Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Clanider. El Abuso (2).

17 Junio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

Miedo y asco en MVD
La columna de Daniel Figares.

 

Clanider. El Abuso (2).

imagesHace poco más de un mes que la jueza Graciela Gatti procesó -y con prisión- al titular de Clanider S.A., Gabriel Leindekar, y a la ex administradora del Hospital Maciel, Lucía Zagía.

En las distintas crónicas del reciente y gravísimo inicio de proceso penal contra estas personas se hace constar que “la resolución de la jueza no se pronuncia respecto al director del Hospital Maciel, Daniel Parada, ni en relación al ex subdirector Óscar Gianneo, ya que la Fiscalía no encontró elementos para responsabilizar penalmente a ninguno de ellos.”
 
No obstante, el fallo deja en claro que la indagatoria continuará "respecto de la eventual responsabilidad penal" de la coordinadora de Clanider S.A., Alejandra De Mello, a la postre esposa del nuevamente electo senador frenteamplista Eleuterio Fernández Huidobro (para este período 2010-2015).

La empresa, con la complicidad de la funcionaria, facturó horas de más. En el fallo, la jueza Gatti afirmó que desde 2006, Clanider S.A., a través de Leindekar, se presentó a dos licitaciones para ocuparse de la limpieza del Hospital Maciel y "ofertó un precio que no era rentable". X eso, "x fuera, al margen del contrato y evidentemente con la connivencia" de Zagía, que era la responsable de controlar la facturación, "logró un mecanismo x el cual se disimularon costos a cargo de la empresa como horas de limpieza, lográndose así trasladar los mismos al hospital cuando ello, claramente, no correspondía". 

El periódico nacionalista El País publicaba en octubre del 2009 hasta algunos detalles faranduleros: “Empleados de Clanider S.A. cumplieron tareas de limpieza en la casa de la administradora del Hospital Maciel y de la suegra del senador Fernández Huidobro a costo del nosocomio, según elementos agregados al expediente que indaga la sobrefacturación de la empresa.”

Pero nosotros mismos acá en “Miedo y Asco en MVD, “El Abuso” (12 de agosto del 2009), habíamos compartido ya algunos detalles rocambolescos y bizarros.

Como cuando Fernández Huidobro confiesa que la relación entre la empresa privada y el Hospital Maciel surgió “casualmente” en el transcurso de una charla con Parada. Fernández Huidobro le dijo al Observador que fue “de casualidad, x una catástrofe. Una empresa que estaba en el hospital se fundió y el médico que estaba al frente del Maciel (Parada) vino a atenderme –casualmente- xque yo estaba enfermo. Y se le propuso a mi esposa hacerse cargo de la operativa.”

La sobrefacturación le habría costado al estado (o sea a todos nosotros) unos 130 mil dólares, según las distintas versiones de prensa.

También en aquel artículo dábamos cuenta de que luego se sabría que en primer término la adjudicación fue hecha directamente, luego de contratada la empresa se convocó a licitación (a fines del 2006) y fue la misma Clanider S.A. la firma ganadora; y que, finalmente, en una última licitación a la fecha, el Hospital Maciel resolvió renovarles el contrato x el período 15 de enero del 2009/14 de enero del 2010, prorrogable automáticamente x lapsos de un año hasta el 14 de enero del 2011.

Decíamos, además, que las explicaciones del director del Maciel, Daniel Parada, eran, x momentos, increíbles. Como cuando le contó al semanario de derechas Búsqueda que “antes, el hospital cuando nosotros entramos, trabajaba con una licitación en la que había una empresa que no marcaba tarjeta, no marcaba absolutamente nada y se le pagaba una cuota fija y [a] alguien se le ocurría ver si estaba limpio o estaba sucio” (¡en un hospital señor!); o como cuando afirmaba que “no teníamos sistemas correctos [de contralor]. En realidad no teníamos software de relojes, estábamos tramitando los software xque en el hospital prácticamente nadie marcaba tarjeta.”

De las sucesivas licitaciones quedó a su vez en claro que el contralor de la empresa Clanider lo ejercía la propia empresa. Podemos decir que así, naturalmente, mucho no podía mejorar la cosa…

Asimismo reproducíamos la noticia del 30 de julio del 2009: “Aunque detectó que cobraba x más horas de las que sus empleados podían trabajar, el Hospital Maciel no rescindió contrato con la empresa Clanider S.A.”. Verdaderamente escandaloso. (Aunque ya sabemos, como decía Debord, que no existen más los escándalos –o que ya nadie se escandaliza de nada, que es más o menos lo mismo.)

Ahora, ¿qué pasa con Parada e incluso con Fernández Huidobro? Linda manera de ayudar al país… ¿no?

¿No tendrán ninguna sanción penal x sus respectivas responsabilidades inherentes al manejo de la cosa pública ejercido en sus concernientes funciones?

El amigo del presidente (el senador Fernández Huidobro) sólo x esa condición parece tener espalda ancha... ¿Lograrán zafar él y su esposa?

En mi opinión personal, de haber existido un mea culpa, una disculpa o una buena excusa –que yo no conozco, sinceramente-; de haberse hecho, repito, no lo eximiría para nada de la reprobación ética de los conciudadanos entre los que me encuentro.

Que muchos de estos arrancaron como Robin Hood  y ya están terminando como “Juan Sin Tierra”, la verdad.

Esto es algo cuyo hedor constituye un atentado contra cualquier nariz decente.


DanielFigares

(X otra parte, ¿no es ciertamente raro que Parada no esté impugnado penalmente? ¿Está calladito x el secreto de sumario? ¿No es ciertamente raro que FH también esté chito?

 

Daniel Figares

Compartir este post

Comentar este post