Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Contra la pasta base, el paco o el bazuco

23 Octubre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Tratamiento de base comunitaria

 

 

Por Gonzalo Tuimil

La bogotana Susana Ferguson coordina el Área de Mitigación de la Demanda de Droga del Ministerio de Protección Social de Colombia. Antes fue partera (“de las de antes”), educadora popular en el barrio Santa Fe, la zona roja de su ciudad, y directora de la Fundación Procrear, dedicada al trabajo social con madres lactantes en condiciones de marginalidad sometidas a la droga y la prostitución. Ferguson estuvo en Uruguay para participar en actividades que la JND realizó en todo el país. “Mitigación de la demanda no es sólo cambiarle de droga a un adicto, significa principalmente aproponerle alternativas y oportunidades reales para un cambio de vida.”

Ferguson explicó que el mayor problema de drogadicción en su país es el alcoholismo, seguido por la marihuana, la cocaína, el bazuco (equivalente a la pasta base), y finalmente la heroína. “El consumo ha crecido dramáticamente en los últimos años por un motivo fundamental: la guerra contra las drogas hace que mucha cocaína y heroína comiencen a circular y a ser vendidas dentro de fronteras. La calidad de las sustancias es otro de los problemas: con frecuencia circulan sustancias cortadas que contienen diversos componentes.”

El Ministerio de Protección Social colombiano plantea en su plan para la reducción del consumo cuatro ejes de trabajo: prevención, mitigación, superación y capacidad de respuesta. Ferguson es responsable del eje de mitigación.

El Plan Colombia no ha dado los resultados que se esperaban, la producción no ha disminuido de manera consistente con la cantidad de recursos invertidos, más bien se ha diversificado: ahora los cultivos son más pequeños, hasta hidropónicos, dice Ferguson. “El problema de la droga no es solamente que haya cultivos. El problema del consumo problemático se asocia más a la pobreza y la falta de oportunidades. Frente a las condiciones del contexto y los determinantes sociales también resultan muy limitadas las estrategias de prevención. Una de las cosas novedosas de la política es la inclusión del eje de mitigación, que busca construir un puente entre la prevención y la cura (cómo hacer que el adicto comience a abandonar gradualmente el consumo); y para que ello ocurra nos basamos en dos principios: menos radicalidad (no puede ser droga sí o droga no) y menos sanciones. La mitigación plantea un tema contextual, porque el problema no es el alcohol, el bazuco o la pasta base, sino las condiciones sociales en las que esas sustancias se convierten en una alternativa al sufrimiento, a la desesperanza. Tratamos de flexibilizar el paradigma de no a la droga.”

Para Ferguson las actuales propuestas de reinserción de los consumidores problemáticos son insuficientes y tienen una limitante importante en la propuesta de inclusión, ya que el acceso a espacios laborales dignos no es fácil: Colombia tiene una de las tasas de desempleo más altas de Latinoamérica. “Con frecuencia se les pide a los chicos que dejen el tráfico de drogas o la prostitución, pero les ofrecemos fabricar escobas o plumeros, cuando una prostituta puede ganar hasta un millón de pesos colombianos (500 dólares) por día.”

 

La base comunitaria

Ferguson y el equipo de la Unidad de Gestión del Ministerio de la Protección Social lideran un cambio en la estrategia de abordaje del problema. “Venimos poniendo en práctica un programa de Tratamiento de Base Comunitaria (TBC), que no es exclusividad colombiana porque ya existe en otros nueve países de la región, con apoyo de Caritas alemana y la UNESCO”, aclara.

La estrategia del TBC se sustenta en el desarrollo de comunidades locales facilitadoras de procesos preventivos y de mejores tratamientos, que dan lugar a redes abiertas que interactúan entre sí. La experta plantea pasos fundamentales en el desarrollo de esas comunidades:

1) Deben salir de las grandes instituciones que “viven pertrechadas tras los escritorios y hacen planes que luego se llevan a cabo de manera esporádica e incompleta”.

2) Los técnicos no deben llegar con los planes hechos sino construirlos con las comunidades. “No hay comunidad efectiva sin intervención de la gente en los procesos.”

3) Es imprescindible detectar a los líderes comunitarios, que pueden llevar adelante el trabajo cotidiano. “Ellos jamás estuvieron en los planes oficiales, quizá porque desde los espacios técnicos no se ve a las comunidades como un colectivo de personas con potencial para participar en la construcción de respuestas y soluciones.”

4) Los líderes comunitarios deben ser empoderados y profesionalizados. “Deben ganar un salario digno. No puede ser que sólo cobre el funcionario o el investigador que llegan desde fuera.”

5) Romper el activismo puntual. “Basta de utilizar a la gente como conejillos de Indias de funcionarios que trabajan cuatro meses, publican grandes investigaciones y no dejan nada en los territorios.”

6) Explorar qué tiene el barrio donde se radica la comunidad. “Se trata de activar lo que hay, valorarlo: clubes deportivos, sociales, culturales, templos. Son nuestros mejores aliados.”

7) No imponer criterios externos ni de homogeneización. “Hay que discutir, capacitar, aceptar al distinto. Las diferencias no son malas.” n

 

 

Andrea

“Llegó al centro de TBC El Parche a los 22 años; la trajo la policía por intento de suicidio. Era consumidora, vendedora y prostituta. Inhalaba pegamento, se metía bazuco y había sido violada dos semanas antes. Como estaba en estado de shock por abstinencia, se le administró un sedante para que descansara. Cuando despertó, llamamos a la mamá. Le propusimos un proceso de tratamiento comunitario, empezar a disminuir el consumo y cambiar el bazuco por marihuana, y se le asignaron tareas comunitarias. Tras 11 meses de tratamiento fue dada de alta y se le consiguió un trabajo. Se puso de novia con otro consumidor de marihuana, se fueron a vivir juntos y tuvieron dos hijos. Andrea sigue fumando marihuana, pero mucho menos, hasta se cuidó en ambos embarazos. Y sigue muy ligada a El Parche. n

 

Fuente: BRECHA

Tomado de Semanario Alternativas

Compartir este post

Comentar este post