Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

DETERIORO ECOLÓGICO- IMPUESTO AMBIENTAL

24 Agosto 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

5281571851_38148ba265.jpg 

Bien dicen que lo urgente relega a lo esencial.

La gente, entre la que nos incluimos,  atosigada por problemas, subsistir, aprender, realizar, desear , poseer, amar y reproducirse; tiende a olvidar, o relegar, el gran drama de la humanidad en este tiempo: El CAMBIO CLIMÁTICO y sus efectos.

Que corra  peligro el delicado equilibrio de la vida como la conocemos, la mayoría de las especies desaparecerían y con ellas la nuestra, no preocupa a las mayorías.

Pareciera que lo único importante son los billetes, PRODUCIR cualquier cosa que se pueda vender sin considerar la necesidad real del comprador.

La publicidad se especializa  en crear ansiedades que generan ventas y con ellas los dividen dos de las grandes empresas  quienes  les pagan por una avalancha de dudosos argumentos. 

¡Milagros de la desinformación! Lo fútil y hasta lo perjudicial es publicitado como objeto de placer, categoría, belleza, poder, indispensables a una moderna forma de vida.

Los Financistas internacionales, poderosos reyes de nuestro tiempo, en defensa de esos dividendos, obtenidos por derecha o por izquierda, no vacilan en guerrear y destrozar lo que se les oponga. El costo en vidas humanas no altera sus balances.

 Y los medios se avienen, dependen de la publicidad para subsistir y deben informar según los intereses de quienes les dan de vivir, en caso de resistencia y escrúpulos, son absorbidos,  asociados, o  integrados a sus negocios.

Es simbólico que esté en boga un dicho:“Billetera mata galán” .

A la billetera le importan los billetes aunque desaparezcan los bosques, se contamine el agua, del efecto invernadero de los gases de combustión(vehículos, generación de energía) resultan   desastres naturales que perjudican inicialmente a los más  desposeídos, pero con el avance el deterioro ambiental, sus efectos perniciosos recaerán cualquiera sea la posición social.

Como sucede en el libro y en la película, cuando los creadores del  Frankestein de oro adviertan que también serán afectados la  billetera no alcanzará a protegerlos.

Ya lo decía Discepolo: “…lo mismo un chorro que un gran profesor”.

Se dirá eso siempre sucedió y aquí estamos, pero nunca el ámbito natural indispensable a la vida corrió un peligro tan grande, ni la humanidad avanzó con tanta sofisticación hacia el suicidio.

Acabamos de asistir a una campaña electoral en la que el tema se relegó como piantavotos.

Las circunstancias de la demanda internacional nos permiten  atraer una avalancha de divisas capaces de satisfacer mínimas necesidades de los pobres y el consumismo exhibicionista de las clases del medio pelo o de las nuevas o viejas oligarquías, a costa del futuro.

El Ministro de Agricultura anuncia planes para elevar la producción de cereales de 100 a 146 millones de toneladas anuales, básicamente soja-Monsanto, a pesar de la desertización que eso significa (tala+herbicidas y abonos químicos) y el daño a la salud de la población cercana a los cultivos.

Sólo casualmente dimos haciendo zapping , con  uno de los Cafiero, a quien no conocemos y cuya candidatura no propugnamos, quien se refirió a la necesidad de anteponer la producción para mercado interno, a la de exportación, rodeando las pequeñas y medianas poblaciones de chacras, huertas y granjas, así como de manufacturas zonales que ocupen a la mano de obra. Lo que permitiría desconcentrar a las problemáticas megaciudades y la reactivación de pueblos que languidecen a la vera de vías ferroviarias abandonadas.

Este  medio de transporte de pasajeros y cargas, menos contaminante, debería ser proyectado hacia el futuro,  mediante su modernización y puesta en funcionamiento de casi todos los ramales, con una administración como la de Mosconi en YPF.

A la par se reducirán los accidentes de tránsito y se ahorrarán enormes recursos malgastados en el transporte vial, parte de los cuales van a parar a las arcas de empresas extangeras.

El candidato que expuso esas propuestas, obtuvo menos del 1% de los votos

Creemos que las mayorías nacionales están en condiciones de coordinar con las provincias estímulos a la producción pequeña y mediana para consumo interno.

Relegando la siembra de cereales, agricultura sin campesinos, a la necesidad de obtener  divisas, con las que comprar lo que no producimos, en áreas acotadas distantes de las poblaciones.

Sería justo establecer impuestos diferenciales para las producciones contaminantes y/o desertizantes, de la tierra, el aire y el agua, en algunos casos superarían el monto de las  actuales retenciones.

Debieran pagarlas entre otros:

Los que desmontan.

Los que usan productos tóxicos que alteran el equilibrio entre los seres vivos, y los que los fabrican, importan o comercializan.

Los que produzcan vehículos, máquinas, o artefactos que liberen óxido de carbono u otros gases de efecto invernadero.

La que generan energía con emisión o fuga de contaminantes, o los que provocan la alteración del nivel de los mares, los glaciares o las reservas de agua.

Los usuarios de vehículos en la proporción de sus potenciales emisiones de gases invernadero .(¿Para cuando los automóviles a hidrógeno?)

Los que viertan líquidos, o sólidos, que degraden a los mares ríos y reservas de agua potable.

La minería, en especial la que opera a cielo abierto, a la que además habría que limitar la exportación de recursos no renovables.

Parte de los fondos obtenidos deberían ser destinados a estimular las pequeñas y medianas producciones de alimentos y manufacturas, en la proporción adecuada para que desaparezcan las desigualdades entre zonas ricas y pobres, y a la generación de energía limpia (eólica, solar).

De tal modo los pobladores se mantendrían en las diversas regiones, se reducirían las villas miserias, y la riqueza dejaría de concentrarse en los grandes centros urbanos.

Los beneficiados con planes de subsistencia, se transformarían en productores, o elevarían su calidad de vida y su interés por el trabajo recibiendo un salario digno  de los pequeñas y medianos productores, ya que los subsidios se condicionarían al trabajo en blanco y bien remunerado y al cumplimiento de las obligaciones impositivas.

Productores asociados en forma circunstancial, para la compra de insumos, uso de maquinarias, aplicación de progresos tecnológicos y comercialización, o en forma permanente en cooperativas, sindicatos, etc. cuyos dirigentes, contrariamente a lo que estamos acostumbrados, se renueven continuamente para evitar los liderazgos deformantes y aprovechar las jóvenes capacidades que una educación vinculada a la practica productiva pequeña y mediana irá acrecentando.

El desarrollo de los medios de comunicación permite el desarrollo de una educación pública zonal de calidad, universidad y posgrado incluidos, en la que primen los conocimientos adquiridos por sobre la obtención de títulos.

Se podrá temer una opresiva dependencia del Estado, lo que se evitará atendiendo el bien común con participación de todos.

El Estado mal llamado  liberal siempre favoreció a los poderosos.

Recordemos la conquista del desierto, no tan desierto, y el genocidio de centenares de miles de aborígenes y sus culturas,  que beneficiaron a los Anchorena con 4.000.000 de hectáreas de los mejores campos, parte en la provincia de Buenos Aires. En aquel entonces,estaba en boga el verbo “atalivar” por coimear. (Ataliva Roca, hermano del General que presidía la Nación). Más recientemente, durante la última dictadura militar, la sociedad Martínez de Hoz,Alzogaray, Cavallo, promovió una economía dependiente de préstamos externos, cuyos beneficiarios rápidamente los evadían del país, por lo que fueron recompensados  con la estatización de sus enormes deudas.

Por no hablar del menemato culminado en el delarruismo que nos dejó en pelotas, como se decía durante las guerras de la Independencia, e instauró el “corralito” condenando a quienes no habían practicado la evasión de divisas .

Deudas privadas externas que seguimos pagando, aún con quitas.

Pero todos esos males son insignificantes en relación a las desgracias que aquejarán al planeta si no se detiene el efecto invernadero y el CAMBIO CLIMÁTICO.

 

Ediciones Agua Clara – www.edicionesaguaclara.com.aredicionesaguaclara@gmail.com-> Facebook: edicionesaguaclara@gmail.com

Compartir este post

Comentar este post