Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

“DIME CON QUIEN ANDAS Y TE DIRÉ QUIEN ERES” LOS AMIGOS DEL GOBIERNO PROGRESISTA URUGUAYO

3 Noviembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

2 de noviembre de 2010

MENSAJE DE LA 36

“DIME CON QUIEN ANDAS Y TE DIRÉ QUIEN ERES”
LOS AMIGOS DEL GOBIERNO PROGRESISTA URUGUAYO

  

Hoy un ex general colombiano recuerda con orgullo la triste guerra de Corea, donde lamentablemente Colombia y Brasil entre siete países más integraron las tropas de Naciones Unidas acaudilladas por Estados Unidos. Una verdadera vergüenza para el continente Latinoamericano, haber participado en una agresión imperialista en tierras tan lejanas como las del continente Asiático.

Pero veamos lo que dice este general sobre aquella guerra: 

 

Sesenta años después, ¿qué ganamos en la guerra de Corea?

El general Álvaro Valencia cuenta detalles de la gesta del Batallón Colombia en la guerra de Corea.
El veterano habló cara a cara con María Isabel Rueda sobre ese grupo de colombianos que fueron aplaudidos por su valentía en el campo de batalla.

-General Valencia Tovar, se están conmemorando 60 años de la guerra de Corea, en la que nos hicimos presentes con el Batallón Colombia. ¿Por qué la llaman “la guerra olvidada”?
-Porque los EE. UU., que fueron protagonistas principales de esa guerra, no le pusieron demasiado patriotismo. Era una guerra ajena. En una península distante. Entre la opinión pública estadounidense fue perdiendo interés. Y como acababa de pasar la II Guerra Mundial, al lado de esa, esta era una guerrita, o como se llamaba, una guerra de objetivo limitado. Además, después llegó la de Vietnam.

-¿Por qué terminó EE.UU. en esa guerra?
-Al acercarse el final de la II Guerra Mundial se resolvió en Yalta y Postdam que la URSS se comprometía a entrar a la guerra contra Japón. Se convino que se trazaría una línea, el paralelo 38, que dividiera en dos la península coreana, ocupada por el imperio japonés. Del norte se encargaría la URSS, y del sur los EE. UU., con miras a que los coreanos fueran allanando el camino para darse su propio gobierno. Pero bajo la Cortina de Hierro, Corea del Norte se militarizó y alineó con la alianza chino, rusa, y vino la guerra.

-¿En el norte mandaba el padre de Kim Jong Il?
-Sí, Kim Il Sung. Pero ese sí que era un señor general, aterrador. El de ahora no es nada, solo producto de una herencia que le llegó de balde. Los rusos se dieron cuenta de que Corea no era parte de la división estratégica con EE.UU., porque estos se concentraban en puntos como Alemania, sugirieron que todas las fuerzas aliadas que ocupaban la península la desocuparan con la disculpa de organizar elecciones. Ellos no perdían nada, porque el norte estaba sobrearmado y en el sur militarmente no había nada.

-Invadieron a Corea del Sur y ahí empezó la guerra...
-Al amanecer del 25 de junio avanzaron las divisiones norcoreanas sobre Seúl, muy cerca del paralelo. Ese mismo día, en la diferencia horaria, se reunió el Consejo de Seguridad de la ONU a condenar la invasión y llamaron al mundo libre para que concurriera con fuerzas armadas. Era el primer intento de formar un ejército de la ONU. Y fue extraordinaria la respuesta.

-¿Cuándo aparece Colombia en la película?
-Aquí andábamos envueltos en la violencia sectaria partidista de 1950, eso era bravo. Fue elegido Laureano Gómez y con eso se polarizó más el país. Tanto Mariano Ospina Pérez como Laureano, este último como Presidente electo, habían anunciado que Colombia concurriría con tropas. Yo cumplía en ese momento una misión en EE. UU., y me tocó acompañar al Pentágono a nuestro embajador, Eduardo Zuleta Ángel. Nos atendió el general Rigway, quien nos agradeció en nombre de las Naciones Unidas y de EE. UU.

-¿Cómo podíamos ir a combatir a Corea, teniendo nosotros nuestra propia guerra interna? Tuvo que ser un acto de lambonería con EE. UU...
-Yo no lo llamaría así. Exótico, sí. Pero es que estaba vigente el Pacto de Río, igual que la Carta del Atlántico y había un compromiso de ayudarles a los aliados. Pero el Departamento del Tesoro no estuvo de acuerdo. Pensaba que Colombia no tenía cómo sufragar los gastos del desplazamiento de su tropa a Corea. El Departamento de Estado, en cambio, era partidario de aceptar la oferta de Colombia, porque creía que después se unían otros países de A. Latina, como Brasil, por ejemplo.

-¿Y Brasil se unió?
-¡Qué va!

-Y finalmente entramos...
-Lo que vino a resolver el dilema de los estadounidenses fue una carta del Embajador Zuleta, un diplomático muy sagaz, que se comprometió a que el gobierno colombiano “en el momento oportuno” cubriría los gastos del movimiento de tropa.

-¿Es cierto que la mayoría del Batallón Colombia estaba compuesto por liberales?
-Sí. De liberales y de muchos que no comulgábamos con muchas cosas. Yo incluso planeaba casarme por esos días. No es que yo fuera voluntario para ir a la guerra, pero como militar, era mi deber. Mi suegro pensó que era para escaparme del compromiso. Pero yo le dije: “Don Pepe, yo entre al Ejército por si había guerra. Ahora hay una guerra. ¿Cómo voy a decir que no voy?... Yo no puedo hacer eso”.

-¿Y a qué horas entrenaron a ese batallón?
-Ese entrenamiento fue tremendamente problemático. Nos asignaron el Cantón Norte. Pero parte de la tropa estaba en la caballería, parte en la infantería, parte en la blindada. Y cada cuerpo tenía sus propios problemas. Eso era a raticos que entrenábamos.

-¿Y todos eran voluntarios?
-Pues no... Primero llegamos los oficiales, para preparar la llegada del resto. El Teniente Coronel Polanía me dio un abrazo fenomenal de bienvenida. “Te felicito Mono, nos vamos para la guerra....” Y luego llegaron los suboficiales, entre los cuales había muchos que no querían ir. Me di cuenta de eso muy preocupado y le pregunté al Coronel: “¿Está seguro de que este es un batallón de voluntarios?”

-Muchos otros de los que estaban ahí no querían ir...
-Había una cantidad de soldados para los que se aproximaba el tiempo de dejar el servicio y no querían meterse en semejante aventura. Entonces, Polanía resolvió dirigirse a la tropa. Habló de las glorias del Ejército de Colombia. De la batalla de Pichincha, de la de Boyacá. Y al final les dijo: “Ahora sí quiero saber cuál es el cobarde que no quiere ir a la guerra”... Y medio batallón levantó la mano.

-(Risas) ¿Y cómo resolvieron el problema?
-Llamando a los reservistas, para completar el batallón, que debía ser de 1.100 hombres. El 23 de junio nos embarcamos en “Iken Victory”, en Buenaventura.

-¿Y ya los llevaban a todos convencidos?
-Pues ya en el buque, construido para la II Guerra Mundial, empezamos a montar un plan de instrucción. Hacia dónde íbamos, para qué íbamos... Había que construir una moral de combate.

-¿Cómo se iban a entender con el ejército gringo?
-Yo les daba unas clases rudimentarias de inglés, para que aprendieran los nombres de las armas y de las unidades del ejército de los EE. UU., como company, regiment, division. Cuando desembarcamos nos llevaron a un campo de entrenamiento avanzado donde estuvimos seis semanas. A la entrada había una frase en una placa: “More sweat, less blood”. A mayor sudor, menos sangre. ¡Y nos sacaron sudor por todos los poros!

-¿Usted qué rango tenía cuando se fue a Corea?
-Capitán. Y fui el único no estadounidense que sirvió como oficial de operaciones de un regimiento gringo.

-¿Qué pasó cuando llegaron al frente de batalla?
-El primer contacto con la guerra lo tuvimos cuando llegamos a Seúl, y la ciudad estaba totalmente desierta. La habían evacuado. Se caían los edificios. El capitolio tenía la cúpula arrancada por una bomba norcoreana. Recién llegados pasamos por el frente del Palacio Real y tocamos a la puerta. Salió una mujercita. Le explicamos quienes éramos, que veníamos de Colombia a ayudarles en la guerra, y nos dejó entrar. Por dentro se respiraba la que parecía ser la eternidad de un imperio, que ya no estaba en pie.

-¿Qué batalla recuerda?
-Todas. Pero el bautizo de fuego fue el 7 de agosto, día de nuestra Independencia. Una compañía penetró hasta un promontorio donde estaban los chinos. Y apenas íbamos ascendiendo el declive, venían las granadas chinas rodando por la pendiente. Vi que la cosa se nos estaba deteniendo ahí, y le pedí al capitán White que me apoyara por los flancos. Entonces llegué a donde el subteniente Serrano y le dije: ¡Al asalto, esto nos lo tomamos! Empezamos a avanzar otra vez y las granadas seguían rodando. El cabo Walter de Luca, al lado mío, me dijo: “¡Mi capitán, a su izquierda!” Vi el humo de una granada y me tiré al suelo. Las esquirlas me golpearon el casco. Tan fuerte fue la explosión al pie del oído que pensé que me había destrozado la cara. Solo veía tierra y humo. Me dio un coraje tremendo. Grité: ¡Viva Colombia! y me lancé al ataque. Nos tomamos el cerro y desde allá dirigí el fuego de artillería contra el grueso del dispositivo chino.

-Pues dicen que el batallón Colombia se hizo célebre por su valentía. Hasta cuentan que algún general estadounidense comentó: pensé que lo había visto todo en guerras, pero todavía me faltaba conocer al soldado colombiano... Y que otro, viendo cómo atacaban los soldados colombianos, exclamó: '¡They are crazy!'  ¿Estas frases son pura leyenda?
-Ni más faltaba. La primera frase la dijo el General Bryant, comandante de la división 24, con la que iba el Batallón Colombia, durante la operación Nómada, que fue de un heroísmo enorme. Todas las posiciones que se conquistaron fueron cargas a la bayoneta. Y eso no se usaba. Lo normal, si se encontraba mucha resistencia, era replegarse y ordenar un bombardeo.

-¿Y lo de "They are crazy" ?
-Se le ordenó al batallón Colombia una operación para la toma del cerro 400. Nuestra gente se aproximó en la noche y por sorpresa. Eso los destrozó y permitió seguir avanzando sobre la posición. Ya estaba amaneciendo y los chinos venían a reforzar el cerro, y los colombianos seguían atacando. El comandante del regimiento estaba observando con los binóculos y exclamó: They are crazy! ¡Están locos!. A final se tomaron todo el cerro y volaron todos los depósitos de municiones. Una operación perfecta.

-¿Hubo desaparecidos entre los combatientes colombianos?
-Al hacer el canje de prisioneros aparecieron casi todos. Quedó desaparecido un subteniente de apellido Bernal y cuatro soldados que nunca volvieron a aparecer. Pero hubo un caso famoso, el de Danilo Ortiz Alvarado, quien luego escribió un librito muy bonito, Prisionero de guerra en un campo chino, contando cómo habían intentado adoctrinarlo. A él lo saqué yo, con la Cruz Roja, había verificado que se lo habían llevado vivo.

El balance del General

“La guerra de Corea partió en dos la historia militar de Colombia. Porque aprendimos todo lo moderno que había quedado después de la Segunda Guerra Mundial... sobre doctrina, organización, abastecimientos, etc. Y ayudamos a impedir que fuera ocupada una nación democrática. Quedó en evidencia para el mundo comunista la voluntad de la ONU de concurrir al apoyo de cualquier pequeña nación en riesgo. Y nunca más agredieron en forma tan visible, fue la única vez que chocó directamente EE. UU. con China, y en guerra aérea con la URSS. Comenzaron más bien a fomentar la subversión”.

El comandante del Ejército colombiano, Alejandro Navas, dio a conocer hoy en la sede del Ministerio de Defensa que la Junta Asesora de Generales y Almirantes aprobó por unanimidad el retiró activo de los oficiales por fallas en el ejercicio del mando y control de las tropas ubicadas en el sector de los hechos.

Además fue puesto a disposición de la Fiscalía el subteniente Raúl Muñoz Linares por el caso de la violación de una niña en la misma localidad el 2 de octubre.
Las víctimas, Yenni Narvei, de 14 años, Yimmy Ferney, de 9 y Yefferson Jhoan Torres Jaimes, de 6, aparecieron degolladas y con signos de tortura en una fosa común, situada a 100 metros de donde estaban los militares adscritos a la Octava División del Ejército.

El general Alejandro Navas anunció la decisión de retirar del servicio a los oficiales tras señalar que no permitirá violaciones de Derechos Humanos dentro de la institución, y que acatarán las decisiones de la Procuraduría y la Fiscalía.
Los oficiales que fueron retirados del servicio activo de la Octava División del Ejército son el teniente coronel Germán Belalcázar Arciniegas, teniente coronel James Édison Pineda Parra, Mayor James Alberto Granados y el subteniente Raúl Muñoz Linares, quien era el jefe directo de la tropa que estuvo en el sitio del crimen.
Igualmente, fueron retirados los suboficiales sargento Luis Giovanni Torrijos Medina, cabo Juan Esteban Sánchez Bonilla y el cabo Robinson Javier Castro.
“Coherente con lo expresado hoy se pone a disposición de la Fiscalía General de la Nación a un oficial adscrito a la brigada móvil número 5, quien presumiblemente podría estar relacionado con los hechos del dos de octubre”, dijo el general Navas.

Aclaró además, que para contribuir a las indagaciones preliminares el Ejército nombró comisiones de investigación que le permitieron detectar fallas de planeamiento, conducción y control administrativo no relacionado con los hechos criminales.
El comandante de las Fuerzas Militares, almirante Égar Cely, expresó por su parte que “es una información que nos duele, pero no le ocultaremos información al país. Las Fuerzas Militares no van a ser tolerantes con las violaciones de los derechos humanos de cualquier colombiano”.

A su vez, el general Alejandro Navas, comandante del Ejército señaló que “la institución repudia estos hechos y manifiesta toda la colaboración con la Fiscalía que llevará este caso”.
Por estos hechos, la Fiscalía investiga a 60 miembros de dos batallones que operaban cerca del lugar donde se produjo el crimen, el pasado 14 de octubre.
Mientras las pesquisas avanzan, el padre de los niños insiste en que fueron miembros del Ejército los responsables del atroz hecho.
En el 2008, en un hecho similar, el Ejército retiró a 27 militares, entre ellos tres generales, por los escándalos de los “falsos positivos”.

Uribe fue denunciado ante la justicia de EE.UU. por estudiantes de Georgetown.
Según los universitarios, durante los ocho años del Gobierno de Álvaro Uribe “se cometieron miles de asesinatos extrajudiciales a manos de paramilitares”.
Un grupo de estudiantes de la Universidad de Georgetown dijo que ha "alertado" al Departamento de Justicia de EE.UU. sobre las violaciones de derechos humanos del ex presidente colombiano Álvaro Uribe, que esta semana regresa a dar charlas a esa universidad.

Según la “Coalición Adiós Uribe”, durante los ocho años de Gobierno de Uribe (2002- 2010) salieron a la luz “miles de casos documentados” de asesinatos extrajudiciales a manos de fuerzas militares y paramilitares.
Además, Uribeha sido vinculado con escuchas electrónicas ilegales, narcotráfico y amenazas de muerte y ataques contra sus opositores políticos”, argumentó el grupo en un comunicado.
Los estudiantes decidieron presentar sus denuncias al enterarse de que una división del Departamento deJusticia estaba solicitando información sobre violadores de los derechos humanos que hayan ingresado a Estados Unidos.
“Uribe debe ser llevado ante la Justicia... en vez de que se le dé una plataforma para promover una versión distorsionada” de su presidencia, dijo Charity Ryerson, estudiante de Derecho de la Universidad de Georgetown.
“Las víctimas de sus políticas merecen algo mejor”, agregó Ryerson.

En su contacto con el Departamento de Justicia, el grupo dijo que destacó varias de las violaciones de derechos humanos que ocurrieron durante el mandato de Uribe, incluyendo los “falsos positivos”, en los que se hacían pasar por guerrilleros de las FARC a civiles muertos en el conflicto.
También mencionaron la “Operación Genésis”, que produjo el desplazamiento de miles de afrocolombianos y la “usurpación de sus tierras”, dijo el comunicado.
La coalición tiene previsto instalar mesas de información en el recinto universitario este miércoles para “educar a la comunidad” sobre las “atrocidades de Uribe” en Colombia. El encuentro contará con la participación de abogados, estudiantes, profesores y activistas colombianos.

A finales de septiembre pasado, un grupo de unos 80 profesores de prestigiosas universidades de EE.UU. reclamó a la Universidad de Georgetown que retire a Uribe su cargo de “académico distinguido” por considerarlo “una afrenta a los académicos y a su misión educativa” en la institución.
El grupo envió una carta al rector de la universidad, John J. DeGioia, en la que destacaron los problemas registrados en el área de derechos humanos durante el mandato de Uribe.
Los académicos salieron así a respaldar una carta abierta emitida a principios de septiembre por el jesuita colombiano Javier Giraldo, investigador y activista de derechos humanos, para protestar porque Uribe esté dando clases en Georgetown, una universidad católica regida por la Compañía de Jesús.
El ex mandatario colombiano presentó su primera conferencia en esa universidad el pasado 9 de septiembre, y regresa este lunes al recinto académico para una estancia hasta el próximo día 12.

El hermano del ex Presidente colombiano será investigado por nexos con paramilitares. La investigación evaluará la denuncia que realizó un funcionario policial ya retirado contra el hermano del ex presidente colombiano en mayo pasado. El ex mayor de la policía de Colombia. Juan Carlos Meneses, acusó a Jorge Uribe en mayo pasado de liderar un grupo de para militares en la década de 1990.

Una investigación previa contra Santiago Uribe, el hermano del ex presidente de Colombia, Álvaro Uribe 2002, 2010, fue abierta por la Fiscalía de la nación suramericana para verificar la veracidad de las denuncias que formuló en su contra un oficial retirado de la Policía colombiana, que lo acusa de haber mantenido vínculos con un grupo paramilitar.
La apertura del proceso indagatorio contra Santiago Uribe fue anunciado por el abogado de las víctimas del grupo paramilitar de ultraderecha Los Doce Apóstoles, Daniel Pardo, en declaraciones a la televisión local.

En mayo pasado, durante una entrevista concedida a un medio estadounidense, el mayor retirado de la Policía, Juan Carlos Meneses, acusó al hermano del ex mandatario colombiano de mantener relación con el grupo irregular de ultraderecha Los Doce Apóstoles.
Meneses denunció que Santiago Uribe encabezó un grupo paramilitar en la década de los noventa en la población de Yarumal noroeste colombiano, el cual asesinó a personas relacionadas con las insurgentes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), y otros supuestos subversivos.

Además, según el mayor retirado de la Policía, Santiago Uribe le confesó que su hermano Álvaro, que en la década de 1990 era senador de la República de Colombia, conocía sobre esas actividades ilegales.
Meneses detalló también que recibía cerca de 1,5 millones de pesos unos 750 dólares, “que en su día era mucho dinero”, y su papel era garantizar que la Policía ignorara a propósito las actividades del grupo paramilitar.
El acusado se defendió en una carta enviada al diario estadounidense que entrevistó a Meneses, en la que rechazó categóricamente cualquier vínculo con los paramilitares y tildó de “mentiroso” el testimonio del ex funcionario policial.

El ex presidente Uribe, que siempre ha negado tener vínculos con paramilitares y narcotraficantes, calificó entonces de “infamia” las acusaciones contra su hermano.
Sin embargo, el Gobierno de Uribe se vio salpicado por numerosas denuncias contra funcionarios de su equipo de trabajo, a quienes se acusó de mantener nexos con paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia AUC.
En 2003 estalló en Colombia el escándalo conocido como la Parapolítica, en el cual se implicó a gobernadores y congresistas, mayoritariamente pertenecientes a las fuerzas políticas que apoyaron la gestión de Uribe en ambos períodos de Gobierno, quienes habrían recibido favores políticos de grupos al margen de la ley.

Hoy aparece en varios periódicos internacionales que Israel tortura y comete abusos a detenidos palestinos, denuncia una ONG.
Son considerados en algunos casos tortura, dice un documento que recopila testimonios de 121 palestinos detenidos.
El servicio de seguridad interior israelí, conocido como Shin Bet, viola los derechos de los detenidos palestinos y comete abusos que pueden ser considerados en algunos casos tortura, según denuncian en un informe dos ONG’s israelíes.
El documento, que recopila los testimonios de 121 palestinos detenidos en 2009 en un centro de detención del Shin Bet en la localidad de Petaj Tikva, destaca que esas violaciones indican “un claro patrón de comportamiento de las autoridades”, desde el momento del arresto del individuo hasta que abandona esa instalación.

Las organizaciones pro derechos humanos Betselem y Hamoked, refieren que los detenidos son sometidos a crueles condiciones de detención en habitáculos blindados, en total situación de aislamiento y condiciones higiénicas deshonrosas.
También aseguran que son sometidos a continuas bofetadas en las manos durante el proceso del interrogatorio, lo que imposibilita que el detenido pueda moverse, además de la privación del sueño, y otros métodos que lo dañan física y mentalmente.
El informe revela que un nueve por ciento de los testigos dijeron que sus interrogadores emplearon violencia física contra ellos durante el interrogatorio, mientras que el 56 por ciento denunció amenazas, y el 36 por ciento humillaciones e insultados durante las pesquisas.
Además, trece de los 121 detenidos dijeron que se les impidió dormir durante más de 24 horas.

Las ONG denuncian que el empleo de cualquiera de estos medios, o el uso combinado de varios de ellos constituyen un trato cruel, inhumano y degradante, que en algunos casos puede constituir tortura.
“Todos estos métodos están estrictamente prohibidos por la legislación internacional e israelí”, apunta el comunicado.
El informe también destaca que los palestinos han elevado 645 denuncias al Ministerio de Justicia israelí en relación a prácticas de interrogatorio llevadas a cabo desde 2001, y que ninguna de éstas han sido investigadas penalmente.

La respuesta del Estado al documento de las organizaciones israelíes fue elaborado por el Ministerio de Justicia que concluye que “el informe hace suposiciones generales, algunas muy serias, sin ninguna base más allá de frases generales, que son presentadas sin detalles que puedan ser investigados, confirmados o refutados”.
El Ministerio aseguró que los interrogatorios en Israel son “practicados cumpliendo la ley y tienen por misión impedir actividades ilegales que puedan dañar la seguridad del Estado”.
Al respecto, Betselem y Hamoked aseguran que el argumento de justificar las infracciones cometidas contra los detenidos arguyendo que con esto se evitan serios actos de terrorismo, “no garantiza que se impidan las violaciones o se cumpla la prohibición absoluta de tortura, trato cruel, inhumano y degradante”.

Israel además impide inauguración de escuelas por parte de la Administración Nacional Palestina en Jerusalén este.
Por orden restrictiva, el gobierno de Israel buscó impedir que la ANP inaugurara escuelas en Jerusalén Este con el objetivo de “prevenir cualquier evento que interrumpa el orden” en territorio israelí.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, aseguró en la noche del pasado lunes que impedirá a los representantes de la Autoridad Nacional Palestina organizar ceremonias en Jerusalén Este, según un comunicado hecho público por su oficina.

El primer ministro palestino, Salam Fayyad tenía planeado hacer acto de presencia en la inauguración de dos escuelas del sector oriental de Jerusalén, en el barrio árabe de Dahyat al Salamm, con lo cual pretendía iniciar un conjunto de obras patrocinadas por el Gobierno de la ANP, entre ellas la renovación de 15 escuelas en la zona.

Sin embargo, la Policía israelí arribó al sitio con una orden del ministro del Interior, la cual expresó que cualquier actividad organizada por la ANP está prohibida en esa zona de la ciudad que fue conquistada y anexionada por Israel durante la guerra árabe, israelí de 1967.
En la orden restrictiva, el ministro del interior de Israel, Yisrael Beiteinu, se justifica la decisión con el argumento de actuar según los poderes investidos a su cargo, “en función de prevenir cualquier evento que interrumpa el orden en Jerusalén o en cualquier lugar de Israel”.

Según un testigo palestino, la policía amenazó al dueño del salón donde se realizaría el evento en Dahyat al Salam, al advertirle que cualquier intento de desestimar la orden del ministerio de Interior sería sancionado con una multa de clausura por un año.

Aunque ambas escuelas están ubicadas al norte del muro de la Rivera Occidental, en el lado palestino, aún así son consideradas parte de la municipalidad de Jerusalén que Israel mantiene bajo su dominio bajo la figura de territorio ocupado.
La ANP también lleva a cabo la renovación del las carreteras del Este de Jerusalén, luego de que los residentes clamaran repetidamente la reparación de las vías sin obtener respuesta de las autoridades israelíes.

En respuesta a la advertencia israelí, la organización no gubernamental pro Palestina, Ir Amim dijo que “la ANP no hubiese intervenido en la renovación de escuelas y caminos si no fuese por la negligencia de los autoridades del Estado de Israel”.
Además, Ir Amim enfatizó en un comunicado que “es deplorable que el Gobierno israelí insista en continuar con su actitud hostil hacia la ANP, incluso al precio de hundir a Jerusalén Este en la pobreza y la negligencia”.

De acuerdo con el diario israelí Haaretz, la prohibición de la inauguración de las escuelas se deriva de una petición que realizó el jefe del derechista Foro para la Patria de Israel, Noci Eyal, quien se alegró de “haber sido escuchado” por el primer ministro Benjamin Netanyahu, a la vez que incitó al gobierno israelí a impedir la “violación” de su soberanía y a observar cuidadosamente cualquier otro paso “ilegal” de la ANP.

Jerusalén, ocupada e indivisible, Netanyahu conduce un gobierno conservador de tendencia derechista, que desafía frontalmente a gran parte de la comunidad internacional, que desea la instauración de dos Estados, uno palestino y otro israelí, con Jerusalén como capital compartida, la cual Israel considera, junto a la Ciudad Santa, como su “capital indivisible y eterna”.
Desde octubre de 2010, el gobierno israelí ha dado marcha a la construcción de más de mil 600 viviendas en los territorios del este de Jerusalén, territorio ilegalmente arrebatado por la fuerza a Palestina desde la guerra de 1967.
La anexión de Jerusalén Este no ha sido reconocida nunca por la comunidad internacional.

Estas acciones han provocando la indignación del pueblo palestino, que acusa al Gobierno de Tel Aviv de “liquidar toda posibilidad de reiniciar las negociaciones” de paz en la región, que han quedado congeladas desde la última reunión de las partes, realizada en Washington el 2 de septiembre pasado.
El último punto álgido en esta escalada está en pleno desarrollo, luego de que se filtrara el pasado lunes una presunta negociación, según la cual, Estados Unidos habría propuesto a Israel que, tras la firma de un acuerdo de paz con Palestina, “alquile” el Valle del Jordán, en los territorios ocupados, para poder conservar así el control sobre ese espacio geográfico.

Asciende a 57 el número de muertos en una cadena de atentados en Bagdad.

Al menos 57 personas han muerto este martes y 75 han resultado heridas por una cadena de atentados perpetrados en distintas zonas de Bagdad, muchos de ellos en cafeterías llenas de civiles, según han informado fuentes policiales. El ministro de Sanidad, Saleh Mehdi al Hasnaoui, ha declarado que la cifra de heridos supera las 320 personas.
En declaraciones a la cadena de televisión estatal Al Iraqiya, el portavoz del centro de operaciones de Bagdad, general Qasem Ata, ha señalado que las explosiones se han registrado en barrios de mayoría chií.
Ata ha asegurado que los ataques consistieron en diez coches, bomba y tres explosiones de origen desconocido en zonas populares como Kazemiya, donde se encuentra un importante santuario chií, y Ciudad Sadr, bastión del clérigo radical chií Muqtada al Sadr, entre otros.
Hasta ahora, la cadena de atentados más sangrienta en lo que va de año en Irak se registró el pasado 25 de agosto, cuando 64 personas perdieron la vida y 219 resultaron heridas en una decena de ataques en ocho provincias.
La ola de atentados coincide con el anuncio del Gobierno de formar un comité para investigar el descuido en la protección de una iglesia en Bagdad, donde el domingo murieron 58 personas en un ataque armado, reivindicado por Al Qaeda.
Además, cientos de cristianos participaron este martes en los funerales de los muertos y han pedido al Gobierno que proporcione protección suficiente a las iglesias y sus fieles.

 

Tomado de Cx36 Radio Centenario

 

Compartir este post

Comentar este post