Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Buenos Aires: A 8 años del asesinato de Kosteki y Santillán

29 Junio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

Crónicas del futuro

-cid_part4_04080009_08090802-gmail.jpgEl sábado 26 de junio los cumpas de la Tupac de Buenos Aires participamos del homenaje, en el puente Pueyrredón en Avellaneda, al cumplirse el octavo aniversario de los asesinatos de los compañeros del MTD Aníbal Verón: Maximiliano Kosteki y Darío Santillán a manos de la represión ordenada por el entonces presidente Eduardo Duhalde.

Unidos, la propuesta es la unidad. Se habla de unidad del campo popular.

Sin embargo hubo dos actos en el puente Pueyrredón, donde estuvieron partidos y sectores sociales que tienen una mirada dura hacia el gobierno nacional y movimientos sociales, sindicatos y organizaciones de derechos humanos que sin estar enrolados dentro de la estructura del PJ, adhieren desde una visión crítica, al gobierno.

Pero hubo algo en lo cual todos coincidieron: pedir que se juzgue al ex presidente Duhalde y demás responsables políticos de los asesinatos de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán. Una consigna por sobre otras, “Duhalde, candidato a la cárcel”.

Y no es poco cuando ser habla de pertenencias. Sí, ese fue el clamor, que se juzgara al ex presidente fue una consigna de unión. Y otras posturas no.

O no tanto.

“Nuestro respeto a los familiares y amigos de Maxi y Darío. Eso tiene que quedar claro -nos dice Manuel Alzina, referente de la Organización Barrial Tupac Amaru Capital. No sólo por su dolor sino también respeto por su actual concepción política aunque no compartamos la evaluación que ellos hacen del momento social que vive el país. La Tupac mismo es un ejemplo que con voluntad se puede ir construyendo organización y al mismo tiempo lograr bienestar y trabajo para muchos compañeros y compañeras. !cid part13 02090806 00060604@gmail

Por otra parte, Alzina sostuvo que “todos sabemos que existe un proyecto que nunca dejó de tener vigencia por parte de los grupos de poder y sectores políticos: de volver al neoliberalismo. Por eso Duhalde es fogoneado como posible candidato presidencial por Clarín”. Duhalde es una ficha que mueven los grupos de poder y por eso ocultan que es responsable ideológico del asesinato de Maxi y Darío y por eso debe ser juzgado. Él y todos los responsables de lo que fue una cacería humana y donde fueron asesinados sin piedad los dos compañeros”.

“Nosotros, la Tupac, fuimos y convocamos a la marcha porque consideramos que los héroes, los mártires no tienen propiedad, son parte nuestra, de todos los sectores. No es que pretendemos arrebatar banderas sino que levantamos las banderas que consideramos justas y eso parte de nuestro corazón. Y Darío y Maximiliano han pasado a ser parte de los que luchamos por un país para todos, por el derecho a la vida digna, por el derecho a la educación, la salud, la vivienda”, terminó diciendo Manuel.

Unir es la consigna.

Sí. Unir. O mirar con recelo la historia.

En la historia no hay fracturas en ese sentido: la sangre la pone el pueblo. Darío y Maxi, Fuentealba, Vallese o Chocobar, los fusilados en los levantamientos de la Patagonia Rebelde o en el bombardeo a Plaza de Mayo en el 55 o lo aún más siniestro, la dictadura genocida del 76: muertos que son sangre de pueblo. Esa es la historia que estaba en el encuentro de homenaje a los compañeros en el puente Pueyrredón.

Después de las dos de la tarde, en el puente las banderas y en recuerdo de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán se mezclaron con imágenes de. Los movimientos centraron su acto en defender el rumbo económico y social iniciado en el 2003. “A ocho años de la masacre, podemos decir con enorme alegría que sentimos estar cumpliendo los sueños de Darío y Maxi, del Oso Cisneros y tantos otros compañeros caídos”, señalaron en un documento redactado en conjunto de la Red de las Organizaciones Sociales”.

Y ahora, la voz de un compañero tupaquero.

Armando “Susu” Fleitas, referente de la Tupac Lomas de Zamora, tiene décadas de militancia barrial encima. En el transcurso de la charla, contará que ese fatídico 26 de junio de 2002 estuvo a dos cuadras de donde ocurrió la masacre, marchando con unos compañeros de Bunge porque el reclamo les parecía justo. Y ahora estamos acá por el compromiso que tenemos con la Justicia y los compañeros que nos mataron en el 2002.

Y por todo lo que estuvieron diciendo los compañeros que estuvieron en el escenario. De repente me gustó que se hayan acordado del Oso Cisneros, de Pocho Lepratti y de Kosteki y Santillán. Que no se siga separando, es como si cada uno tiene su mártir. Y no. Nadie es dueño de Evita, nadie es dueño de Rodolfo Walsh. Entonces estamos orgullosos como luchadores, como parte de una organización como la Tupac Amaru, de compartir esto que es fantástico.

En lo personal, lo que estoy queriendo verdaderamente a ocho años de la masacre, es que Duhalde y todo estos turros que se quieren presentar de vuelta -como ese que le está haciendo la seguridad a Narváez- vayan en cana. Porque ellos mismos dijeron que había sido un enfrentamiento de compañeros y no fue un enfrentamiento entre compañeros sino que fue una cacería. No que mataron al boleo, la Maxi y Darío los fueron siguiendo, y los mataron por lo que representaban, por luchadores Por eso estamos acá los compañeros de distintas organizaciones sociales.

Yo creo que a la gente le tenemos que hacer un poquito de memoria. Lo que pasa es que tenemos todos los medios siempre en contra. Pero en el puente vi ha muchos compañeros en el barrio que vieron la represión de 2002 y ahora están marchando porque empiezan a ver lo que hay detrás. Y hoy también me encontré con un montón de antiguos compañeros que están en otros movimientos, que ese día estuvieron acá y bueno, nos cruzamos y siempre seguimos en la misma lucha. Estuvimos acá.”

Además, pienso que Maxi y Darío fueron una bisagra hacia el futuro. Luego de su asesinato el Estado nacional levantó la consigna de la no represión de la protesta social y la sostuvo hasta hoy. A pesar de esta invalorable decisión y de lo que le cuesta sostenerla, nosotros sabemos que el esqueleto neoliberal represivo sigue intacto, sobre todo en provincias aunque el primer aviso de eso fue la muerte del Oso Cisneros en el 2004, a quien también recordamos hoy junto a los chicos del Comedor Los Pibes.

Después están Chocobar, antes el maestro Fuentealba o Luciano Arruga y los últimos tres pibes asesinados por a policía en Bariloche nos dejan claro que debemos valorar lo que avanzamos, pero también saber que “ellos” están ahí, esperando dar el zarpazo. Y por eso debemos generar organización y correlaciones de fuerza con otros sectores para cambiar esa matriz. En esa lucha es estratégica la construcción en el territorio. Es lo que te puedo decir.

Palabra de tupaquero: “Susu” Fleitas.

Y como remache de nota, queda la certeza de que lo sucedido en el puente Pueyrredón, al margen de ciertos desencuentros del campo popular, fue una demostración de eso que se llama “memoria activa”. Y el clamor de cárcel a los responsables ideológicos de la muerte de los compañeros, el ordenador de la línea a seguir.

Y así, en la fría tarde, pero ya con el sol golpeando la cresta de los edificios, las columnas se fueron perdiendo en un horizonte suburbano. Por Maxi. Por Darío. Ni olvido ni perdón.

 

 

Prensa Organizacion Barrial Tupac Amaru

Compartir este post

Comentar este post