Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Chile: Minera Barrick Gold suspende proyecto Pascua-Lama

16 Abril 2013 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

chile-pascua-lama

La transnacional Barrick Gold Corporation suspendió el proyecto minero Pascua-Lama después de que un tribunal chileno falló a favor de comunidades indígenas que denunciaron que la mina amenaza su suministro de agua y contamina los glaciares.

La corte de apelaciones en la ciudad norteña de Copiapó acusó el miércoles a la compañía minera de Toronto de cometer “irregularidades ambientales” durante la construcción de la mina de oro y plata ubicada a mayor altitud del mundo y que se extiende en la frontera andina con Argentina.

“La compañía está suspendiendo el trabajo de construcción en el lado chileno del proyecto Pascua-Lama mientras trabaja para solucionar los requerimientos ambientales y otros regulatorios para satisfacción de las autoridades chilenas”, indicó Barrick en un comunicado. “En tanto, las actividades consideradas necesarias para la protección ambiental seguirán como se tiene autorizado”.

Chile es el mayor productor de cobre en el planeta y su economía estable se apoya en gran medida en la exportación de minerales. La minería también ofrece a muchos de los pobres del país la mejor oportunidad de alcanzar la clase media, en especial en las agrestes regiones desérticas del norte, donde se encuentra la mayor parte de las minas.

Pero varios proyectos mineros y de energía en Chile han sido demorados luego de protestas masivas que exigen una mayor regulación de los recursos naturales del país andino.

El ministro del Interior de Chile, Andrés Chadwick, recibió con beneplácito la suspensión de la mina, que llega luego de una multa que le impuso a Barrick el Servicio de Evaluación Ambiental de Chile por no haber monitoreado los glaciares en Pascua-Lama. Chadwick dijo que espera que la mayor compañía aurífera del mundo pueda ahora corregir los problemas en la mina.

“No nos extraña para nada y nos parece bien que se haya podido, a través de un organismo judicial, suspender faenas mientras Pascua-Lama cumpla efectivamente con todos los cargos que la Superintendencia de Medioambiente ya le había hecho”, dijo Chadwick a la local Radio Cooperativa.

Las acciones de Barrick se desplomaron 2,23 dólares, el 8,4%, y cerraron en 24,46 dólares, su menor nivel desde diciembre de 2008.

Funcionarios de Barrick dijeron a The Associated Press que las actividades de construcción no se han visto afectadas en Argentina. Una prohibición permanente podría significar el fin del proyecto porque la mayoría de las reservas están en Chile. Sin embargo, la empresa dijo que es “demasiado temprano para evaluar el impacto, si es que lo hubiera, en el capital presupuestado en general y el calendario del proyecto”.

Lorenzo Soto, un abogado que representa a la comunidad indígena de Diaguitas, dijo que la suspensión se mantendrá hasta que la compañía corrija los problemas y consulte al grupo indígena local.

“Si la empresa minera quiere seguir con su proyecto, tendría que adecuarse a todos los estándares legales hoy día vigentes y entre ellos está la decisión de consultar a las comunidades indígenas”, indicó Lorenzo a CNN Chile. “Hay que ser claro en señalar que este proyecto jamás hizo consulta indígena”.

FUENTE | www.elnuevoherald.com | Associated Press

Compartir este post

Comentar este post

arlette 04/16/2013 04:54


Un daño
irreparable


Raúl
Zibechi La Jornada

Mientras el gobierno de Bolivia nacionalizaba los hidrocarburos, el presidente de Uruguay anunciaba en Washington la salida del Mecado Común del Sur (Mercosur), sumiendo a la más importante
alianza regional en una crisis casi terminal de la que resultará muy difícil salir: las relaciones entre sus presidentes se han erosionado y la desconfianza ocupa ahora el lugar de la necesaria
solidaridad.
Tabaré Vázquez fue contundente. Dos días antes de su entrevista con George W. Bush anunció su intención de "desligarse como miembro pleno del Mercosur" con el objetivo de concretar acuerdos
comerciales con la superpotencia para ganar mercados para las exportaciones primarias de Uruguay. Además, y pese a que los ambientalistas argentinos despejaron el bloqueo del principal puente
internacional, adelantó que seguirá adelante con las denuncias ante los organismos internacionales por "el daño provocado por las protestas contra las plantas de celulosa". Apenas difundida la
noticia, miembros del gabinete uruguayo desmintieron la eventualidad de una ruptura del Mercosur y voceros del propio Vázquez matizaron sus afirmaciones.
Sin embargo, los desmentidos no son creíbles, toda vez que Vázquez ha forjado todo un estilo de ambigüedades y vaivenes, afirmaciones contradictorias luego negadas por sus voceros.
Mes y medio atrás, en Caracas, aseguró en tono tajante, junto a Hugo Chávez, que Uruguay no firmará un TLC con Estados Unidos. La semana pasada, con el presidente Fox, en México, dijo lo
contrario. Uruguay no puede pretender que un acuerdo con Washington sea recibido sin más por sus vecinos. Más aún cuando Vázquez sostiene que se trata de buscar "una nueva inserción de Uruguay en
el mundo" y asegura que su objetivo es "liberar al Uruguay" de los problemas que le acarrea el Mercosur.
Los objetivos y el lugar donde fueron planteados, en medio de reuniones con el Fondo Monetario Internacional y el Banco Interamericano de Desarrollo, no son de recibo cuando la región atraviesa
una coyuntura que puede suponer un viraje de larga duración respecto a la tradicional dependencia de Estados Unidos y los organismos financieros.
En efecto, el litigio entre Argentina y Uruguay por las plantas de celulosa está en camino de resolverse. Los ambientalistas de la Asamblea de Gualeguaychú despejaron la ruta y levantaron el
corte del puente internacional, principal argumento del gobierno uruguayo para mantener las espadas en alto. Ahora el diferendo se ventilará en instituciones internacionales, ya que Néstor
Kirchner decidió presentar un reclamo ante el Tribunal de La Haya, que había condicionado a que los vecinos levantaran el bloqueo.
Los 100 mil manifestantes que desbordaron las inmediaciones del puente el pasado domingo, son fiel testimonio del potente rechazo y del masivo apoyo con que cuentan los ambientalistas. La forma
democrática y horizontal con que funciona la asamblea, a la que acuden miles de vecinos, capaces de debatir y acordar durante horas, fue reconocida hasta por la derecha argentina.
La incapacidad de negociar y el apego de Vázquez a los acuerdos con megaempresas de celulosa pudo más, sin embargo, que la movilización social. Estamos ante un triunfo de las multinacionales y
una derrota de la movilización social, en la cual un gobierno que se proclama de izquierda jugó un papel decisivo.
El grave momento que atraviesa la región requiere grandeza. Todo indica que se están desdibujando los alineamientos tradicionales y están emergiendo otros. El eje Cuba-Venezuela-Bolivia es ya una
realidad, tanto en el terreno político como en la cooperación económica.
Por otro lado, parece insinuarse otro eje "estabilizador" conformado básicamente por Brasil, Chile y Uruguay, con buenas relaciones con Washington, los organismos financieros internacionales y
las grandes empresas. El papel de Argentina parece aún incierto, ya que si bien necesita mantener su sólida alianza con Brasil, comparte con el eje "bolivariano" sus raíces afincadas en la
profunda movilización y revuelta popular, que marca límites a cualquier gobierno. No era en absoluto absurda ni irreal la política de la administración Bush -expresada de modo directo por
Condoleezza Rice- de apostar a Brasil como el gran estabilizador de la convulsionada región.
El gobierno de Lula ha adoptado una posición apaciguadora ante la nacionalización de los hidrocarburos por el gobierno de Evo Morales. Un medido comunicado oficial aplacó la ira del presidente de
Petrobras y reconoció el derecho de Bolivia de controlar la comercialización, transporte e industrialización de los hidrocarburos "como acto inherente a su soberanía". Pero hay contradicciones
insoslayables.
Brasil depende en un 50 por ciento del gas boliviano; 75 por ciento del gas consumido en Sao Paulo, corazón de la industria de la décima potencia industrial del mundo, proviene de Bolivia. Como
contrapartida, Petrobras produce 15 por ciento del producto interno bruto boliviano y son brasileños los que cultivan 30 por ciento de la soya en el separatista departamento de Santa Cruz. Lula
moderó sus impulsos, pero todos los testimonios dan cuenta de su perplejidad ante el sorpresivo anuncio de Evo.
Síntoma de los nuevos tiempos, Lula, Kirchner, Evo y Chávez se reunieron para ver cómo seguir adelante y, sobre todo, para debatir el precio del gas que será uno de los ejes de la nueva política
boliviana.
El daño irreparable infligido al Mercosur, que hasta hace un año parecía en condiciones de expandirse incluyendo a Bolivia y Venezuela, puede ser ahora el punto de partida de otra integración
anclada en los hidrocarburos y en sociedades movilizadas. Sin embargo, tampoco es el momento de echar las campanas al vuelo. Hay demasiadas contradicciones sobre la mesa. Brasil sigue apostando
al IIRSA, integración destinada a facilitar el flujo de mercancías Pacífico-Atlántico acorde con las necesidades actuales del comercio global digitado por las multinacionales. Un test decisivo
será el proyectado Gasoducto del Sur: si se concreta será la primera gran obra Norte-Sur, orientada a comunicar a los países de la región a contramano de las expectativas de los mercados.

Fuente: lafogata.org