Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Colombia: Corrupción, clientelismo y Narco-para-política: Un “engendro” ya Institucionalizado

19 Julio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica


 

El próximo 20 de Julio se posesionarán el “nuevo” congreso de la República -102 Senadores y 166 Representantes a la Cámara- correspondiente al periodo 2010- 2014. A pesar de que a la fecha no se conocen aún los resultados definitivos del re-conteo por parte de la Registraduría Nacional, según el último informe de prensa emitido por dicha oficina, nos muestra que para esta elección asistieron 13.203.762 de sufragantes de los 29.852.099 aptos para votar, es decir, el 44.23% del total potencial electoral, y un 55.77% de abstencionismo a nivel nacional. De esta cifra de votantes solo 11.326.498 fueron votos válidos y algo más de 2 millones de votos NO válidos (Blancos: 475.291; Nulos: 1.403.913; No marcados: 473.351) (1), o sea, solo el 37.94% de la población colombiana apta para votar eligió al “nuevo” cuerpo legislativo.

Autor: Sakina Iwoka


CONGRESO QUE SALE

El congreso saliente se ha visto salpicado, desde su posesión hasta la actualidad, por las constantes denuncias de para-política (congresistas financiados, apoyados y respaldados por el paramilitarismo en toda la geografía colombiana), a tal nivel que casi el 70% del total de los congresista (unos investigados, otros condenados y otros renunciaron), se hayan comprometidos jurídicamente por sus nexos con esta forma delincuencial.


Y que decir de las secuelas que deja la llamada “Yidis-política”(2), que no es más que la expresión viva de la corrupción, la compra de conciencia y cualquier otra práctica maloliente que se ejerce desde el gobierno nacional –en cabeza del presidente de la República-hacia el congreso colombiano para lograr la aprobación de sus “proyectos”: En este caso particular, a través del otorgamiento de dadivas (puestos en notarias y dinero), Álvaro Uribe Vélez, haciendo uso de servilismo de su séquito ministerial y dentro del mismo congreso, logra que la ex congresista Yidis Medina cambie su voto a favor de la reforma Constitucional que da paso a la reelección del presidente Uribe para el año 2006.


Sin ningún pudor ni vergüenza, este congreso saliente también estuvo “entretenido” de principio a fin en la búsqueda, a como de lugar, de una reforma constitucional que convocara un referendo para lograr la segunda reelección del presidente Álvaro Uribe, obviamente con el auspicio de este y el “buen servir” de los suyos, a tal punto que no solamente superaron con creces los topes económicos de la recolección de firmas que respaldara tal referendo, sino que además, por la torpeza que genera el servilismo a ultranza, se recurrió a tramites descaradamente ilegales e inconstitucionales, desde la la forma burda en que se “aprueba” dicha “iniciativa” en la Cámara de Representantes finalizando el 2009, hasta el anti-ético transfuguismo (3) que se da desde el Congreso a la luz de la última reforma política aprobada por la misma instancia gracias a la ponencia presentada por el ejecutivo. (4).


No es necesario profundizar en análisis e investigaciones –pero a bien pueden hacerlo- para darse cuenta, hasta el más desprevenido ciudadano, que ninguno de estos comportamientos y episodios que se ejercen desde la Casa de Nariño, el gobierno nacional, algunos departamentales y de ese gran número de congresistas, son aislados. Todos y cada uno de ellos son eslabones de la gran cadena narco-paramilitar y mafiosa que por siempre, desde su cuna, ha acompañado la gestión pública y privada del saliente “señor” Presidente Álvaro Uribe Vélez.


DRAMA SOCIAL


Ahora bien, según los últimos datos estadísticos, en Colombia de los más de 47 millones de habitantes, existen 21 millones de personas sumergidas en la pobreza y 8 millones se encuentran en condiciones de indigencia (5), situación esta más que preocupante, inaceptable si se tiene en cuenta que el 49,1% de los ingresos totales del país va a parar a las arcas del 10% más opulento, frente al 0,9% que se queda en el lado de los más miserables (6). Así mismo Colombia presenta el mayor índice de desempleo en América Latina y el mayor en los últimos seis años al interior del país con un 14.6% (3.128.000 desempleadas y desempleados) y el subempleo y/o economía informal (ocupación sin ninguna prestación social ni garantías laborales) alcanza el 33.4%, es decir, algo más de 7 millones de compatriotas.


“Otra pata que le nace al cojo” a esta amarga realidad en nuestro país, y que para nada se inmuta el legislativo, es el constante crecimiento del desplazamiento interno. Según CODHES (7), 4.5 millones de compatriotas –hombres, mujeres y niñ@s- han sido desplazados de sus territorios a las urbes de las medianas y grandes ciudades. Aunque el gobierno nacional pretenda tapar el sol con las manos y emitir cifras encubridoras y mentirosas, el drama humano habla por sí solo, y lo vivimos a diario cualquier parroquiano que dure más de media hora caminando por el centro de su ciudad, e incluso en los barrios centrales y periféricos. Obviamente, la mano del narco-paramilitarismo involucrada en este fenómeno desde los campos, las ciudades, el congreso y la casa de Nariño no brilla por su ausencia. Por supuesto, el debate sobre este tema no termina acá.


CONGRESO ELEGIDO


Frente a esta realidad, someramente esgrimida y para nadie desconocida, y gracias al voto de un número indeterminado de victimas de este drama, se re-eligió en su mayoría al narco-paramilitarismo y a la oligarquía en el congreso de la República para el periodo 2010-2014:


“Expertos como los politólogos Alejo Vargas y Ariel Ávila estiman que de las 268 curules que hoy están en juego -en Cámara y en Senado-, las llamadas fichas de los para- políticos podrían reconquistar 70 de ellas. Esa cifra representa casi el 30 por ciento del Congreso.


Sin ningún tipo de impedimento legal o moral, todos los herederos lograron entrar a las listas de los partidos Liberal, Conservador, de 'la U', Apertura Liberal, Cambio Radical, y del llamado Partido de Integración Nacional (PIN), el que mayor número de candidatos de este tipo recoge.” (Sic).



“El perro baila por la plata” reza el dicho popular: Gracias al son del dinero – ilegales o institucionales como son los programas “sociales” de la presidencia de la República, léase: Acción Social de la Presidencia, Agro ingreso- seguro, etc.- o el terror de la “moto- sierra” y el fusil, gran parte de ese 37.94% del electorado que eligió a este nuevo congreso, derrotó su DIGNIDAD, actuó con irresponsabilidad frente a la apuesta de un mejor amanecer para las nuevas generaciones y claudicó ante la barbarie y el cinismo. La cultura “traqueta” o “mafiosa” de la que ya avisan varios sociólogos, esta haciendo presencia en la cotidianidad colombiana, y más perversamente para estos escenarios de decisión y elección, que en el caso particular, eligió a la Rama Legislativa –Senado y Cámara de Representantes- que según Titulo VI, Capitulo 1 y 3, de la Constitución Nacional, “…es la .encargada de hacer, reformar o derogar leyes, juzgar políticamente a funcionarios del Estado, elegir al Contralor General de la Nación, al Procurador, a Magistrados de la Corte Constitucional, al Defensor del Pueblo, de autoadministrarsen a través de su reglamento interno , hacer control público ,….”, entre otras funciones.



¿Será que este electorado que voto a favor de esas “bellezas de congresistas” y de este presidente electo, creyó o cree que ell@s harán cabal cumplimiento ético de dichas funciones?..¿Creerán estos “ingenuos” votantes que sus “pupilos” están comprometid@s en construir justicia social? o ¿Qué este puñado de congresistas se sensibilizan y solidarizan con sus angustias?..Ó simplemente, que con el “dinerito” recibido o el dejarse vencer por el temor, será suficiente garantía de cambio?

Este es un congreso que le cae, y no propiamente por mera casualidad, como “añillo al dedo” al electo Presidente Juan Manuel Santos, escudero del Presidente Uribe en sus políticas de “Seguridad Democrática”, que entre otras perversidades anti populares, engendró los llamados “falsos positivos”, e igualmente garante y continuador de las políticas estratégicas de interés del Departamento de Estado Norteamericano, del capital financiero internacional, de las multinacionales y por supuesto de los intereses de la minoría Oligárquica que por casi 200 años ostenta el poder en nuestra martirizada Colombia.



¡SOMOS MÁS...!


Lo cierto, es que a pesar de estos desencantadores episodios, estamos seguros de que somos más los colombianos y colombianas que nos negamos a sucumbir en la indignidad y el sometimiento. Somos mayoría quienes estamos comprometidas y comprometidos en forjarnos día a día una Colombia del tamaño de la Grandeza, y por tanto, al lado de los sectores sociales, seguirle apostando a procesos de formación y organización popular en la construcción de liderazgos colectivos capaces de empoderarnos en los escenarios reales de poder y decisión. Continuaremos, en medio de la adversidad, sembrando los horizontes de amor por la libertad, porque no hay más reconfortante que heredar a los nuestros la Ética, y Dignidad.






(1) Registraduria Nacional. Boletín 42-06:23 a.m.

(2)CARACOL. Mayo 2008/Corte Suprema de Justicia-2008-.

(3) “El transfuguismo motivado por la reforma política, no es otra cosa que la confusión ideológica y la negación de los principios orientadores que en otrora condujeron a los movimientos sociales y políticos de la humanidad hacia las grandes revoluciones por las libertades individuales y los derechos humanos…. ”. Germán Calderón España.

(4)Corte Constitucional de Colombia. Ley 1354/2009

(5)Informe PNUD-Octubre 2009/Econom. Jorge Iván Gonzales

(6)Conclusiones de la MESEP (agosto 2009)

(7)Informe CODHES (Consultoría para el desplazamiento y los Derechos Humanos)

 

Tomado de ELSALMON - Revista Cultural

Compartir este post

Comentar este post