Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Con Chávez en suspenso el blanco ahora vive en Quito y se llama Rafael Correa

5 Enero 2013 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

cuento1Como algunas calles de Santiago de Chile —en las que comparten adoquines marisquerías, hoteles para el amor al paso, consultorios médicos, jardines infantiles, casas-habitación y sedes sindicales— que muestran toda la gama, o casi, de los intereses y aficiones de las personas, así la política suele mostrar pasajes entre la mayor grandeza y el mayor descenso de la condición humana. | LAGOS NILSSON.

 

La diferencia entre esas calles y el ejercicio de la política es que la calle simplemente muestra una geografía de miserias, deseos y anécdotas, mientras que aquella, la política, suele enmascarar —más allá de ambiciones legítimas o no expresadas con buena o mala fe— lo peor de aquello que antaño recibía el nombre de demoníaco, es decir expresiones de pura y simple maldad.

 

Hacia mediados de la década de 1961/70 se dio en pensar a la República de Chile como una suerte de laboratorio político “en terreno”; eran los tiempos en que todavía se hablaba —y algunos las creían— de iniciativas democráticas como la Alianza para el Progreso, suerte de maná intelectual, práctico y financiero que el sacrosanto Departamento de Estado derramaba sobre la indiada, negrada y mestizados latinoamericanos en una suerte de amanecer (ya viejo entonces) de lo que pronto denominaríamos “globalización”.

 

Por esos años un cineasta boliviano, Jorje Sanjinés estrenó Yawar Mallku (Sangre de cóndor), filme con mucho de documental que en la actualidad se prefiere olvidar (pero que puede verse aquí; ¿por qué se la prefiere olvidar del recuento de “grandes películas”? La respuesta está en el enlace…

<

 

i>No no hemos olvidado a Rafael Correa; antes, empero, permítasenos insistir en lo del laboratorio social y político como caracterizaron a Chile, especialmente a fines de la década, cuando en contra de todo buen deseo de limpias conciencias un médico, Salvador Allende, fue elegido Presidente de la República. Hecho que no gustó a esas limpias (¿o impías?) conciencias, que se apresuraron a sacar brillo al filo de sus dientes y corvos asesinos.

 

En fin, Allende fue empujado salvajemente a morir y el laboratorio chileno cambió sus equipos para otro experimento.

 

A lo que vamos.
cuernto2Como ocurrió en los mil días de la Unidad Popular chilena (que no fueron una taza de leche, por otra parte), en la actualidad ni en Venezuela ni en Ecuador hay presos políticos por gusto de los gobernantes; no se han expropiado mansiones, negado herencias ni llevado mañosamente al extranjero niños —como había sucedido en Cuba con los pequeños y adolescentes enviados con engaño a Miami.

 

Tampoco hay esas persecuciones en Nicaragua, la Argentina, Brasil, Bolivia — o las hubo en los días de Lugo en Paraguay—. En un tono menor, no se conocen tampoco grandes asesinatos perpetrados por los zapatistas en los meandros de sus caracoles (los 50.000 muertos en México corren por otra cuenta, quizá una similar a la neodemocracia lobiana de Honduras.

 

Sin embargo, contra viento y mareas, Rafael Correa es El cuentero de Carondelet [el palacio Carondelet es la Casa de Gobierno en Quito]. Buen ojo tuvo el que dicen periodista y escritor argentino Nicolás Márquez. su autor; Porque si a ver vamos, fuera de circulación Hugo Chávez, ¿a quién corresponde insultar ahora? Sobre todo en un libro sin sello editorial; alguien pondrá la plata.

 

Según la información aparecida en el periódico digital Ecuador en Vivo, propiedad de Moonbeam Properties Limited, que sin duda ha de ser una prestigiosa empresa de comunicaciones ecuatoriana, “Márquez anticipa que su libro es un contrapunto a la postura ideológica y el manejo absoluto de todos los poderes que mantiene Rafael Correa Delgado, y la influencia que han tenido los mandatarios Hugo Chávez, Evo Morales y Correa sobre las acciones del gobierno argentino y el futuro de esa nación”.

 

El asunto es grave: los pasos hacia alguna forma de socialismo que algunos gobiernos latinoamericanos procuran caminar, se convierten en zancadas de corte imperialista para aplastar la acaso muy débil institucionalidad argentina.

 

Lo mejor del artículo citado es lo siguiente:
“Márquez refirió que pretende viajar a Ecuador a presentar su obra, sin embargo teme que las autoridades gubernamentales obstaculicen su presencia y el lanzamiento de su libro en Ecuador, ni que decir de su distribución. ‘Si esto ocurre, entonces enviaremos el libro en forma gratuita en formato digital para que cualquier ecuatoriano que desee pueda acceder libremente a él’”.

 

¡Bravo!

 

El resto de las idioteces que mantiene el señor Márquez —y otros personajes y comparsa puede leerse en el citado medio, eso sí: bajo la exclusiva responsabilidad del lector.

Compartir este post

Comentar este post