Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Chile: Se viene el estallido 10 "inteligencia" nacional.

21 Octubre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

Cuando las agencias de inteligencia hacen y dicen estupideces.

Por Ariel Zúñiga Núñez ( @azetaene )

 

La tarea del contraespionaje en la paz o en la guerra es análogo al de la policía. Consiste, antes que nada, en impedir el espionaje y los actos de traición contra el bienestar del Estado y, en segundo lugar, si se cometen esos actos, en rastrear y descubrir a los culpables. El agente de contraespionaje, para obtener éxito, necesita algunas cualidades innatas y más o menos excepcionales, seguidas por años de experiencia y adiestramiento. En términos generales, su tarea no es de las que hallan el premio de la gratitud. Difícilmente tendrá muchos amigos y nunca podrá permitirse el lujo de hablar de su trabajo, ni siquiera con su esposa. (...) Cuando un hombre ingresa voluntariamente al ejército o es reclutado por él, cabe esperar que pierda algunos de sus privilegios. Tiene que obedecer órdenes e ir a cualquier parte del mundo en que se lo envíe y no puede permitirse el lujo de huelgas civiles que el ejército llama “motines”. Asimismo, un hombre de ciencia o un diplomático empleado por el gobierno debe obedecer severas órdenes y perder los privilegios civiles incompatibles con la seguridad. Estos hombres tienen una ventaja sobre el recluta: Nadie los obliga a aceptar un empleo de gobierno.”

Oreste Pinto, El Contraespionaje por dentro, Espasa-Calpe 1953.

 

Benjamín Vicuña Mackenna, Arturo Prat y Pablo Neruda poseen algo en común. Todos ellos trabajaron como agentes al servicio de Chile en el extranjero. Prat en Buenos Aires espiando el potencial de la armada argentina en una eventual conflagración armada con Chile, sus informes condujeron a la cesión de la Patagonia en el contexto de la guerra del salitre mientras el abogado, espía y marino se inmolaba en Iquique; Vicuña Mackenna fundó las bases del americanismo en los EE.UU, para socavar el poder que aún tenía España en tiempos en que Chile se enfrentó al imperio (1865-1866), su comisión incluyó la organización de patriotas cubanos (dicen que fue él quién diseñó y confeccionó la bandera cubana) y es por esto que en la isla se lo considera un héroe; Neruda como embajador chileno en Francia, disputó las indemnizaciones que debía el estado chileno a propósito de la nacionalización del cobre.

Personajes excepcionales, cada uno los mejores chilenos de su tiempo, dedicados a las más altas responsabilidades patrióticas. El ejemplo de estos prohombres en parte explica que nuestro país sea lo que es a pesar de los 37 años de decadencia.

La inteligencia nacional de hoy.

La prensa consigna la renuncia del abogado Jorge Nazer a la dirección nacional de seguridad pública del ministerio del interior. Esto ya lo había anunciado El Mercurio este domingo, ( La pugna UDI-Hinzpeter por rol en seguridad, por Alejandro Trujillo ).

La crisis de nuestra inteligencia nacional es un hecho, la pregunta que cabe es si está relacionado con el cambio de gobierno, como lo sugiere el periódico el Periodista (en el artículo sobre el “extraño caso del paquistaní”), o bien es una cuestión estructural. Dilucidar esta cuestión es la razón de este artículo.

Sobre el extraño caso del paquistaní.

Saif Khan, ciudadano paquistaní, fue detenido ilegalmente el lunes 10 de Mayo de 2010 dentro de la embajada estadounidense de Chile, es decir, dentro del territorio norteamericano, por altos funcionarios de ese país luego de una animada discusión sobre trivialidades, incluyendo la practica de críquet de la hija del cónsul. Khan había sido llamado a su teléfono celular el día viernes anterior; ese mismo día había sido interrogado por policías estadounidenses dentro de una mezquita ubicada en avenida Chile España en la comuna de Ñuñoa.

La prensa señaló que Khan había sido sorprendido ingresando explosivos a la embajada lo que había detonado las alarmas del edificio. Como parte del protocolo, y de la buena voluntad del estado del norte, el paquistaní en vez que ser trasladado al centro de reclusión ilegal de Guantánamo fue entregado a funcionarios del GOPE (Grupo de Operaciones Especiales) de Carabineros de Chile, quienes lo apresaron dentro de la legación diplomática (fuera de toda legalidad puesto que es suelo estadounidense), luego trasladado a una comisaría, confinado a una celda y posteriormente interrogado hostilmente por matones que finalmente terminaron siendo funcionarios de la Policía de Investigaciones (PDI) y altos funcionarios del ministerio público (fiscalía).

Estuvo cinco días recluido en la comisaría y la cárcel de alta seguridad, donde fue trasladado, antes que se le practicara un control de detención (la ley obliga perentoriamente a que se ponga a todo detenido a disposición de los tribunales en un plazo máximo de 24 horas, independiente de los cargos que existan en su contra). Estuvo más de un día completo sin comer, beber líquido, ni dormir. En el intertanto se le obligó a firmar una confesión sin permitirle ser asistido por un abogado y un traductor de confianza como lo exige nuestro estado de derecho y las normas básicas de civilidad.

En el tribunal tuvo que hacer frente a una querella firmada, nada más y nada menos, que por el ministro del interior de nuestro país, Rodrigo Hinzpeter Kirberg.

El artículo del Periodista sólo consigna las obvias interrogantes para luego ensayar una ingeniosa “tesis”. Aún así, el haberle negado el oído a la principal fuente en este caso, Saif Khan, consigue confundir más que esclarecer.

A diferencia de ellos en Violencia y Control la palabra de Saif Khan ha sido escuchada por lo cual la lista de interrogantes se multiplica exponencialmente.

Las interrogantes del “extraño caso”.

La primera, y más obvia, es porqué, cometiéndose el supuesto delito en territorio estadounidense, y siendo detenido por funcionarios de esa embajada y dentro de la misma, el ciudadano paquistaní es imputado en territorio chileno. Este asunto no es una leguleyada, la territorialidad del derecho penal es la regla y sólo en casos de delitos de lesa humanidad se tolera la persecución extraterritorial. Además, en este caso no consta una comunicación oficial Estado a Estado, ni menos una coordinación policial con los EE.UU. De haber existido dicha comunicación y coordinación extraoficial, sin ser controlada por los juzgados de garantía, estamos ante a una grave afrenta en contra de nuestro poder judicial por parte del ministro del interior, y de su jefe, el presidente de la república. Si la coordinación y comunicación extraoficial no fue al alero del ministerio del interior el asunto en vez que solucionarse se agrava:

En primer lugar todos y cada uno de los funcionarios involucrados, incluyendo a los fiscales del ministerio público si es que se involucraron, no sólo se habrían excedido en sus atribuciones sino que habrían cometido un grave crimen llamado traición a la patria. ¿Porqué? se preguntará, porque en este caso nuestras policías habrían recibido órdenes de una potencia extrajera para ser cumplidas dentro de nuestro territorio lo que es comparable a ceder nuestra soberanía para un caso concreto pues la jurisdicción, la potestad de hacer cumplir la ley dentro de nuestro territorio, está delegada por nosotros, el pueblo de Chile, a nuestras autoridades, quienes deben actuar de acuerdo a la constitución y la ley local, no a la policía o embajada estadounidense.

En segundo lugar existiría una grave, por decir lo menos, falla en nuestro sistema de seguridad nacional pues una potencia extranjera podría incidir en nuestros asuntos, inclusive dentro de nuestro territorio, con la gentil colaboración de nuestras autoridades.

Si dicha coordinación y comunicación fue al más alto nivel quiere decir que nuestro ministro del interior debe renunciar, esto por lo siguiente:

Si dejó, y más ordenó, que las policías chilenas actuaran para cumplir órdenes estadounidenses dentro del territorio chileno, acciones que por lo demás no reportaron beneficio alguno para Chile sino que además un gran bochorno internacional, no actuó como una autoridad chilena sino que como un agente de una potencia extranjera. Siendo el ministro del interior, es decir quién está a cargo del resguardo de la seguridad interna del país, el asunto es tan grave que en cualquier estado soberano se castiga ese tipo de acciones con la horca ¿O Chile no es un Estado Soberano?

Pero nos estamos adelantando. Saif Khan fue detenido en la embajada estadounidense a las 17:30 hrs, luego de haber sido citado amigablemente por el cónsul, por problemas en su pasaporte. La citación fue tan extraña que Saif no sólo alertó de la misma a su familia sino que además dejó constancia de la misma en su embajada, la de Paquistán ¿Porqué en la embajada de EE.UU tenían el número del teléfono celular de Saif? ¿Porqué se lo cita por teléfono, y para un plazo tan breve, y no por un correo electrónico si es un asunto rutinario? ¿Porqué, si portaba explosivos, se lo dejó entrar a la embajada y fue entrevistado por altos funcionarios de la misma? ¿Porqué, si el delito había sido cometido en suelo estadounidense, es detenido por autoridades chilenas? ¿Porqué, si todo se debió al azar, a la misma hora en que el cónsul gringo hablaba de críquet y su hija con Saif, era allanado ilegalmente el domicilio del paquistaní en Chile por policía chilena? ¿Porqué razón EE.UU no se querelló en contra de Saif tal cual lo hizo con el aviso de bomba de Lenin Guardia? ¿Porqué el embajador de EE.UU fue destituido de su cargo? ¿Porqué, pudiéndose querellar cualquier abogado del ministerio del interior, lo hace el propio ministro? ¿Porqué, cuando no persevera en los cargos el ministerio público y los EE.UU no se querellan, Hinzpeter insiste con su querella?

Como podemos ver nuestra prensa se ha dedicado a confundir y afirmar al ministro en vez que a contar lo que ocurre. La expulsión del Paul Simons, embajador de Chile instalado por Bush, proveniente del mismo cargo pero en Israel, es noticia que merece la primera plana y sin embargo aquí se ha silenciado. Simons no fue ascendido a un cargo mejor, ni menos a uno equivalente, se tuvo que jubilar del servicio exterior estadounidense luego de la encerrona a Saif Khan en la embajada en Chile. (Alejandro D. Wolff es el actual embajador de los Estados Unidos en Chile).



Paquistán es socio estratégico de Estados Unidos, es quizá el único país musulmán con el cual aún tiene buenas relaciones. EE.UU no sólo quiere sino que precisa el favor paquistaní. Este país es fronterizo de Afganistán, donde EE.UU pierde la guerra contra los talibanes, y con China, contra quienes EE.UU pierde la guerra comercial.

Chile, por su parte, mantiene excelentes relaciones con todos los estados del mundo en especial los musulmanes, aún más con Paquistán. Tanto así que el estado asiático le ha quitado el dulce de la boca a China en un multimillonario tratado minero cuprífero para que sea Chile quién lo ejecute.

¿Si EE.UU no puede tocar ni con un pétalo de una rosa a un paquistaní, ni Chile tampoco, porqué Hinzpeter trata de terrorista a uno de sus ciudadanos ejemplares? Esta temeraria acción no beneficia a Chile ni a los EE.UU; tampoco a China pues el tratado minero ya los dejó fuera ¿Quién se beneficia de esta operación? O preguntando de otro modo ¿Para quién trabaja Hinzpeter?

Es aquí donde se cierran los caminos dejando sólo dos posibilidades:

O bien Hinzpeter trabaja para otro estado, Israel por ejemplo puesto que existen antecedentes de que sería ciudadano israelí (pese a que no exista tratado de doble nacionalidad con dicho estado), o trabaja para algún interés económico no explicitado y que intenta frustrar el tratado minero chileno paquistaní, o sencillamente es un estúpido. En todos los casos debe ser destituido de su cargo; la estupidez lo podría salvar de una condena de traición a la patria.

La pregunta que cabe es hasta cuándo nuestra prensa lo seguirá encubriendo.

La “tesis” del Periodista.

La “tesis” -entrecomillas- de el Periodista es que la embajada de EE.UU le puso una trampa, concretamente un caza bobos, a nuestro recién asumido gobierno, para probar qué tan confiables eran. Las dudas que tenían en contra de ellos son producto, a juicio del autor anónimo del Periodista, de que los nuevos funcionarios de la ANI (agencia nacional de información) son incompetentes por el sólo hecho de no ser concertacionistas. Las fuentes a las que recurre el semanario, todas “altas fuentes que no se han querido identificar”, no son más que despechados sapos de la concertación que se han quedado sin pega y que por lo tanto arrojan mierda con un ventilador a los que hoy ocupan sus cómodas poltronas.

Esta actitud es típicamente concertacionista, los miembros del gobierno anterior creen que son accionistas de un Estado que compraron, a muy buen precio, hace veinte años atrás, y que ahora se los ha arrebatado una caprichosa voluntad popular. Los nuevos funcionarios no son ni más ni menos incompetentes que los anteriores; esto se extiende, lamentablemente, a todas las actividades de inteligencia y contrainteligencia nacional, en especial en las relaciones exteriores.

Gorilas y embajadores

En la última edición del Ciudadano, Armando Uribe Echeverría pasa revista a nuestro cuerpo diplomático, compuesto por funcionarios egresados de la academia diplomática después de 1975. Nos dice que nuestros embajadores, el fanático pinochetista Miguel Otero no sería la excepción, tampoco el DINA hermano de otro DINA (Labbé). Los ex milicos gorilas serían el perfil de nuestro cuerpo diplomático. El autor, habida cuenta que los hechos sustentan su discurso, utiliza más palabras en salvar a los gorilas, especie primate como la nuestra, de la odiosa comparación con los golpistas sudamericanos. El caso es que los embajadores no sólo son fachos, de derecha dirá algún perdidos, sino que además están involucrados hasta el codo con una dictadura que mató, desapareció y torturó a su población por razones políticas.

Me quiero detener aquí ¿Eran patriotas los pinochetistas? Si es que lo fueron ¿lo siguen siendo?

La excusa para asesinar que utilizaron los milicos, es la escusa misma del golpe del 73': Ellos eran los patriotas y los “marxistas leninistas” los antipatriotas que querían transformar a Chile, un país “cristiano occidental”, en una dictadura cubana o soviética.

Pero eso era la excusa, si nos vamos a los hechos Pinochet atentó contra los intereses nacionales no en una sino que en casi todos sus actos refundacionales:

Así como Neruda regateó las indemnizaciones por la nacionalización del cobre, Pinochet le pagó lo que quisieran cobrar a las multinacionales dejando sin activos al país y sin utilidades a CODELCO por más de una década.

Así como Allende nacionalizó el cobre, Pinochet conservó la norma constitucional pero le encargó a José Piñera (hermano del actual presidente) que redactara una ley orgánica que lo privatizara de facto. Dicha norma no se aplicó en dictadura pero permitió que el gobierno pospinochetista de la concertación privatizara el 70% de la gran minería previamente nacionalizada.

Así como Allende nacionalizó casi todo, Pinochet no sólo privatizó lo nacionalizado sino que aquellas empresas estratégicas fundadas por el mismo estado mediante la CORFO (telecomunicaciones, minería, transporte, energía) y otros “bienes” que no han sido privatizados en ningún otro sitio como los derechos de agua disociados de la tierra los que simplemente regaló a quién se lo pidiese (y sólo los pidieron los previamente avisados)

Regaló a su yerno SOQUIMICH, propietaria de los yacimientos de salitre pero también de los de Litio mineral de invaluable valor monetario y estratégico.

Cuando la fiesta de los especuladores bursátiles culminó en resaca (la crisis de 1982) le transfirió millones de dólares fiscales a los bancos privados para que siguieran la fiesta. La deuda subordinada, así se llamó el préstamo contraído por los banqueros ante el estado de Chile, se hizo con los fondos previsionales (el famoso 10%) y no lo pagaron jamás los bancos, hasta el día de hoy la deuda está pendiente, la notable excepción es el BCI.

A propósito de los fondos previsionales comisionó a José Piñera a que viera un modo de transferir los cuantiosos recursos a los especuladores y así este creó las AFP. De pasada, con el vuelito, privatizó la seguridad social completa dando nacimiento a las ISAPREs.

Como pueden ver se trata de militares que hacen gala de su patriotismo en público pero que sirven intereses ajenos a los nacionales.

El pos Pinochetismo.

Los funcionarios de inteligencia de la concertación fueron, los que en su momento habían sido, los más infantilistas, ultraizquierdistas y termocéfalos. Se reconvirtieron a demócratas, muchas veces en estados dictatoriales como el de Alemania del Este.

Con el fanatismo propio de los conversos se hicieron febriles antimarxistas y prósperos pequeños millonarios en el floreciente capitalismo de amigotes de principios de los noventa.

A diferencia de los gorilas, estos tipos son letrados, a veces eruditos, y esto en parte justifica algunas descalificaciones a la inteligencia nacional de Piñera.

Pero los agentes de inteligencia no sólo deben ser, disculpen la redundancia, inteligentes, sino que además deben ser patriotas. Los gorilas de antaño y de hoy no son patriotas ni tampoco lo fueron los “compañeros” de la concerta. Y estos últimos, obstante la indiscutible erudición de algunos, tampoco brillaron por su inteligencia, es más, nuestra política exterior va de tumbo en tumbo desde que Ferdinand Marcos le solicitó a Pinochet que se devolviera minutos antes de aterrizar en Manila.



Los genios de la concerta perdieron la Laguna del Desierto con los argentinos; cuando fueron a rescatar a Pinochet a Londres fueron el hazmerreír del mundo entero al discutir la falta de jurisdicción del tribunal británico ¡EN EL TRIBUNAL BRITÁNICO! ; para qué recordar la bochornosa detención de espías chilenos en el consulado argentino en Punta Arenas; Bachelet defendió las pretensiones argentinas sobre las Malvinas en instancias que el estado de Chile fue aliado de Inglaterra en dicha conflagración armada; Soledad Alvear reconoció como gobierno al golpista Pedro Carmona mientras Hugo Chavez evitaba ser acribillado (11 de abril de 2002); Bachelet permitió que los inventados “computadores de las FARC”, descalificados en el mundo entero, sirvieran de argumento en Chile siendo que ella era la jefa de Estado (es decir quien controlaba las relaciones internacionales)

Los bochornos de Piñera, por lo tanto, sólo son la continuación de una lógica que se ha instalado. Miguel Otero defendiendo a Pinochet a rajatabla en calidad de embajador comisionado en un país que repudia los golpes de estado y todo su legado; Andrés Chadwick Piñera tratando a los argentinos de ignorantes, de incapaces de entender y aplicar el derecho en el caso Apablaza, lo que significó que el embajador trasandino lo subiera al columpio ¿Quién es Chadwick? preguntó, seguramente no es abogado le faltó agregar.

Es tan lamentable nuestro sistema de inteligencia, tanto en lo táctico como lo estratégico, que apuesto una parrillada para veinte personas de que Perú gana el diferendo marítimo en la Haya. Nuestros abogados, miembros de la inteligencia, han sido tan arrogantes como ignorantes, y nuestra prensa tan obsecuente como cómplice, en olvidar mencionar que estos juicios no se ganan con papeles timbrados por notarios amigos, declaraciones de jureros profesionales y tráfico de influencias con los jueces como se hace aquí. La equidad resolverá el diferendo y cualquier modificación es una pérdida para Chile y una ganancia neta para el Perú. Esto no será, por lo tanto, una derrota de Piñera o de quién lo suceda, sino de nuestra estúpida y gorilesca “inteligencia” nacional.

Ya que hablamos de eso nos faltó mencionar que los buenos agentes de inteligencia no practican la tortura sino que la recolección y análisis de información confiable. Esto pasa no porque sean pusilánimes sino porque la tortura es un método probadamente ineficiente de producción de información. El modo en que actuó el gobierno de Piñera, y el ministerio público que es autónomo, en contra de Saif Khan, es demostración cabal de que quienes toman las decisiones importantes en el país, las cuales son altamente complejas, funcionan con la misma mentalidad de la dictadura en que se fuerza a las personas a confesar mediante apremios y sin ellos no consiguen nada.

En este caso fallaron. Saif Khan no permitió que lo quebraran, no aceptó el acuerdo que le ofreció su propio abogado “defensor” para que se inculpara y quedaran todos bien, un juez decente, Norambuena, revisó las prisión preventiva, etc.

El poroto que se quería anotar Hinzpeter (vaya saber uno con quién) se transformó en un poroto en su zapato y hoy cuelga del delgado hilo de una prensa que se niega a cumplir con su rol, el de preguntarle al ministro del interior: Señor Hinzpeter ¿Usted es agente del Mosad? ¿El Mosad le ordenó a meter a Chile en el conflicto del medio oriente enemistándolo con Paquistán?

Si no se trata un caso de un doble agente, en el más alto nivel, estamos hablando de la estupidez en su estado puro, o en proporciones bíblicas: ¿Cómo puede ser que traten de terrorista a un paquistaní en el momento en que Chile negocia un multimillonario tratado minero con Paquistán?

Inteligencia y Estupidez.

Como dije las agencias de inteligencia requieren de personal altamente calificado, que posea condiciones innatas (como nos enseña Oreste Pinto), que sea inteligente (en el genuino sentido del término) y que sea leal, ergo, patriota.

Estos requisitos son copulativos, en un trabajo tan delicado como este el patriota estúpido no sólo no está calificado es un lastre. Asimismo lo está el inteligente que sirve a intereses distintos a los nacionales.

Por lo señalado en Chile tenemos un grave problema, no existen personas que reúnan dichas características, eso explica por sí mismo que nuestra política exterior transite de bochorno en bochorno.

Estas vacantes han sido ocupadas por personas que han ganado una competencia desleal. Nuestro país se ha transformado en un estado estamental en donde el ascenso social es imposible y basta haber nacido rico para seguir siéndolo. El resultado es que nuestra elite no ha debido ser fogueada con la ambición de los que pretenden ascender; por lo tanto no tiene experiencia en combate, es débil, pusilánime, provinciana y mofletuda.

Por otra parte los que ascienden lo hace apelando a lo más bajo del ser humano, no llegan arriba por merecimiento sino que cargando muchos cadáveres.

El "operador político" (término creado por la propia alianza gobernante) no es un candidato serio para ocupar una plaza en nuestro sistema de seguridad pues su inteligencia "emocional", propia de los encargados de honrar los lazos clientelares con las viejas de las juntas de vecinos y los viejos de los clubes deportivos, no sólo sobra en una agencia de inteligencia sino que es un vicio de origen, insalvable.

Una agencia de inteligencia no debe ser inteligente ni emocional ni socialmente hablando, de hecho esas neoteorías sobre la inteligencia emocional están diseñadas para levantar la alicaída autoestima de los padres de hijos tontos: Se les llama inteligentes emocionales a los tontos amistosos. Pero la tontera, o la estupidez para ser precisos, es una característica que debe estar ausente en todas sus formas en una agencia de inteligencia. Se necesita de inteligentes propiamente tales, es decir, personas capaces de comprender la información que producen y disponen, aprender de ella, anticiparse a diversos escenarios, producir información inteligentemente e improvisar inteligentemente. Ni siquiera hemos llegado a que nuestros funcionarios puedan justificar sus tonterías inteligentemente.

No me molesta que muchos periodistas cumplan funciones como agentes de seguridad, que se les pague con dinero fiscal, me molesta, en ellos y en los de la nómina regular, que como agentes de inteligencia de Chile sean unos estúpidos y que los pocos inteligentes que hayan sean agentes de otros estados o de grandes empresas. Vulgares agentes bananeros los patriotas, y sofisticados agentes del Consejo Minero, de la Barrick, de Israel, de los EE.UU, de Francia, de la BHP, etc.

Perros que viven en casuchas y que no les falta comida ni bebida como decía Nibaldo Mosciatti, y que le mueven la cola a los ladrones le faltó agregar.

* Puede encontrar información adicional en la web de defensa de Saif Khan en Inglés.

** Este es una explicación del artículo publicado en el Ciudadano pero además una respuesta al publicado en el Mercurio de hoy lunes.


Sigan su blog, porque es muy bueno

Los miércoles a las 15hs de Chile, lo pueden seguir en vivo.

Violencia y control social.

Anteriores:

Compartir este post

Comentar este post