Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Carta abierta a Alejandro Sanz de un investigador del Centro Nacional de Biotecnología

23 Enero 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

De un investigador del Centro Nacional de Biotecnología
Carta abierta a Alejandro Sanz

 

Sonicando



Alejandro Sanz en una foto promocional.

 Hola Alejandro,

Hace muchos días que ando dándole vueltas a la ley Sinde, a los derechos de autor, y leyendo tus desafortunados tweets. Ahora que tengo las tres cosas juntitas, déjame que te comente algunas cosas.

Soy científico, investigador del Centro Nacional de Biotecnología y actualmente “Visiting Assistant in Research” en la Yale School of Medicine, en New Haven, Conneticcut.

Trabajo en el desarrollo de varias vacunas para el tercer mundo, aunque intento centrar mis esfuerzos en la Leishmaniasis, una enfermedad olvidada que mata e incapacita en África, Asia y Sudamérica. Sí, esos mismos sitios para los que, de vez en cuando, puedes montar una parranda benéfica. Y aunque no lo sepas (y muchas personas no lo saben) es esa enfermedad que hace que miles de pobres niños tengan el vientre hinchado y mueran. La misma que hace que sus padres no puedan trabajar. Entre nosotros, ese tipo de enfermedades que hace que el Tercer Mundo siga siendo tercer mundo.

Cuando consigo que mi trabajo funcione, tras muchísimas horas de laboratorio exponiéndome a múltiples riesgos para mi salud, intento publicar mis resultados. ¿Sabes lo que pasa cuando lo hago? Que la revista se queda con todos mis derechos de autor. CON TODOS. Si quiero, no sé, poner una figura de mi trabajo en algún otro formato, tengo que pedir permiso. Por mi figura. Por mi trabajo. Y te hablo de figuras en blanco y negro. En color no podemos pagarlas.

¿Sabes por qué? Porque PAGO POR PUBLICAR. Sí, en serio, lo hacemos. Mi laboratorio tiene que pagar para poder difundir los avances científicos que puedan curar a esos niños o a sus padres en el futuro. PAGO POR PUBLICAR y tengo que pedir permiso por mi figura, por mi trabajo.

Ahora podrías meter en 140 caracteres que luchar por mis derechos no impide que tú lo hagas por los tuyos, yo seguiría leyendo.

Desde que el hombre es hombre, desde que el ser humano es humano, ha demostrado que necesita expresar sus sentimientos. Y de ahí surgió el arte. También, al mismo tiempo, surgieron las preguntas de qué hacía aquí. Los famosos “de dónde vengo, quién soy, y adónde voy”.

Y es que las dos cosas, ciencia y arte, son humanas, pero no por ello profesiones.

Mira, no sé, 100 o 200 años atrás. El arte lo hacía el que podía permitírselo. Y la ciencia también. Hasta Darwin descubrió el origen de las especies en un tour por el mundo, en el que vio que los pinzones de unas islas tenían los picos más grandes que otros. La gran revolución científica vino de un viaje de alguien que pudo permitírselo.

Ahora, industria mediante, los artistas cobran por entretener y los científicos cobran por descubrir cosas. Una maravilla para los que no somos de familias ricas y queremos hacer ciencia o arte.

Yo me he quejado y mucho de mi falta de derechos. De intentar defender lo que ahora, para mí, es más que un reconocido trabajo. Y también creo cosas.

La diferencia es que yo con un salario tengo. Y lucho por un salario digno. QUE ME PAGUEN POR MI TRABAJO. No creo que tenga sentido que me paguen tiempo después por mis logros. Te recuerdo que lo que yo quiero es una vacuna para el tercer mundo. Y pagar mis facturas. No quiero ningún rendimiento extra que no me merezco. No quiero derechos de autor, quiero que mis avances sigan derechos a conseguir su objetivo.

Entiendo que quieras que te paguen por tu trabajo. Y deberías (que lo haces) negociar lo que te paga una discográfica por grabar un nuevo disco. O que defiendas tu caché en los escenarios. Pero cobrar también impuestos sobre los CD, discos duros, lo-que-sea que la S.G.A.E quiera inventar para sangrar al ciudadano medio, perdóname muy mucho, pero yo lo veo excesivo. Intentar lanzar una ley que te permita cobrar más de lo que te toca porque la industria que a ti te trata bien se está muriendo, lo siento, pero no. Limitar las libertades individuales para maximizar vuestro beneficio no es justo.

¿Sabes por qué tengo un blog de divulgación científica? Para que el mundo vea que la ciencia es importante. Para que posiblemente en el futuro sea una profesión digna. Yo no busco hacerme rico. Yo no quiero recortar libertades. Yo lucho por cambiar la industria que hace que mi actual profesión me obligue a tener otra con la que, juntas, poder pagar las facturas.

Y por favor, no vuelvas a comparar los derechos a recibir medicamentos de los niños pobres con el derecho a declarar culpable de piratería a diestro y siniestro. Que ya lleváis demasiado tiempo cobrando por ello. Renovaos o morid. Pero no hables de los que de verdad mueren aunque de vez en cuando reciban tu calderilla.

Atentamente,

Lucas Sánchez.

Fuente: http://sonicando.com/?p=1925

rCR

Compartir este post

Comentar este post

Paul Taylor 01/28/2011 11:22



Muy bien dicho Lucas. Totalmente de acuerdo contingo, que te paguen para tu trabajo. Desgraciadamente las empresas grandes que controlan los mercados ya se quedan con todos los derechos, y nos
van quitando los que teníamos antes de que dominaran tanto terreno. Hasta el de ser compensados para nuestro trabajo.


¿Volvemos a la epoca cuando solo los ricos podían dedicarse a trabajo intelectual e interesante? Yo creo que sí. Ahora no se cobra el trabajo, se busca "posicionamiento" y "visibilidad". Y los
que pueden permitirselo por patrocinio de parte de una familia rica o quizás una institución rica, tal vez consiga aprovecharlo económicamente. Los sin los recursos necesarios para hacer tanta
campaña publicitaria ya se quedan fuera.


Lo mismo está ocurriendo en el desarrollo de software, mi entorno laboral. Antes el autor de una aplicación podía aprovechar economicamente del resultado de su trabajo porque gozaba de derechos
del autor. Hoy en día, la cultura de código abierto (patrocinado en muchos casos por grandes empresas y financieros) va extendiéndose por todas partes del mercado y resulta muy dificil ganarse la
vida directamente desarrollando productos de software.


La estrategia que nosotros hemos de seguir es curiosamente parecida: se regala el producto en la esperanza de conseguir visibilidad y posicionamiento, y de ahí se espera que se lo reconozca como
una autoridad. La autoridad puede vender su conocimiento, pero como servicio, no producto. Eso por lo menos es la teoría.


Es un camino demasiado largo para mi. Yo habría preferido que me hubieran pagado el valor del producto. Eso es una forma más sencilla de negociar, y más accedible al pequeño negociante. Por lo
tanto, para mí es más democrático.