Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Bolivar

25 Enero 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

MUERO POR LA LIBERTAD DE AMÉRICA..fue el grito que unió a Carrera, Bolívar ,San Martin,Robriguez,Nariño y otros ,es en la unión del continente que encontraremos la verdadera liberad...los  paganos como Santander ,O’Higgins apuntaron a la libertad de sus fundos  con una visión propia de la época

 

Por Luis Enrique Borges  

viernes, 17 de diciembre de 2010

encuentro de san martin y bolivar en ecuador

 

 

El 1 de diciembre de 1.830, el General Bolívar llegó a Santa Marta. Venía más enfermo del alma que del cuerpo, golpeado por traiciones, viendo derrumbarse sus ilusiones de crear un mundo para el progreso y bienestar de los suramericanos. 20 años de la más cruenta guerra habían diezmado su salud, 20 años lidiando con la insubordinación, sorteando los zarpazos, ahora definitivos de la ambición, 20 años donde sólo encontró la paz en los brazos de Manuela Sáenz. Llegaba a Santa Marta, soñando con la salud para irse lejos, muy lejos. Don Simón pretendía irse a Europa, poner distancia entre él y sus antiguos colaboradores, ahora convertidos en señores de la tierra. Atrás quedaba un pueblo, ingrato, enceguecido por las calumnias publicadas por todos los medios, repetidas por mil voces venenosas. Bolívar los miró al marcharse en medio de sus maldiciones e insultos y perdonó a ese pueblo, porque ellos tampoco sabían lo que hacían... Bolívar, iba de paso pero lo doblegó el dolor y fue trasladado a la finca San Pedro Alejandrino, donde habría de cuidarlo el doctor Alejandro Próspero Reverend. Los días desfilaron lentos, pesarosos, con cierto aire de recuperación que permitió la elaboración de cartas, testamento y poner en orden las cosas con el creador. El tiempo pasó acercando la fecha del adiós. Casi era la una de la tarde, de Un Día Como Hoy, 17 de diciembre de 1.830, cuando el Libertador entró en la inmortalidad.

 

Simón Bolívar, el guerrero infatigable, el hombre más importante de su época, dejó de existir en una cama ajena, sin tener siquiera una buena camisa para amortajar su cuerpo. Pobre de solemnidad, aquel que lo dio todo por libertar un continente. El mismo que entregó su fortuna a la causa independentista, que no aceptó premios, ni el imperio suramericano que le ofrecieron, murió pobre, rechazado por los suyos, incomprendido, lejos del amor de su vida, acompañado por un puñado de militares leales, amparado por la bondad de don Joaquín de Miers. Se cerraba un gran capítulo en la historia de la humanidad. Se apagó la luz de América, murió Bolívar, y por paradoja, dejó de existir el 17 de diciembre, fecha aniversario de la creación de La Gran Colombia... En aquellos días, el doctor Alejandro Próspero Reverend se dedicó exclusivamente al Libertador, incluso, llegó a cargarlo de la hamaca a la cama y fue él, quien vistió su cadáver.

 

Bolívar había muerto y su última proclama cayó en el vacío. La unión era un sueño imposible pues la mataba la ambición. La libertad política había sido conquistada, pero la sociedad seguía siendo, inconscientemente monárquica, y eso fue aprovechado por los Generales que se convirtieron en amos de los países recién liberados. Dejó escrito El Libertador en su última proclama: "Mis enemigos abusaron de vuestra credulidad y hollaron lo que me es más sagrado, mi reputación y mi amor a la libertad. He sido víctima de mis perseguidores, que me han conducido a las puertas del sepulcro. Yo los perdono... Al desaparecer de en medio de vosotros, mi cariño me dice que debo hacer la manifestación de mis últimos deseos. No aspiro a otra gloria que a la consolidación de Colombia. Todos debéis trabajar por el bien inestimable de la Unión: los pueblos obedeciendo al actual gobierno para libertarse de la anarquía; los ministros del santuario dirigiendo sus oraciones al cielo; y los militares empleando su espada en defender las garantías sociales... ¡Colombianos! Mis últimos votos son por la felicidad de la patria. Si mi muerte contribuye para que cesen los partidos y se consolide la Unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro..." Pero, faltaba la conciencia de Patria Grande que soñó el héroe para preservarnos de muchas miserias que hoy padecemos por permanecer como paisitos... En su momento no se le escuchó, y En Un Día Como Hoy, 17 de diciembre, conmemoramos la entrada en la inmortalidad del más grande venezolano de todos los tiempos, Bolívar, mi General.

Enviado por Ruben Leonardo Suarez Riaño

Compartir este post

Comentar este post