El Embajador de Bolivia en México, Jorge Mancillas Torres.

La guerra contra el narcotráfico que protagonizan el Gobierno de México y los carteles de la droga no deberían hacerla los mexicanos, sino sus vecinos del norte, señaló en Mazatlán, México, el embajador de Bolivia en México, Jorge Mancillas Torres.

“No es cierto que Colombia le haya ganado la guerra al narcotráfico, sino que los carteles de la droga se trasladaron a México para evitarse el tránsito y México es un país víctima, porque lidia una guerra equivocada, que deberían hacer Estados Unidos, donde está el mercado, las narices y los consumos”, consideró.

De hecho, se reportó que en la Unión Americana hay más de 49 millones de consumidores de drogas, lo que lo convierte en el principal mercado para los estupefacientes. 

Mancillas Torres comentó que en estos momentos, su país está desarrollando una campaña para la legalización de la producción y consumo de la hoja de coca, que está dentro del listado de sustancias ilícitas decretado por la Convención de Ginebra en 1963.

“Los bolivianos estamos haciendo una campaña por la dignificación de la hoja de coca y la lucha contra el narcotráfico y estamos en una guerra abierta contra el narcotráfico y el primer cartel que expulsamos del País fue la DEA”, expuso.

Y es en función de esta campaña y las estrategias que el Gobierno del Presidente Evo Morales ha desarrollado que Bolivia no tiene grupos criminales catalogados como delincuencia organizada.
“No tenemos ese nivel ni tanta violencia, es delincuencia común, no digo que no haya drogadictos ni cierto mercado, pero no es ostentoso, violento y humillante, es injusta la violencia contra México al estar ocupada por los carteles”, lamentó.

El embajador dijo que la campaña por la dignificación de la hoja de la coca tiene como meta final la producción de esta planta para su comercialización, ya que en estudios realizados han encontrado que no es una droga, y la historia de los pueblos bolivianos revela que es un complemento alimenticio de la dieta humana.

 

Tomado de Contrainjerencia