Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Cinco noticias que te ocultan Clarín y otros medios sobre la patética gestión de Macri en el Colón

28 Mayo 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Para una parte de nuestra sociedad que no pudo acceder a fuentes que no fueran cómplices, la inauguración del Colón fué quizá un ejemplo de buena gestión por parte del PRO…

Ofrecemos aquí algunos puntos para demostrar que esta sociedad está siendo víctima de una gigantesca farsa montada por poderosísimas fuerzas delictivas mintiendo descaradamente para llevar a la sociedad a la irreversible situación de llegar a ser gobernada por depredadores asociados a la temible derecha internacional

1.Denuncian penalmente a Macri por el desplazamiento de 400 empleados del Colón

José Piazza es músico.y hace 26 años que se desempeña en el Teatro Colón. Los trabajadores lo eligieron como delegado para actuar en contra de las decisiones que está adoptando el gobierno de Mauricio Macri. Más de 400 empleados del Colón fueron desplazados por las autoridades comunales, lo que originó una presentación judicial.

En un primer fallo, la Justicia dispuso que todos los trabajadores debían ser reincorporados.

El gobierno de la Ciudad apeló y el segundo fallo “declaró nula de nulidad absoluta” la resolución interna del Teatro Colón porque “nunca fuimos convocados a discutir nada” cuando “la ley de autarquía que hizo el PRO dice que tenemos que tener paritarias con un representante de los trabajadores. En ninguno de estos casos se ha cumplido y la decisión se tomó en forma unilateral”, explicó Piazza.

Agregó que los trabajadores “estamos denunciando que Macri no cumple con la ley ni con los fallos judiciales e hicimos una presentación penal por incumplimiento de los de funcionario.

Esto lo llevaremos a fondo y seguiremos denunciando la política de Macri de desguace no sólo del Colón sino de los hospitales y de la educación”.

Según Piazza, el gobierno de Macri “está haciendo negocios privados con fondos públicos: el Colón –explicó- era un teatro de producción propia con rédito social. Lo que está haciendo Macri es transformarlo en un teatro de rédito económico: un teatro de élite con entradas para el turismo”.

Por último, el delegado de los trabajadores del Colón justificó la ausencia de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner a la función de gala “p porque ha habido muchos agravios”.

Nosotros también nos consideramos agraviados”, concluyó.

http://www.abierta.tv/Buenos-Aires/Noticias/Denuncian-penalmente-a-Macri-por-el-desplazamiento-de-400-empleados-del-Colon.aspx

_____________________

2: Denuncian penalmente a Macri por los daños al Teatro y sus muebles

 Por los delitos de “violación de los deberes de funcionario público y daño agravado en concurso ideal”. El legislador Marcelo Parrilli también denunció a Horacio Rodríguez Larreta, Hernán Lombardi, Daniel Chain, Pedro Pablo García Caffi y Mónica Freda.

 

 


Con el patrocinio del doctor Antonio Liurgo, el legislador Marcelo Parrilli presentó esta mañana, en los Tribunales de Comodoro Py, una denuncia penal contra el jefe de Gobierno de la Ciudad, Mauricio Macri; el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta; el ministro de Cultura, Hernán Lombardi; el ministro de Desarrollo Urbano, Daniel Chain; y Pedro Pablo García Caffi y Mónica Freda, Director General y Directora Ejecutiva del Ente Autárquico Teatro Colón, por “los delitos de violación de los deberes de funcionario público y daño agravado en concurso ideal”.

En su escrito de 18 páginas, el legislador de MTS Nueva Izquierda denuncia que “se han producido, centralmente a partir del año 2008, distintos daños a la estructura edilicia y al patrimonio mueble del Teatro Colón, muchos de ellos denunciados por sus trabajadores y que ya han tenido reconocimiento judicial“.

Los daños en los bienes muebles se produjeron como consecuencia de haber sido retirados del interior del Teatro, en razón de las obras emprendidas en el inmueble, y como consecuencia de su traslado y depósito en forma totalmente desordenada e inapropiada.

Los bienes muebles partieron a distintos destinos en más de cien containers sin inventario de salida de su edificio, ni de entrada cuando llegaron a sus destinos. Tampoco existió control alguno por parte de personal especializado en el traslado, conservación y acondicionamiento final de los bienes…”, agrega.

Como parte de la prueba, el diputado del MST adjunta un DVD con 105 fotos obtenidas en la inspección realizada en diciembre por el Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario Nº 13 de la Ciudad en el Teatro, el Centro de Exposiciones de la Ciudad, el espacio artístico La Nube, los Talleres Labardén y la Biblioteca Nacional; y solicita copia del expediente Nº 36.151 caratulado ‘Parpagnoli, Máximo c/ GCBA y otros s/ Amparo (Art. 14. CCABA)’. Además, Parrilli pide que se cite a prestar declaración indagatoria a los denunciados.

La causa presentada hoy, cuyo número es 6.777/2010, quedó radicada en el Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal Nº 6 de la Capital Federal, a cargo del juez Rodolfo Canicoba Corral. El fiscal es el doctor Jorge Felipe Di Lello.

Fuente: http://www.noticiasurbanas.com.ar/info_item.shtml?sh_itm=e51d3c62fa867821468771fad63f97d0


_____________________

3:“Nos jodieron la acústica del Colón”, por Roberto Blanco Villalba

Macri prometió abrir el Colón para el Bicentenario y cumplió. Debía cumplir. Le urgía cumplir. Necesitaba imperiosamente cumplir. Ante la casi total inercia de su gestión y de los diversos cuestionamientos que se le hacen desde diversos sectores, la apertura del Colón era casi su única carta de triunfo para mostrar la efectividad de su gestión. Sabemos que los medios pueden hacer maravillas a partir de un único dato. ¡Imaginate lo que podrán hacer con todo un teatro!.

28096_1481364239321_1390274359_31269853_1566458_nAnoche estuve en una función especial con la Coral dirigida por Vieu y pude apreciar el resultado final del trabajo en la sala, foyer y salón dorado. El Colón está limpio, tan limpio como nunca debe haberlo estado, tan limpio que parecía un aviso de televisión de algún producto de poderosa limpieza profunda, tan limpio que el exceso y brillo de los dorados podrían casi cegar. No sé si fui claro. El Colón está limpio, pero por lo que respecta a lo que se ve,sólo eso: limpio. Lo viejo sigue mostrándose viejo y en aquellos lugares donde no se pudo limpiar no se restauró. No sé que se hizo dentro, pero dos años y cuatro meses para sólo limpiar me parece un despropósito –uno más cargado a la cuenta de aquellos que no toman conciencia de que están para servirnos y no para que les banquemos sus caprichos o aspiraciones políticas-.
Hasta aquí todo entra dentro de lo anecdótico y pasaría por ser otra avivada más de otro gobierno que no pasará a la historia. Lamentablemente Macri pasará –por más que le tire la pelota a gestiones anteriores- como el jefe de gobierno –la minúscula es adrede- que reabrió el Colón. Y más aún, el que le jodió la acústica. Sí la vieja y casi mágica acústica del Colón no existe. Ese peculiar redondeo del sonido, esa extraña cualidad que no encontré en ningún otro lugar del mundo de embellecer lo que suena no estuvo presente. Estando sentado en platea al fondo del extremo izquierdo -uno de las mejores ubicaciones para apreciar la orquesta- pude comprobar que el sonido es bastante brillante y seco –un poco como el del Avenida-.
Además los distintos sectores de la orquesta no amalgaman y, por lo tanto, suenan como yuxtapuestos y hay un cierto desbalance a favor de la mitad izquierda de la orquesta –con respecto a mí- que no debería existir a partir de la décima fila cuando mucho. Me dijeron que era muy probable que esa fuera la acústica “original” y que en las pruebas no se registran problemas de ningún tipo. O sea que un aparato o los cálculos de un ingeniero invalidan los hechos. Además varios de los intérpretes me comentaron que el retorno al escenario fue diferente durante el ensayo –con la sala vacía- y la función. Y esto no ocurría antes.
No te escribí ayer porque la indignación, la bronca y la angustia me habrían hecho desbarrar. No encontré a un solo músico que haya estado en el escenario ni a una solo autoridad que lo ignorase y lo peor es que nadie se lamentó. Presentan varias y vagas explicaciones y algunos demostraron una supina ignorancia diciendo que no hay lugares sordos, ¡como si se tratase de eso!. Lamentablemente nuestra tilinguería cultural –que es demasiada-, los nuevos ricos y buena parte del infame y venal periodismo top aplaudirán la reapertura sin ningún tipo de cuestionamiento y Macri se llevará su carta de triunfo. Pero a nosostros –al público, a los contribuyentes, a los dueños del teatro- y a la posteridad nos jodieron la acústica, nos jodieron el Colón.
Un abrazo,
Roberto Blanco Villalba
(Docente, compositor, musicólogo y crítico musical. FM Radio Cultura)
Publicado en Habitués del Teatro Colon en Mayo 7, 2010

______________________________________

4:Corto de la FADU explicando el problema desde sus orígenes

________________________

5: Correo enviado por el personal del teatro Colón.

Macri & García Caffi: dinosaurios en una cristalería

Nuestra historia como país es indignantemente cíclica. Siempre nos encontramos con los “vende-patrias”, que arruinan años de trabajo y perfeccionamiento argentino:
* Nos quedamos sin trenes nacionales, sin sus talleres de producción, sin su mano de obra especializada, bajo pretexto de ser deficitarios.
* Nos quedamos sin nuestra aerolínea de bandera y sus rutas aéreas, con las consecuencias vergonzosas y carísimas que día a día pagamos.
Nos quedamos sin petróleo, sin gas, para que España se enriquezca durante años: somos de los pocos países en el mundo que perdimos semejantes recursos sin disparar un solo tiro!
* Actualmente, con la vigencia de las leyes menemistas, las multinacionales canadienses y yanquis nos despojan del oro y la plata.
* Grandísimas extensiones de tierras patagónicas tienen dueños italianos, yanquis, ingleses y demás, incluyendo lagos, fuentes naturales de agua y glaciares.

Pasamos por radicales, peronistas, desarrollistas, liberales, militares… Pero, evidentemente, nuestra historia sigue siendo diseñada en otro sitio.
¿Qué nos quedaba por destruir? ¿Qué más nos faltaba destrozar?
El Teatro Colón.
Así es: el Teatro Colón, con más de 100 años de historia cultural, escala obligada de todo artista lírico para confirmar su consagración mundial. Sitio sagrado donde brillaron Richard Strauss, Nureiev, Ricardo Muti , Sir Thomas Beecham, Galina Ulanova, Witold Malcunzinsky, Claudio Arrau, Ana Pavlova, Alfredo Kraus, Plácido Domingo, Arturo Toscanini, G. Puccini, Fedor Chaliapin, Luciano Pavarotti, Darío Volonté, Paloma Herrera ,Julio Bocca ¡y tantos otros!

Poco sobrevivió a la embestida privatista de los ’90: el Colón fue uno de los ejemplos, gracias a la decisión inalterable de sus cuerpos estables, que impidieron su privatización, promovida -entre otros- por el Director Técnico de ese momento, Juan Carlos Greco.
Luego de una larga lucha devastadora, Greco fue expulsado de la institución, por decisión unánime de los trabajadores.
Hasta que apareció el Proyecto “Master Plan” (2003), conducido por la arquitecta Silvia Farge, que -con la excusa de realizar una restauración edilicia- promovió una nueva estafa al pueblo argentino. Esta restauración se tornó destructiva a partir de la gestión Macri, donde se implementó la desintegración de las salas de ensayo, de los talleres de producción, desmantelamiento del escenario, entre otras atrocidades, con un presupuesto millonario que triplicó al original.
En los distintos subsuelos que dicha sala posee, donde históricamente se desarrollaba la producción de los espectáculos líricos, nos encontramos con una enorme cantidad de escombros, semejante a un “bombardeo”.
¿Cómo se justifica tanta destrucción?
¿Cómo permitir que inmensas paredes y cientos de metros cuadrados de pisos de nuestro primer coliseo hayan sido convertidas en toneladas de escombros, al extremo de provocar el resquebrajamiento del muro histórico del teatro y la posibilidad de un derrumbe? Hay grietas, en el edificio, que parten de sus cimientos y se prolongan hasta el cuarto piso, que los genios del “Master Plan” no saben cómo reparar, apuntalando con tirantes de madera parte de la fachada exterior que da a la calle Viamonte y sus subsuelos.

¿Quién gobierna nuestro país?
¿Cómo puede ser que proyecten reemplazar salas de ensayo de las orquestas, del ballet, de talleres de producción, por confiterías, restaurants, sucursales del Banco Ciudad, tiendas de souvenirs y hasta una concesionaria de la “General Motors” en el antiguo pasaje de los carruajes?
¿Hacía falta un gasto millonario, solicitando préstamos al Banco Interamericano de Desarrollo -que pagaremos durante años los ciudadanos de esta ciudad con los impuestos-, con el fin de destruir nuestro teatro…?
Los trabajadores del Teatro Colón denunciaron este desastre en todos los medios existentes. Estamos hablando de la Legislatura Porteña, los canales de televisión, las radios, la Dirección de Patrimonio Cultural, la Dirección de Monumentos Históricos, etc., etc.; realizamos cientos de marchas pacíficas, manifestaciones, etc., etc.

¿Quién gobierna nuestra vida?
¿Cómo es posible que no hayan trascendido estas denuncias y que la destrucción de la sala lírica continúe con toda impunidad?
Los cambios que afectaron el escenario y la sala perjudicaron severamente la acústica privilegiada que lo caracterizaba.

¿Macri tiene tanto poder para hacer esta masacre cultural, esta nueva estafa al pueblo argentino, a los trabajadores artistas sin que esto trascienda, sin que prosperen tantas denuncias?

Sinceramente, queremos creer que no. Pero…
Entonces: ¿Quién gobierna a Macri?

En respuesta a las denuncias realizadas por los trabajadores, el Sr. García Caffi ordenó el traslado de 480 artistas, cantantes, pianistas, fotógrafos, camarógrafos, arquitectos, herreros, etc., etc. Ahora, según la decisión de este funcionario de turno, ESTOS TRABAJADORES ¡pasarán a prestar servicio en los Hospitales Municipales que les queden más cerca de su domicilio! Es decir, para dar un ejemplo real y concreto, un cantante lírico de 30 años de trayectoria, con presentaciones en los más importantes teatros mundiales, que representó artísticamente a nuestro país, que fue premiado y reconocido mundialmente, hoy deberá entregar números a los pacientes del Hospital Álvarez.

Haciendo una breve proyección, nos damos cuenta de que la propuesta de Macri & García Caffi ¡es muy inteligente! Como no pueden echar al artista, lo mandan a realizar tareas que poco tienen que ver con su trayectoria profesional, lo que indica que ¡en pocos meses se muere de tristeza, de infarto o renuncia!
De esa manera, Macri & García Caffi hacen su brillante negocio y se ahorran el dinero del despido, sumado a que eliminan, de esa manera, un cargo estable de la municipalidad, ¡ganado legalmente por concurso internacional!

¡Qué genios tenemos como gobernantes, qué mentes iluminadas! …¡Qué perversos! Oh casualidad, los dirigentes de los trabajadores están entre los “nominados”.
Oh casualidad, el gran asesor escenotécnico del “Master Plan” es el Sr Juan Carlos Greco, el ex director técnico expulsado del Teatro Colón, que hoy -por lo visto- se tomó una revancha privatista.

Quedamos 808 trabajadores que todavía pertenecemos a este teatro… o lo que queda de él.

Nuestra condición actual es la siguiente:
* Desde enero, el teatro está cerrado y tapiado, y no podemos ingresar. Estamos en la calle.
* La programación de obras líricas a desarrollarse en otros lugares, como el Teatro Coliseo, es mínima y no está confirmada.
* No disponemos de una oficina de personal y fiscalización, donde constarían nuestras asistencias, no tenemos garantizados los sueldos.
* No tenemos Director Técnico, puesto que el que recién había asumido renunció inmediatamente, al argumentar que no puede trabajar por la desintegración del personal de talleres, de vital importancia en el desarrollo de la puesta escenotécnica.
* No sabemos ni dónde ni cuándo debemos presentarnos a trabajar, estamos totalmente desprovistos de información, nos reunimos semanalmente en las veredas del Teatro, estamos en asamblea permanente, pero las autoridades del Gobierno de la Ciudad no nos reciben.
* Nuestro Director, el Sr. García Caffi, nos basurea públicamente diciendo que debe trasladar personal porque “el Colón no es un seguro de desempleo, y no puede apilar trabajadores en los pasillos del teatro”.

Queridos lectores, me despido con la convicción de seguir adelante solos, silenciados, más viejos y mucho más tristes, pero con la esperanza de que por lo menos sepan que hicimos todo lo posible por defender nuestro Teatro, nuestras familias, nuestra cultura……Y no nos daremos por vencidos, ni aún vencidos!

 

Trabajadores del Teatro Colón

 

Tomado de Comunicación Popular

Compartir este post

Comentar este post