Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Chile: Alfonso Podlech: los que fueron torturados son "personas resentidas"

28 Julio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Niccoló Aldobrandini.*

“Las personas que dicen haber sido torturadas son personas resentidas”: la frase es quizás la más absurda (por desdeñosa y cruel) de una sarta de afirmaciones que el ex fiscal militar de Temuco Alfonso Podlech, (ex militante de Patria y Libertad, aunque ahora lo niegue) esgrimió en Roma tratando de negar su responsabilidad en el asesinato y posterior desaparición, en octubre de 1973, del profesor de la Universidad Católica de Temuco Omar Venturelli Leonelli. La Corte italiana nuevamente le negó el beneficio del arresto domiciliario.

Podlech insistió en rendir declaraciones a pesar de la oposición de su abogado Nicola Caricaterra quién, conociendo a su defendido, temía (con fundamento) las consecuencias del popular dicho “por la boca muere el pez”.

Durante las cinco horas que duró el interrogatorio, el ex fiscal de Temuco sorprendió negativamente a la Corte, a los jueces letrados y al publico que presenciaba la audiencia con declaraciones que no aceptaban el más mínimo contra interrogatorio, ya que caían por su propio peso, contradicciones y frases a efecto que solamente contribuyeron a poner aún más en tela de juicio sus actuaciones después del Golpe de 1973.

A propósito de los torturados “resentidos”, y un alcance del juez Luciano Pugliese, que le recordó que “ante esta Corte han desfilado numerosos testigos, entre ellos profesores universitarios, médicos, profesionales de todo tipo, campesinos, es decir un amplia gama de personas, ¿a su juicio todas estas personas son resentidas?”, al ex fiscal de Temuco, que reconoció haber usado el uniforme del ejército de Chile después del golpe, no le quedó otra cosa que aceptar su contradicción.

Y no sería la primera ni la última, como cuando negó haber participado en torturas, para después describir en detalle alguno de estos lugares. Cuando el juez le objetó dicha contradicción respondió “es que en Chile hasta los ciegos sabía que existían estos lugares”.
Con un fajo de fotocopias en la mano dijo que había que acordarse de que en Chile había “17 mil militantes de izquierda clandestinos armados” mientras la Corte recibía sorprendida un “tirón de orejas”, cuando escuchaba que “los europeos no han entendido nada de lo que pasaba en Chile y dieron una lectura equivocada de los sucesos del 11 de septiembre de 1973”.

De nuevo alegó inocencia afirmando que en realidad había sido designado fiscal solamente en marzo de 1973, pero no le quedó más remedio que admitir que desde el primer día actuó como asesor del fiscal militar, el coronel Luis Jofré. “Me nombró el general Pinochet”, dijo Podlech. “Porque Jofré no era ni siquiera abogado y no tenía idea de lo que significaba un juicio”.

Al final de la audiencia el abogado Nicola Caricaterra quiso sacar dos ases de la manga: el primero afirmando que en la audiencia anterior una de sus colaboradoras le había informado de que su defendido había sido “amenazado” por alguien del público. A pesar de las insistencias de la Corte, Caricaterra se negó a decir el nombre de la colaboradora, que estaba presente en el Aula. Lo curioso es que en la audiencia anterior hubo poquísimas personas y nadie tuvo idea de la supuesta “agresión”.

El otro as, que tampoco sirvió para el póker que esperaba el abogado, fue la información de un supuesto proceso contra Podlech que se estaría celebrando en Chile (lo que podría ser la antesala de una petición de extradición). En dicho proceso, según el abogado, dos gendarmes de la cárcel de Temuco, José Cifuentes y Raul Córdoba habrían declarado haber visto a Omar Venturelli salir libre del recinto.

Sin embargo, este detalle, que no demuestra la inocencia de Podlech, podría servir para agregar otros dos nombres a las personas responsables de la desaparición del profesor de la Universidad Católica de Temuco.

Nuevamente la Corte negó los arrestos domiciliarios a Alfonso Podlech por dos razones: la primera, el peligro que huya a Chile y la segunda, directamente relacionada con la primera la falta de colaboración de la justicia chilena en este caso, ya que a pesar del mandato internacional de captura el ex fiscal de la dictadura no fue arrestado en su momento.

Sin embargo, Podlech podría obtener de todas maneras esta garantía ya que la Corte de Casación recientemente anuló la decisión del Tribunal de la Libertad que con fecha 11 de enero de este año había negado la petición de arresto domiciliario presentada por la defensa del ex fiscal de Temuco. Ante este hecho, el abogado presentará una nueva petición ante otra instancia del mismo Tribunal y en caso de ser acogida, Alfonso Podlech podría obtener ese beneficio …y no sería extraño que huyera a Chile.

Si Podlech sigue en la cárcel y el juicio se sigue desarrollando normalmente en la próxima audiencia, el 6 de octubre, se escucharán los testigos de la defensa.


* Desde Roma, especial para Surysur.

Compartir este post

Comentar este post