Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Cuba - Las nuevas y ridículas patrañas mediáticas contra Cuba.

9 Junio 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

3093235732_42c3d706bd.jpg

 

Percy Francisco Alvarado Godoy

9 de junio de 2011.

 

En los últimos días, con una contrarrevolución interna debilitada, inmersa en fuertes contradicciones fundamentadas en cuatro hechos básicos: la desmesurada ambición de protagonismo de varios de sus líderes, la ambición por el dinero que distribuye  con displicencia su amo imperial y un caleidoscopio de posiciones ideológicas que los fragmentan,  así como una escasa representatividad dentro del pueblo cubano, la lucha mediática contra la Revolución se está quedando sin argumentos para ser sostenida.

El desespero que reina entre traidores y oportunistas, al igual en los amos que los dirigen, les ha llevado a incrementar procedimientos desenmascarados por Cuba en más de una ocasión, como lo son la fabricación de supuestos opositores, dudosas huelgas de hambre, denuncias falsas de inventadas encarcelaciones y persecuciones, y otros shows mediáticos con tal de venderse  a sí mismos como perseguidos políticos. Tal como reza un viejo proverbio: “Muchos cuidan su fama y pocos su conciencia.”, la escasa quinta columna contrarrevolucionaria trata de reverdecer laureles, instigados por los enemigos ideológicos de Cuba, relanzando a figuras desprestigiadas como Elizardo Sánchez Santa Cruz, Marta Beatriz Roque Cabello, Oscar Elías Biscet y otros, quienes danzan al ritmo del dinero al que aspiran para amasar sus pingües y deshonrosas fortunas.

Mentir, denigrar; conducir a delincuentes comunes a un dudoso martirologio; provocar al pueblo revolucionario en espacios públicos con sus protestas montadas con infame intención; calumniar al compás de lo que se les orienta desde afuera; pintar carteles ofensivos y lanzar unas pocas octavillas en el amparo de lo noche;  inventar palizas y supuestas muertes a causa de ellas como en el caso de Juan Wilfredo Soto García, es el leiv motiv de sus sucias acciones, en espera del inmerecido dinero o encontrar la bendición de la SINA para procurarse una expedita marcha hacia Estados Unidos. Detrás de sus oscuros motivos reposa la ambición y  una renuncia a los valores éticos y patrióticos, avergonzando a José Martí, quien, sin conocerlos, predijo su estofa moral con una lacónica caracterización: “Un ambicioso, es un criminal.”

 LOS MERCENARIOS EN BUSCA DE PROTAGONISMO Y DOLARES.

“El que es perfecto no ambiciona riquezas.” (Refrán chino antiguo)

Siguiendo orientaciones de Washington, de sus subvencionadores europeos y de la mafia terrorista de Miami, doce contrarrevolucionarios pertenecientes al llamado Grupo de los 75, trataron de llamar la atención de sus financiadores al pretender enviar una carta abierta al compañero Raúl Castro, redactada en Matanzas, el 4 de mayo pasado, en la vivienda de Diosdado González Marrero, quien también la firmó, cargada de mentiras y falsas acusaciones sobre la muerte de Soto. De la misma manera, en la misiva trataron de redimensionar el permanente papel provocador del sociópata  Guillermo Fariñas, quien ha reiniciado una nueva huelga de hambre hace unos días. Varios de los firmantes, entre los que se encuentran Oscar Elías Biscet, Pedro Argüelles Morán y Ángel J. Moya Acosta, tenían plena conciencia de un hecho: medios anticubanos, como El Nuevo Herald, le darían amplia cobertura a la difamación contenida en dicha carta.

Cuba, en su momento, esclareció exhaustivamente, con el apoyo de miembros de la familia del fallecido,  la causa del lamentable deceso del contrarrevolucionario Juan Wilfredo Soto García, miembro de la Coalición Central Opositora, en Villa Clara. En un comunicado oficial se explica que: “elementos contrarrevolucionarios, de manera inescrupulosa, fabricaron la mentira de que este deceso fue consecuencia de una supuesta golpiza que le habían propinado agentes del orden interior”. Tal declaración esclarece que en la autopsia realizada no se observaron signos de violencia física en el occiso y que la causa de su muerte realmente fue causada por una pacreatitis aguda.

 Guillermo “Coco” Fariñas, con su nuevo show mediático, sabedor de que asume una seria responsabilidad por su vida y que Cuba siempre le asistirá, a pesar de los escasos recursos médicos con los que cuenta, como resultado del criminal bloqueo de la que es víctima, bravuconea al declarar: “Mi estado de salud está muy deteriorado. Por lo tanto considero que en esta ocasión los tiempos van a ser más cortos”. (…) “Lo haré, como siempre, hasta las últimas consecuencias porque estamos hablando de nuestros hermanos de lucha”.

Otro experto en fabricar arrestos y detenciones, inflando cifras para mantener su deteriorado protagonismo dentro de la contrarrevolución, Elizardo Sánchez Santa Cruz, dirigente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), describió una fabricada e increíble cifra de 349 arrestos arbitrarios en toda la Isla tan solo en el pasado mes de mayo, vendiendo deliberadamente una imagen fabricada de Cuba como un estado represor. Para este vendedor de mentiras, entre enero y mayo ocurrieron cerca de 1,515 arrestos y hoy, en Cuba, existen 80,000 cubanos encarcelados. ¿Quién puede creer a este embustero, conocido como “El Camaján”, cuya imagen es repudiada por la mayoría de los cubanos? Por supuesto, solo aquellos que tratan de desarrollar una guerra ideológica anti cubana y cuyo propósito es aislar internacionalmente a nuestra Patria.

Elizardo y todos los de su calaña encajan en la definición de Edward Young, sobre aquellos que se agrupan en labores contrarrevolucionarias, al decir: “El ambicioso es un esclavo de lo mucho que desea; el hombre libre es el que nada desea.”  Por su parte, todo nuestro pueblo libre no desea el sucio dinero sino vivir en plena y completa libertad, haciendo más viable y prometedor a su destino.

Tanto la difamatoria CCDHRN, como el  Centro de Información Hablemos Press (CIHPRESS), devenidos en instrumentos de Estados Unidos, han  capitaneado las falsas denuncias contra la Revolución Cubana, para complacencia de quienes subvencionan una sucia guerra mediática contra la Isla y quienes se encargan de difundir internacionalmente estas mentiras, tal como analizaremos en adelante.

LOS ALABARDEROS DE LA ACTUAL GUERRA MEDIATICA CONTRA CUBA

Complacidos con las falsarias denuncias de los grupúsculos internos dedicados al falaz negocio de la contrarrevolución, muchos en el exterior fortalecen su guerra mediática contra Cuba. El pasado 5 de junio de 2011,  Human Rights Watch (HRW) lanzó un tendencioso comunicado, haciéndose eco de las mentiras fabricadas por la CCDHRN, el  CIHPRESS y otros mentirosos de oficio. HRW presenta un imaginario ambiente de persecuciones infundadas y encarcelamientos de supuestos luchadores de conciencia, solicitando el cese de esta política por parte del gobierno cubano, basándose en las recientes condenas recibidas por varios contrarrevolucionarios causantes de desórdenes públicos y del delito de ultraje a los símbolos patrios, hiriendo la sensibilidad de nuestro pueblo, en mayo pasado. La justa condena recibida por Luis Enrique Labrador, David Piloto, Walfrido Rodríguez  y Yordani Martínez, en procesos realizados con apego a la ley cubana, muestran la clara posición de nuestro gobierno de no permitir abiertas provocaciones contrarrevolucionarias. Este mismo procedimiento se siguió contra los provocadores contrarrevolucionarios los hermanos Marcos Maikel y Antonio Michel Lima Cruz, pertenecientes al grupúsculo auto titulado Organización de Derechos Humanos Pedro Luis Boitel, quienes también cometieron el delito de ultraje a los símbolos patrios y el de desorden público.

Sumándose a HRW, el derechista Partido Popular español, mediante su diputado Teófilo de Luís Rodríguez, trató de montar una acusación contra Cuba en la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara Baja, pretendiendo presionar a la Unión Europea a endurecer su política hacia la Isla.

También el reaccionario diario español El País se ha lanzado a la carga contra Cuba mediante un artículo de un pretendido conocedor de la realidad cubana nombrado Rafael Rojas, quien publicó un artículo en el mismo, el pasado primero de junio, en el que pretende denunciar los matices de de la supuesta actual represión dentro de Cuba. Según este plumífero vendido a los enemigos de Cuba, esta represión se realiza actualmente con un matiz diferente, Al respecto, explica:  “Con el aval de las excarcelaciones de los 75 de la primavera de 2003, que le disminuye la presión internacional, el Gobierno de Raúl Castro se concentra en realizar arrestos breves y preventivos de opositores -alguno que otro precedido de golpizas- y en facilitar el escarnio y la estigmatización de blogueros y periodistas independientes en medios oficiales.”

Para este “experto” fabricado por la derecha española, quien inventa una imaginaria purga dentro de Cuba, dirigida contra aquellos intelectuales y personalidades en la Isla, en un afán por estigmatizar a quienes propugnen cambios, el gobierno trata de eliminar a potenciales líderes dentro de la ciudadanía. Al respecto declara: “Solo el deseo de eliminar a toda costa cualquier liderazgo autónomo de la sociedad civil y de evitar que el mismo se vuelva referencial, dentro y fuera de la isla, explica ese comportamiento represivo.” Nada más lejos de la verdad, pues tanto el Partido como el propio gobierno, convocan a todos a ser agentes del cambio hacia un modelo económico más eficaz y a una sociedad más democrática para todos, manteniendo los principios del socialismo.

Dentro de este contexto provocador, cuya dinámica ha crecido impulsado por la derecha española, el 18 de mayo de 2011 se realizó una mesa redonda titulada  “De la libertad de expresión a la censura”, la que tuvo lugar en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid (UCNM), espacio idóneo para enriquecer los ataques políticos contra los países del ALBA, particularmente contra Cuba y Venezuela. Varias organizaciones financiadas por la derecha como Voluntad Popular, la Mesa de la Unidad Democrática en Madrid (MUD) y Primero Justicia, representadas respectivamente por Alberto Pérez y Virginia Linares, participaron en la provocación.

LA BUSQUEDA DE DINERO PARA ESTIMULAR A LA CONTRARREVOLUCION

Callar la verdad sobre Cuba y vender una imagen distorsionada de la misma, ha sido una de las tareas permanentes de todas las administraciones norteamericanas, particularmente de la dirigida por el presidente Barack Obama, quien por estos días está interesado por desbloquear el congelamiento de los fondos asignados para “promover la democracia en Cuba”, los que alcanzan un monto de 20 millones de USD. El propio Obama y la ultraderecha estadounidense han presionado al senador John Kerry, presidente de  la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, para darle luz verde a este plan de injerencia y violatorio de las normas internacionales, que ya han costado al contribuyente norteamericano cerca de 150 millones de USD desde su creación en 1990. Todos ellos, los implicados en la asignación de fondos para contrarrevolución interna, tienen claro el viejo refrán que reza: “Cuando el dinero habla, la verdad calla.”

El desvío permanente de estos fondos y su propia ineficacia comprobada para crear una base contrarrevolucionaria efectiva dentro de la Isla, hacen que Kerry dude en entregar esos 20 millones y acepta descongelarlos si los mismos se reducen a 15 millones y si se obtienen pruebas sobre su efectividad. Por supuesto, quienes sostienen y amasan fortunas con el negocio contrarrevolucionario, están preocupados por esta propuesta de reducción de dinero. Kerry se enfrenta tanto la USAID como al sexteto mafioso anticubano dentro del Congreso, encabezado por Ileana Ros-Lehtinen, Bob Menéndez, Albio Sires, Mario Díaz Balart, Marcos Rubio y David Rivera.

Kerry, suspicaz y prejuiciado por los rumores sobre el desfalco continuado de estos fondos, había declarado cuando decidió congelar estos fondos: “No hay evidencia de que esos programas ayuden al pueblo cubano”, (…) “ni de que hayan conseguido mucho más que provocar al gobierno cubano a arrestar a un contratista del gobierno de EEUU”.

El Departamento de Estado se vio obligado a explicar al  Congreso cómo usaría estos fondos, delimitando  17 áreas de programas en un orden de los $15.7 millones para supuestos “programas para la sociedad civil y medios de comunicación”, $2.7 millones para implementar “iniciativas a favor de los derechos humanos”, así como $1.6 millones para gastos administrativos.

CONCLUSIONES

Usaré dos breves refranes para fundamentar el rol de la contrarrevolución cubana, tanto en el exterior como dentro de la Isla, identificados hasta los tuétanos en el sucio oficio de hacer de la guerra ideológica un negocio que les ofrece, sin doblar la cintura, ni ver el sano sudor corriendo por sus frentes, cuantioso dinero que va a parar a sus bolsillos. Dijo una vez el escritor español Vicente Espinel, quien vivió entre 1550 y 1624, una verdad de Perogrullo: “La traición la emplean únicamente aquellos que no han llegado a comprender el gran tesoro que se posee siendo dueño de una conciencia honrada y pura.”

De la traición viven los autodenominados disidentes; de ella afloran sus apetencias y ambiciones; con ella como sostén mienten sin pudor, calculan y fabrican infamias; persuaden a los débiles y a los delincuentes; de ella se convierten en falsos paladines y pisotean a la Patria bondadosa que les ayudó en educarse y les cuidó ante cualquier enfermedad. Esa traición les hizo adular al poderoso vecino del norte, quien les compró el alma y la conciencia; les convirtió en viles marionetas capaces de montar circos y fabricar sucias campañas; volver sus espaldas a la Patria amada por la mayoría de sus compatriotas.

Lacra aduladora del Imperio, en ellos se encarna la vileza y la ignominia de haberse convertido en despreciables mercenarios y de haber seguido el deshonroso camino que traza este refrán: “Ahora adulador, mañana traidor.”

 

Percy Francisco Alvarado Godoy

9 de junio de 2011.

 

En los últimos días, con una contrarrevolución interna debilitada, inmersa en fuertes contradicciones fundamentadas en cuatro hechos básicos: la desmesurada ambición de protagonismo de varios de sus líderes, la ambición por el dinero que distribuye  con displicencia su amo imperial y un caleidoscopio de posiciones ideológicas que los fragmentan,  así como una escasa representatividad dentro del pueblo cubano, la lucha mediática contra la Revolución se está quedando sin argumentos para ser sostenida.

El desespero que reina entre traidores y oportunistas, al igual en los amos que los dirigen, les ha llevado a incrementar procedimientos desenmascarados por Cuba en más de una ocasión, como lo son la fabricación de supuestos opositores, dudosas huelgas de hambre, denuncias falsas de inventadas encarcelaciones y persecuciones, y otros shows mediáticos con tal de venderse  a sí mismos como perseguidos políticos. Tal como reza un viejo proverbio: “Muchos cuidan su fama y pocos su conciencia.”, la escasa quinta columna contrarrevolucionaria trata de reverdecer laureles, instigados por los enemigos ideológicos de Cuba, relanzando a figuras desprestigiadas como Elizardo Sánchez Santa Cruz, Marta Beatriz Roque Cabello, Oscar Elías Biscet y otros, quienes danzan al ritmo del dinero al que aspiran para amasar sus pingües y deshonrosas fortunas.

Mentir, denigrar; conducir a delincuentes comunes a un dudoso martirologio; provocar al pueblo revolucionario en espacios públicos con sus protestas montadas con infame intención; calumniar al compás de lo que se les orienta desde afuera; pintar carteles ofensivos y lanzar unas pocas octavillas en el amparo de lo noche;  inventar palizas y supuestas muertes a causa de ellas como en el caso de Juan Wilfredo Soto García, es el leiv motiv de sus sucias acciones, en espera del inmerecido dinero o encontrar la bendición de la SINA para procurarse una expedita marcha hacia Estados Unidos. Detrás de sus oscuros motivos reposa la ambición y  una renuncia a los valores éticos y patrióticos, avergonzando a José Martí, quien, sin conocerlos, predijo su estofa moral con una lacónica caracterización: “Un ambicioso, es un criminal.”

 LOS MERCENARIOS EN BUSCA DE PROTAGONISMO Y DOLARES.

“El que es perfecto no ambiciona riquezas.” (Refrán chino antiguo)

Siguiendo orientaciones de Washington, de sus subvencionadores europeos y de la mafia terrorista de Miami, doce contrarrevolucionarios pertenecientes al llamado Grupo de los 75, trataron de llamar la atención de sus financiadores al pretender enviar una carta abierta al compañero Raúl Castro, redactada en Matanzas, el 4 de mayo pasado, en la vivienda de Diosdado González Marrero, quien también la firmó, cargada de mentiras y falsas acusaciones sobre la muerte de Soto. De la misma manera, en la misiva trataron de redimensionar el permanente papel provocador del sociópata  Guillermo Fariñas, quien ha reiniciado una nueva huelga de hambre hace unos días. Varios de los firmantes, entre los que se encuentran Oscar Elías Biscet, Pedro Argüelles Morán y Ángel J. Moya Acosta, tenían plena conciencia de un hecho: medios anticubanos, como El Nuevo Herald, le darían amplia cobertura a la difamación contenida en dicha carta.

Cuba, en su momento, esclareció exhaustivamente, con el apoyo de miembros de la familia del fallecido,  la causa del lamentable deceso del contrarrevolucionario Juan Wilfredo Soto García, miembro de la Coalición Central Opositora, en Villa Clara. En un comunicado oficial se explica que: “elementos contrarrevolucionarios, de manera inescrupulosa, fabricaron la mentira de que este deceso fue consecuencia de una supuesta golpiza que le habían propinado agentes del orden interior”. Tal declaración esclarece que en la autopsia realizada no se observaron signos de violencia física en el occiso y que la causa de su muerte realmente fue causada por una pacreatitis aguda.

 Guillermo “Coco” Fariñas, con su nuevo show mediático, sabedor de que asume una seria responsabilidad por su vida y que Cuba siempre le asistirá, a pesar de los escasos recursos médicos con los que cuenta, como resultado del criminal bloqueo de la que es víctima, bravuconea al declarar: “Mi estado de salud está muy deteriorado. Por lo tanto considero que en esta ocasión los tiempos van a ser más cortos”. (…) “Lo haré, como siempre, hasta las últimas consecuencias porque estamos hablando de nuestros hermanos de lucha”.

Otro experto en fabricar arrestos y detenciones, inflando cifras para mantener su deteriorado protagonismo dentro de la contrarrevolución, Elizardo Sánchez Santa Cruz, dirigente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), describió una fabricada e increíble cifra de 349 arrestos arbitrarios en toda la Isla tan solo en el pasado mes de mayo, vendiendo deliberadamente una imagen fabricada de Cuba como un estado represor. Para este vendedor de mentiras, entre enero y mayo ocurrieron cerca de 1,515 arrestos y hoy, en Cuba, existen 80,000 cubanos encarcelados. ¿Quién puede creer a este embustero, conocido como “El Camaján”, cuya imagen es repudiada por la mayoría de los cubanos? Por supuesto, solo aquellos que tratan de desarrollar una guerra ideológica anti cubana y cuyo propósito es aislar internacionalmente a nuestra Patria.

Elizardo y todos los de su calaña encajan en la definición de Edward Young, sobre aquellos que se agrupan en labores contrarrevolucionarias, al decir: “El ambicioso es un esclavo de lo mucho que desea; el hombre libre es el que nada desea.”  Por su parte, todo nuestro pueblo libre no desea el sucio dinero sino vivir en plena y completa libertad, haciendo más viable y prometedor a su destino.

Tanto la difamatoria CCDHRN, como el  Centro de Información Hablemos Press (CIHPRESS), devenidos en instrumentos de Estados Unidos, han  capitaneado las falsas denuncias contra la Revolución Cubana, para complacencia de quienes subvencionan una sucia guerra mediática contra la Isla y quienes se encargan de difundir internacionalmente estas mentiras, tal como analizaremos en adelante.

LOS ALABARDEROS DE LA ACTUAL GUERRA MEDIATICA CONTRA CUBA

Complacidos con las falsarias denuncias de los grupúsculos internos dedicados al falaz negocio de la contrarrevolución, muchos en el exterior fortalecen su guerra mediática contra Cuba. El pasado 5 de junio de 2011,  Human Rights Watch (HRW) lanzó un tendencioso comunicado, haciéndose eco de las mentiras fabricadas por la CCDHRN, el  CIHPRESS y otros mentirosos de oficio. HRW presenta un imaginario ambiente de persecuciones infundadas y encarcelamientos de supuestos luchadores de conciencia, solicitando el cese de esta política por parte del gobierno cubano, basándose en las recientes condenas recibidas por varios contrarrevolucionarios causantes de desórdenes públicos y del delito de ultraje a los símbolos patrios, hiriendo la sensibilidad de nuestro pueblo, en mayo pasado. La justa condena recibida por Luis Enrique Labrador, David Piloto, Walfrido Rodríguez  y Yordani Martínez, en procesos realizados con apego a la ley cubana, muestran la clara posición de nuestro gobierno de no permitir abiertas provocaciones contrarrevolucionarias. Este mismo procedimiento se siguió contra los provocadores contrarrevolucionarios los hermanos Marcos Maikel y Antonio Michel Lima Cruz, pertenecientes al grupúsculo auto titulado Organización de Derechos Humanos Pedro Luis Boitel, quienes también cometieron el delito de ultraje a los símbolos patrios y el de desorden público.

Sumándose a HRW, el derechista Partido Popular español, mediante su diputado Teófilo de Luís Rodríguez, trató de montar una acusación contra Cuba en la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara Baja, pretendiendo presionar a la Unión Europea a endurecer su política hacia la Isla.

También el reaccionario diario español El País se ha lanzado a la carga contra Cuba mediante un artículo de un pretendido conocedor de la realidad cubana nombrado Rafael Rojas, quien publicó un artículo en el mismo, el pasado primero de junio, en el que pretende denunciar los matices de de la supuesta actual represión dentro de Cuba. Según este plumífero vendido a los enemigos de Cuba, esta represión se realiza actualmente con un matiz diferente, Al respecto, explica:  “Con el aval de las excarcelaciones de los 75 de la primavera de 2003, que le disminuye la presión internacional, el Gobierno de Raúl Castro se concentra en realizar arrestos breves y preventivos de opositores -alguno que otro precedido de golpizas- y en facilitar el escarnio y la estigmatización de blogueros y periodistas independientes en medios oficiales.”

Para este “experto” fabricado por la derecha española, quien inventa una imaginaria purga dentro de Cuba, dirigida contra aquellos intelectuales y personalidades en la Isla, en un afán por estigmatizar a quienes propugnen cambios, el gobierno trata de eliminar a potenciales líderes dentro de la ciudadanía. Al respecto declara: “Solo el deseo de eliminar a toda costa cualquier liderazgo autónomo de la sociedad civil y de evitar que el mismo se vuelva referencial, dentro y fuera de la isla, explica ese comportamiento represivo.” Nada más lejos de la verdad, pues tanto el Partido como el propio gobierno, convocan a todos a ser agentes del cambio hacia un modelo económico más eficaz y a una sociedad más democrática para todos, manteniendo los principios del socialismo.

Dentro de este contexto provocador, cuya dinámica ha crecido impulsado por la derecha española, el 18 de mayo de 2011 se realizó una mesa redonda titulada  “De la libertad de expresión a la censura”, la que tuvo lugar en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid (UCNM), espacio idóneo para enriquecer los ataques políticos contra los países del ALBA, particularmente contra Cuba y Venezuela. Varias organizaciones financiadas por la derecha como Voluntad Popular, la Mesa de la Unidad Democrática en Madrid (MUD) y Primero Justicia, representadas respectivamente por Alberto Pérez y Virginia Linares, participaron en la provocación.

LA BUSQUEDA DE DINERO PARA ESTIMULAR A LA CONTRARREVOLUCION

Callar la verdad sobre Cuba y vender una imagen distorsionada de la misma, ha sido una de las tareas permanentes de todas las administraciones norteamericanas, particularmente de la dirigida por el presidente Barack Obama, quien por estos días está interesado por desbloquear el congelamiento de los fondos asignados para “promover la democracia en Cuba”, los que alcanzan un monto de 20 millones de USD. El propio Obama y la ultraderecha estadounidense han presionado al senador John Kerry, presidente de  la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, para darle luz verde a este plan de injerencia y violatorio de las normas internacionales, que ya han costado al contribuyente norteamericano cerca de 150 millones de USD desde su creación en 1990. Todos ellos, los implicados en la asignación de fondos para contrarrevolución interna, tienen claro el viejo refrán que reza: “Cuando el dinero habla, la verdad calla.”

El desvío permanente de estos fondos y su propia ineficacia comprobada para crear una base contrarrevolucionaria efectiva dentro de la Isla, hacen que Kerry dude en entregar esos 20 millones y acepta descongelarlos si los mismos se reducen a 15 millones y si se obtienen pruebas sobre su efectividad. Por supuesto, quienes sostienen y amasan fortunas con el negocio contrarrevolucionario, están preocupados por esta propuesta de reducción de dinero. Kerry se enfrenta tanto la USAID como al sexteto mafioso anticubano dentro del Congreso, encabezado por Ileana Ros-Lehtinen, Bob Menéndez, Albio Sires, Mario Díaz Balart, Marcos Rubio y David Rivera.

Kerry, suspicaz y prejuiciado por los rumores sobre el desfalco continuado de estos fondos, había declarado cuando decidió congelar estos fondos: “No hay evidencia de que esos programas ayuden al pueblo cubano”, (…) “ni de que hayan conseguido mucho más que provocar al gobierno cubano a arrestar a un contratista del gobierno de EEUU”.

El Departamento de Estado se vio obligado a explicar al  Congreso cómo usaría estos fondos, delimitando  17 áreas de programas en un orden de los $15.7 millones para supuestos “programas para la sociedad civil y medios de comunicación”, $2.7 millones para implementar “iniciativas a favor de los derechos humanos”, así como $1.6 millones para gastos administrativos.

CONCLUSIONES

Usaré dos breves refranes para fundamentar el rol de la contrarrevolución cubana, tanto en el exterior como dentro de la Isla, identificados hasta los tuétanos en el sucio oficio de hacer de la guerra ideológica un negocio que les ofrece, sin doblar la cintura, ni ver el sano sudor corriendo por sus frentes, cuantioso dinero que va a parar a sus bolsillos. Dijo una vez el escritor español Vicente Espinel, quien vivió entre 1550 y 1624, una verdad de Perogrullo: “La traición la emplean únicamente aquellos que no han llegado a comprender el gran tesoro que se posee siendo dueño de una conciencia honrada y pura.”

De la traición viven los autodenominados disidentes; de ella afloran sus apetencias y ambiciones; con ella como sostén mienten sin pudor, calculan y fabrican infamias; persuaden a los débiles y a los delincuentes; de ella se convierten en falsos paladines y pisotean a la Patria bondadosa que les ayudó en educarse y les cuidó ante cualquier enfermedad. Esa traición les hizo adular al poderoso vecino del norte, quien les compró el alma y la conciencia; les convirtió en viles marionetas capaces de montar circos y fabricar sucias campañas; volver sus espaldas a la Patria amada por la mayoría de sus compatriotas.

Lacra aduladora del Imperio, en ellos se encarna la vileza y la ignominia de haberse convertido en despreciables mercenarios y de haber seguido el deshonroso camino que traza este refrán: “Ahora adulador, mañana traidor.”

Compartir este post

Comentar este post