Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Dirigentes europeos preparan otro golpe continental a los derechos sociales y condiciones laborales

14 Diciembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Lunes, 13 de Diciembre de 2010 

Carlos Iaquinandi Castro / SERPAL para Insurrectasypunto

El Parlamento europeo discute hoy y votará mañana una nueva directiva sobre residencia y trabajo para los inmigrantes.

El proyecto originado en el Grupo Popular Europeo, que agrupa a los partidos conservadores y democristianos europeos propone una "vuelta de tuerca" sobre la llamada "directiva de la vergüenza" aprobada en junio del 2008, que bajo la excusa de "combatir la inmigración ilegal" diseña un marco legal discriminatorio para los trabajadores de países ajenos a la U.Europea. 
     
Los textos mencionan la necesidad de una política global de los países del continente en materia de inmigración, e incluso citan la necesidad de que "la Unión Europea debe garantizar un trato justo a los nacionales de terceros países que residen legalmente en el territorio de sus estados miembros."  Pero según la denuncia de otros parlamentarios europeos, como el socialista español Alejandro Cercas, en realidad el "permiso único" nos coloca "ante un nuevo tipo de esclavitud moderna".

Otros, han explicado que uno de las intenciones más graves, es la pretensión de que a los trabajadores inmigrantes se les apliquen las normas laborales de sus países de origen. Esta posibilidad no solo implicaría una discriminación flagrante del derecho laboral creando espacios donde a igual trabajo y responsabilidad le corresponderían desiguales condiciones según el origen nacional del trabajador. 
 
De prosperar la iniciativa de los conservadores y democristianos cuya ponente es la euro-diputada Veronique Mathieu (pertenece al partido de Sarkoszy), una vez más no se estaría legislando para los ciudadanos, sino para las grandes corporaciones y empresas, directas beneficiarias de una mano de obra barata, sumisa y con derechos recortados.

El eurodiputado Claude Morales advierte incluso que "muchas compañías, verán más conveniente trasladar sus sedes a países como Marruecos o Turquía y desplazar después a los trabajadores de esos países a sus sucursales en la Unión Europea para evitar tener que darles los mismos derechos que tienen los europeos". 
 
El Grupo Popular Europeo, impulsor de esta normativa, está integrado -entre otros- por representantes de la Unión Cristiano Demócrata de Alemania ( Merkel) , el Partido Popular Austríaco, la Unión por un Movimiento Popular de Francia (Sarkoszy) , la Unión Cristiano Demócrata checa,  de la coalición de partidos italianos que lidera Silvio Berlusconi, entre ellos Froza Italia y Alianza Nacional, o el Partido Popular y la Unión Democrática de Catalunya por España. 
 
El europarlamentario Alejandro Cercas, en declaraciones formuladas hoy en la prensa española afirma que "a los impulsores de estas políticas no les escandaliza que los salarios vayan a la baja porque dicen que con esto aumentan la competitividad. Europa se ha rendido ante la globalización. Se está rompiendo el contrato social que es la base de la Unión Europea. Si cae la Europa social, cae también Europa."  Es así, la ideología neoliberal que impone el recorte de derechos, avanza por todas partes. Una oportuna y sincera reflexión del parlamentario español, ya que su propio partido socialista (PSOE, actualmente en el gobierno) ha ido resignando principios históricos y adoptando medidas auspiciadas por partidos derechistas. 
 
La norma del Grupo Popular Europeo recorta disposiciones de la Convención del Consejo de Europa sobre trabajadores inmigrantes de 1977 en lo que se refiere a trabajo, seguridad social y vivienda, una convención que ha sido ratificada y está en vigor en varios países europeos, entre ellos España, Francia, Italia, Holanda, Noruega o Suecia.
               
La nueva directiva significaría un retroceso importante de la protección efectiva de los derechos humanos en Europa, consolidaría diferentes categorías de sus ciudadanos, provocaría una mayor caída de los salarios y alentaría la confrontación entre "nacionales" y "extranjeros", excelente caldo de cultivo para los grupos de ultraderecha que ya no disimulan que su única bandera política de enganche es la xenofobia, disfrazada de "primero lo nuestro" que viene a ser "primero nosotros". Señalar al inmigrante o al extranjero como "chivo expiatorio" de la crisis estructural del capitalismo, es su único programa electoral. Y de paso, se oculta a los verdaderos responsables de la crisis: los mercados financieros, el sistema bancario especulador, y las corporaciones que concentran cada vez más el poder y control económico en el planeta.
 
Como bien señalaba la profesora y economista catalana Angels Martínez i Castells haciendo referencia a este proyecto del parlamento europeo: "cada vez es más evidente que no puede separarse la deriva neoliberal de las políticas monetarias y financieras de la Unión Europea con la progresiva desaparición de la Europa democrática y social que tantas justificaciones brindó a una Europa regida por los intereses globalizadores de producción y comercialización de las grandes industrias. Si seguimos el camino de privar de derechos a las personas - ahora a las inmigradas - dejará de tener sentido preguntarse dónde va Europa. Lo sabremos con total certeza: Europa se encamina al abismo."

El pronóstico no es exagerado ni catastrofista. Hace años que desde diversos sectores de la sociedad venimos señalando esta deriva que nos aleja cada dia más de un mundo viable, donde la razón y la justicia prevalezcan sobre la desbocada avaricia de poder y control de grupos minoritarios que alientan esta perversa globalización excluyente, discriminadora y asesina. Ya no basta el descrédito creciente hacia la clase política. Dejarles hacer significa ceder nuestro futuro y el de nuestros hijos y nietos. No les importan los "votos de castigo", ni la indiferencia, ni las abstenciones, ni los votos en blanco.

Solo la implicación activa de los ciudadanos, de la sociedad civil a través de sus movimientos, corrientes u organizaciones de base puede ofrecer resistencia y cambiar este rumbo trágico que nos quieren imponer.
 
*  Carlos Iaquinandi Castro, redacción de SERPAL, Servicio de Prensa Alternativa.

Tomado de Insurrectas y Punto

Compartir este post

Comentar este post