Amenaza neuquina


La contaminación por el yacimiento hidrocarburífero Loma de la Lata

afecta a los mapuches. Repsol-YPF admitió el problema y discute cómo

remediarlo.




Mina Angela y el cianuro en Río Negro


En 1999 se dejó de bombear el agua que se acumulaba en las galerías de

Mina Angela, cuya explotación cesó en 1992, y la mina quedó sumergida.

Pese a la remediación, el cianuro y otros residuos tóxicos estarían en

aguas de Río Negro y Chubut. Se teme que afecte a los 7.000 vecinos de

Ingeniero Jacobacci.




Un dique salteño lleno de inmundicia


Si bien no contiene metales pesados, el dique Cabra Corral es la gran

preocupación de los habitantes de la ciudad de Salta, por las toneladas

de basura que los municipios vecinos arrojan en los ríos, y que en

verano son arrastradas hacia el embalse.




Napas contaminadas y polvillo en San Juan


El basurero de la ciudad de San Juan, a 40 kilómetros, está saturado y

jamás fue tratado para evitar que la napa se contamine. Las cuatro

comunas vecinas tiran la basura a campo abierto. La capital sufre

además el polvillo lanzado por los hornos de Electrometalúrgica Andina,

que causa problemas respiratorios.




San Luis: agua mala


Los problemas se concentran en la capital. El río Seco ;que atraviesa

el sector norte y muere en napas profundas; recibe los líquidos no

depurados de dos parques industriales. El dique Cruz de Piedra ya no

puede abastecer de agua a la ciudad, debido a la proliferación de

algas.




Santiago del Estero: tóxicos en un lago


El lago del dique frontal de las Termas de Río Hondo sufre un altísimo

grado de contaminación, que provoca gran mortandad de peces. Se debe a

los residuos tóxicos vertidos a los ríos que lo alimentan -en especial

el Dulce, que recibe los desechos de los ingenios azucareros tucumanos.




Derrames de crudo en Santa Cruz


Varias veces los derrames de petróleo comprometieron aguas, suelo y

fauna. La actividad carbonífera de Río Turbio afectó algunos ríos y

arroyos. En el mar, las aguas del golfo San Jorge sufren el exceso de

pesqueros extranjeros.




Santa Fe: problemas con los barcos

El aumento del tránsito fluvial por el Paraná impacta en el Gran

Rosario, principal puerto granelero del país. Antes de cargar, los

buques desagotan el agua que les sirvió de lastre, y con ella va gran

cantidad de peces muertos. Aunque menos que antes, al río también se

vierten muchos desechos industriales.




En tierra fueguina


La Secretaría de Medio Ambiente no detectó hasta ahora ningún tipo de

contaminación ambiental. Hay inspecciones periódicas en el sector

fabril de Río Grande.






Fuente: Diario Clarín

Compartir este post

Comentar este post