Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Caso ADN Nutricomp: un documental hace polvo a la (in)justicia chilena

2 Enero 2014 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

ch nutricom adn

Durante casi un año Difamadores y Portalnet investigaron uno de los casos más dramáticos que ha conocido Chile, donde niños, ancianos y enfermos crónicos que consumieron el alimento ADN Nutricomp, fallecieron. Sin embargo, la fiscalía se abstuvo de probar la causa efecto entre el consumo de este producto y las muertes.

Dieciocho muertes ignoradas por la Fiscalía y cuatro ejecutivos que no pasaron un día en cárceles comunes luego que la Corte Suprema rechazara un juicio de nulidad. El documental Caso ADN: Justicia en polvo, realizado por Difamadores, vuelve a abrir el debate sobre uno de los casos más polémicos del sistema de salud chileno: la comercialización de un producto en mal estado que provocó la muerte de niños a vista y paciencia de las autoridades.

Un juicio simulado

 Ya el año pasado, el  perito científico (contratado por la abogada Ruzy Mitrovic en su calidad de físico e ingeniero físico) Rodolfo J. Novakovic señalaba en surysur que más allá de los aspectos mediáticos del fallo dictado el pasado viernes 24 de agosto de 2012 , sobre el bullado Caso Nutricomp ADN en tribunales de San Bernardo, pocos medios periodísticos se han detenido a analizar los graves errores jurídicos y clínicos que abogados querellantes, abogados de la defensa, fiscales y médicos expusieron durante el prolongado juicio oral. (Ver http://www.surysur.net/wp-admin/post.php?post=31478&action=edit)

Novakovic afirmaba que “Las denominadas “aseveraciones conscientemente falsas” emitidas por las partes en audiencias y la sentencia dictada por el respectivo Tribunal Oral en lo Penal no han hecho más que consolidar lo que desde hace tres años veníamos observando: la comisión de un juicio simulado, en que las partes intervinientes actúan en connivencia para engañar a un juez, con la finalidad que dicte una sentencia manifiestamente injusta”

Fue en 2008 cuando el gobierno de Michelle Bachelet tomó una serie de resoluciones sanitarias prohibiendo la distribución del producto ADN Nutricomp, calificado como un “alimento para regímenes especiales” pero registrado en el sistema como un fármaco. Quienes lo consumieron presentaron cuadros de hipocalemia y en otros causó la muerte.

“Las autoridades de Salud deben realizar un ‘mea culpa’ en este caso”, explicó a Verdad Ahora el realizador del documental, Eduardo Mardones. “Existe una gran responsabilidad por la nula fiscalización de este producto en los 26 años desde que se elaboró. Deben explicarle al país y principalmente a las familias de las víctimas, por qué este alimento se le prescribía a enfermos sin contar con el registro sanitario correspondiente”.

En un impactante relato el documental Caso ADN: Justicia en polvo revela cómo el Ministerio Público desestimó la responsabilidad que le competía en la comercialización del producto a la empresa Watts, cuyo presidente de directorio es Fernando Larraín, hermano del timonel de RN Carlos Larraín.

Como explica la abogada de las familias, Ruzy Mitrovic, la única empresa responsable mencionada por los medios fue B Braun Medical SA (cuya casa matriz en Kassel, Alemania, se denomina B. Braun Melsungen A.C) que contaba entre sus abogados al posterior ministro de Justicia de Sebastián Piñera, Felipe Bulnes. Los ejecutivos de Brown fueron condenados a cuatro años de libertad vigilada, sin pasar un día en la cárcel, por delitos contra la salud pública, contrabando y falsificación.

“Los antecedentes que usted conocerá en este reportaje son tan escandalosos que nos obligan a preguntarnos, ¿para quién trabajaron los fiscales?”, plantea Difamadores en la presentación de su trabajo periodístico.

El documental ofrece graves denuncias, que abarcan desde que este alimento era un fármaco sin registro del ISP, hasta qué fiscales, jueces e incluso abogados de las víctimas, omitieron a sabiendas, antecedentes relevantes que favorecieron a los condenados y a la vez, protegieron a Watts, la otra empresa involucrada en estos hechos.

Numerosos medios jurídicos coinciden en que como primera medida, la señora Solange Huerta Reyes (Fiscal Regional Metropolitana) debiera presentar su renuncia inmediata e indeclinable una vez que se conozca, con este reportaje, su participación en los hechos; y junto con ella todos los demás fiscales que participaron en estos delitos.

El ilícito penal en la especie cometido por la Fiscal Regional Metropolitana y restantes fiscales ha consistido en que, durante estos seis años, ocultaron información o negaron en lo penal hechos que les constaban y que hacia verosímil la versión de la abogada Ruzy Mitrovic y sus familias y, en cambio, afirmaron la existencia de un delito (como lo es elaborar un alimento para regímenes especiales sin el mineral potasio) que no podían menos que saber que no era tal.

En la entrevista queda claro que el producto nunca fue un suplemento alimenticio ni un alimento para regímenes especiales sino un medicamento (un alimento de uso médico) que nunca contó con el registro ISP.

Al mismo tiempo se deja claro que en Chile no existen las capacidades técnicas ni analíticas para analizar el 100% de uno de esto productos, razón por la cual se han debido realizar en Alemania no pudiendo terminar dichas pruebas químicas debido a que el Ministerio Publico en forma sistemática se ha negado a entregar, al menos, 1.8 kilos de los lotes de ADN involucrados, con la finalidad de poder determinar el ingrediente que parece estar descomponiendo o malogrando el producto dentro de toda esta mezcla.

En efecto, los análisis que se han podido efectuar corresponden a tan solo la composición y rotulación de minerales en un lote de ADN Fibra elaborado por Watts S.A. (que es el que se muestra en el reportaje de Difamadores), gracias a los gramos de producto en polvo al que se ha tenido acceso, pero que aun así son insuficientes para completar la totalidad de los análisis requeridos (ejemplo, análisis de grasas, proteínas, pectinas, espesantes, etc.)

 

SUR Y SUR

Compartir este post

Comentar este post