Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Banquero central alemán -Thilo Sarrazin- hace eco de los Nazis con clarísimo racismo

31 Agosto 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

http://staatpreussen.com/html/Thilo_Sarrazin_im_Sessel.jpg

August 30, 2010
Thilo Sarrazin está en la junta del Banco Central Conservador de Alemania y ha trabajado para el FMI, así que cuando hace comentarios racistas sobre judíos y musulmanes, se puede estar seguro que los hace con la bendición de toda la élite del poder alemán.
Los grandes del poder de medios corporativos del país, Bild y Spiegel, le han dedicado hectáreas de imprenta a las vistas racistas de Sarrazin, y su libro sobre “inmigración” e “integración” acaba de publicarse por parte de Bertelsmann en una fanfarria de publicidad.
Atrapados con las manos en la masa tratando de inyectar a su propia población con vacunas tóxicas de gripe porcina, así como desbaratar la economía con una crisis económica fabricada y ahora enfrentando un despertar entre el pueblo alemán –gracias a los medios alternativos, la rama alemana de la élite Bilderberg, incluyendo a sus medios corporativos, están desesperados por jugar la carta de la raza para dividir y vencer y, sobre todo, para desviar la atención de sí mismos.
Los comentarios de Sarrazin de que “todos los judíos comparten ciertos genes…que los hacen diferentes de la otra gente” salieron en una entrevista con “Welt am Sonntag” este domingo.
En la atmósfera políticamente correcta de Alemania, el claro racismo de Sarrazin es el signo más claro a la fecha de que la élite alemana se está modelando sobre los Nazis.
Los Nazis también consideraron a los judíos como genéticamente diferentes –y crucialmente – racialmente inferiores. Esta supuesta inferioridad racial supuestamente fue la justificación para asesinar a millones de judíos en los campos de concentración de la II guerra mundial.
Al proponer la existencia de un gen judío, Sarrazin está a un solo paso de criminalizarlos y luego castigarlos, como lo hicieron los Nazis.
Sarrazin regularmente arranca salidas racistas contra los musulmanes y ataques feroces sobre los millones de alemanes empobrecidos por los timos de bancos, forzados a sacar los flacos beneficios del Hartz IV, mientras los banqueros sacan billones –si no trillones- de dinero de impuestos, que se les tira bajo pretexto de un bailout u otro –por parte de sus amigos en el gobierno.
Las vistas de Sarrazin son un escalofriante eco de las declaraciones del Ministro del Interior de NSDAP, Wilhelm Frick, que se quejaba en 1933 sobre la baja natalidad entre alemanes y la creciente proporción de "gente inferior“.
Predeciblemente, los comentarios de Sarrazin solo han encontrado una tibia condena por parte de la élite política de los Bilderberg alemanes. Helmut Schmidt, antiguo Canciller Social Demócrata, dijo que hubiera estado de acuerdo con mucho de lo que Sarrazin dijo, si se hubiera expresado más cuidadosamente. La Canciller de CDU y Bildererg, Angela
Merkel, hizo un intento a medio pulso de parecer molesta en la televisión este domingo. Pero no queda duda de que Sarrazin solo es un títere de la élite y, por sus comentarios, está claro que judíos y musulmanes serán puestos a servir de chivos expiatorios de nuevo por la muy real caída de Alemania, que ha sido causada por la élite Bilderberg y los banqueros –estilo Sarrazin.

 Esta es la élite global que introdujo políticas que han llevado a diezmar la clase media en Alemania, a la erosión del sistema educativo y al colapso de la seguridad social, al empobrecimiento de grandes sectores de la población a través del euro y de timos de crisis financieras, así como la introducción de un estado de vigilancia policial, al igual que pasó en EUA.

La agenda de la “élite global” para un gobierno mundial y estado policial global ha sido documentado por websites como Infowars. Para lograr su fin de iniciar la III Guerra mundial con Irán en 2011, la élite de poder alemán claramente cree que tiene que subir el odio contra los musulmanes y judíos que viven en el país, como primer paso.
Entra Sarrazin: el banquero central, ex senador de finanza del muy endeudado Berlín y uno de los administradores en jefe de los ferrocarriles de estado alemanes, que llega a los medios corporativos a retratar a los musulmanes y judíos como “el enemigo adentro“. Él implica que están racialmente destripando al pueblo alemán con sus “bajos IQs y genes
foráneos”. Un incidente de ataque (bio?) terrorista de bandera falsa es todo lo que se
necesita para dar el pretexto para un gran ataque interno, así como para una tercera guerra mundial. Todos podemos leer el libreto. Mientras, con costos pasa un día sin que Bild muestre al Ministro de Defensa Karl Theodor zu Guttenberg – el George Bush de Alemania, del grupo selecto de los Bilderberg- paseando como un pseudo-patriota, visitando tropas alemanas en Afganistán, mientras pone aún más órdenes para armas, que
generarán aún más ganancias para sus amigos banqueros e industriales.
Además de participar en cuanta toma fotográfica para la Guerra puede, Guttenberg también mete planes para botar la conscripción militar, el último bloqueo para que Alemania se meta en una desastrosa guerra ofensiva. Los conscriptos, al menos, sólo pueden servir en territorio alemán.
En un tiempo en que el pueblo alemán está despertándose más y más al hecho de que es su propio gobierno corrupto y las corporaciones, lo que causan el mayor problema, la élite del país no puede, al parecer, apurarse lo suficiente para distraer la atención fuera de sus actividades. Un ejemplo del creciente enojo que emerge entre alemanes fueron las
manifestaciones contra el proyecto Stuttgart 21: más de 4 billones de euros se piensan dedicar a planes de construir una súper-moderna estación subterránea–que sólo beneficiará a una minúscula élite corporativa, que será la que use los caros trenes.
Alemanes de todas las edades marcharon juntos a Stuttgart para exigir poner fin al desperdicio de sus impuestos en proyectos mascotas de la élite, cuando los presupuestos para escuelas, hospitales etc. están siendo cortados, y que ni siquiera funciona el aire acondicionado en los trenes regulares.
La élite de administración de ferrocarriles –con típico menosprecio para la gente normal que les financian sus proyectos de lujo- juró seguir adelante con su mega proyecto de tren de alta tecnología en Stuttgart, y pidió a la policía custodiar la estación, mientras siguen cortando los presupuestos sociales hasta el hueso…
Y no solo en Alemania; en Austria también, los partidos políticos están levantando el racismo: el partido de extrema derecha Freedom Party también está victimizando a los musulmanes, mientras la Ministra del Interior de OVP, Maria Fekter, hace comentarios insultante4s hacia los gitanos.
En Francia, el Presidente Nicolás Sarkozy ordenó que la policía allane los campamentos de los gitanos y los deporte, levantando protestas. Los gitanos fueron otro blanco del racismo Nazi durante la segunda guerra mundial.
Los alemanes y austriacos ya han visto esto antes, y, despertados por los medios independientes, ellos rechazarán la bárbara concocción de racismo y guerra que la élite os Bilderberg prepara esta vez de nuevo, y traerá a este grupo a las cortes a pedirles cuentas por sus muchos crímenes, financieros y otros.

 

Tomado de http://birdflu666.wordpress.com/

Foto El Polvorín

Traducción Claudia Calvo - Costa Rica.

Compartir este post

Comentar este post