Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Cuba - USAID presupuesta millones para infiltrarse entre los jóvenes cubanos

16 Junio 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

15.06.2011

USAID.png

Un experto confiesa el fracaso de la subversión: “Botan el dinero por la puerta”

USAID presupuesta millones para infiltrarse entre los jóvenes cubanos

Jean-Guy Allard *

Después de 10 semanas de negociaciones con el Senador John Kerry y su staff que le “congeló” su programa de subversión y desestabilización en Cuba, el organismo estatal norteamericano se siente suficientemente seguro de una pronta solución para anunciar nuevos subsidios a futuros proyectos de injerencia en materia de comunicaciones, en particular entre los menores de edad. USAID "invirtió" inútilmente 150 millones de dólares en campañas anticubanas desde la década de 1990 y ahora Obama pretende derrochar otros 20 millones de dólares en programas que pretenden “promover la democracia en Cuba”.

Lo revela el sitio web Cuba Money Project del periodista norteamericano Tracey Eaton, un ex corresponsal de un diario tejano en La Habana que investiga de manera detallada de qué forma el gobierno estadounidense derrocha en Cuba en actividades a menudo ocultas e ilegales, decenas de millones de dólares del contribuyente.

Mientras la crisis económica condena a cientos de miles de norteamericanos a la pobreza sino a la miseria, el Gobierno de Washington sigue consagrando decenas de millones de dólares en programas de injerencia cuya ineficiencia es desde rato documentada. Tal es el caso de los planes subversivos de la USAID en Cuba que, según analistas, no han logrado mucho más que provocar el arresto y la condena a prisión de un contratista de esta dependencia del Departamento de Estado.

La obsesión de la administración norteamericana por derrochar otros $20 millones con programas que pretenden “promover la democracia en Cuba” mientras encubren actividades de inteligencia y de desestabilización, se enfrenta a la decisión del senador John Kerry, quien preside la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, de “suspender” los fondos.

Los programas USAID dirigidos a Cuba han costado inútilmente $150 millones desde la década de 1990 en “inversiones” con grupos anti-gubernamentales y en “programas” de inteligencia. Según el propio Kerry, los fondos de EEUU se usaron para “movilizar” artificialmente protestas en Cuba con grupos disidentes “profundamente penetrados” hasta el punto que el dinero estadounidense, afirma, está de hecho ayudando a “financiar” los órganos de seguridad del Estado cubano.

En su crítica de las actividades de la USAID, Kerry ha denunciado el uso de comunicaciones en clave, códigos secretos y seudónimos que caracterizan operaciones de inteligencia y ha ordenado que se investigue a los numerosos fraudes detectados en los programas. “No hay evidencia” de que esos programas ayuden al pueblo cubano, ha declarado Kerry, “ni de que hayan conseguido mucho más que provocar al gobierno cubano a arrestar a un contratista del gobierno de EEUU”. Una referencia a Allan P. Gross, de Potomac, Maryland, arrestado en La Habana en el 2009 tras entregar ilegalmente a “contactos” en la Isla equipos de comunicaciones satelitales de última generación.

En una respuesta a Kerry, la administración Obama confiesa que los llamados programas “por la democracia” han sido utilizados para “llamar la atención internacional hacia los activistas” que recluta, financia, orienta y promociona fuera de Cuba. En su argumentación escrita, la USAID se atribuye, extrañamente, la existencia de un festival rap en Cuba, como si el rap fuera un elemento de sus programas subversivos. Los “proyectos” más recientes incluyen programas para ayudar a los gays – algo ya existente en la Isla - y a los discapacitados, como si Cuba no tenía ya amplios servicios gratuitos muy superiores a los ofrecidos en EEUU, en esta esfera.

La “suspensión” de fondos por Kerry ha sido atacada por el senador Bob Menéndez, conocido por sus lazos con la mafia terrorista cubanoamericana, cuyas ONGs “anticastristas” han sido, en el pasado, en múltiples oportunidades, receptores de fondos millonarios.

Por otro lado, el citado sitio web recuerda como El Miami Herald informó el 10 de junio que la organización ultraderechista Freedom House devolvió $ 1.7 millones en fondos de USAID para no tener que contestar a las preguntas de los funcionarios acerca del uso de este dinero.

Phil Peters, un experto en Cuba del Lexington Institute, un organismo de investigación radicado en Arlington, Virginia, admitió con Eaton que es inusual para las organizaciones devolver algún dinero al gobierno federal. Por cierto, es asombroso que un contratista diga al gobierno que no está dispuesto a explicar exactamente cómo se utiliza un dinero, y deja claro que el modus operandi consiste en enviar a la gente clandestinamente en Cuba.

Peters dijo que es “ciertamente comprensible” que Freedom House sea “preocupada" por las personas que vincula a su programa Cuba. “Pero si da un paso atrás” hasta devolver el dinero, dijo, esta decisión del grupo “realmente refuerza” la convicción que lleva a cabo “operaciones políticas”.

Este lunes, Freedom House no respondió a una solicitud de información complementaria de Eaton en relación con su decisión de devolver el dinero. Según los observadores, los 20 millones de la USAID serán pronto descongelados después de un arreglo con Kerry que reducirá el montó a 15 millones. “De toda forma, se gastarán los otros cinco por otra vía”, comenta un conocedor del tema.

Los jóvenes en la mira de Washington

Los nuevos proyectos para los cuales se solicita propuestas a contratistas son fundamentalmente destinados a una pretendida “expansión” del uso de los medios de comunicación social en Cuba, el aumento del acceso a la información que al Departamento de Estado le conviene difundir, más distribución de laptops e impulsar su concepto de “libertad de expresión” entre los jóvenes, en particular en el grupo de edad que va de 12 a 18 años.

Este presupuesto incluye $ 6 millones para programas destinados “a aumentar la libertad de expresión” entre los jóvenes de 12 a 18; $ 6 millones para “ampliar el uso de Internet” hacia usos ilícitos, y “aumentar el acceso a la información” (y a la desinformación). Radio y TV Martí así como su casa matriz, la Voz de América, permiten apreciar el tipo de material “informativo” que el Departamento de Estado valora.

Otros 9 millones de dólares están destinados a apoyar a los “grupos de vecinos, cooperativas, clubes deportivos, grupos religiosos y otras organizaciones de la sociedad civil” que consentirían en convertirse en socios de la Sección de Intereses Norteamericanos, la representación diplomática USA en Cuba: Con todos los riesgos que esto comporta, según lo precisan los propios funcionarios de la agencia yanqui.

El dinero se distribuirá en los próximos años como parte de un plan radical y ambicioso que hace hincapié en "las actividades en la isla," precisa Eaton en la presentación del material. Las solicitudes de subvenciones deben ser entregadas antes del 18 de julio, lo que deja poco tiempo y oportunidad a los principiantes.

Uno de los proyectos, con 6 millones de presupuesto, debe lograr que jóvenes en Cuba, menores de edad, “experimentan la libertad de expresión en los espacios sociales organizados fuera de la autoridad estatal”. Tan sencillo. Las actividades del programa, precisa la propuesta, deben “fomentar la participación de las poblaciones marginadas y vulnerables, que son los negros y mulatos, y los jóvenes rurales del centro de la ciudad, los jóvenes con discapacidad, los huérfanos y jóvenes en situación de riesgo (de familias rotas y familias monoparentales)”.

El programa debe ser concebido “en particular, para las edades de la juventud cubana 12-18”, y debe “desarrollar las habilidades sociales y de liderazgo necesarias para convertirse en líderes efectivos en sus comunidades”. Quién vio los programas de la televisión cubana “la Razones de Cuba” ya entiende el concepto que EEUU usa no solo en Cuba sino en varios países que se niegan a arrodillarse ante sus intereses.

La USAID precisa que “da la bienvenida a las propuestas que explican con claridad cómo se usaran “espacios físicos” llamados independientes es decir “que no están controlados por el gobierno”.

Experto confiesa: La USAID “Bota el dinero por la puerta”

Una operación “Bota-el-dinero-por-la puerta”: así calificó las actividades de la USAID en Cuba, un experto de la agencia interrogado por Tracey Eaton, un periodista e investigador de la Florida. Eaton ha reunido en un sitio web dedicado a Cuba, Alongthemalecon.com, un importante fondo de datos sobre las “inversiones” de decenas de millones de dólares de la administración norteamericana en operaciones de subversión en la Isla.

El reportero, quien representó hace unos años un diario tejano en La Habana, entrevistó tres fuentes vinculadas a la USAID en la capital estadounidense que aceptaron compartir sus puntos de vista, siempre y cuando se les asegurara el resguardo de su identidad.

El primer entrevistado confesó que, según su experiencia, se entregaba dinero a los llamados disidentes cubanos en la medida que “eran amigos de los congresistas cubano-americanos”. “Si no eran amigos, no le daban nada”, indicó. La fuente admitió que la tecnología de última generación -como la entregada por un subcontratista de USAID, Alan Gross, condenado por la justicia cubana- ya dejó de ser de esa naturaleza.

“No lo hacen en este momento”, sostiene.”No lo están haciendo desde que Alan Gross fue arrestado. Fue entonces cuando se detuvieron. No lo están haciendo porque es demasiado peligroso, y no por otra razón”. “Ahora tienes que averiguar por dónde pasamos todo ese dinero que solía pasar… y esto es realmente una operación de bota-el-dinero-por-la puerta. Usted puede imaginar que estos cubano-americanos (de Miami) están gritando: "Hay que gastar este dinero ahora!" Así que no es fácil”.

El segundo entrevistado de Eaton confiesa al inicio de la conversación: “No hay evidencia de que los programas funcionan y punto”. “Han logrado su objetivo de provocar – y con un costo político - pero no hay pruebas que yo sepa de que el pueblo cubano se ha beneficiado de estas actividades o que haya “sacudido al régimen”.

“Y todo eso es SECRETO, sin medidas de rendimiento, no hay rendición de cuentas, sin supervisión seria, pero con graves riesgos para quienes reciben fondos sin advertencia”. “Los cubanos que reciben apoyo de las organizaciones financiadas por Estados Unidos no saben siempre que el gobierno norteamericano es detrás de la financiación de sus actividades, aunque sea indirectamente. Eso les expone al riesgo de ser arrestado”, dijo la fuente.

Y, afirma este conocedor de la maquinaria USAID, “hay “contratistas” extranjeros que enseñan como cifrar datos”. “Algunos informantes cubanos dijeron que se les enseñó cómo ocultar documentos en archivos JPEG y WAV. ¿Por qué enseñar cifrado?”, dijo la fuente sin dar la respuesta – evidente – a su interrogación. El mismo entrevistado confirma que el propósito de los programas USAID es fundamentalmente de “provocar los funcionarios cubanos”. “Es puramente político. Pura provocación. El propósito principal de esto es provocar”.

La tercera persona entrevistada por Eaton es una mujer. Entre otras cosas señala que la negativa de la USAID en proporcionar información más completa sobre sus programas en Cuba, pone esta agencia en la posición de ser incapaz de discutir las acusaciones de las autoridades cubanas expuestas en un programa televisivo como “Las Razones de Cuba”.

“Los programas de USAID en Cuba son clandestinos”, admite al opinar que no cree que esta agencia que se pretende de ayuda humanitaria “debería estar haciendo ese tipo de trabajo”. Este es un trabajo “de agencia de inteligencia”, confiesa al pedir a la USAID de dejar de mandar a Cuba “un hombre que no habla español y tiene un cartel que dice “Dame una patada en la espalda”. Y añade, en un tono profético: “Habrá más gente detenida. Este no es el final”.

Compartir este post

Comentar este post