Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Costa Rica: La lucha contra la privatización de los muelles

26 Abril 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

muelle-limon.jpgRecientemente la administración Arias dio pasos categóricos para cumplir con uno de sus principales objetivos de gobierno: finiquitar la privatización/concesión de los muelles de Limón.

 

Para esto ha utilizado todo tipo de mecanismos -legales e ilegales- con tal de garantizar esta tarea pendiente. Así, por ejemplo ha sido recurrente en las últimas semanas que la policía -en su calidad de “guardianes” del orden burgués- se haga del control directo de los principales accesos en los muelles, para amedrentar cualquier tipo de movilización sindical y popular contra la privatización.

 

Pero quizás la medida más contundente empleada por los Arias y que da cuentas de hasta donde está dispuesta a llegar la burguesía con tal de privatizar los puertos del Caribe, ha sido su intromisión directa en la vida interna de SINTRAJAP, legalizando una asamblea ilegítima y el nombramiento de una nueva junta directiva liderada por el “Grupo Mediador”, quienes han cumplido el aborrecible papel de agentes directos del arismo dentro del sindicato.

 

Esto ha desatado una disputa –mediática y legal hasta el momento- entre el gobierno y la directiva legítima de SINTRAJAP, la cual se ha convertido en uno de los principales temas políticos del país luego de las elecciones nacionales. Y esto no es para menos si se toma en cuenta que de consumarse la concesión de los muelles, el gobierno de los Arias pondría la “cereza en el pastel” a su agenda neoliberal, haciéndose de un jugoso negocio y de paso destruyendo a una organización sindical histórica en Costa Rica.

 

Por ello quisiéramos realizar un análisis sobre el contexto político en que se produce este ataque del gobierno contra los muelles y SINTRAJAP, además de aportar nuestra perspectiva al respecto de la forma en que debe desarrollarse esta lucha.

 

El momento político del ataque contra los muelles y SINTRAJAP

 

La privatización de los muelles de Limón y Moín hace parte de un proyecto de primer orden para la burguesía costarricense, la cual ve con malos ojos que sus importaciones y exportaciones se vean afectadas por convenciones colectivas, garantías laborales y la existencia de un sindicato que cada cierto tiempo convoca a huelgas. Esto, a criterio de la burguesía, es un síntoma de “subdesarrollo” e interfiere con el “sano” desarrollo de sus negocios, en particular luego de la aprobación del TLC con los EUA.

 

Por ello, el gobierno de los Arias asumió la privatización de los puertos del Caribe como una de sus tareas principales –la llamada Ciudad-Puerto-, pero la misma se le complicó por la confluencia de dos elementos políticos de diferente orden: 1) en el plano nacional, la fuerte lucha contra el TLC consumió los dos primeros años del gobierno arista, restándole margen político para implementar fácilmente aspectos parciales de su agenda neoliberal, y 2) el triunfo en SINTRAJAP de una directiva clasista y combativa liderada por Rolando Blear, que de entrada se opuso a la concesión de los muelles y rechazó todos los sobornos provenientes del gobierno y los empresarios (1).

 

Pero tras la derrota de la lucha contra el TLC, el gobierno de los Arias -y el conjunto de la oligarquía tica- pasó al ataque para garantizar SI o SI la privatización de los muelles. Esto se explica debido a que la derrota del movimiento del NO marcó el cierre de un ciclo político de resistencia anti-neoliberal en Costa Rica, el cual inició con el estallido de la lucha contra el COMBO ICE en marzo del 2000 y se prolongó –con sus altibajos- hasta octubre del 2007 con la derrota en la trampa del referéndum.

 

La anterior caracterización no debe interpretarse como la imposibilidad de que se desarrollen luchas contra los efectos de la implementación de políticas neoliberales, por el contrario esta ha sido la tónica de muchos conflictos sociales en los últimos años –Sardinal, Crucitas-. Pero estas luchas de carácter parcial y defensivo no constituyen una confrontación a la totalidad del proyecto neoliberal de la burguesía tica. (2)

 

Más categóricamente: la derrota en el referéndum significó un recambio en las coordenadas políticas del país; generó un fuerte retroceso del nivel y magnitud de las movilizaciones en el país, potenció el natural gremialismo (3) y fragmentación de las luchas sindicales y le dio espacio a la burguesía para avanzar en la implementación de la agenda neoliberal en Costa Rica.

 

Tener compresión de esta nueva realidad nacional “post-referéndum” es de vital importancia, porque arroja claridad sobre el “estado de ánimo” triunfalista que actualmente impera entre la burguesía tica –y no se diga la facción arista-, mismo que se ha reflejado claramente en el operativo político del gobierno contra SINTRAJAP: ¡el gobierno y la burguesía no tienen entre sus planes la “cautela” a la hora de aplicar los puntos estratégicos de su agenda neoliberal! (4)

 

La oligarquía tica tiene claridad en cuanto a que el “pulso principal” contra el movimiento de masas costarricense se libró en el referéndum, donde obtuvo una contundente victoria política; ¡ajustada en términos del conteo electoral, pero gigantesca en cuanto al rédito político!

 

El estado del conflicto

 

Para el momento en que escribimos este artículo, el gobierno de los Arias pareciera estar ganando el pulso por la privatización de los muelles. Esto lo decimos porque ha logrado utilizar todo el peso del Estado –policía, corte- para legitimar su violación a la autonomía sindical y continuar con la privatización de los muelles del Caribe, sin que hasta el momento haya explotado un movimiento huelguístico que derrote la política arista.

 

Pero lo anterior tiene un matiz que es fundamental no perder de vista, y es que la directiva legítima de SINTRAJAP cuenta con el respaldo de la mayoría de las y los trabajadores de los muelles, lo cual quedó claramente demostrado en la asamblea del 4 de marzo en el Black Star Line, donde 600 afiliados le dieron el respaldo a Rolando Blear y sus compañeros de directiva en la lucha contra la privatización de los puertos, además de que respaldaron la convocatoria una huelga para lograr ese objetivo.

 

Ahora bien, aunque reconocemos que la legítima directiva de SINTRAJAP ha dado una gran lección de clasismo y combatividad ante el ataque del gobierno, también es necesario plantear que los compañeros han cometido errores importantes en el curso de su pelea, que de no corregirse posiblemente conlleven a la derrota de este proceso. Nos explicamos mejor.

 

En primera instancia, consideramos que un error importante fue el haber ido a una multitudinaria asamblea como la del 4 de marzo sin una propuesta concreta de huelga. Esto le dio margen al gobierno para que continuara con su operativo de intervención sindical y terminara legitimando –mediante los juzgados de la burguesía- la asamblea liderada por los traidores del “Grupo Mediador”.

 

En segundo lugar, aunque es correcto utilizar los mecanismos legales para denunciar la intervención del gobierno en el sindicato, esto debió ir acompañando de medidas de lucha concreta. Y es que la justicia burguesa sólo resuelve “a favor” de las denuncias de la clase trabajadora cuando hay una valoración política de por medio, es decir, cuando considera que es necesario apagar un posible “incendio”.

 

Y finalmente el principal error que ha cometido la directiva de SINTRAJAP es que ha tenido poco reflejo para buscar el acompañamiento del movimiento sindical, estudiantil y popular del país; ha concebido la lucha desde una perspectiva muy estrecha entre el sindicato y el gobierno, cuando en realidad la naturaleza de este conflicto es profundamente nacional.

 

Es cierto que los compañeros de SINTRAJAP en el último período comenzaron a corregir este error y buscar acompañamiento del movimiento sindical, pero creemos que han sido un poco tímidos al respecto. Y es que SINTRAJAP tiene toda la capacidad moral para convocar a un Encuentro Nacional de las organizaciones sindicales y populares, que sea el punto de arranque de una gran lucha nacional contra la privatización de los muelles y el ataque a la autonomía sindical.

 

Sobre este punto es necesario hacer una aclaración: el conjunto del movimiento sindical ha tomado una postura pasiva ante el conflicto en los muelles, emitiendo comunicados de solidaridad pero sin plantear un acompañamiento efectivo –entiéndase movilizaciones- con esta lucha. (5)

 

La lucha por los muelles tiene que ser el eje del movimiento sindical y popular

 

Consideramos que la lucha contra la privatización-concesión de los muelles del Caribe y la defensa de la autonomía sindical deben ser los ejes fundamentales de todo el movimiento sindical, estudiantil, popular y la izquierda costarricense. (6)

 

De resultar victorioso el gobierno y la burguesía en este pulso contra el movimiento sindical, lograría sentar un nefasto precedente político “legitimando” la intromisión directa del gobierno en la vida interna de los sindicatos cuyas directivas sean independientes y combativas. Además, se profundizaría aún más el curso reaccionario y la derechización que actualmente presenta el ambiente político nacional.

 

Indudablemente esta tarea no será nada fácil, tanto por el contexto post-referéndum que de conjunto es desfavorable para el movimiento sindical y popular, así como por la ferocidad y “convicción” demostrada por el gobierno y la burguesía para lograr este cometido.

 

Por ello insistimos en que es necesario un gran Encuentro Nacional para lanzar la pelea a escala nacional contra la privatización de los muelles. Para esto, es imprescindible que la legítima directiva sindical de SINTRAJAP se ponga al frente de la convocatoria y marque el punto de arranque con una gran huelga en los puertos de Limón y Moín.

 

Aunque es claro que la burguesía utilizará todo el poder de sus fuerzas represivas para derrotar una eventual huelga en los muelles, lo cierto del caso es que es un riesgo que SINTRAJAP, el movimiento sindical, popular, estudiantil y la izquierda tiene que asumir con claridad para lograr la derrota del gobierno. (7)

 

Notas

 

1. A cambio de la privatización de los muelles, el gobierno de los Arias esta ofreciendo como “compensación” a las y los trabajadores portuarios un plan de pensiones adelantadas para los muelleros de entre 50 y 57 años de edad, capacitación gratuita para que se conviertan en microempresarios y 80 millones de dólares para repartir entre los trabajadores –sin contar la liquidación ordinaria-.

 

2. Desde nuestra perspectiva el movimiento del NO tuvo como motivación central una pelea por la defensa de la soberanía nacional; apuntaba contra el entreguismo de la riqueza nacional a las transnacionales. Esto no niega que se desarrollaran gran cantidad de mediaciones políticas, desde facciones de la burguesía opositora a ciertos aspectos del libre comercio, hasta sectores a la izquierda que del todo se opusieron al libre comercio como tal.

 

3. Con gremialismo nos referimos al que las luchas sindicales sean asumidas tan sólo como un conflicto económico entre un sector particular de la clase trabajadora en contra del gobierno o la patronal. De esta forma, cada sector sale a pelear por su propia agenda de reivindicaciones de manera aislada y sin asumir su lucha desde una perspectiva política. El gremialismo sólo puede llegar a ser superado en forma completa si hay una dirección política que oriente eso, tal y como lo expuso Lenin en el ¿Qué hacer? donde polemizó contra las tendencias de izquierda que pregonaban el espontaneismo.

 

4. Además de la derrota del TLC, el desarrollo de la crisis económica mundial y la fuerte caída en las entradas fiscales del país, introducen un elemento de alta presión sobre el gobierno para aplicar un ajuste al estilo “ortodoxo”, aunque por supuesto mediado por una valoración política. Un claro ejemplo de esto es la denuncia que recientemente realizó la APSE al respecto de la pretensión arista de imponer un “salario único” sobre el sector público, recortando todos los incentivos que representan una buena parte de los salarios.

 

5. La única excepción ha sido el caso de la CGT y del SINDEU, quienes han asumido de manera militante la campaña en solidaridad por los puertos. Lastimosamente, el peso sindical de la CGT es muy reducido en comparación con otras centrales sindicales del país.

 

6. El presente artículo lo escribimos para ser publicado en el periódico del PST, Prensa Socialista, tres días antes de los acontecimientos del 12 de abril en el campus de la UCR, cuando 60 policías literalmente invadieron la universidad. Por ello, no alcanzamos a colocar la defensa de la autonomía como el otro gran eje del movimiento sindical y popular en el aís, que se articula a la perfección con la lucha de los muelle por la defensa de la autonomía sindical.

 

7. En este sentido resulta muy importante la pelea campal que se libró en el campus de la UCR el 12 de abril pasado, cuando el movimiento estudiantil y las y los trabajadores universitarios lograron expulsar al OIJ y posteriormente lograron la liberación de los compañeros detenidos.

 

Recuadro: Los números detrás de la privatización de los muelles

 

La política de los Arias para concesionar-privatizar los puertos de Limón hace parte de un operativo de la burguesía complementario al TLC con los EUA; aspiran a desmantelar las reminiscencias del Estado Benefactor en Costa Rica y lograr la destrucción del sindicalismo portuario, puesto que la burguesía costarricense no tiene intenciones de continuar tolerando que la principal arteria de salida de sus exportaciones se vea interrumpida por las huelgas que realiza SINTRAJAP.

 

Las siguientes cifras dan cuentas de que a diferencia de la campaña mediática del gobierno y sus medios de desinformación, los muelles del Caribe están entre los mejores de la región –a pesar de su desfinanciamiento estatal- y su importancia en la construcción de obras sociales y la generación de empleo en la provincia de Limón. 

 

De un total de 287 puertos en América Latina y el Caribe, los puertos de Limón y Moín se ubican en el lugar # 11 en cuanto a efectividad.

 

-El 80%  de todas las exportaciones e importaciones del país pasan por los muelles de Limón y Moín.

 

-JAPDEVA aporta el 15% de sus ingresos a la Administración de Desarrollo para construir obra social, caminos, puentes, acueductos, escuelas, clínicas, salones comunales, apoyo a campesinos y pequeños productores…

 

-JAPDEVA genera más de 2000 empleos directos entre fijos y suplentes; más de 10.000 empleos indirectos y más de 500.000 personas se benefician de una u otra manera con la obra social que JAPDEVA construye día a día.

 

*Miembro del Partido Socialista de las y los Trabajadores

Tomado de Elpais.cr

Compartir este post

Comentar este post

Luis Eduardo 09/07/2010 18:06



Por favor!! Vayan a trabajar y dejen de vanagloriarse de logros sociales que no les pertenecen. De ser por JAPDEVA, no otorgarían dichos beneficios sociales producto del algún idealista que
quería a su provincia pero que imagino no quería inoperancia, no quería fomentar la vagabundería, la desidia y el desorden. Me pregunto como operará JAPDEVA si todos los importadores/exportadores
de este país utilizamos Puerto de Panamá para enviar y recibir mercaderías? No es muy difícil... y no encarece tanto los productos... Por un poco mas de eficiencia, yo los pago... de hecho, ya lo
hago.