Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Debilitamiento acelerado de la oposición venezolana entregada a poderes foráneos

29 Mayo 2012 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Con respecto a la situación de la presencia de grupos irregulares en la frontera colombo-venezolana, tanto en Venezuela como en Colombia hay dos claras posiciones. Una, la sostenida por los gobiernos de nuestros países, que entienden la vulnerabilidad de las fronteras y están tratando de manejar el problema en el marco de la integración y la cooperación. | NÉSTOR FRANCIA.*

 

Otra, la que blanden Alvaro Uribe y el candidato majunche respaldado por sus compinches, que promueve la confrontación, basada en la mentira de que Chávez es un aliado de las FARC.

 

En cuanto a Uribe, es un hombre cegado por el odio y la frustración, twitteando su furia a diestra y siniestra como un delirante.

 

Y en lo que atañe a la derecha venezolana, esa postura ratifica su torpeza y su estupidez sin límites, ya que la gente sensata pensará que cómo es posible que mientras Santos reconoce la colaboración de nuestro gobierno, la cual se demuestra de manera concreta con la reciente movilización de tropas hacia la frontera y la acción conjunta de fuerzas militares de ambos países, esta derecha mediocre del patio sigue insistiendo en hacerle coro a la cantaleta anacrónica del ex narco-presidente.

 

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, afirmó que “La canciller estuvo en Venezuela y tuvo una conversación muy larga con el presidente Chávez y con el canciller Maduro… hoy se están reuniendo los comandantes de las fuerzas con los comandantes de las regiones. Eso es un paso importantísimo para luchar de forma conjunta contra estos grupos terroristas”.

 

¿Y qué dice el candidato burgués? Capriles aseveró que “las FARC hace rato que llevan en Venezuela con la complicidad del gobierno…Yo creo que el problema tienen que conocerlo porque eso es algo vox populi. Cada vez que vamos a un estado fronterizo la gente nos dice mira aquí opera las FARC, el ELN… ¿Qué planteo yo? Firmeza contra esos grupos que secuestran, que asesinan… Yo planteo hacerle frente con dureza a todo esto… el gobierno sabe donde opera la guerrilla colombiana. Hasta en Caracas están”.

 

Este es, sin más ni más, el discurso manipulador y belicista de Alvaro Uribe. Lo que está a la vista no necesita anteojos. Pero hay más ejemplos de la estulticia contrarrevolucionaria en este terreno, como la “denuncia” del cura contrarrevolucionario José Palmar, en el sentido de que “Timochenko” y parte del secretariado de las FARC viven en Venezuela en una finca de Adán Chávez (remember las estrambóticas acusaciones de Uribe en la OEA, hechas con ridículas “evidencias”). El gobernador de Barinas le ha respondido con la dureza que se merece este cura sinvergüenza.

 

Y está también el editorial de El Nacional el día viernes pasado, titulado “Las FARC y sus socios”. En ese engendro del diario terrorista se afirma:
“Cuando María Corina Machado declara en Colombia lo hace en un ambiente de libertad y utiliza ese espacio no para enemistar a los dos países sino para poner al descubierto la hipocresía de la política exterior de Chávez. Mientras Santos le tiende una mano sincera, el Presidente venezolano le juega sucio y deja que los guerrilleros de las FARC se cuelen hacia Venezuela”.

 

A estos canallas les importa un bledo la verdad, irrespetan a Venezuela y Colombia, y al propio presidente Santos, a quien ponen como un tonto útil tanto de Chávez como de las FARC. Uribismo en estado puro.

 

Espantapájaros solitarioa

 

Entretanto, la derecha sigue agitando el espantapájaros de la gravedad de la enfermedad de Chávez. Un par de opiniones así lo demuestran, pero de eso ya hemos hablado mucho.

 

Lo más interesante es lo que se puede leer entre líneas de los siguientes fragmentos. Uno es de Vladimir Gessen, el nuevo empleado de Diego Arria: “…el comandante puede tener su mejor buena fe, pero ¿podrá cumplir lo que promete si no puede ejercer su mandato por razones de salud? ¿Tendrán credibilidad esas promesas? ¿Cómo explicar que el comandante representa el futuro?
“Hasta ahora, el gobierno no ha querido clarificar cuál es realmente el estado de salud del presidente, porque si se llegara a confirmar que el candidato oficial no tiene más futuro que algunos meses o algo más que un año, perderá las elecciones”.

 

Es decir ¿reconoce Gessen, entonces, que el triunfo de la oposición dependería de la gravedad de Chávez? ¿No está aceptando, pues, que Chávez capacitado para la campaña, aunque no tenga el ritmo desbocado de antes, no va a ser derrotado?

 

Por su parte, Américo Martín afirma: “El problema del oficialismo es la enfermedad del presidente o la incertidumbre que reina sobre su estado de salud. No sin maestría han convertido el menoscabo en arma de combate forzando así el repunte de un candidato que no se sabe si podrá ejercer el cargo. ¿Por cuánto tiempo puede usarse esa suprema idea-fuerza?”

 

¿Está Martín reconociendo el “repunte” de Chávez? ¿Es la estoica y corajuda lucha de Chávez contra la adversidad una “suprema idea-fuerza”, es decir una fuerza que no tiene nada que la supere? Como se dice popularmente, parece que a los escuálidos los está traicionando el subconsciente.

 

El caso de las agresiones contra periodistas de los medios públicos por parte de los acólitos de Capriles ha tenido un desarrollo interesante. Por un lado, el candidato majunche y su comando han adelantado un doble juego. Por el otro, acaso algunos comunicadores nuestros cayeron en una trampa que les tendió la derecha con el llamado al “diálogo”.

 

Capriles lo que hace es negar olímpicamente la verdad: “Yo rechazo la violencia venga de donde venga, pero tampoco voy a estarme prestando para los inventos y mentiras”. Por su parte, el miembro del Comando Venezuela Juan Carlos Guanipa pone las cosas al revés y presenta a las víctimas como victimarios:

 

“Todos hemos visto quienes son los supuestos agredidos, un grupo de personas, la mayoría no son periodistas, que han perseguido a Henrique en todas sus giras, agrediéndolo, casi lanzándole el micrófono, y tratando de generar reacciones violentas del candidato. Ellos no están haciendo un trabajo para informar a nadie. Están haciendo un trabajo de agresión”.

 

De esta manera no solo justifica las agresiones ocurridas, sino las que vendrán. Igualmente invierte las cosas la vocería del Comando electoral derechista, al pretender desviar la atención hacia las “agresiones” contra periodistas de la canalla mediática, con referencia a la frustrada reunión con comunicadores del Sistema Nacional de Medios Públicos:

 

“La vocería del Comando Venezuela abrió una discusión en la cual se detalló el amplísimo expediente abierto en materia de agresiones a la prensa, amenazas verbales y físicas, sustracción de equipos, cercenamiento de fuentes informativas en recintos oficiales y espacios estatales en todos estos años. Incluyendo además las presiones tributarias, el cerco legal y el cierre de algunas compañías televisivas, radiales y de información. Se les recordó a los comunicadores del SNMP que tales denuncias han sido cuantificadas y consignadas y que sus casos más graves reposan en expedientes internacionales…
“La enumeración buscaba colocar en perspectiva la existencia de un problema de larguísima data, cuyas víctimas, si bien 90 % pertenecen a medios independientes y no oficialistas, y han sido perpetradas por funcionarios del mismo Gobierno central, se registran en ambos bandos del espectro político e informativo del país.
“Por toda respuesta, los comunicadores que hicieron acto de presencia en el Comando Venezuela, presuntamente molestos, al aludir que querían conversar con el jefe de campaña, Armando Briquet, se levantaron de sus asientos, cerrando de plano cualquier posibilidad de diálogo y análisis honesto sobre el escamoteo al trabajo periodístico y sus causas. Consumando una curiosa fórmula para dialogar: ‘vamos a conversar, pero tú te callas’. La discusión quedó cerrada de manera unilateral”.

 

“Ahora bien, algunos de nuestros comunicadores mordieron un peine y cayeron en la trampa de ese Comando. Cuando el enemigo propone un “diálogo” tenemos que saber que sus intenciones son aviesas y que tratarán de sacar provecho para sus fines ¿Significa esto que no ha debido aceptarse la propuesta de diálogo hecha por Briquet? Claro que era bueno aceptarla, pero de manera condicionada. Primero que nada, ha debido hacerse la contraoferta de que el “diálogo” se diera en un lugar neutral, y no en la sede del Comando de la derecha. En segundo lugar, ha debido exigirse la presencia de los medios de comunicación social sin cortapisas.

 

Si eran aceptadas esas condiciones, entonces se podría haber asistido a la cita, sin importar quien estuviera allí de parte de ellos. Nosotros no íbamos a ir a ponernos de acuerdo, sino a desenmascararlos ante el pueblo. Tal vez nos equivoquemos, pero creemos que nuestros comunicadores cayeron por inocentes.

 

Sigue la diatriba en el campo de la derecha en torno a la campaña del majunche y sobre las divisiones internas. Hemos escogido un fragmento largo de una carta pública de Leocenis García, director del semanario contrarrevolucionario 6° Poder, por todo lo que revela. Allí define a Armando Briquet como “este muchachito que es una suerte de boa que emboba a Capriles”. A la sarta de calificativos que les ha endilgado Poleo a Capriles y sus compinches, García añade uno muy apropiado: fascistas:

 

“Lo que Briquet respondió me alarmó. No tanto porque prácticamente me ordenó abstenerme de expresar lo que le estaba diciendo, sino por algo mucho más serio. La operación táctica de comportarse como fascistas, que sin llegar al poder ya se creían una suerte de elegidos de la providencia. Era el marco dentro del cual ellos habían “decretado”, unilateralmente y por su cuenta y riesgo, comportarse con los medios incómodos de la misma forma que el régimen del señor Chávez hace con sus adversarios”.

 

García usa también el calificativo de “malcriados”, aludiendo a un comportamiento muy típico de estos hijos de papá que se reúnen en Primero Justicia:

 

“Pensé que la actitud de Armando Briquet hasta ese momento era una opción apañada por unos muchachitos malcriados, pero que no era curso de acción decidido por quien podría hacerlo: Capriles. Por el contrario, esa discusión conmigo era un asunto que tenía muchas reservas y fuertes oposiciones, entre ellas la mía, que coincidía con la totalidad de decenas de analistas que hoy critican el sectarismo y la prepotencia de ese comando”.

 

El editor de marras confirma también lo que hemos dicho, en el sentido de que las críticas al Comando Venezuela no son exclusivas de Poleo, sino que abundan en la oposición, donde casi todos saben que lo que reflejan la mayoría de la encuestas es la realidad:

 

“Tal como lo soltó un alto dirigente en una reunión después del articulo de Poleo, ‘no es solo Poleo, es Leocenis, Milagros Socorro, Carlos Blanco y muchos comunicadores de peso que están haciendo observaciones muy serias’… Todos los partidos le dieron la razón. Ledezma, que es un hombre serio, también estuvo muy activo en esa materia”.

 

García es muy duro con los compinches de Capriles:
“La repuesta de Briquet a Poleo hizo evidente que ese Comando Venezuela ha sido puesto al servicio de los egos y la soberbia, que en este momento son -en el mejor de los casos- un salto en el vacío, lleno de interrogantes sin respuestas claras. Su única esperanza es que el bluff que están jugando resulte cierto y en verdad estén echándole plomo a todo el que los critique, en capacidad de ‘limpiarse el rabo con los periódicos’, como dice Semtei, y provocando actos de descrédito contra los partidos tradicionales, creando una fuerza con una suerte de nueva élite puritana sin pasado, capaz de ponerse a sus órdenes para salvar al país…
“Y eso mismo es para mí una gigantesca interrogante por el desconocimiento que tengo de las convicciones democráticas de esos salvadores de la patria. Muchos de ellos gente muy honorable, pero que son opositores desde hace un año como Henry Falcón, Villegas, etc. La respuesta histérica de Briquet, conmigo en su momento y ahora con Poleo, me alarmó. Reveló una exagerada y muy errada convicción en que el poder (de ser candidato) está en capacidad de hacer cosas que no puede ni debe hacer”.

 

García se une a Poleo en la predicción de la catástrofe opositora en las elecciones:
“Lo que va a seguir a esto nadie querrá recordarlo. Yo me niego a que los medios, para ser buenos, tengamos que poner de puertas abiertas nuestras páginas a respaldar a todo aquel que quiera venir a expresar su apoyo a las estupideces de una campaña sectaria, que si no se corrige nos hará perder la última oportunidad de salir de este gobierno de delincuentes que preside Hugo Chávez. Si decimos sí a todas las malcriadeces de Briquet y de estos muchachitos ‘falta de burdel político’, en definitiva debilitaremos a la oposición y consolidaremos al gobierno”

 

Pero a pesar de las grandes dificultades en que se halla la candidatura de Capriles, demostradas por esta diatriba mediática, Chávez ha llamado, con toda razón, a no caer en el triunfalismo. El presidente resaltó que ganar las elecciones del 7 de octubre va a requerir “mucho, mucho trabajo”:
“No subestimemos al adversario, le vamos a ganar por nockout, pero que hay que trabajar, trabajar mucho”.

 

A decir verdad, a Capriles no es necesario subestimarlo, pues su candidatura anda en el subsuelo. Por eso Chávez pone en claro a qué se refiere cuando habla del adversario:
“Nos estamos enfrentando al imperio, nos estamos enfrentando a la burguesía y sus aliados internacionales, que tienen mucho poder. No subestimemos al adversario”. Está claro que nuestros reales adversarios son muy poderosos. Por eso la insistencia del Comandante: “Tenemos que ganar primero las elecciones del 7 de octubre y eso va a requerir mucho, mucho trabajo. Nada de triunfalismo”.

 

Mientras más se evidencian las crecientes dificultades del imperialismo para mantener su dominio, en parte por su propia crisis interna y en parte por la creciente lucha de los pueblos contra el reino de la burguesía internacional, más se acentúan la prepotencia y la soberbia de los “amos del mundo”. Declaraciones recientes de Hilary Clinton, al presentar el informe anual de derechos humanos que hace Estados Unidos sobre 199 países y territorios, son ejemplo de ello.

 

Según ella, estos reportes “dejan claro ante los gobiernos del mundo que los estamos observando y los estamos haciendo asumir responsabilidades. Y dejan claro a ciudadanos y activistas en todas partes: no están solos, estamos con ustedes… estamos apoyando esfuerzos alrededor del mundo para darle a la gente una voz en sus sociedades, un interés en sus economías y apoyarlos, mientras determinan por sí mismos el futuro de sus vidas y las contribuciones que pueden hacer al futuro de sus países”.

 

En cuanto a los escuálidos del patio, no se dan cuenta del inmenso desprecio que muestran hacia ellos mismos las palabras de Clinton, que los ayudará “mientras determinan por sí mismos el futuro de sus vidas y las contribuciones que pueden hacer al futuro de sus países”. Los contrarrevolucionarios no tienen problemas en aceptar este vergonzoso tutelaje.

Compartir este post

Comentar este post