Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
El polvorín

Del combate contra «Imperio del Mal» a la lucha contra el «Eje del Mal»

31 Marzo 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Primera parte publicada 24 de Marzo El escudo de la invencibilidad

 

 

La ilusión del escudo antimisiles 2/3
Del combate contra «Imperio del Mal» a la lucha contra el «Eje del Mal»
por Nicolas Ténèze*

¿Pueden el dinero y las tecnologías más sofisticadas garantizar la victoria militar? En todo caso, eso es lo que creyeron Estados Unidos e Israel con sus proyectos de misiles antimisiles. Pero mientras más sofisticado es el interceptor menor resulta ser su eficacia frente a las armas rudimentarias. En esta segunda parte de su estudio, Nicolas Teneze hace un balance de los resultados, muy poco gloriosos, de los artefactos más caros del mundo.



Este artículo es la continuación de «El escudo de la invencibilidad»

JPEG - 24.3 KB
Phased Array Tracking Radar Intercept On Target (PATRIOT).

_______________________________________________

Un proyecto binacional de escudo con financiamiento estadounidense

Estos principios precursores conducen al programa Phased Array Tracking Radar Intercept On Target, más conocido bajo el acrónimo Patriot, denominación conmemorativa por el bicentenario de la independencia de los Estados Unidos (1976).

El estudio del Patriot Advanced Capability (PAC), antimisil de teatro, tiene lugar durante los años 1970 y su producción comienza en 1980 en los arsenales de Redstone, en Huntsville (Alabama) [1]. El misil “asesino” que forma parte de este sistema se diseña para evolucionar a mach 5 y para que explote contra o cerca del misil enemigo.

Teóricamente, su radar es capaz de seguir 100 pistas de forma simultánea y de emprender acciones contra 8 de ellas a la vez, pero sólo puede guiar 3 misiles al mismo tiempo. Con un diámetro de 40,6 centímetros, un largo de 5,31 metros y una tonelada de peso, es efectivo a una distancia de 60 kilómetros y a una altura máxima de 24 kilómetros. El sistema funciona con ayuda de aviones Awacs y de satélites DSP de alerta temprana. Cada radar se encuentra a un kilómetro de distancia para reducir la vulnerabilidad del conjunto ante un posible contragolpe.

El 23 de marzo de 1983, la Iniciativa de Defensa Estratégica (IDS) oficializa la voluntad de lograr que las armas de destrucción masiva se conviertan en «impotentes y obsoletas» y de protegerse de un posible «primer golpe». En enero de 1984, se crea la Organización para la Iniciativa de Defensa Estratégica (SDIO, siglas en inglés), bajo el mando del teniente general de la US Air Force James Abrahamson.

Además de las razones anteriormente mencionadas, Israel es incluido en las investigaciones ya que se encuentra dentro del radio de acción de los misiles de alcance medio y corto de los ejércitos árabes, como los Frog y los Scud. Los Estados árabes musulmanes han invertido en misiles balísticos estratégicos para contrarrestar el poderío aéreo y terrestre de Tsahal [Denominación de las fuerzas armadas israelíes.NdT.].
Este tipo de misiles resultaba más económico y exigía menos cuidados y menos entrenamiento que los aviones, siendo además estos últimos más vulnerables. Varios Scud y Frog fueron utilizados durante la guerra del Kipur.

Israel tiene también que protegerse de los misiles balísticos soviéticos, que apuntan esencialmente contra Tel Aviv, Haifa, Ashdod y Bersheba [2]. Por otro lado, como el programa PAC contradice lo estipulado en el tratado ABM, Washington subcontrata parte de ese programa a Israel (que no es firmante de ese tratado).

Por otra parte, el Estado hebreo quiere una versión más adaptada a sus propios deseos ya que el misil enemigo vendrá probablemente de un país limítrofe o cercano a su territorio. La duración de su vuelo será por consiguiente más corta, lo cual hace más difíciles su detección e intercepción. Para la versión nacional [israelí], los misiles que fabrica IAI (División MLM) [Las siglas IAI designan a la empresa Israel Aeroespace Industries. NdT.] rechazan la intercepción directa sobre el territorio israelí y optan por la destrucción [del misil atacante] durante su fase de ascenso ya que después de su reingreso a la atmósfera el misil desciende a muy alta velocidad, haciéndose así muy difícil de destruir. Tel Aviv decide desarrollar el ATBM AWS Arrow, también llamado en hebreo «Hetz» (flecha). Abrahamson acepta que IAI lo produzca, aunque Estados Unidos, que carga en lo esencial con el costo del programa, exige como compensación que la fabricación del 35% de los componentes esté en manos de Boeing [3].

Es de esa manera como, después de haber declarado operacional el Patriot, en abril de 1985, Tel Aviv y Washington firman un acuerdo secreto el 6 de mayo de 1986. El presupuesto previsional para el escudo en su conjunto se eleva a 1 000 millones de dólares al año, cifra que incluye 200 millones destinados al Pac y el Hetz [4]. En junio de 1988 se entrega un adelanto de 158 millones. Este acuerdo permite salvar IAI de la quiebra.

El secretario de Defensa Franck Carlucci promete que Estados Unidos asumirá el 80% del costo de la versión israelí, incluido en las subvenciones anuales de la asistencia militar a Israel, que en definitiva no desembolsa gran cosa. En definitiva, esto resulta más costoso aun para Estados Unidos, pero representa al menos trabajo para algunas de sus grandes empresas.

En noviembre de 1987, un Patriot logra interceptar en el cielo de Nuevo México otro Pac que simula el perfil de un SS-23 soviético. En 1988, comienza la fabricación del Hetz. El 9 de agosto de 1990, después de dos años de ensayos de motor, IAI realiza un primer ensayo con el Arrow al sur de Tel Aviv. El balance de los años 1980 es poco fructífero. De 14 intentos de intercepción realizados con el Patriot o el Arrow sólo 4 se terminan con éxito, y eso en condiciones muy artificiales.

La versión mejorada designada como Pac-2 entra entonces en producción. Para rentabilizar el proyecto, se recurre a Taiwán, Corea del Sur y Japón, igualmente interesados en la amenaza balística. Varios Estados europeos adquieren misiles antibalísticos en el marco de la OTAN. Pero se abre un compás de espera con el SDIO –que trabaja en el otoño de 1987 en el desarrollo del Strategic Defense System (SDS) con interceptores en tierra y en el espacio. En efecto, ese sistema no parece capaz de enfrentar la aparición de las nuevas armas antisatélites de la URSS, que tienen la posibilidad de cegarlo parcialmente. En 1990, el nuevo interceptor hit-to-kill nombrado Brilliant Pebbles mantiene las características del escudo, pero reduce considerablemente sus ambiciones.

Lecciones de la guerra del Golfo: el estruendoso fracaso de los Patriot

La guerra del Golfo reactualiza la necesidad de antimisiles, que se habían hecho inútiles con el fin de la guerra fría. Como su nombre lo indica, el objetivo de la operación Escudo del Desierto es proteger a los países amenazados. Es la primera vez que el Estado hebreo se ve expuesto a golpes balísticos de envergadura, lo cual explica la relativa falta de preparación de su fuerza aérea [5].

En efecto, en enero de 1991, Irak dispara contra Arabia Saudita, Bahrein, Israel y Qatar entre 81 y 92 misiles, entre ellos 43 Scud-B mejorados (del tipo Al-Hussein). El 18 de enero, Israel recibe la primera andanada. Entre 35 y 44 misiles serán lanzados, entre ellos 8 sobre la región de Haifa, 24 sobre Tel Aviv y 6 en el desierto de Neguev. Pero el Arrow no está listo todavía y la defensa balística estará por lo tanto a cargo de los Pac-1 Pac-1 y 2 [6], a pesar de que inicialmente el proyecto Homa, creado en los años 1980 para proteger Israel, asocia el Pac y el Arrow.

Sesenta hombres de la fuerza aérea de Israel siguen un entrenamiento acelerado para aprender a manipularlos. Por razones de alianza y de urgencia, Washington decide reducir el estimado inicial, de 117 millones de dólares por batería, a sólo 40 millones. Las primeras baterías son reforzadas posteriormente con 8 Pac-1 del ejército de Holanda. Alemania habla, por su parte, de enviar 8 más, que nunca llegan a ser enviados porque… ¡ya presentan problemas técnicos! Berlín, que había hablado al principio de enviar una ayuda financiera de 150 millones de marcos para Israel, acaba comprándole una batería en Estados Unidos [7].

El general Norman Schwarzkopf, comandante en jefe de las tropas de la coalición [8], anuncia ante la prensa un 100% de éxito mientras que el presidente Bush habla de un 97%. Pero las cifras reflejan únicamente los disparos exitosos… a partir de la salida de la rampa de lanzamiento. ¡Pero el problema es que varios misiles ni siquiera reaccionan a la orden de fuego! También resulta que el promedio de éxito es diferente, según que los reportes vengan de Israel o de Arabia Saudita, país donde los misiles son manipulados por personal estadounidense. Es en ese contexto que Raytheon, uno de los fabricantes, anuncia en enero de 1992 un 90% de éxito en Arabia Saudita y sólo un 50% en Israel, dejando entrever que su producto funciona pero que los israelíes todavía no saben utilizarlo.

El 7 de abril, Theodore Postol, del MIT, y Reuven Pedatzur, de la universidad de Tel Aviv, reducen esas cifras a… ¡entre un 10 y un 25% en Arabia Saudita y entre un 2 y un 15% en Israel! Como consecuencia, Raytheon anuncia posteriormente que el promedio de éxito fue… ¡un 70% en Arabia Saudita y un 40% en Israel! Por su parte, la prensa anuncia que 29 Scud fueron interceptados y que otros 14 se desintegraron en vuelo. En realidad, el promedio oficial de éxito no resiste ante las investigaciones serias, que lo reducen de año en año a un 50%, después a un 20% y, finalmente, a un 3%, ya que los pedazos de los Scud despistan a los Pacs, incapaces de distinguir la diferencia entre una ojiva en vuelo y un pedazo de metal [10].

Los Pac pueden realmente alcanzar un Scud, pero no hacen más que chocar con él, sin llegar a destruirlo, o desviarlo de su trayectoria. A veces logran partirlo en dos, ¡haciéndolo así doblemente peligroso! Según el MIT, la cantidad de víctimas y de viviendas alcanzadas en Israel aumentó considerablemente como consecuencia de… ¡la caída de los Scud más la de los fragmentos de los Pac! [11] 13 Scud dañaron 2 698 viviendas e hirieron a 115 personas mientras que, después del despliegue de los Pac, los 11 Scud interceptados y sus fragmentos dañan 7 778 viviendas y dejan 168 heridos y 4 muertos (estos últimos encontraron la muerte en su mayoría de forma indirecta). Las pérdidas financieras se evalúan en 40 millones de dólares.

Detrás de esta batalla de cifras se esconde una guerra entre firmas israelíes y estadounidenses que se disputan los futuros contratos. Los estadounidenses admiten los fallos de los Pac-1 y afirman que serán corregidos con los Pac-2. Israel sabe, por lo tanto, que Estados Unidos no tiene una solución inmediata. Traumatizada, la población israelí acusa a sus fuerzas armadas de no haber previsto nada de lo sucedido. Se abre la interrogante de si resulta rentable disparar una andanada de misiles antimisiles, que cuestan 1 o 2 millones de dólares cada uno, para tratar de destruir un Scud que vale unos 300 000 dólares. El ex responsable de ASI, Ofer Shelah, pregunta incluso cuántos misiles se necesitarán para arruinar el presupuesto nacional destinado a la defensa [12].

Los cálculos arrojan que Israel tendría que gastar de 2 a 6 millones de dólares para lograr interceptar todos los misiles enemigos en un conflicto regional. Poco importa ya que la supervivencia de Israel sigue siendo prioritaria… ¡mientras Estados Unidos siga pagando la cuenta! Para el experto estadounidense Seth Carus, 4 principios representan las únicas posibilidades de defensa: retrasar el conflicto haciendo llegar al enemigo equipamiento obsoleto, desanimarlo mediante embargos, destruir sus instalaciones mediante el uso de la fuerza y defenderse con antimisiles [13]

La competencia entre Arrow y Pac

JPEG - 9 KB
Antimisil israelí.

En ese contexto, el presidente Bush padre anuncia, el 29 de enero de 1991, el fin de la IDS para sustituirla por la GPALS (Global Protection Against Limited Strikes). Este dispositivo tendrá que responder a una amenaza de 200 cabezas nucleares, o sea a lo que se supone que debe ser la máxima capacidad del arsenal total que «Estados renegados» pudieran acumular en un futuro próximo. El Congreso [estadounidense] adopta la Missile Defense Act. Este documento reafirma la noción de una defensa contra golpes balísticos y de teatro limitado, con ayuda de interceptores espaciales capaces destruir los misiles enemigos mediante la energía cinética o la radiación dirigida (programa Brillant Pebbles).

La ley prevé también una renegociación del tratado ABM con vistas a preservar la ventaja estratégica ya adquirida. Se acepta la GPALS específicamente para contentar a los grupos de presión militaro-industriales de ambos países [Estados Unidos e Israel] y para convencer a Israel de que acepte el «proceso de paz». En mayo, Washington anuncia que financiará la segunda fase de desarrollo de los Pac/Arrow será financiada en un 72%.

Hasta ese momento, al reingresar en la atmósfera la trayectoria de los Scud podía volverse imprevisible debido a sus imprecisiones. Los antimisiles no podían por lo tanto adaptar correctamente su propio vuelo a aquellas oscilaciones. Al profesor Josef Shivar, del Technion de Haifa, se le ocurre entonces aplicar la teoría de juegos a esta situación. Se trata de anticipar los movimientos de los Scud y de los futuros misiles inteligentes «como el juego del gato y el ratón de suma cero» [14]. Es sobre esa base que Israel propone su propia tecnología. El programa PAC se divide entonces nuevamente: de un lado queda el Pac-2 y del otro el Arrow-2, en virtud de un acuerdo entre Lockheed Missiles & Space y IAI, con vistas a una puesta en servicio prevista para 1995.

Las novedades son las siguientes:

- Cuatro equipos de lanzamiento por batería. Tass concibe el motor del Arrow y Rafael se encarga de la cabeza militar.

- El radar de control de tiro móvil Green Pine de L band y el sistema anticontramedidas, concebido por Elta (filial de IAI).

- El centro de control de tiro (Battle management command, control, communication and intelligence unit) llamado Citron battle management, creado por Tadiran y por el centro de investigación atómica de Nahal-Sorek, es capaz de detectar 12 blancos a 500 kilómetros, de adaptarse a otros sistemas de tiro para una creciente optimización (interoperativilidad) y de registrar la fase de tiro.

- El centro de control de lanzamiento Hazelnut, con identificación del misil, mantenimiento del sistema así como bloqueo o desbloqueo del tiro. Puede ser reforzado por el Comando Central estadounidense instalado en Qatar [15].

Se destina un equipo de 100 personas para cada pareja batería/radar. Estas capacidades (de carácter teórico) son optimizadas posteriormente:

- Tiro en todas direcciones. Destrucción simultánea de 14 blancos por batería. Ampliación de la superficie protegida.

- Seis tubos de misiles por cada instalación de lanzamiento, en vez de 4.

- Reducción del peso, lo cual mejora la movilidad.

- Eficacia contra todo tipo de misiles balísticos y de teatro, e incluso contra los misiles del tipo MIRV [Siglas correspondientes a Multiply Independently targeted Reentry Vehicle, o vehículo de reentrada múltiple e independiente. Un misil balístico MIRV es un misil que transporta varias cabezas capaces de alcanzar varios diferentes blancos. NdT.].

- Intercepción promedio a 50 kilómetros de altitud y alcance de 90 kilómetros.

- Propulsión por carburante sólido para los dos pisos o etapas del artefacto.

- Capacidad de cambiar de trayectoria durante la fase de intercepción gracias a un sistema avanzado de navegación.

- Cabeza de fragmentación de efecto reforzado accionada por el sistema infrarrojo, a 50 metros para la destrucción de municiones químicas.

- Capacidad de reacción rápida acentuada por velocidades hipersónicas a Mach 9.

Según el folleto oficial de IAI, el Arrow puede destruir cualquier tipo de blancos, únicos o múltiples, y puede ser operado por personas o de manera totalmente automática o ser interoperable. El folleto afirma también –en contradicción con los informes estadounidenses– que el Arrow es enteramente nacional [israelí] (sin ningún tipo de participación o financiamiento) [16]. Sin embargo, la sede internacional de IAI [Siglas de Israel Aerospace Industries. NdT.] está en Arlington, ¡al lado del Pentágono!

En mayo de 1993, se produce [en Estados Unidos] la creación de la Ballistic Missile Defense Organisation (BMDO), una nueva instancia encargada de la defensa contra misiles de corto alcance que pudieran representar una amenaza para las tropas estadounidenses que operan en el extranjero y para las fuerzas aliadas. El presidente Clinton incorpora a la BMDO cuatro sistemas de intercepción: los PAC/Hetz destinados a la defensa del teatro de operaciones, la Theater High Altitude Area Defense (THAAD), el láser ABL instalado en un avión, y el antimisil naval Aegis.

La amenaza que pueden representar los misiles intercontinentales es, por otra parte, clasificada como secundaria ya que, en contradicción con lo que afirman ciertos alarmistas en Europa, en Estados Unidos y en Israel, los «Estados renegados» las poseen únicamente en teoría, no en la práctica. En definitiva, Bill Clinton rompe las negociaciones con Rusia en cuanto al tratado ABM y decide, al mismo tiempo, el abandono parcial de la GPALS.

Los demócratas dejan de lado el tema durante el año 1993, pero los republicanos lo retoman cuando recuperan la mayoría en el Congreso, en 1994. En ese contexto, el secretario de Defensa Lee Aspin prepara a los miembros del Congreso para [el otorgamiento de] aumentos presupuestaros asegurándoles que la creciente amenaza balística que pesa sobre Israel, proveniente de Libia, Siria, Irak e Irán, podría acabar por alcanzar a Estados Unidos [17].

El 12 de junio un ensayo exitoso de un Arrow tiene lugar en el Mediterráneo. Pero el 14 de julio otro ensayo se termina en fiasco. Un nuevo ensayo (el sexto de la serie) tiene lugar el 14 de octubre. El interceptor sufre un fallo a menos de 10 metros del blanco, obligando las computadoras situadas en tierra a ordenar en el último segundo la destrucción del misil utilizado como blanco [18]. Además, el interceptor resulta ser incapaz de reconocer la diferencia entre una cabeza convencional y otra no convencional, lo cual le impide actuar según el caso para evitar los efectos secundarios [Caída de fragmentos en el primer caso o lluvia radiactiva en el segundo. NdT.]. Por esa razón el primer ensayo del Arrow no se menciona oficialmente hasta 1995, ¡porque se decide establecer una diferencia entre el ensayo de un simple disparo del vehiculo “asesino” y el ensayo de intercepción! Paralelamente, la defensa ampliada a mediana altitud Medium Extended Air Defense System (MEADS) se inicia en 1995, como resultado de un memorando de entendimiento en el marco de la OTAN.

El Pac-3 se construye con ese objetivo a partir de ese mismo año. Lockheed Martin Vought Systems sustituye a Raytheon en la producción de ciertos elementos. Este antimisil debe mantenerse en servicio hasta el año 2015. Se trata de un antimisil más evolucionado y ha sido enteramente revisado, con su electrónica de radar integrada (guidance enhanced missile) y su sistema anti-contramedidas. En virtud del principio Command and Control, Battle Management and Communication (C2BMC), este antimisil ofrece más capacidad de reacción, mejores dispositivos de identificación (eficacia multiplicada por 5 en cuanto a no confundir un misil con otro tipo de blanco), es capaz de finalizar la aproximación y destrucción con un impacto o una explosión en función del tipo de blanco.

El misil interceptor propiamente dicho es 3 veces menos pesado, su calibre ha pasado de 41 centímetros a 25,5, el peso de 900 kilogramos ha disminuido en dos tercios, la cabeza de 90 kilogramos ha pasado a 73. Debe actuar a 15 o 20 kilómetros de altitud contra una gama más amplia de misiles. Teóricamente, es capaz de destruir aviones, helicópteros y aviones sin piloto. Cada batería se compone de 16 Pac, en vez de 4, a un costo de 73 millones de dólares cada batearía (2,5 millones cada misil), costo compartido entre Estados Unidos (55%), Alemania (28%) e Italia (17%). Este antimisil debe cubrir todo el territorio israelí, en espera del suministro masivo de Arrow-2. Pero la futura defensa [antimisiles] seguirá incluyendo los Pac-2 y 3, con vistas a mejorar las posibilidades de éxito y proporcionar más densidad a la red defensiva. El Pac-3 está destinado también a la exportación (para reducir los costos de desarrollo). Israel será el encargado de demostrar la eficacia del producto.

Un desarrollo arduo y costoso

Varios miembros del Congreso estadounidense interesados en el apoyo de los grupos de presión militaro-industriales se encargan de disimular los problemas que enfrenta el programa. Pero la CIA va contra la corriente cuando da a conocer su conclusión de que, fuera de los Estados nucleares declarados, ninguna otra potencia estará en condiciones de representar una amenaza para Estados Unidos antes de 15 años.

Como resultado, el secretario de Estado adjunto John Deutch se niega a aceptar que Washington financie un proyecto cuyo único beneficiario será en definitiva Israel. El 22 de febrero de 1996, la Doctrine for Joint Missile Defense establece las diferentes capas o niveles de intercepción. Más o menos de acuerdo con Rusia, estas deben respetar ciertos principios básicos para no poner en peligro la disuasión de los 5 Grandes: la velocidad del interceptor se limitará a 3 kilómetros por segundo; no se realizarán ensayos con blancos que desarrollen más de 5 kilómetros por segundo y tengan un alcance superior a los 3 500 kilómetros; el sistema de detección no deberá ser demasiado sofisticado.

En otras palabras, el escudo debe ser concebido para enfrentar solamente a las «potencias menores», que «no tienen derecho» a amenazar a las Grandes Potencias.

En abril de 1996, el secretario estadounidense de Defensa, William Perry, formaliza una nueva cooperación con el Estado hebreo [19] para que este último pueda utilizar el centro de Huntsville [20]. En efecto, por razones diplomáticas y de seguridad, este tipo de ensayos no debe realizarse en Israel, en plenas conversaciones de Oslo II.

El mayor David Ivri, de Tsahal, explica:

«Quiero que nuestros enemigos teman que cualquier misil lanzado contra nosotros explote en órbita baja, sobre su propio territorio o sobre su propia población civil. El conjunto incluirá el sistema Arrow que Israel está desplegando para la defensa de ese punto, así como un sistema que todavía deber ser plenamente desarrollado y que permite identificar y destruir los misiles enemigos durante su fase de propulsión, poco después de su lanzamiento.» [21]

Israel define 3 niveles de respuesta:

- Respuesta pasiva: atención médica y consejos en caso de ataques balísticos.

- Respuesta activa: sistemas antimisiles de teatro.

- Respuesta reactiva: destrucción de los misiles, ya sea mediante antimisiles capaces de destruirlos durante la fase de ascenso o mediante golpes preventivos contra el territorio enemigo.

Se firma un acuerdo para la producción en serie del Arrow-2. Luego de un ensayo exitoso, el 20 de abril y el 20 de agosto, el secretario estadounidense de Defensa William Cohen y el ministro israelí de Defensa Yitzhak Mordechai aumentan el presupuesto en un 25% para una contribución anual de 200 millones de dólares. Según otros trabajos, Israel vota 300 millones de dólares y Estados Unidos 200 millones para el Arrow [22]. Bajo la denominación «3+3», este plan establece una primera fase de 3 años, dedicada a los estudios y ensayos que deben permitir el paso, en caso de resultados positivos, a una segunda fase de 3 años, antes del despliegue al cabo de 3 años [23].

En marzo de 1997, el Congreso de Helsinki redefine la frontera entre sistemas ofensivos y defensivos, en sus potencialidades oficiosas. Lo anterior no frena el programa ya que, el 11 de marzo, un Arrow-2 logra alcanzar un misil ficticio. El Arrow-2 no explota, pero el principio de intercepción funciona. ¿Qué pasaría, sin embargo, ante un disparo no preparado, o sea sin tener de antemano las coordenadas del punto de impacto? [24] Se necesitan 490 millones de dólares para las modificaciones y 335 millones para la producción, sólo en el caso del Pac, y 230 millones para el Hetz.

En 1998, el director israelí del programa, Uzi Rubin, logra encubrir la envergadura de las pérdidas financieras y de los retrasos para lograr que la Knesset [el parlamento israelí], otro rehén de los grupos de presión, apruebe los créditos. Los éxitos son anunciados en función de las subvenciones. Pero la prensa israelí pone en duda los informes oficiales, calificándolos de «ditirámbicos», lo cual desata una polémica. A tal punto que el diputado designado como relator para cuestiones militares, Ephraim Sneh, acaba confesando los últimos fracasos el 6 de enero.

En enero de 1998, la manipulación de la amenaza iraquí cae como una bendición. Diez baterías de Pac-2 son desplegadas en Israel [25]. Por suerte, un primer ensayo completo (tiro+seguimiento+destrucción del blanco) parece haberse desarrollado con éxito.

Y el programa sigue adelante, ¡ya que Israel no tiene por qué preocuparse por un proyecto que le exige tan poco financiamiento! Entre 1994 y el año 2000, el programa binacional sobrepasa sus previsiones presupuestarias en un 77% [26]. Entre 1957 y 1999, las investigaciones han costado en su conjunto a Estados Unidos 122 000 millones de dólares (7 500 millones nada más que para el Pac-3) pero el resultado es prácticamente nulo [27]. Para citar un solo ejemplo: ¡cada campaña de ensayos cuesta 100 millones de dólares! Pero las empresas militares saben cómo convencer a los políticos [28].

Los nuevos Pac-3 entran por fin en servicio en el mes de junio. El 15 de julio una comisión del Congreso estadounidense [29], presidida por Donald Rumsfeld, critica las conclusiones de los servicios de los servicios de inteligencia estadounidenses e israelíes que descartan cualquier peligro balístico antes de 2010. Además, a fin de año varios republicanos forman el grupo llamado los «Vulcanos», al que pertenecen Condoleezza Rice, Paul Wolfowitz, Richard Armitage, Richard Perle, Dov Zakheim, Stephen Hadley, Robert Blackwill y Robert Zoellick [30]. En septiembre, el ensayo de la cabeza interceptora del Arrow se desarrolla con éxito [31]. William Cohen anuncia que Washington aceptar financiar una tercera batería de Arrow-2 «como respuesta a la proliferación en el Medio Oriente» [32].
En noviembre, el ministro israelí de Defensa inaugura oficialmente el sistema.

El 20 de enero de 1999, como resultado de la evaluación realizada por el general Welch, el plazo fijado para el despliegue de los Pac-3 se pospone del año 2003 al 2005. Pero el conjunto de escudos recibe financiamiento extra, por valor de 4 900 millones de dólares para el periodo 1997-2003, y de 10 500 millones para 1999-2005. Al final, 25 firmas israelíes, 65 estadounidenses y 555 subcontratistas se reparten los 1 600 millones anuales destinados a los Pac/Arrow, incluyendo los 490 millones de la primera entrega.

Oficialmente, desde 1988 Estados Unidos ha gastado ya 628 millones de dólares en el Arrow. Según la Cámara de Comercio Francia-Israel [33], hasta 1995 ya se había invertido un monto total de 488 millones de dólares, con un 75% a cargo de Washington. En 1999, Estados Unidos agrega 202 millones e Israel 400 millones, que se adicionan a los 300 millones destinados al desarrollo del radar especial Green Pine. Una batería de Arrow cuesta 57 millones de dólares.

Pero, en secreto, los israelíes cifran el programa en más de 3 000 millones [34] ya que incluyen en el mismo aviones sin piloto [también llamados drones. NdT.] detectores de misiles (Harpy) así como radares. Solamente las investigaciones del misil Arrow/Pac han representando en 12 años un gasto de 1 000 millones de dólares, con un 60% a cargo Estados Unidos. El costo total del programa, o sea incluyendo la producción de las baterías y los ensayos, está estimado en unos 1 700 ó 2 000 millones de dólares. Pero hay divergencias entre las fuentes y los gastos superiores a lo previsto en el presupuesto hacen de ese estimado algo extremadamente aleatorio, según se tomen en cuenta los gastos correspondientes únicamente al Arrow, o al Arrow y los Pac, o a las baterías completas, incluyendo los ensayos y los costos de los radares. Y los problemas técnicos siguen produciéndose.

La GAO [General Accountig Office, institución estadounidense vinculada al Congreso y que funge como contraloría. NdT.] provoca un escándalo al señalar que «[solamente] el 9% de las intercepciones intentadas pueden ser consideradas como realmente logradas» [35]. El Congreso ordena entonces al teniente general Malcolm O’Neill, director de la agencia del Pentágono, proporcionar pruebas de que este sistema de defensa antimisiles es realmente necesario para Estados Unidos [36].

Es por ello que, varios meses después, el director general del ministerio de Defensa israelí, David Ivri, trata de argumentar que el Arrow permite mejorar la balística estadounidense. Pero al afirmar que la técnica es ante todo israelí, Tel Aviv rechaza al mismo tiempo el control de la Defense Contract Management Agency del Congreso [estadounidense], agencia encargada de supervisar el uso de los fondos estadounidenses. La aprobación de una nueva asignación de fondos finalmente tiene lugar debido a las presiones del AIPAC y después del encuentro entre Bill Clinton y Yitzhak Rabin, quien había viajado a Washington en 1998 y 1999 casi exclusivamente con ese objetivo.

La defensa nacional antimisiles (NMD)

La relegitimización de los escudos

aa03.jpg El Congreso estadounidense aprueba por amplia mayoría la National Missile Defense Act del 22 de julio de 1999 (en la que se incluye a Israel), que estipula el despliegue de antimisiles destinados a la protección del territorio estadounidense mediante la instalación de varios sistemas paralelos, esencialmente ante la amenaza teórica de una veintena de misiles intercontinentales equipados con cargas simples y múltiples.

A cambio de la adopción de dos enmiendas demócratas a las que Bill Clinton concede gran importancia –una de ellas menciona la necesidad de no poner en peligro las negociaciones sobre el desarme y la otra condiciona el programa a las autorizaciones presupuestarias– la Casa Blanca renuncia a recurrir al veto. El texto definitivo define 4 criterios: evaluación de la amenaza, posibilidades de concretar la materialización del sistema en el plano tecnológico, su costo y su impacto sobre el control del armamento. En otras palabras, se trata de una revisión total de los postulados materiales.

Al cabo de muchas vacilaciones, la defensa antimisiles de los Estados Unidos se basa en 3 sistemas:

- La intercepción de misiles balísticos durante su fase de lanzamiento será confiada a un láser aerotransportado (ABL) COIL instalado a bordo de un avión del tipo Boeing YAL 1.

- La intercepción durante la trayectoria intermedia tendrá que ser garantizada, de forma conjunta, por una defensa de teatro a gran altitud (THAAD) y una defensa intermedia (MDC) de carácter marítimo (sistema Aegis con misil SM 3).

- La intercepción en fase terminal contará con la acción de los sistemas TMD, conformados por Pac –capaces de interceptar los misiles balísticos, tácticos, de crucero, aviones e incluso aviones sin piloto–, que se complementarán con un sistema de defensa ampliada a altitud intermedia (MEADS) conformado con misiles móviles tierra-aire (con Alemania e Italia, países que pagarán un 10% cada uno) [37], instalados en bases situadas en Alaska, California, Polonia y en la República Checa.

Estados Unidos, Holanda, Alemania, Israel e Italia se dotarán de esos sistemas [38]. Los israelíes tienen en proyecto desarrollar la interoperabilidad de sus propios sistemas con los de Estados Unidos.
El 1º de noviembre de 1999, en momentos en que –según se afirma– el Arrow-2 ya es operacional [39], se aprueba una asignación de 180 millones de dólares, con 85 millones destinados a Israel. Este programa, que se extiende hasta el año 2012, costará en total entre 70 000 millones y 120 000 millones de dólares [40] en vez de los 60 000 millones iniciales, para una duración de 15 años [41]. En marzo del año 2000, MLM y Boeing firman un acuerdo para emprender inmediatamente la concepción del sucesor [del Arrow-2] [42].

Una vez más los expertos abrigan dudas, como los del Begin-Sadat Center for Strategic Studies, quienes escriben: «Según los estimados de la inteligencia militar, los iraníes y quizás los iraquíes tendrán misiles con ojivas nucleares en sus arsenales. Cuando eso ocurra, el Arrow será completamente inútil ya que sus desarrolladores no pueden garantizar que sea capaz de interceptar todos los misiles disparados contra nosotros. […]

Su sistema de defensa será incapaz de enfrentar eficazmente amenazas anticipadas, como las trayectorias modificadas, las contramedidas, los dispositivos destinados a engañar los radares y las armas de municiones múltiples. O sea, en un enfrentamiento entre el atacante y el defensor, el atacante siempre tendrá que presentar el perfil correcto para [que el defensor pueda] lograr interceptarlo. Con una inversión relativamente baja, el atacante puede desarrollar medios capaces de burlar todo un sistema de defensa. El defensor se ve obligado a invertir sumas enormes sin tener por ello garantías de que la defensa logre soluciones eficaces.» [43].

El 12 de marzo se procede a desplegar el Arrow-2 alrededor de Haifa, Hadera y Tel Aviv, protegiendo un área en la que se concentra el 85% de la población israelí [44]. El promedio de éxito anunciado es de un 90% y de todas maneras los Patriot formarán una segunda línea de defensa… por si acaso. ¡Para lo que costaron! [45] Mientras tanto, el 1º de septiembre del año 2000, el presidente Clinton, sabiendo que no puede aspirar a un tercer mandato, pospone varias etapas de la NMD después de ver un informe que señala los fallos no oficiales de los Pac.

Pero en Israel, el 14 de septiembre, después de 7 ensayos oficialmente exitosos de 8 realizados, el Arrow-2 «recibe el título» [46]. Estados Unidos asigna 81,6 millones para financiar los 170 millones de una tercera batería. Los radares Green Pine y Citron Tree han costado 1 300 millones de dólares en investigación y desarrollo.

El 17 de diciembre de 2001, George Bush (hijo) anuncia oficialmente que Estados Unidos se retira del tratado ABM, decisión que se hace efectiva el 13 de junio de 2002. A partir de esa fecha, Estados Unidos puede por lo tanto realizar ensayos, tanto para sí mismo como por cuenta de sus aliados [47]. Bush precisa, sin embargo, que el proyecto, cuya primera fase debe terminar en 2004, es una forma de protección contra los Estados renegados, no contra Rusia. Paradójicamente, Estados Unidos y su coalición invadirán Irak precisamente para poner fin a la supuesta amenaza balística iraquí, lo cual equivale a confesar que los antimisiles no sirven para nada…

En noviembre, el RCTM (Régimen de Control de Tecnología de Misiles), que limita la proliferación de los misiles balísticos, los misiles crucero y los aviones sin piloto, es sustituido por el Código de Conducta de La Haya contra la proliferación de los misiles balísticos [48]. Estados Unidos, firmantes [del Código de Conducta], apoyan sin embargo la decisión de Israel de no firmarlo, para que [Tel Aviv] pueda seguir beneficiándose de sus investigaciones. La Missile Defense Agency pone fin al BMDO, gracias a la intervención del secretario de Defensa Donald Rumsfeld y del teniente general de la US Air Force Ronald Kadish [49]. Rumsfeld explica que los escudos van a favorecer la reducción numérica de los arsenales, cuando en realidad se está reactivando una carrera armamentista en el plano cualitativo.

El 17 de diciembre de 2002, Washington anuncia oficialmente la continuación de la NMD bajo control de la Missile Defense Agency. El Congreso aprueba la asignación de 7 700 millones de dólares para el año fiscal 2003 (3 000 millones para 2004), lo cual representa un aumento de 2 500 millones (un 55% más que en el año fiscal correspondiente a 2001) [50].

En 2002, en el marco de las maniobras de la OTAN en las que participan la marina de guerra israelí, la de Estados Unidos y la de Turquía, el Pentágono emprende el entrenamiento de israelíes en el manejo de las baterías. 700 marines estadounidenses son enviados a Israel, bajo la dirección de un comando mixto encargado de verificar la coordinación. El general Stanley Green, comandante de la US Joint Task Force, funge como responsable del ejercicio antimisiles anual binacional identificado como Juniper Cobra. En el marco de ese ejercicio se establece la conexión entre los Pac-2, los Arrow-2 y el sistema naval Aegis para garantizar la protección de Haifa, Safed y Tel Aviv.

Pero el comandante Green y el general de brigada israelí Drori insisten en las ventajas que representa el poder disponer de dos fuerzas de defensa autónomas. Israel quiere asistencia técnica, pero reclama su independencia [51].

El 5 de enero de 2003, Estados Unidos decide pagar una tercera batería de Hetz destinada a proteger específicamente el reactor nuclear israelí de Dimona, en previsión de una posible respuesta de Bagdad a la invasión de la coalición [52]. El jefe de los servicios de enlace entre las fuerzas estadounidenses y Tsahal, mayor general Charles Simpson, llega a Israel a la cabeza de una unidad de coordinación. En ese contexto, el Arrow realiza un ensayo exitoso en la base de Palmahim. Pero se trata en realidad de un simple disparo, no de una intercepción [53]. 20 años después del comienzo del programa, lo que se sabe es que el Arrow logra salir del tubo de lanzamiento. ¡Gran éxito para tantos años de investigación!

Secuencia de fracasos con un colosal presupuesto

En diciembre, un Arrow destruye un Black Sparrow. Pero en julio de 2004, un estruendoso fracaso amenaza con echar a pique el proyecto. Israel se defiende afirmando que se trataba de un Pac, no de su propia versión. El 29 de julio se produce otro ensayo exitoso con impacto directo. Las fuentes se contradicen ya que Washington está asignando a Boeing 78 millones de dólares, y se habla de un ensayo arreglado. El 11 de agosto, Irán realiza un tiro experimental con un Shahab-3. Según Tel Aviv, el momento de su realización no tiene nada de casual ya que había que probar que el nuevo artefacto [iraní], por no tratarse de un simple Scud, ¡puede amenazar Israel sin temor al escudo! Arieh Herzog, sustituto de Rubin, estima sin embargo que el Arrow constituye la respuesta más seria ante la balística iraní [54].

Por el lado estadounidense, el secretario de Defensa comparece en enero de 2005 ante la Comisión de las Fuerzas Armadas del Senado para rendir cuentas sobre otra serie de fracasos en momentos en que los gastos del programa alcanzan los 8 800 millones de dólares. Son considerables las contradicciones entre los informes federales y los de las firmas implicadas, a tal punto que –a pedido de los grupos de presión– algunos informes oficiales, como los del Departamento de Defensa correspondientes a enero de 2005, ni siquiera son dados a conocer al público [55].

La administración evita cuidadosamente cuestionar a las empresas y los parlamentarios responsables, quienes prefieren atribuir la responsabilidad al ejército, mientras que este último, sometido a la regla de la reserva, no puede hacer otra cosa que callarse. Para proteger las exportaciones, sólo se anuncian los éxitos, ya sean estadounidenses o israelíes. Pero cuando hay fracasos, Israel y Estados Unidos se acusan mutuamente de incompetencia. En vez de dar explicaciones, las fuerzas armadas utilizan como argumento las supuestas amenazas norcoreanas e iraníes.

Por el lado israelí, el general Ilan Biton, responsable del proyecto, asegura al parlamento israelí que el Arrow presenta una «muy buena eficacia» ante los misiles del tipo Scud-A y B pero que hay que mejorarlo para contrarrestar los Shahab-3, los Scud-C y los SS-21, sin contar los derivados del Nodong. En otras palabras, el sistema no se adapta a los misiles recientes de los Estados renegados, no sirve de nada contra las cabezas múltiples y no es eficaz cuando se trata de corto alcance, por ejemplo si Siria instala sus misiles en la frontera.

Preocupación suplementaria: el enemigo puede enviar varios misiles o aviones [algunos de los cuales servirían de señuelos mientras que] sólo uno sería portador de cargas nucleares. ¿Cómo saber cuál es el que hay que abatir? Los parlamentarios quedan estupefactos cuando se les anuncia que el Hetz será útil únicamente contra los misiles concebidos… ¡hace 20 años! El contrito general les recuerda que siempre queda el recurso de destruir los misiles iraníes en tierra con… un simple cazabombardero [56].

Pero, no importa. Los grupos de presión militaro-industriales saben ser convincentes cuando se acercan las elecciones. La segunda fase de investigación y desarrollo de la NMD, estimada en 340 millones de dólares (con un 72% de fondos estadounidenses), comienza en agosto de 2005. Éxitos sin fallos en ensayos realizados a fines de diciembre contra un Scud-C (en realidad se trata de una copia diseñada para el ensayo), el 10 de febrero en un ensayo de tiro nocturno y el 22 de junio ante las costas de Hawai, tranquilizan al Pentágono. El ministro israelí de Defensa Amir Peretz, quien parece haber acelerado los ensayos para contrarrestar su propio descenso en las encuestas [de opinión], declara triunfante que «La capacidad de defensa de Israel está demostrada» [57].

La Defense Appropriations Act, que establece el presupuesto militar estadounidense para el año 2007, prevé una asignación de 137 millones de dólares más para el Arrow, con 53 millones destinados a la fabricación de los componentes en Estados Unidos e Israel, y 20,4 millones destinados al programa Short Range Ballistic Missile Defense (SRBMD) [58]. Aprovechando los últimos momentos del mandato de George W. Bush, el Senado aprueba 155 millones de dólares para Israel, para el año 2008… precisamente en momentos en el director de la comunidad estadounidense de inteligencia reduce considerablemente la realidad de la amenaza iraní… [59]

El nacimiento del Arrow-3

Impotencia ante los Qassam

JPEG - 24.2 KB
Los rudimentarios cohetes Qassam de la resistencia palestina ponen en jaque el dispositivo antimisiles.

No es hasta febrero del año 2006, como preparativo de la segunda guerra contra el Hezbollah emprendida en territorio libanés, que se estudia una defensa destinada únicamente a las amenazas concretas: los obuses de mortero y los cohetes [60]. El 13 de agosto, la Israel Missile Defense Organization, comienza la instalación de los Arrow, sin más objetivo que el de tranquilizar a la población ya que Tsahal [las fuerzas armadas israelíes] sabe muy bien que son ineficaces.

Finalmente, en enero de 2007, el primer ministro Ehud Olmert, quien considera que los misiles iraníes son menos peligrosos que los cohetes pequeños, acepta la proposición de Peretz de confiar a la firma Rafael el desarrollo… ¡de un nuevo antimisil! [61] El Congreso estadounidense aprueba una asignación de 9 000 millones de dólares para la realización de nuevas investigaciones destinadas a ambos países.

Se busca un nuevo uso para los Pac. La secretaria de Estado Condoleeza Rice anuncia su instalación en Polonia y la instalación del radar que los acompaña en la República Checa, para contrarrestar un posible ataque futuro de los Estados renegados, y quizás también para rentabilizar el proyecto y darle credibilidad ante los ojos del Congreso.

Corea del Sur viene al rescate al declarar su intención de adquirir, a partir del 31 de enero, 36 Arrow y 6 radares Green Pine block-B para enfrentar a su vecino del norte. Corea del Sur emite también otra opción de compra para un radar de un nuevo antimisil C-Ram (contra cohetes, artillería y morteros). Y es quizás por «casualidad» que el ensayo del 11 de febrero resulta exitoso [62]. El 26 de marzo, un nuevo ensayo exitoso convence a Japón de realizar una compra de 30 baterías [63].

El 27 de junio, la Comisión de Mercados Públicos de la Cámara de Representantes estadounidense solicita a Israel que compre el THAAD, en detrimento de los prototipos nacionales poco confiables. Prueba de ello es que Tsahal, sin comprometerse, estudia la posibilidad de adquirir los Aster-30 franceses, ¡menos caros y más eficaces que los Arrow! [64] El Congreso estadounidense también ofrece a Israel 135 millones de dólares para que utilice el THAAD como refuerza de la cobertura Arrow [65].

Israel rechaza la proposición. Estados Unidos insiste y presenta, el 24 de octubre, el PAC-3 que será sometido a prueba por el Jerusalem Center for Public and State Affairs y la Israeli Missile Defense Organization.
IDF entrega su informe sobre la segunda guerra contra el Líbano. Gracias a los llamados recuentos de experiencia, se confiesa oficialmente que el Arrow sólo sirve contra amenazas de la época de la guerra del Golfo, ¡no contra los Qassam! Tsahal tiene que pasar por la humillación de tener aceptar urgentemente los sistemas THAAD y Aegis [66].

Esto no es óbice para que el ejército afirme descaradamente ante la Comisión de Defensa de la Knesset que Israel necesita otro sistema que alcance un promedio de eficacia del 99% porque el promedio del Arrow-3, en ensayos preparados, es oficialmente de un… 90% [67]. Washington asigna inmediatamente 37 millones de dólares para el Arrow, ya que Siria anuncia que es capaz de destruir [el reactor nuclear de] Dimona.

El 11 de noviembre, se despliegan Arrow y Pac en las cercanías del reactor nuclear [68]. Se descubre entonces, tardíamente, que al ser puestos en funcionamiento simultáneamente los dos sistemas electrónicos pueden interferirse entre sí… La sanción aparece el 6 de noviembre, cuando el Comité Ejecutivo de la Defensa de Turquía decide excluir el sistema israelí de las propuestas a tomar en consideración para su compra. Se dice oficialmente que Estados Unidos se opuso a la venta (a pesar de que Turquía es miembro de la OTAN). Al parecer, Rusia ofreció un sistema menos caro (el S-400), más polivalente y más simple. Pero es probable que las verdaderas causas hayan sido las fricciones entre Ankara y Tel Aviv, así como la [poca] confiabilidad que ofrece el sistema [israelí].

Rivalidad entre estadounidenses e israelíes

En marzo de 2008, Israel recibe un extra de 200 millones de dólares por un Arrow-3 capaz de actuar en la estratosfera [69]. El anuncio tiene lugar en agosto, durante la visita a Israel del general estadounidense Henry Obering III, jefe de la Agencia de la Defensa Antimisiles. El jefe del Estado Mayor [israelí], Gaby Ashkenazy; el jefe de Homa, Arieh Herzog; el comandante de la Fuerza Aérea, Ido Nehustan; el general de brigada Daniel Milo y los dirigentes de IAI señalan a la prensa que sólo se trata de un acuerdo en el marco de los 60 años de la creación de Israel. Lockheed Martin, que tenía ese mercado en la mira, se encuentra ante un rechazo de último minuto de sus Aegis y THAAD [70].

Para competir con los antimisiles navales estadounidenses, Israel invierte en el Barak, que ofrece protección contra los misiles aire-mar y mar-mar. El éxito del Barak, el 26 de julio de 2009, sirve para silenciar el fiasco de los Arrow. Se conciben otros antimisiles. En el marco del Israeli Boost Systeme (IBIS), la empresa Rafael desarrolla los aviones sin piloto Moab y Harpies, equipados con misiles polivalentes Python-3 y 4, con un alcance de entre 80 y 100 kilómetros, que debían ser operacionales en 2002. Sus resultados, aunque fueron al parecer decepcionantes, se consideran bastantes superiores a los de los demás antimisiles.

La rebelión contra ciertos grupos de presión proisraelíes se hace latente en Estados Unidos. Militares estadounidenses también advierten al presidente Bush que, contrariamente a lo acostumbrado (exceptuando cuando se trata de ventas de armas a los países árabes), los grupos de presión proisraelíes y los militaro-industriales estadounidenses están a punto de enfrentarse en vez de actuar juntos. Para reconciliar a todo el mundo, George W. Bush promete financiar también el despliegue del Aegis a bordo de navíos situados frente a las costas israelíes.

El 29 de septiembre, Estados Unidos logra imponer 100 Pac, aunque a título de la acostumbrada ayuda militar [71]. El ejército estadounidense envía también un sistema de radar AN/TPY-2 de X-band, encargado de detectar en el espacio los misiles de alcance medio y largo [72]. Este sistema cuesta 440 millones de dólares y se considera operacional a mediados de diciembre, con un alcance de 2 000 kilómetros. Se afirma que puede detectar una «pelota de baseball» a 5 000 kilómetros [73].

Nadie se pregunta a qué se debe la instalación de ese radar en el [desierto] de Neguev, en Nevatim, en vez de instalarlo cerca de las zonas residenciales. En realidad, la prioridad es [el reactor nuclear de] Dimona. Por vez primera las fuerzas estadounidenses necesarias para hacer funcionar el radar se mantendrán en Israel de forma permanente, lo cual hace temer acciones «terroristas». El secretario estadounidense de Defensa Robert Gates explica entonces: «La idea es ayudar a Israel a crear una capacidad de defensa antimisiles de varios niveles para protegerse de todo tipo de amenazas en la región, cercana o lejana» [74]. De hecho, es una humillación para el radar del Hetz.

El 7 de abril de 2009, un Arrow-3 intercepta un misil con las características del Shahab-3, lanzado desde un avión a 2 000 kilómetros. Aunque no se ve por ningún lado la relación entre los dos misiles, totalmente diferentes, un responsable de la Defensa afirma triunfalmente: «Hemos realizado exitosamente un ensayo del Hetz. Este éxito marca una etapa clave en el desarrollo y el perfeccionamiento de las capacidades operativas de este sistema para que sea capaz de responder a las crecientes amenazas de los misiles balísticos en la región». Y el nuevo ministro de Defensa Ehud Barak agrega: «ofrecerá protección ante las amenazas estratégicas, cercanas e inmediatas» [75].

La realidad es que se trata, por un lado, de un ensayo preparado, no de una intercepción precipitada. Por otro lado, al fin se da a conocer el costo de todo el programa. ¡2 000 millones de dólares, sólo para el Arrow-3! Barak se ve incluso obligado a reunirse con parlamentarios estadounidenses, como Nita Lowey, miembro de la Subcomisión de Mercados Públicos, para mendigar nuevos subsidios [76]. Y le prometen, a cambio, que los Arrow serán sometidos a prueba en las aguas del Pacífico (lo cual representará empleos para los estadounidenses) en el marco de los ejercicios antibalísticos conjuntos que realiza el general estadounidense Patrick O’Reilly, director de la defensa antimisiles del Pentágono. La otra razón es que los disparos de misiles ficticios deben realizarse a 1 000 kilómetros de distancia, lo cual resulta imposible en el Mediterráneo [77].

Epílogo: El 22 de julio, luego de 3 fracasos consecutivos en California y problemas de comunicación entre el misil y el radar de control, los Arrow son desconectados. Pero el presupuesto 2010 asigna a Estados Unidos «y para los intereses de los aliados» 7 826 millones de dólares destinados a la MDA, suma que incluye 1 458 millones ¡únicamente para los ensayos! [78] El 7 de diciembre de 2009, Japón anuncia la suspensión del despliegue del Pac-3 por lo menos hasta abril del año 2011.

El nuevo gobierno [japonés] de izquierda explica: «Esperaremos por la publicación de las nuevas prioridades de la Defensa». El ministro de Defensa Toshimi Kitazawa suspende también la edificación de 3 nuevas bases previstas anteriormente. En cambio, parece que estas medidas no incluyen el antimisil SM-3 [79].

(Continuará...)

Notas:

[1] Sitio oficial del fabricante.

[2] The Samson Option: Israel’s Nuclear Arsenal and American Foreign Policy, por Seymour Hersh (Vintage Books, Random House, 1991), p. 185.

[3] «Le missile anti-missile Hetz est envoyé de Palmahim: une première réponse d’Israël face à l’Iran?», Israelvalley, 11 de febrero de 2007.

[4] Israel: Background and Relations with the United States, por Carol Migdalovitz (CRS Report for Congress, Foreign Affairs, Defense, and Trade Division, 14 de noviembre de 2004), p. 23.

[5] «Deterrence is not enough. Israel needs a multi-layered response to the ballistic missile threat», por David Ivri (Begin-Sadat (BESA) Center for Peace Studies, 28 de diciembre de 1998).

[6] 60 ans de conflit israélo-arabe, témoignages pour l’histoire, entrevistas cruzadas de Boutros Bouthros-Gali y Shimon Peres con André Versaille (Éditions Complexe, 2006), p. 289.

[7] «Du syndrome des Scud à la renaissance des ATBM», por André Dumoulin (ISC, Ecole pratique des Hautes Etudes / Sciences historiques et philologiques, Universidad de la Sorbona, 2002).

[8] Homa: Israel’s National Missile Defense Strategy, por Guermantes Lailari y Gregory Stanley (Air command and Staff Collège, Air University, avril 2001), p. 17. Este estudio oficial de las fuerzas armadas estadounidenses debe ser interpretado con reservas ya que en él se entremezclan los sistemas antiaéreos y los antimisiles.

[9] Sitio oficial de Raytheon, ibid.

[10] Information Management and Technology Division (United States, General Accounting Office, Washington DC, 4 de febrero de 1992).

[11] Mémoires d’un homme de l’ombre, Les coulisses de la politique internationale au Moyen-Orient par l’ex-directeur du Mossad, por Ephram Halevy (Albin Michel, 2006), p. 47.

[12] Air command and Staff Collège, op.cit., p.30.

[13] «Iran and Weapons of Mass Destruction», por Seth Carus in Middle East Review of International Affairs, Vol. 4, No. 3 (The American Jewish Committee, 14 de junio de 2000).

[14] Technion, «Division of Public Affairs and Ressource Development» , Israel Institute of Technology, 2006.

[15] Les Echos, 20 de marzo de 2003, artículo reproducido y comentado en GlobalSecurity.org.

[16] IAI MLM Division, «Arrow Weapon System, national theater defense missile», 2006.

[17] The CBW Convention Bulletin, n° 21, septiembre de 1993. 28 páginas, p. 14. Documento disponible para su descarga.

[18] Washington Times, 20 de octubre de 1993.

[19] Washington Post, 23 de abril de 1996.

[20] Parlemento británico, «Israel’s Weapons of Mass Destruction, Cause for Concern», Briefing Paper for Parliamentary Lobby, 13 de julio de 2005. 28 páginas, p. 8.

[21] «Deterrence is not enough. Israel needs a multi-layered response to the ballistic missile threat», por David Ivri, Begin-Sadat (BESA) Center for Peace Studies, 28 de diciembre de 1998.

[22] Air command and Staff College, op.cit., apéndice B.

[23] Francia, Senado, Les Enjeux de la défense nationale antimissiles aux États-Unis - La nouvelle impulsion politique donnée à la défense antimissiles du territoire. Informe informativo elaborado por el señor Xavier de Villepin, a nombre de la Comision de Relaciones Exteriores, de Defensa y de las Fuerzas Armadas sobre la defensa antimisiles del territorio (NMD) en Estados Unidos, 14 de junio de 2000.

[24] Francia, Sénado, 14 de junio de 2000, Ibid.

[25] La France, Israël et les Arabes, le double jeu, por Freddy Eytan (Editions Jean Picollec, 2005), p. 271.

[26] «Cost Hike for Missile May Fuel MEADS foe», Defense News, 14 de febrero de 2000.

[27] Atomic Audit, por S. Schwartz (Brookings Institution Press, 1998), actualizado por L. Heeter (Center for Strategic and Budgetary Assessments, marzo de 2000).

[28] Le nouveau défi américain, le bouclier antimissile menace l’armement européen, por Michel Bailly (Hachette, 2003), p. 36. El republicano Jerry Lewis, presidente de la Subcomisión de Créditos para la Defensa en la Cámara de Representantes cobra 149 000 dólares provenientes de las compañías Lockheed Martin, Raytheon y Boeing.

[29] Commission to Assess the Ballistic Missile Threat to the United States.

[30] «Paul Wolfowitz, l’âme du Pentagone», por Paul Labarique, Réseau Voltaire, 4 de octubre de 2004. Rise of the Vulcans - The History of Bush’s War Cabinet, por James Mann (Viking, 2004).

[31] «Arrow Anti-Tactical Ballistic Missile System and Ofek Satellite Program Suffer Setbacks» in The Risk Report, Volume 4 Number 2 (marzo-abril de 1998).

[32] Washington Post, 27 de marzo de 1998.

[33] «Le missile anti-missile Hetz est envoyé de Palmahim: une première réponse d’Israël face à l’Iran?», op. cit..

[34] Weapons of Mass Destruction in the Middle East, Regional Trends, National Forces, Warfighting Capabilities, Delivery Options, and Weapons Effects, par Anthony Cordesman (Center for Strategic and International Studies), 15 de abril de 2003), p. 10. Versión disponible para su descarga.

[35] La coopération transatlantique dans le domaine de la défense antimissile, rapport présenté par M. Atkinson (Assemblée parlementaire de l’Union de l’Europe Occidentale (UEO), 2000).

[36] La prolifération des armes de destruction massives et de leurs vecteurs, informe presentado por los señores Pierre Lelouche, Guy-Michel Chauveau y Aloyse Warhouver (Asemblea Nationale de Francia, 7 de diciembre de 2000).

[37] L’année Stratégique 2000, por Jean-Pierre Ferrier Gualino Editeur, p. 27.

[38] «Défense des démocraties: défense du territoire, non-prolifération et sécurité euro-atlantique», presentado por el relator general Pierre Lellouche (Asamblea Parlamentaria de la OTAN, 5 de noviembre de 2004).

[39] «Antimissile, la France se lance enfin», por Germain Chambost, in Science & Vie, fébrero de 2007.

[40] La Bombe, por Jean-Marie Collin (Autrement, 2009), p. 63.

[41] Francia, Senado, Ibid.

[42] Homa: Israel’s National Missile Defense Strategy, op. cit.

[43] «The Arrow‘s Toadies», Haaretz, 14 de marzo de 2000.

[44] Anthony Cordesman, Ibid.

[45] «Israel Says it Could Destroy ’More Than 90 Percent’ of Incoming Missiles from Iraq», Associated Press, 6 de octubre de 2002.

[46] The CBW Convention Bulletin, septiembre de 2000, n° 49, p. 40. Documento disponible para su descarga.

[47] United States, White House, DAI, n°13, 1º de julio de 2001.

[48] Défenses antimissiles et armes dans l’espace, informe presentado por Lothar Ibrugger (Asamblea Parlementaria de la OTAN, 2004).

[49] Missile Defense, the first sixty years, por Lawrence Kaplan (US Defense Missile Agency, 2008). Documento disponible para su descarga.

[50] Informe Parlamentario OTAN, Ibid.

[51] «Coopération israélo-américaine sur le système de missiles de défense aérienne d’Israel», FranceIsrael.info 2003.

[52] «Israelis Test Defense Missiles in Preparation for War on Iraq», The Independent, 6 de enero de 2003.

[53] 2006 Israel Defense Forces, «Technology Armaments and Technology»

[54] Jane’s Defence Weekly, 18 de agosto de 2004.

[55] Report of the Defense Science Board Task Force On Patriot System Performance (Office of the Under Secretary of Defense For Acquisition, Technology, and Logistics, Washington, enero de 2005). Documento disponible para descarga.

[56] «Envoie du Hetz de la base de Palmahim en Israël», op. cit.

[57] Israelinfos.net, 12 de febrero de 2007.

[58] Israel: Background and Relations with the United States, op. cit.

[59] Israelinfos.com, 8 de noviembre de 2008.

[60] «IAI et Boeing développent conjointement des systèmes anti-Kassam», por Benjamin Baron, Israelvalley, 21 de febrero de 2006.

[61] Israelinfos.net. 5 de enero de 2007.

[62] Les Echos, 22 de febrero de 2007, p. 15.

[63] «Japan mounts missile self-defence», BBC, 30 de marzo de 2007.

[64] «Le nouveau missile anti-missile français Aster-30 serait plus performant que l’Arrow», Israelvalley, 2 de marzo de 2007. El Aster dispone de un sistema de doble uso que le permite interceptar misiles y aviones al mismo tiempo.

[65] «US Persuading Israel to Purchase THAAD Missiles in lieu of Arrow Missiles», por Dani Shalom, Maqor Rishon, 27 de junio de 2007.

[66] «Fearing Syrian Missile Onslaught, IDF Boosts Arrow Defenses in North», Jerusalem Post, 24 de agosto de 2007.

[67] «Israel to U.S.: Listen, It’s Pretty Serious», por Leslie Susser, Jerusalem Report, 12 de noviembre de 2007.

[68] «Israel on Alert for Syria Airstrike», Sunday Times, 11 de noviembre de 2007.

[69] «Des fissures entre Tsahal et le Pentagone», Maxime Perez, Israelvalley, 16 de marzo de 2008. Según el Departement of Defense Appropriations Act, la suma sería de 98 millones para el Arrow-2 y 20 millones para el Arrow-3, de los 155,5 millones del total de todos los escudos.

[70] «Les États-Unis soutiennent la production du missile Arrow 3», Israel magazine, jueves 7 de agosto de 2008.

[71] «Ventes de matériel militaire à l’étranger envisagées par les États-Unis et notifiées au Congrès pour la période 2005-2008», DSCA, 9 de septiembre de 2008, Nota 08-87.

[72] Israel magazine, 28 de septiembre de 2008.

[73] «Juifs américains: Lobby contre Lobby», Le Nouvel Observateur, semana del 28 de mayo al 3 de junio de 2009.

[74] «Nouveau pas américain pour aider Israël face à la menace nucléaire de l’Iran», Israelvalley, 2 de octubre de 2008.

[75] «Antimissile Hetz: L’Iran va comprendre le signal très fort d’Israël», Israelvalley, 7 de abril de 2009.

[76] «Barak asks US to continue funding Arrow», Jerusalem Post, 16 de abril de 2009.

[77] «Le missile israélien Arrow sera testé dans l’océan Pacifique avec les Américains», Israelvalley, 14 de julio de 2009.

[78] The Missile Defense Program 2009-2010 (United States of America, Departement of Defense, Missile Defense Agency) 32 páginas.

[79] «Le Japon suspend son bouclier antimissile», Le Figaro, 17 de diciembre de 2009.

Nicolas Ténèze

Doctorado en Historia por el Instituto de Estudios Políticos de Toulouse en abril de 2009. Su tesis, financiada en parte por el Instituto de Altos Estudios de la Defensa Nacional (IHEDN) trata de la disuasión, convencional y no convencional, israelí.

Tomado de Red Voltaire

Compartir este post

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post