Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
El polvorín

Chile - El Ciudadano: cinco años rompiendo el cerco informativo‏

31 Marzo 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

En el mes que hoy termina, hace cinco años –exactamente el 13 de marzo de 2005–, en la Región de los Ríos, fue fundado El Ciudadano, publicación comprometida con la lucha por la efectiva democracia, justa y solidaria, como bien se resume en el Editorial de su 5º Aniversario:

 

El Ciudadano cumple 5 años de periodismo sin pelos en la lengua, 5 años rompiendo el cerco informativo que acorrala la libertad de expresión, opinión e información, 5 años investigando y publicando sólo noticias que importan.

  

 Cinco años trabajando en pos de que el ocultamiento de información, por parte de grupos reducidos de la población, no afecte los intereses y los derechos del colectivo.

 

 Impreso mensualmente, El Ciudadano es casi gratis, pues cuesta sólo $300 (¡sí, sólo trescientos pesos!) y está disponible en la Internet, constantemente actualizado.

 

 Tratándose de uno de los escasísimos medios alternativos a las sofocantes publicaciones del siniestro duopolio de los grupos encabezados por El Mercurio y La Tercera, creo que deberíamos celebrar su hazaña de haber logrado resistir cinco años, fortaleciéndose para un futuro que deseo sea muy largo, pasando a comprar todos los meses El Ciudadano (¡pagando, cada treinta días, ± mitad del precio de un café! ¡Un peso por día!), divulgándolo, leyéndolo y discutiendo sus noticias y artículos de opinión.

 

 


0.jpg

 

 

 

 

 

 

1.jpg

 

 

Alternancia binominal: adiós Concertación

2-copia-1.jpg

 

En este mes de marzo, El Ciudadano cumple 5 años de periodismo sin pelos en la lengua, 5 años rompiendo el cerco informativo que acorrala la libertad de expresión, opinión e información, 5 años investigando y publicando sólo noticias que importan.

Cinco años trabajando en pos de que el ocultamiento de información, por parte de grupos reducidos de la población, no afecte los intereses y los derechos del colectivo.

Se vienen tiempos difíciles pero, para El Ciudadano, siempre ha sido difícil perdurar en el tiempo y lograr sostenibilidad en el duopólico escenario nacional de la prensa escrita. Hemos sobrevivido a la Concertación y la incertidumbre ronda nuestras salas de prensa, que se preparan para coordinar nuestros esfuerzos, comprometidos con un periodismo que logre masificar las demandas ciudadanas que acalla el gran capital.

No podemos no decirlo. En este aniversario, en tiempos de cambio de gobierno, fuimos sorprendidos por un terremoto y tsunami que arrasó con pueblos y ciudades. Desde ya, expresamos toda nuestra solidaridad con los afectados en todo el País, los pueblos de Chile, los afectados de siempre, los que poco tienen pero mucho generan, quienes hacen posible la riqueza de los ricos.

En nuestro sitio Web encontrarán buena cantidad de artículos, notas, relatos, comentarios e interpretaciones de lo acontecido y sus consecuencias psico–sociales. Todo en el marco de nuestra labor de contrainformación, respecto de los medios empresariales, quienes se han festinado, criminalizando a quienes desesperados corrían con comida y quienes aprovechaban la situación para obtener los bienes a los que la sociedad de consumo no les permite acceder. Lo más importante: en www.elciudadano.cl hay un listado de lugares y organismos donde acudir con ayuda a los damnificados.

Desde estas páginas, hacemos un llamado a individualizar y juzgar a los responsables de la muerte de muchos, sea por defectos en las construcciones, por demora en las alertas, o por el motivo que sea. Así como a los inescrupulosos empresarios que se han aprovechado del sufrimiento y necesidades del pueblo, por ejemplo, alzando los precios a los productos de necesidad básica.

Pero, esta edición ya estaba siendo preparada y su tema es el período del conglomerado que gobernó posterior a la Dictadura.

Después de 20 años, la Concertación se acerca a su final. La coalición difícilmente podrá sobreponerse a la derrota electoral y ya se vislumbra el re acomodo de los partidos políticos. Claramente, Piñera gobernará con el apoyo de la Democracia Cristiana y otros afines.

En este contexto, quisimos dedicar una edición especial de El Ciudadano a realizar un balance, un análisis de estas dos décadas de gobiernos concertacionistas. Pero, no se trataba de llevar al papel nuestra visión personal de este período reciente de la historia del País, con nuestro equipo de periodistas y colaboradores habituales.

Quisimos invitar a diversos analistas, hombres y mujeres, a que desmenuzaran el actuar del arco iris. Y lo solicitamos, a cada uno de ellos, planteando una estructura. Lo que buscamos es ofrecer a nuestros lectores un análisis serio, donde, por un lado, se identificaran los aciertos, por otra parte los errores cometidos, como también lo pendiente, lo que la Concertación prometió y jamás cumplió.

Lo invitamos a que se entere del desempeño de la coalición política que, algunos de sus próceres, llaman la más exitosa en la historia de Chile.

Nuestra opinión personal la expresamos donde corresponde, en este editorial.

El arco iris de esperanzas en el que, ignorantes de sus transas de origen, creímos tantos, se fue destiñendo, poco a poco, hasta convertirse en una mancha negra en la historia de este país. Una serie de cuatro gobiernos en los que se avanzó en muchos temas, pues, ciertamente, hay menos pobres que hace dos décadas, más empleo y menos desnutrición. Sin embargo, estos ‘progresos’ no son suficientes para devolverle el color al arco iris, que se traicionó a sí mismo. De las profundas reformas, que prometió realizar la coalición que estuvo más tiempo en el poder que la propia dictadura de Pinochet, sólo obtuvimos maquillajes.

Aquellas reformas de fondo, que prometían transformar el país que dejó el tirano, quedarían en el olvido, cometiendo la Concertación su pecado de origen al reconocer como legítima la ‘Constitución’ dictatorial, impuesta a muerte y torturas, aquella ‘Carta Magna’ redactada por los Chicago boys, para hacer posible y consolidar en Chile el sistema neoliberal capitalista de mercado desregulado.

Así, condenaron al país a ser un laboratorio de Estados Unidos, firmando, luego, Tratados de Libre Explotación, que vendieron en la prensa de la patronal como de ‘Libre Comercio’, para implementar, en forma extrema, un modelo depredador. A esta fase del capitalismo se le ha denominado neoliberalismo. Fue tan extremamente implantado en Chile, que, incluso, se implementaron medidas que ni siquiera Estados Unidos se atrevió a aplicar en su territorio, como la privatización absoluta del sistema de pensiones, sin dejar opción a un sistema público.

La Concertación, que en su génesis prometió revertir el camino emprendido por la dictadura, no hizo otra cosa que profundizar, más aún, el modelo neoliberal, privatizando lo poco que quedó en manos estatales al culminar el régimen militar y dejando absolutamente todo en manos del mercado, es decir de los ricos; y creemos, fielmente, que en la coalición hubo muchas personas valiosas, que trataron de construir un país mejor, pero, lamentablemente, sus dirigentes no lo permitieron.

Desde que se produjo el mayor quiebre de la historia republicana de Chile –el golpe de Estado de 1973–, el País no se ha podido recomponer. Se instauró un sistema político absolutamente ilegítimo. Para decirlo claramente, un régimen político no representativo. Esto, porque no existe posibilidad alguna de relevar la voluntad de los pueblos de Chile, hacia la elección de sus representantes y su ejercicio.

Cada vez nos parece más claro que esta Concertación, agotada y trasnochada, ya deseaba pasar la batuta a la Alianza derechista. Con ello, se intenta validar esta supuesta democracia mediante la alternancia del poder y, de paso, se consolida y perpetúa, aún más, el sistema binominal, impuesto por la ‘Constitución’ de Pinochet, y refrendado por la Concertación, desde que se transa el fin de la dictadura con los golpistas.

La tarea es titánica, pero clara, mientras no seamos capaces de cambiar la ‘Constitución’ de Pinochet, Guzmán y sus secuaces, no será posible efectuar los cambios y reformas que el pueblo requiere y comienza a exigir a gritos en cada movilización y en cada experiencia de construcción de organización social, que estos gobiernos se han encargado, tan bien, de reprimir y anular.

 

0

 

 

 

 

Quiénes somos

 

El Ciudadano es un medio de comunicación de circulación mensual en papel y de funcionamiento diario en la web. Forma parte de la Red de Medios de los Pueblos, por lo que se declara como un medio del Tercer Sector, para romper el cerco informativo. El Ciudadano es una publicación que busca elevar, desde lo local, las demandas de la organización social chilena, como también promover la acción directa de la ciudadanía por su derecho a autodeterminación.

 

El Ciudadano en su versión impresa destaca por ser una periódico serio, que hace investigación periodística, en pos de que el ocultamiento de información por parte de grupos reducidos de la población no afecte los intereses y los derechos del colectivo.

 

El Ciudadano TV, es un área en desarrollo, que busca poner en las calles las cámaras desde un ángulo ciudadano.

 

Circulan, hoy, junto a El Ciudadano, Revista Sindical, publicación de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) Onda Corta: Sonidos Locales, suplemento dedicado a la profusa creación musical chilena y Filmonauta, publicación dedicada a la difusión del cine nacional.

 

Además, dentro de El Ciudadano existe un área dedicada a la educación de creación de medios de comunicación de carácter comunitario, para la defensa y promoción de los derechos humanos.

 

Equipo

 

DIRECTORES

Brunno Sommer Catalán

Sebastián Larraín Saá

 

EQUIPO EDITORIAL

Brunno Sommer

Sebastián Larraín

Mauricio Becerra

Cristian Sotomayor

César Baeza

 

DISEÑO Y DIAGRAMACIÓN

Karen Andrea Valenzuela

 

ARTES Y CULTURA

Pía Sommer Catalán

 

PERIODISTAS

Mauricio Becerra

Cristian Sotomayor

Claudia Pedreros

Francisco Luna

Jordi Berenguer

César Baeza

Álvaro Hoppe

Leonel Retamal

Paulina Acevedo

Francisco Figueroa

Pedro Cayuqueo

 

PLATAFORMA WEB

Cristián Ocampo

 

DIRECTOR CREATIVO

Samer Zeidan

 

ILUSTRADOR

Tomás Ives

 

 

4.jpg

Periódico El Ciudadano

 

contacto@elciudadano.cl

director@elciudadano.cl

codirector@elciudadano.cl

Teléfono: 02-2050183
José Manuel Infante 1956
Ñuñoa

Santiago de Chile

 

 

El Ciudadano, periódico fundado en la Región de los Ríos, el 13 de marzo del 2005

Este sitio es administrado con Wordpress y ha sido desarrollado por Cristian Ocampo para Mentes X Comunicaciones.
El Ciudadano forma parte de la Red de Medios de los Pueblos y es hosteado en los dattacenter de IFX Networks.

 

 

ElCiudadano.cl Noticias que importan

http://bloganalisis.com/

Posteado, en 8 ce abril de 2009, por Andrés

El Ciudadano es la versión digital del periódico chileno, de reciente creación, en la que nos ofrecen todas las noticias más relevantes referentes al medio local e internacional, dispuestas a modo de magazine digital y de forma totalmente gratuita, manteniéndonos actualizados y al día con todo lo que pasa en Chile y el resto del mundo.

 5.jpg

El Ciudadano, página principal

Fundado el 13 de marzo de 2005, es uno de los periódicos más nuevos de la Región y que más rápido ha sabido encontrar su lugar dentro del competitivo mercado de las noticias y la información. Paralelamente a su versión en papel, desarrollan este modelo digital que, con un aspecto agradable y bien organizado, resulta en una vía sensiblemente más cómoda y rápida que los medios impresos, para mantenernos informados de las últimas noticias de relevancia.

 

Al igual que en su versión impresa, organizan sus contenidos en distintas secciones, como Medio Ambiente, Organización Social, Enfoque Local, Pueblos, Tecnología, Medios y Arte; y, dentro de una segunda división, por categorías, ya más centradas a temas específicos como Política, Economía, Justicia, Educación, Salud, o Entrevistas, entre otras tantas.

 

 6.jpg

 

El Ciudadano, imágenes

 

Sus contenidos están, en general, ampliamente desarrollados, y suelen venir acompañados de algún documento gráfico que los respalda. Como en la mayoría de los medios digitales, permite la inserción de comentarios de sus visitantes, que no dudan en participar de cada debate, marcando sus ópticas en cada caso y enriqueciendo, aún más, los contenidos publicados.

 

Los artículos pueden ser, además, valorados, sin necesidad de registro, a través de un modelo de puntuación de siete estrellas, que permite destacar aquellos más interesantes.

 

Columnas, entrevistas, artículos de opinión, y hasta videos, son parte de los contenidos que, junto a las noticias, conforman el variado espectro de acción d’ El Ciudadano, que parece brindarle una particular atención a las raíces del pueblo chileno y de toda América Latina.

 

7.jpg 

 

El Ciudadano, imágenes

 

Quizás su punto más flaco se encuentre en la falta de enlaces (internos o externos), que son uno de los puntos más enriquecedores del formato digital, remontándonos a hechos anteriores y noticias relacionadas, que le darían un preámbulo sensiblemente mayor a cada noticia y nos permitirían adentrarnos más en cada temática. Esta es una problemática que, lamentablemente, resulta bastante común en algunos medios que parecen estar todavía a medio camino entre el papel y la web, y no han sabido adaptarse, del todo, al nuevo modelo editorial.

 

De todas formas, la variedad y calidad de sus publicaciones hacen que bien valga la pena darle una ojeada cada tanto, siendo una visión más de las novedades que, de una u otra forma, afectan y conmueven al mundo. El manejo moderado de la publicidad y el dinamismo con el que son presentados los artículos nos permiten una navegación fluida, a lo largo y ancho del sitio web, al que todavía le queda bastante camino por recorrer.

 



 

 

 

 

Compartir este post

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post