Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Bolivia en la encrucijada

24 Septiembre 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

4776227579_46709a2172.jpg

Luis Nieto

Viernes 23 de septiembre de 2011, por Revista Pueblos

Más de 1.000 indígenas de Los Llanos bolivianos llevan más de un mes marchando, en lo que se conoce como la VIII Marcha Indígena, para defender su territorio ancestral que se asienta sobre un parque nacional en plena selva amazónica. La razón de su caminar es la pretensión del Gobierno de Evo Morales de construir una carretera que, tal como está planteada en el proyecto original, partiría sus tierras comunitarias en dos. En estos momentos se encuentran en las cercanías de la población de Yucumo y están bloqueados por un retén de personas cercanas al Gobierno y por efectivos de la policía nacional.


Los pueblos del Amazonas se han movilizado en los últimos años contra los sucesivos gobiernos que ha tenido Bolivia para defender un país plurinacional que los tuviera en cuenta y un gobierno que representara a la mayoría de la población boliviana. Ellos y ellas han trabajado para que Evo Morales ganara las elecciones y accediera al gobierno.

Con la llegada del nuevo gobierno, Bolivia pasó de denominarse República de Bolivia a Estado Plurinacional de Bolivia, con el objetivo de reconocer la diversidad de su población, conformada por 36 naciones y pueblos indígenas. El nuevo gobierno ha defendido las posturas más progresistas en la última cumbre de Cancún, ha promovido el reconocimiento del agua como derecho humano por la ONU, ha contribuido a mejorar las condiciones de vida de la población más empobrecida y ha trabajado por promulgar una constitución que respeta los derechos de los pueblos indígenas y que recoge la obligatoriedad de hacer una consulta en las comunidades afectadas por proyectos energéticos y de infraestructuras.

¿Qué ha pasado para que se produzca este choque entre las posturas del Gobierno y las de los pueblos indígenas de Los Llanos? ¿No es posible avanzar en el diálogo? ¿Por qué hay personas y organizaciones interesadas en echar leña al fuego con insultos y acusaciones infundadas? ¿No hay una alternativa al actual trazado de la carretera? Parece difícil de entender que la solución esté tan lejos, más aún cuando todas las partes reconocen la importancia que supone para el desarrollo del país la construcción de una vía que una Cochabamba con Beni, y cuando los pueblos indígenas han expresado: “No estamos en contra del desarrollo ni mucho menos de la integración nacional, si no que debe buscarse, en base a consensos, un trazado que no afecte severamente a nuestras tierras ancestrales”.

El Parque Nacional Isiboro-Sécure, conocido por TIPNIS, es el motivo de la disputa. Este parque tiene una gran riqueza en flora, fauna y otros recursos naturales y constituye un espacio codiciado por aquellas empresas que quieren desarrollar megaproyectos energéticos. El Gobierno quiere construir una carretera de 306 km que dividirá el parque en dos y unirá las poblaciones de Villa Tunari en Cochabamba y San Ignacio de Mojos en Beni.

La Constitución boliviana dice de forma clara en su artículo 2 que se otorga a las naciones y pueblos indígenas el derecho a la autonomía y el artículo 30 hace mención a ser consultados de manera obligatoria cuando el Estado toma decisiones que afectan a sus territorios. Según los pueblos indígenas esto no se está garantizando.

¿Qué tiene que ver este problema con la presión de los cultivadores de coca del Chapare que quieren aumentar la frontera agropecuaria y han hecho declaraciones cuestionando el que los pueblos indígenas de los Llanos posean tierras comunitarias de cientos de miles de hectáreas y que a ellos no les otorguen algunas hectáreas para el cultivo de la coca? ¿No es entrar en una senda muy peligrosa enfrentar a los pueblos indígenas de Los Llanos con los productores de coca del Chapare? La derecha boliviana y las grandes empresas con intereses en la zona son las únicas que pueden beneficiarse si no se encuentra una solución a esta controversia o si en el camino se produce alguna víctima mortal. ¿Qué papel juega Brasil en el conflicto cuando su banco estatal de desarrollo y la empresa OAS, constructora brasileña, van a financiar el 80% de la carretera? ¿Tiene algo que ver esta infraestructura con el Plan Regional de Desarrollo, IIRSA?

En este escenario creo que tanto el Gobierno boliviano, las organizaciones sociales e indígenas y las organizaciones que acompañamos el proceso emancipatorio de Bolivia tenemos una gran responsabilidad para que el conflicto se resuelva de una forma que contemple la solución más inclusiva posible y que satisfaga las demandas de los pueblos indígenas.

Compartir este post

Comentar este post