Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Argentina: La tele se puebla de señales

19 Diciembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Año 3. Edición número 134. Domingo 12 de diciembre de 2010
Con la ley de medios en marcha, nacen canales de norte a sur con contenidos para una TV federal

Los motochorros no dan tregua. De la ola de robos no se salva nadie. Y la vuelta a casa en horas pico es un infierno. Mientras los canales de televisión porteños se empeñan en reciclar malas noticias, reproducir chimentos y extender a todo el territorio realidades que son de alcance local, hay indicios de que otra televisión es posible. Radiodifusores organizados en pymes, sindicatos, entidades sin fines de lucro y gran cantidad de cooperativas trabajan en distintos rincones del país para construirla. Algunos, ya tienen sus señales en el aire; otros, están terminando de armar sus proyectos con una programación diversa, federal, autóctona; y algunos más, esperan la autorización para poder operar. Todos buscan que los contenidos de las pantallas argentinas dejen de estar invadidos por imágenes e informaciones que llegan desde los cuatro canales porteños y América TV, de La Plata. El último informe de contenidos de la televisión abierta argentina, elaborado por la Dirección Nacional de Supervisión y Evaluación de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca), confirma el creciente centralismo porteño en materia audiovisual: prácticamente la totalidad de los contenidos televisivos (alrededor de un 80% según la región) que se emiten en todo el país son retransmisiones de canales 2, 7, 9, 11 y 13. Entre Telefé y el canal de Clarínconcentran el 86 % del total de los contenidos audiovisuales que se ven en el país.
La necesidad de más y mejor comunicación no es nueva. Ya en el censo realizado por el ex Comfer en 2001 para prestadores de servicios de radiodifusión, se inscribieron 700 interesados en todo el país. Diez años después, el número se multiplicó significativamente. Desde la apertura del registro público de señales en junio de este año, se inscribieron en la Afsca cerca de 1.500 prestadores de todas las provincias que aseguran estar en condiciones para brindar televisión. Se trata de datos provisorios, ya que el organismo está en plena etapa de revisión de la información recibida. Hasta el momento se procesaron 1.119 solicitudes, tras lo cual resta una etapa de verificación e inspecciones sobre el funcionamiento de estas señales, para avanzar en un proceso de regularización. Se estima que alrededor de un 15% del total de los prestadores inscriptos se encuentran activos, emitiendo con diferentes niveles de producción propia. Son datos tempranos y la ley audiovisual está dando sus primeros pasos, pero estos números sin duda evidencian una demanda histórica por generar contenidos vinculados con una realidad más cercana al barrio que a la General Paz.
Uno de los lanzamientos más celebrados del año fue Celta TV, el canal de la Cooperativa Eléctrica de Tres Arroyos. La iniciativa significó un antes y un después para el movimiento cooperativo –excluido por la ley de radiodifusión de la dictadura para prestar servicios de comunicación audiovisual–, ya que fue la primera entidad que puso en marcha su propia señal en el marco de la nueva ley. Una vez en el aire, el canal 9 de Tres Arroyos se encontró con otro obstáculo: Cablevisión decidió no subir la señal a su sistema de cable. Aunque una resolución de la Afsca obliga a todos los cableoperadores a dar prioridad en la grilla de programación a los canales de generación propia de cada localidad del país, en Tres Arroyos el que puede pagar el cable no puede ver contenidos locales. “Cablevisión nos censura. Nosotros no le cobramos nada, nuestro canal es gratuito y aun así la empresa de manera absolutamente autoritaria decide no incluirnos, resuelve lo que los vecinos pueden ver y lo que no”, dice Nicolás Ambrosius, presidente de la cooperativa.

La primera vez. Gerardo Pérez Elío vive en Luján. Estudió cine en Avellaneda, hizo experiencia en distintas productoras, también en el canal de cable local, pero su sueño era tener un proyecto propio. Así fue como tres años atrás formó junto con otros colegas cineastas y comunicadores la Cooperativa de Trabajo Pares, que desde el 10 de octubre de 2009 administra una nueva señal comunitaria en Luján: Canal 3 Pares TV. Sus contenidos se transmiten con un alcance de 20 kilómetros, cubriendo todo el partido y otras localidades cercanas. “Enseguida nos llamó la atención la cantidad de gente que no tiene cable en Luján. Cerca del 40% de la población ve la televisión por antena. Por eso fue tan significativa la aparición de Pares TV. Llegamos a tener mensajes de personas que nos agradecían porque nunca habían visto un canal local ni un noticiero que les contara lo que pasaba a diez cuadras de su casa. Pero de eso se trata, de dar un servicio a personas que quedaron afuera de muchas cosas, entre ellas la TV”, cuenta Pérez Elío. El plato fuerte de la programación es un noticiero diario. “Es el que permite que ingresen otras voces a las noticias cotidianas que tienen que ver con el pueblo. Además tenemos un convenio con Telesur, que nos dio muchas facilidades para poder retransmitir sus contenidos sin cobrarnos nada. La programación informativa del canal se basa fundamentalmente en noticias locales, aunque también abordamos otros temas pero con una cobertura propia. La gente llama al canal para denunciar que tiene un pozo en la esquina de la casa, que se quedaron sin luz en el barrio, cuentan cosas que son aparentemente irrelevantes para cualquier medio grande, pero para el que vive en un pueblo es importante. Con los vecinos tenemos una relación cercana, conocemos lo que les pasa, podemos comunicarlo y tenemos una responsabilidad. Entendemos a la comunicación como un servicio, no como un negocio. Y nos llena de satisfacción saber que llegamos todos los días a sus casas, que les llevamos la información que necesitan. Esa es la verdadera comunicación. La que permite la retroalimentación, la que se origina desde al lado y no desde arriba”.

Quedarse en el pueblo. En Zapala, a 180 kilómetros de la capital neuquina, el Canal 6 de la cooperativa eléctrica local también es entendido por los vecinos como un servicio social. Inicialmente, la señal se enfocó en la difusión de los emprendimientos productivos de la región y el desarrollo de proyectos de economía social. Luego se sumaron convenios de intercambio de producción audiovisual con otros medios televisivos de la provincia, como Radio y Televisión de Neuquén, el canal de Aluminé y una productora local de contenidos. A partir de ahí diversificaron la programación y fueron aumentando las horas de producción propia. “La apuesta para 2011 es producir seis horas de contenidos diarios locales y regionales vinculados a la identidad de Zapala”, cuenta Clementina Crisoliti, directora del servicio informativo del canal. “En Zapala sólo veían televisión los que podían pagar Cablevisión, con las restricciones y bajo los lineamientos ideológicos que siempre tiene Cablevisión, claro. El 80% de la población no tenía otro servicio de televisión con información local. De los 14 mil asociados a la cooperativa, sólo 2.000 estaban asociados a Cablevisión, y unos 800 a Direct TV. El resto no tenía acceso a contenidos locales. Para ellos, nuestro canal es un servicio social muy significativo que permitió un acercamiento grande entre distintos actores de la comunidad que desarrollaban sus tareas y no eran visibles para el resto”, explica.
Uno de los ejes fundamentales de la ley audiovisual es el impulso a la creación de pequeñas industrias culturales en distintas regiones del país. Las cuotas de producción propia local fijadas en la norma están dando sus primeros frutos en Neuquén. “Se armaron pequeñas cooperativas de contenidos y productoras independientes en varios pueblitos”, asegura Crisoliti. “Es algo fascinante porque se está generando una red de medios del interior profundo del país. Esto no sólo es beneficioso a nivel de intercambio y crecimiento, sino que es muy importante porque genera puestos de trabajo. Es hermoso que muchos jóvenes que se van a estudiar a La Plata o a Buenos Aires, puedan volver a su pueblo y hacer las cosas que imaginaron desde la capital, pero en su lugar de origen”.

 

Tomado de Miradas al Sur

Compartir este post

Comentar este post