Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Costa Rica - Relaciones con Colombia: ¿No debería el gobierno ser más prudente?

4 Agosto 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

Gilberto Lopes (*)

Las historias hielan la sangre. Los testimonios hablan de hornos crematorios para deshacerse de los cadáveres y de fosas comunes esparcidas por todo el país. La última, aledaña al cuartel, en La Macarena, en los llanos al sur de Bogotá, con más de 2.000 cadáveres.
“Iván Laverde Zapata, paramilitar colombiano, confesó ante los fiscales de la Unidad Nacional de Justicia y Paz que además de la instalación de hornos crematorios las víctimas fueron arrojadas al río Cauca, en el sur del Departamento de Antioquia, en la época en que el presidente saliente de Colombia, Álvaro Uribe, era el Gobernador de la entidad”.
Otra de las técnicas para acabar con el llamado enemigo, agrega, era “desmembrar a las víctimas, tirarlos en fosas comunes, lanzarlos en ríos”.
Es imposible ocultar la magnitud del genocidio. ACNUR, la agencia de Naciones Unidas para los Refugiados, dice en un informe que “La llamada ‘Situación Colombia’ alberga a cientos de miles de refugiados, solicitantes de asilo y personas desplazadas internamente. Un agravamiento de la situación humanitaria en Colombia, especialmente en zonas rurales remotas, ha dejado a más de tres millones de personas oficialmente desplazadas dentro del país –la segunda población de desplazados internos más grande del mundo, después de Sudán– mientras que otros han buscado refugio en los países vecinos”.
Estructura paramilitar y narcotraficante. Los millones de campesinos desplazados pierden sus tierras en manos de los paramilitares, y se transforman en el alimento de una guerrilla interminable que Uribe pretendió exterminar a sangre y fuego.
¿De qué otro modo se explica esa guerra que tiene ya más de 60 años? Sobre esa estructura paramilitar y narcotraficante construyó Uribe su base política. Su hermano; su primo, el exsenador Mario Uribe; unos 60 diputados y senadores, ministros, embajadores, generales, están presos o acusados penalmente por crímenes cometidos. En el nuevo parlamento, que recién asumió, la prensa colombiana señala alrededor de 40 nombres de paramilitares y narcotraficantes que, además de las tierras, se han adueñado de la política colombiana.
Tránsfugas del paramilitarismo y del narcotráfico han explicado detalladamente cómo se fueron adueñando del país expulsando a los campesinos y apropiándose de la tierra y de las instituciones vinculadas a la administración del territorio. Para combatirlos, no se necesita barcos, ni aviones, ni ejército.
Presencia en Costa Rica. Pese a esto, el nuevo presidente electo de Colombia, Juan Manuel Santos, fue recibido aquí por la presidenta de la República, Laura Chinchilla, el pasado viernes 23 de julio, para reiterarle las muestras de apoyo político y renovar los pedidos de asesoría en materia de seguridad.
En el gobierno anterior fue recibido en casa presidencial, en agosto del 2006, “Macaco”, Carlos Mario Jiménez, uno de los jefes paramilitares aliados de Uribe, luego extraditado a Estados Unidos junto con un grupo de dirigentes principales de estos grupos criminales, para evitar que hablaran en Colombia.
Arias hizo un acuerdo con la Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), organismo contra el cual hay todo tipo de denuncias en Colombia, renovadas la semana pasada, con lujo de detalles, sobre hostigamientos a la Corte Suprema, a parlamentarios y a periodistas.
Hay nombres de poderosos empresarios colombianos vinculados al narcotráfico y a la parapolítica interesados en el puerto de Moín.
Las evidencias sobre lo que está ocurriendo son abrumadoras. La simpatía política no justifica que se traiga a Costa Rica a esa gente, ni que se comprometa la seguridad del país con acuerdos como los vigentes.
Ante los hechos, ¿no sería mejor tomar distancia? ¿Es necesario pedir prudencia al gobierno en esta materia? ¿No es evidente que se la necesita?
¿No debería la Asamblea Legislativa pedir explicaciones, conocer qué hace la DAS aquí, quién viene y a qué viene?
¿Deberíamos los ciudadanos quedarnos callados? Yo creo que no.

*Periodista

Compartir este post

Comentar este post

Natalia Ramirez Roman. 04/07/2011 00:35



No es por nada, pero que poca profundidad. Soy colombiana, a mucha honra y por lo que veo, usted un intento fallido de crítico político. ¿Cómo es posible que ponga un link contando las porquerías
que hacen las FARC, mas sin embargo, nada que respalde las supuestas estadísticas? ¿Qué imagen tiene usted de este país? La ignorancia sí es mucha. No voy a negar que tenemos problemas, que los
grupos al margen de la ley han estado peinando canas desde ya más de medio siglo, y que no todos dentro del mundo de la política es confiable. Pero respondame con objetividad, ¿qué país está
libre de puntos negativos? Ninguno, hasta donde yo sé. Si no es la parapolítica, es la corrupción, la escucha que se le da al pueblo, la felicidad de este, la economía, etc. Si el miedo a que se
nos 'contagie' lo malo moviera todas nuestras relaciones diplomáticas, no habría contacto entre países: así de simple.


Hablando con toda la honestidad del caso, me asombra mucho ver un punto de vista tan retrógrado, a estas alturas de la vida. Pierdo un poco de fe en la humanidad al ver como los esfuerzos que
hacen miles de ciudadanos son ignorados por el mal que hacen unos pocos,  y el vacio crece al ver que los estereotipos exparcen un miedo injustificado hasta aquellos que comparten cultura,
historia e idioma. Pero más aún que eso, es mil veces más triste ver que aquellos que opinan al respecto, no investigan más allá de lo que se muestra en los medios, y que el punto de vista que
exhiben no precisan ninguna ventaja para nadie (Y pensar que es precisamente eso lo que leeran y creera tantos costarricenses).


No digo que no deban expresarse en lo que a opiniones y análisis políticos se refiere, pero creo que más de uno esperaba algo más progresista de aquel que exhibe el título de periodista. Si Costa
Rica está tan bien -que eso es lo que usted parece insinuar-, ¿por qué negar ayuda a un pueblo que lucha contra sus problemas internos? Y es que no se puede negar que somos muchos los que
luchamos, y de que hay gente buscando el superación, la hay. No es justo que se nos discrimine a todos, sin importar nuestros esfuerzos. 


 


(PD: Veo que los comentarios están moderados y sólo son visibles si el autor lo valida. Sospecho que el mío no pasará, pero al menos quedo con la satisfacción de haberlo dicho)


 


Saludos desde Colombia, en nombre de toda mi gente hechada pa'lante.



El polvorín 04/07/2011 00:49



Y yo sospecho que no has leido lo que pone la portada del blog:



Sobre los comentarios



Los comentarios del blog van con la opción de “validar” no con el fin de ser censurados. Sino para saber
que es lo que opinan.


No se publican comentarios con publicidad de ningún tipo.


Este blog es un espacio militante y sin animo de lucro y así queremos que
continúe


Por El Polvorín : Ivonne Leites