Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Colombia: Medallo en Llamas

26 Agosto 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica


Medallo en Llamas1

por Santiago Benavides

 

http://www.moir.org.co/IMG/arton3835.jpgAyer mataron un muchacho en la otra cuadra. Era el conductor en una de las rutas quesuben a Robledales... Tal parece que en un arrebato de dignidad decidió no pagarle por un día la vacuna a los tipos de los combos. La sentencia no se hizo esperar y le mandaron un par de niños armados a que le pegaran tres tiros. En el Seminario se escucharon los disparos como si fueran voladores dañados, de esos que revientan apenas han subido un metro. Un muerto más al arrume de los 1850 que van en lo corrido del año; cifra que arroja el promedio terrible de casi once asesinatos por día, uno cada dos horas. La reacción que instintivamente todos tenemos ante el muerto de turno es la de pensar que quién sabe en qué pasos andaría... Que el que nada debe nada teme.

 

Pero no es verdad. En Juan XXIII, a escasos dos kilómetros de aquí, la gente estádurmiendo en el piso y amurallando sus ventanas con cojines y bultos de arena por temor a las balas perdidas que entran en cualquier momento de la noche. Los combos, esos grupos de niños extraviados en la violencia de Medellín, no ven la guerra como “el monstruo grande que pisa la inocencia de la gente”, sino como un juego en el que los juguetes son fusiles de largo alcance y la trama es matar o morir. Por eso sus rituales son tan extraños: se paran en la punta de los morros que comandan, se anuncian con tiros al aire, se dedican canciones ofensivas, se mientan la madre ya todos empericados y terminan echándose plomo. Ese plomo es el que casi nunca llega al destino pensado y acaba alojándose en ancianos dormidos, en niños que caminan a la escuela o estudiantes universitarios que todavía le apuestan a los libros.

 

Lina es una amiga que vive en La Quiebra, en plena comuna 13. Hace una semana seprendió la plomacera más tenaz al lado de su casa y acurrucada contra la nevera y viendo a través de las cortinas cerradas la sombra de los tipos disparando, decidió sacar su celular y grabar lo que se oía; un traqueteo incesante que reverberaba en los muros de su casa, interrumpido únicamente por uno que otro madrazo. Las voces que se alcanzaban a escuchar en las cortas pausas de los disparos dejan adivinar un odio enterrado en lo más profundo, la gestación de una raza que no nació paʼsemilla. El celular de Lina grabó más de diez minutos de guerra, los cuales me hizo escuchar mientras lloraba y decía que se quería ir del barrio pero que cómo dejaba a su tía, y a una primita que es su ñaña. “Ni siquiera puedo usar el metrocable” se quejaba. Eso ya es noticia nacional... Los de “La Agonía” se encendieron con los de “La Divisa”, balearon una cabina del metrocable –hasta el momento un medio de transporte seguro-, impactaron la estación (más de seis tiros) y dañaron el cable portante. Antes de que se reviente el cable y alguna cabina del teleférico se caiga y eche a rodar por la loma, las autoridades prefirieron suspender el servicio “por lo menos dos semanas”. Más de 10.000 personas tendrán que ver cómo se las arreglan para encaramarse al cerro de la trece sin la ayuda del metrocable.

 

Este fin de semana hablé con un médico del 12 de Octubre, un área muy problemática delnoroccidente. A él lo conocí hace un par de meses llevándole los niños para que les oyera una tos maluca que tenían y recuerdo que entre más me acercaba al consultorio más tenía la sensación de estar en zona roja. Así que cuando lo volví a ver hace un par de días le pregunté por la situación. El se rió sin alegría y me contó que justo esa semana habían llegado a pedirle 600.000 pesos o un revólver de tales características. Como lleva 25 años trabajando en el barrio se sintió con la suficiente autoridad para pedir que le dieran una cita con el jefe para discutir el asunto; y siendo que es el médico de la comunidad, se la dieron. Cuando llegó al sitio indicado lo llevaron con un muchacho de 19 años a quien reconoció de inmediato como uno de los niños a quien había vacunado, purgado amibas, curado varicela y dado dulces en su consultorio. Se quedó sin palabras.

 

El pelado apenas lo miró y le dijo con sarcasmo “vea, las vueltas de la vida”. El doctor serepuso un poco y preguntó que cómo era eso de que le pidieran colaborar con la violencia, a lo que el muchacho respondió como quien administra la muerte y la vida “por ser usté se la voy a perdonar”. Todos los demás dueños de negocio tuvieron que pagar la cuota: o plata o fierro.

 

Pero no hay que “ir tan lejos”. Hoy lospostes amanecieron pintados de rojo en la calle que pasa detrás del Seminario. El mensaje es claro: si usted no es del barrio no respondemos por su vida. Como es una calle estratégica (atraviesa medio Robledo) y hay negocios, paraderos de buses, jibariaderos y revuelterías, es claro que se la van a pelear a sangre y fuego para poder cobrar las extorsiones. Ya ronda el corrillo de que los de Aures se quieren meter a Villaflora (el barrio colindante) y que la cosa se va a calentar. De hecho Mayeli, una amiga que nos da una mano con las cosas de la casa y que vive a pocas cuadras, llegó esta mañana a trabajar con ataque de pánico... “Imagínese que el John (el hijo, de doce años) me llegó corriendo esta mañana y me dijo que dizque tenía dos noticias, una mala y una buena... Bueno, empiece por la mala le dije y me suelta el muchachito que le habían pegado al vecino con silenciador y que había alcanzado a ver cuando lo mataron... Yo me puse toda nerviosa pero por no asustarlo le pregunté ¿y la buena? ...Ahhh la buena es que amenazaron a todos los profes del colegio entonces no van a poder dar más clases este año”.

 

Le pregunté a Mayeli si podía irse a otro barrio y me contestó lo que yo ya sabía... ¿Peropaʼdónde? Si ayer hablé con mi hermana en Manrique y me dice que allá está peor, si mi cuñado de Zamora me cuenta que no puede subir al barrio después de las 7, si una prima de Itagüí no deja salir a los hijos paʼque no se los maten. Sería a un barriecito bien, pero con qué plata...” Y es verdad. Medellín se incendia por todas partes.

 

¿Qué hacer? ¿Dónde termina la valentía y empieza la estupidez? ¿Cuál es el límite entrela cobardía y la prudencia? No sé. Decenas de pastores y líderes de las iglesias con los que he hablado tampoco lo saben muy bien. La respuesta varía dependiendo del lugar donde están sirviendo. En una cosa coinciden: El Evangelio es la única esperanza. Casi siempre que hablamos de la situación viene a la conversación la misma promesa de las Escrituras... “Si mi pueblo se humilla, ora y busca mi rostro, yo oiré desde los cielos, perdonaré sus pecados y sanaré su tierra”. No digo que sea fácil creerlo, pero es la certeza que tenemos y a ella tenemos que apuntarle. No tenemos -ni queremos- armas que maten, sino que invoquen la vida: la oración, la justicia y el arrepentimiento.

 

Te pido que desde donde estés nos acompañes en esta batalla. Ora por mi Medallo enllamas.

 

1Todos los nombres han sido cambiados.

 

Compartir este post

Comentar este post