TELAm – Los dictadores Jorge Rafael Videla y Reynaldo Bignone serán juzgados desde el lunes, junto a otros represores de la última dictadura militar, por 34 casos de robo de bebés, en el primer proceso que debatirá si existió un plan sistemático de sustracción de recién nacidos a embarazadas secuestradas y llevadas a centros clandestinos de detención.

A lo largo de al menos un año, el Tribunal Oral Federal 6 escuchará en principio a 370 testigos en el salón auditorio de los tribunales federales de Retiro donde se juzgará a Videla, Bignone, al ex general Santiago Omar Riveros, al ex almirante Antonio Vañek, al ex capitán de la Marina Jorge “Tigre” Acosta, al ex prefecto Jorge Azic, al ex marino Rubén Franco y al ex médico de la ESMA José Luis Magnacco. 

Para mediados de año se prevé sumar como acusado al represor Eduardo Ruffo, por el robo de un recién nacido en el centro clandestino de detención Automotores Orletti.

Se trata de Simón Riquelo, apropiado por un policía ya fallecido que integraba el grupo de tareas comandado por Ruffo y recuperado por su madre, quien sobrevivió, 26 años más tarde.

El juicio también sumará a mitad de año, como acusados, al detenido capitán retirado del Ejército y ex carapintada Víctor Gallo y su esposa, acusados de la apropiación del nieto 101 recuperado por Abuelas de Plaza de Mayo, Francisco Madariaga Quintela, cuyo padre sobrevivió y al volver del exilio comenzó a buscarlo.

El tribunal analizará los hechos cometidos en la maternidad clandestina de la ESMA, en Campo de Mayo -donde además se llevaba secuestradas de otros lados a dar a luz y en otros centros clandestinos de detención como “Pozo de Banfield” y la “Cacha”.

Entre los casos están el robo de la nieta del poeta uruguayo Juan Gelman y del nieto de la fundadora de Abuelas de Plaza de Mayo Estela de Carlotto.

El juicio ya contó con la declaración de una primera testigo, la también fundadora de Abuelas Chicha Mariani, quien se presenta como querellante por el robo de su nieta Anahí y pidió hablar antes del inicio del proceso por su avanzada edad y delicado estado de salud.

En el inicio se prevé la lectura de los requerimientos de elevación a juicio de la fiscalía, querellas y juzgado de instrucción, algo que se calcula demandará al menos tres días de audiencias que se desarrollarán todos los lunes y martes así como un miércoles por medio.

Durante marzo, habrá debate martes y miércoles ya que dos de los juzgados, Bignone y Riveros enfrentan los lunes la última etapa del juicio oral por delitos de lesa humanidad cometidos en la zona de Escobar, donde se juzga además al ex subcomisario Luis Patti en San Martín.

Tras la lectura de todos los requerimientos se dará oportunidad a los acusados de prestar declaración indagatoria y, en caso de negativa, también se incorporará por lectura todo lo declarado en la investigación de la causa elevada a juicio en 2007, pero abierta por denuncia de Abuelas de Plaza de Mayo en la década del 80 debido a que este delito quedó fuera de los alcanzados por las leyes de Obediencia Debida y Punto Final que llevaron al cierre de todas las demás causas por la represión ilegal.

A días del inicio del juicio, Videla despidió a sus dos abogados y ya cuenta con asesoramiento de la defensoría oficial, por lo cual su decisión no afectó el inicio de las audiencias, precisaron en el tribunal.

En el juicio actuará el fiscal Martín Niklison y como querellantes, Abuelas de Plaza de Mayo como institución además de integrantes de la agrupación que también se presentan de manera individual como Estela de Carlotto, Rosa Roisinblit y Jorgelina de Pereyra.

A su vez, el poeta Juan Gelman se presenta como querellante con Carolina Varsky como abogada, entre otros y también lo hace Chicha Mariani.

Todos los acusados serán juzgados por “sustracción, retención, ocultación y sustitución de identidad de menores de diez años” en distintos hechos.

Por ejemplo el ex prefecto Azic será juzgado como apropiador de la actual diputada y nieta recuperada Victoria Donda Pérez, cuyos padres están desaparecidos mientras que Acosta -como jefe de inteligencia del grupo de tareas 3.3 de la Armada- es acusado en principio por doce casos de robo de recién nacidos en la ESMA.

Los jueces del Tribunal son María del Carmen Roqueta, Julio Panelo y Domingo Altieri.

 

Tomado de Contrainjerencia