Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

ARGENTINA - Padre Quinteros: "Lo que quieren hacer en el Famatina es un genocidio”

23 Enero 2012 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

 

Domingo 22 de enero de 2012, por Corresponsalía Río Cuarto *
 

El sacerdote Omar Quinteros es uno de los que lideran la lucha del pueblo riojano contra la instalación de mineras en el sector. Asegura que los métodos que emplean las empresas para extraer el oro contaminan tanto el agua como la tierra y el aire, por lo que atenta contra la vida de las localidades del lugar.

Compartir este articulo:

Des­de ha­ce 20 días, el pue­blo rio­ja­no de Fa­ma­ti­na y Chi­le­ci­to vie­ne de­sa­rro­llan­do una lu­cha al pie de la mon­ta­ña pa­ra evi­tar que una em­pre­sa ca­na­dien­se se ins­ta­le y co­mien­ce con un pro­ce­so de ex­trac­ción de oro. Los ma­ni­fes­tan­tes ase­gu­ran que el mé­to­do que uti­li­za la mi­ne­ra con­ta­mi­na­rá la re­gión, ame­na­zan­do la vi­da de to­dos en el va­lle.

Omar Quin­te­ros, sa­cer­do­te de la pa­rro­quia San Pe­dro Após­tol de Fa­ma­ti­na, es uno de los que han en­ca­be­za­do es­ta lu­cha. Afir­ma que lo que pre­ten­de el Go­bier­no pro­vin­cial, al dar­le el aval a la em­pre­sa Osis­ko Mi­ning Cor­po­ra­tion, es un ge­no­ci­dio pa­ra el sec­tor.

En diá­lo­go con PUN­TAL, Quin­te­ros ex­pli­có que “es una lu­cha que lle­va ya 5 años, pe­ro que aho­ra ha tras­cen­di­do a ni­vel na­cio­nal”. Agre­gó: “Hu­bo un pro­ce­so por el que el pue­blo vie­ne re­sis­tien­do con es­ta me­to­do­lo­gía del cor­te par­cial de ru­tas, con lo que se con­si­guió en 2007 que la mi­ne­ra Ba­rrick Gold se fue­ra”.

El sa­cer­do­te in­di­có que, no obs­tan­te, aho­ra se ven ame­na­za­dos por el avan­ce de la Osis­ko Mi­ning Cor­po­ra­tion, “por eso de­ci­di­mos a co­mien­zos de año vol­ver a ma­ni­fes­tar­nos pa­ra evi­tar que se ins­ta­le es­ta mi­ne­ra sin li­cen­cia so­cial”.

- ¿Cuál es el re­cla­mo con­tra es­te mé­to­do de mi­ne­ría?

- No es­ta­mos en con­tra de la mi­ne­ría, co­mo se in­ten­ta ca­li­fi­car­nos des­de el Go­bier­no pro­vin­cial. Mi­ni­mi­zan­do la pro­tes­ta se nos lla­ma “an­ti­mi­ne­ros” co­mo si­nó­ni­mo de “an­ti­so­cia­les”. Lo que que­re­mos evi­tar es el mé­to­do ex­trac­ti­vo de la mi­ne­ría que em­plean, con la li­xi­via­ción, el uso de gran­des can­ti­da­des de cia­nu­ro. A la vez usan mu­chos ex­plo­si­vos que le­van­tan un pol­vo en el am­bien­te y les im­pi­de a las plan­tas rea­li­zar el pro­ce­so de fo­to­sín­te­sis y que así ma­du­ren los fru­tos.

Quin­te­ros des­ta­có que el va­lle jun­to al Fa­ma­ti­na es emi­nen­te­men­te agrí­co­la, por lo que la lu­cha bus­ca evi­tar el da­ño que pro­vo­ca­ría la ins­ta­la­ción de la mi­ne­ra en la ac­ti­vi­dad. “Hay un re­cur­so que es es­ca­so aquí, el agua, y la po­ca que hay pa­ra el uso de las fin­cas no po­de­mos per­mi­tir que se mal­gas­te en la mi­ne­ría”, di­jo el ma­ni­fes­tan­te.

- ¿Có­mo es la re­la­ción de los po­bla­do­res con el Go­bier­no pro­vin­cial?

- Hay un do­ble dis­cur­so en el go­ber­na­dor Luis Be­der He­rre­ra, uno an­te­rior a un gol­pe ins­ti­tu­cio­nal en el cual se es­ta­ble­ció co­mo go­ber­na­dor, des­ti­tu­yen­do al an­te­rior, y has­ta en­ton­ces su pré­di­ca apun­ta­ba en con­tra de la mi­ne­ría, con­si­de­ran­do que el Fa­ma­ti­na no te­nía agua pa­ra esa ac­ti­vi­dad. Una vez que to­mó por asal­to el po­der cam­bió su dis­cur­so y des­de en­ton­ces vie­ne hos­ti­gan­do a las lo­ca­li­da­des de Fa­ma­ti­na y Chi­le­ci­to con una ame­na­za que pa­só a los he­chos.

El con­ve­nio

 “Se ha fir­ma­do un con­ve­nio que ri­ge des­de agos­to de 2011, por el que aho­ra en ene­ro la em­pre­sa de­bía, sí o sí, em­pe­zar a rea­li­zar la ex­plo­ra­ción del ce­rro pa­ra lue­go dar lu­gar a su ex­plo­ta­ción”, se­ña­ló Omar Quin­te­ros, en tan­to que ase­gu­ró que to­do se de­sa­rro­lla “con el en­ga­ño de la mi­ne­ría res­pon­sa­ble, por­que sa­be­mos que no exis­te tal co­sa”.

El sa­cer­do­te con­si­de­ró que “por más que se in­ten­ten con­tro­lar los di­ques que de­jan gran­des can­ti­da­des de cia­nu­ro, de una u otra ma­ne­ra nos afec­ta­rá la con­ta­mi­na­ción: por tie­rra o por ai­re con la llu­via áci­da”.

- ¿Han te­ni­do la po­si­bi­li­dad de ha­blar con el go­ber­na­dor Be­der He­rre­ra?

- No, por­que ha­ce cua­tro años que des­de asam­bleas le ve­ni­mos pi­dien­do que re­vea su pos­tu­ra y que ha­ga una con­sul­ta po­pu­lar pa­ra le­gi­ti­mar lo que quie­re ha­cer. Pe­ro ha­bién­do­la pro­me­ti­do tam­po­co la im­ple­men­tó, úl­ti­ma­men­te no se ha abier­to al diá­lo­go y su pré­di­ca es: “La mi­ne­ría en­tra sí o sí a La Rio­ja, por­que es el úni­co me­dio pa­ra el de­sa­rro­llo de la pro­vin­cia, y no te­ner que de­pen­der de la eco­no­mía na­cio­nal”. De to­das for­mas, yo creo que nin­gu­na fa­mi­lia sa­cri­fi­ca­ría a dos de sus hi­jos pa­ra ob­te­ner ma­yor pro­gre­so, co­mo su­ce­de en es­te ca­so.

El ma­ni­fes­tan­te ana­li­zó que las lo­ca­li­da­des afec­ta­das es­tán ale­ja­das de los cen­tros ur­ba­nos im­por­tan­tes, por lo que “no hay in­de­pen­den­cia de po­de­res, ni li­ber­tad de ex­pre­sión”. En es­te sen­ti­do, ase­gu­ró que “to­dos los me­dios pro­vin­cia­les es­tán amor­da­za­dos, de mo­do que no se re­fle­ja lo que pa­sa en Fa­ma­ti­na y la gen­te se in­for­ma a tra­vés de los me­dios na­cio­na­les”.

- El le­van­ta­mien­to de la po­bla­ción, tan­to de la zo­na co­mo de otros pun­tos del país, da cuen­ta de una fal­ta de apo­yo so­cial a la mi­ne­ra.

- Sí, sal­vo una pe­que­ña por­ción de la po­bla­ción que por mie­do o por­que es­tá com­pra­da, a par­tir de una cam­pa­ña de dá­di­vas que han de­sa­rro­lla­do des­de el go­bier­no, la gran ma­yo­ría de la co­mu­ni­dad fa­ma­ti­nen­se, co­mo la de Chi­le­ci­to y otros pun­tos del país, es­tán acom­pa­ñan­do nues­tro re­cla­mo.

- ¿Có­mo se vi­ve el le­van­ta­mien­to de la gen­te en de­fen­sa de su me­dio am­bien­te?

La gen­te va to­man­do con­cien­cia de lo que sig­ni­fi­ca lo que es­tá su­ce­dien­do y no se de­ja ven­dar los ojos ni amor­da­zar. Em­pie­za a ha­cer­se oír, por lo que pa­re­ce que el go­ber­na­dor es­tá mal in­for­ma­do o quie­re mi­rar pa­ra otro la­do, por­que es­tá ig­no­ran­do la rea­li­dad que de a po­co lo en­vuel­ve y no sa­be las con­se­cuen­cias que pue­de traer. So­bre to­do si adop­ta una po­lí­ti­ca re­pre­si­va pa­ra rom­per la ba­rre­ra del pue­blo.

- Pe­ro ya han te­ni­do avan­ces de las fuer­zas de se­gu­ri­dad con­tra la ma­ni­fes­ta­ción.

- Sí, ya he­mos te­ni­do va­rios avan­ces, en­tre los que se dio un pi­que­te de obre­ros dis­fra­za­dos de mi­ne­ros, con ma­che­tes y hor­qui­llas, pa­ra in­ten­tar ame­dren­tar­nos. Co­mo se­gui­mos acá, nos man­da­ron má­qui­nas de Via­li­dad, pe­ro tam­po­co se les per­mi­tió el pa­so. In­clu­so se dis­pu­so de la po­li­cía an­ti­mo­tín. En tan­to, por la vía le­gis­la­ti­va tam­bién hu­bo in­ten­tos de ha­cer­nos lle­gar men­sa­jes de hos­ti­ga­mien­to tan­to al in­ten­den­te de Fa­ma­ti­na, que es­tá con la gen­te, co­mo a los que se ma­ni­fies­tan, ha­cién­do­los res­pon­sa­bles de los he­ri­dos que pue­da ha­ber an­te la re­pre­sión.

Quin­te­ros se­ña­ló que el pa­no­ra­ma que vi­ven los ve­ci­nos del Fa­ma­ti­na “es bas­tan­te ten­so; en­tre otras co­sas le so­li­ci­ta­ron al Obis­pa­do que me tras­la­den a otra pa­rro­quia y que me pro­hí­ban to­car las cam­pa­nas de la igle­sia”. Ex­pli­có que fi­nal­men­te los di­rec­ti­vos de la Igle­sia “me per­mi­tieron se­guir acom­pa­ñan­do a la gen­te”.

- Es­tán de­sa­rro­llan­do un tra­ba­jo mul­ti­sec­to­rial des­de su lu­cha.

- Des­de dis­tin­tos fren­tes de re­sis­ten­cia es­ta­mos con­te­nien­do el avan­ce. Lo que quie­ren ha­cer en el ce­rro es un ge­no­ci­dio, más cuan­do el Fa­ma­ti­na es un ve­rda­de­ro pa­raí­so y del tu­ris­mo eco­ló­gi­co se pue­de vi­vir tran­qui­la­men­te si se ha­ce su co­rrec­ta pro­mo­ción.

- ¿Cuál es la po­si­ción de Is­mael Bor­da­ga­ray, in­ten­den­te de Fa­ma­ti­na?

- Bor­da­ga­ray fue uno de los pri­me­ros en po­ner­se al fren­te de la re­sis­ten­cia, lo que tam­bién nos da un mar­gen de le­ga­li­dad, por­que otros des­de la Le­gis­la­tu­ra pro­vin­cial se han su­ma­do al acuer­do con el go­ber­na­dor y de­sa­rro­llan una po­lí­ti­ca de ­dá­di­vas y ame­na­zas pa­ra que la gen­te, por mie­do a per­der pla­nes de tra­ba­jo, no sal­ga a la ca­lle a ma­ni­fes­tar­se.

- ¿Có­mo se­gui­rá el re­cla­mo en el Fa­ma­ti­na?

- Va­mos a se­guir to­do lo que sea ne­ce­sa­rio, no po­de­mos per­mi­tir el ac­ce­so de la em­pre­sa al ce­rro. Ya lle­va­mos 20 días al pie del ce­rro, pe­ro he­mos de­fi­ni­do es­tar, si es ne­ce­sa­rio, to­do el año y más to­da­vía, has­ta que se anu­le el pro­yec­to. El sa­cer­do­te in­di­có que el jue­ves 26, en tan­to, se lle­va­rá a ca­bo una con­vo­ca­to­ria en la ciu­dad de La Rio­ja, pa­ra pe­dir­le al go­ber­na­dor Be­der He­rre­ra que to­me fi­nal­men­te una de­fi­ni­ción so­bre la ins­ta­la­ción de la mi­ne­ra en el Fa­ma­ti­na o su ale­ja­mien­to.

Una belleza natural en La Rioja

En­tre los va­lles de Chi­le­ci­to y de Fa­ma­ti­na se le­van­ta la ca­de­na mon­ta­ño­sa que le da nom­bre a es­te úl­ti­mo de los va­lles. La al­ti­tud má­xi­ma la al­can­za en el ce­rro Ge­ne­ral Bel­gra­no, que tie­ne más de 6 mil me­tros.

La re­gión tie­ne co­mo prin­ci­pal ac­ti­vi­dad a la agri­cul­tu­ra, con la exis­ten­cia de gran­des vi­ñe­dos, oli­vos, no­ga­les y di­fe­ren­tes va­rie­da­des de fru­ta­les. No obs­tan­te, se tra­ta de una zo­na muy ári­da, con es­ca­sas llu­vias, y un vien­to se­co y cá­li­do.

El con­ve­nio que fir­mó la em­pre­sa in­vo­lu­cra una zo­na de 40 km2, con una re­ser­va de apro­xi­ma­da­men­te 8.97 mi­llo­nes de on­zas de oro.

Fuente: Luis Sch­loss­berg; Diario Puntal de Río Cuarto

* Equipo de Comunicación de la CTA Río Cuarto

Compartir este post

Comentar este post