Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

El 11 º aniversario del crimen de la demolición controlada de las 3 torres del WTC en Nueva York el 9/11/2001

25 Octubre 2012 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

2050345281_1ba76f62c0.jpg 

http://www.ae911truth.org/en/news-section/41-articles/666-the-11th-anniversary-of-911.html

[ Recopilado y traducido al castellano por el Ingeniero Civil y Analista de Historia, en Bolivia, Jorge Edgar Zambrana ]

Nota del Editor: El siguiente artículo fue escrito por el ex Secretario Asistente del Tesoro y asesor del Wall Street Journal Paul Craig Robertspara el Journaldel 9/11. Le aplaudo por llamar la atención sobre el trabajo vital de A&E911Truth y los científicos e ingenieros que han llevado a la luz la explosiva evidencia de este crimen.

Con el fin de entender la improbabilidad de la explicación del gobierno sobre el 9/11, no es necesario saber nada de qué fuerza o fuerzas derribó los tres edificios del World Trade Center, lo que impactó el Pentágono o causó la explosión, las habilidades de vuelo o la falta de la misma de los presuntos secuestradores, si el avión se estrelló en Pennsylvania o fue derribado, sobre las llamadas realizadas por celular desde los aviones, o cualquier otro aspecto debatido de la controversia.

 

Sólo hay que saber dos cosas:

Una es que según la historia oficial, un puñado de árabes, que operaron de forma independiente de cualquier gobierno o servicio de inteligencia, hombres sin habilidades de James Bond, fueron más listos que no sólo la CIA, FBI, y la Agencia Nacional de Seguridad, pero también que las 16 agencias de inteligencia de Estados Unidos, junto con todos los organismos de seguridad de los aliados de la OTAN de los Estados Unidos y el Mossad israelí. No sólo las fuerzas de inteligencia enteras del mundo occidental, pero también todo el aparato del Estado de Seguridad Nacional, todos fallaron simultáneamente. La seguridad del aeropuerto también falló cuatro veces en una hora. NORAD falló. El control del tráfico aéreo falló. La Fuerza Aérea de los EE.UU. falló. El Consejo de Seguridad Nacional falló. Dick Cheney falló. Absolutamente nada funcionó. La única superpotencia del mundo fué impotente y estuvo a merced de un humillante grupo de árabes mediocres.

Es difícil imaginar una más descabellada y ridícula historia, a excepción de la segunda cosa que usted necesita saber : El fracaso humillante de la Seguridad Nacional de EE.UU. no dió lugar a ninguna demanda ni averiguación de los por qués, por parte del Presidente de los Estados Unidos, ni del Congreso, ni del Estado Mayor Conjunto del Estado Mayor, ni de los medios de comunicación, para una investigación de cómo tal fracaso total improbable pudo haber ocurrido. Nadie se hizo responsable por el mayor fracaso de la seguridad nacional en la historia del mundo. En cambio, la Casa Blanca durante un año se resistió a cualquier investigación hasta que las persistentes demandas de las familias de las víctimas obligó al presidente George W. Bush a nombrar una comisión política, la cual careció de personal experto, y llevó a cabo una investigación de mentira.

Las dudas no se hicieron esperar

El 11 de septiembre de 2001, un vecino me llamó por teléfono y dijo: "enciende la TV."
Lo que ví fue humo negro de los pisos superiores de una de las torres del World Trade Center. No parecía que hubiese mucho de un incendio, y los informes dijeron que el fuego estaba bajo control. Mientras yo estaba tratando de averiguar algo, la TV mostró un avión golpeando la otra torre. Fue entonces cuando me enteré de que ambas torres habían sido alcanzadas por los aviones.

 

El avión era diminuto en comparación con el enorme edificio. Pero, ¿qué estaba pasando? Dos accidentes, uno encima del otro? Las tres cuartas o cuatro quintas partes de los edificios por debajo del punto de choque del avión estaban al parecer en gran parte intactas. No hubo signos de fuego excepto en la vecindad de donde los aviones de pasajeros había golpeado. De repente, una de las torres explotó, se desintegró y desapareció desintegrándose en polvo fino. Antes de que uno puede hacer cualquier comentario, sucedió lo mismo con el segundo edificio, el mismo que también desapareció en polvo fino. Los presentadores de noticias de televisión mencionaban la evidente desintegración de las torres bajo una demolición controlada. Hubo numerosos informes de explosiones en las torres en sus bases, sub-sótanos y hasta la cima. ( Una vez que el gobierno puso su inventada historia de un ataque terrorista, las referencias a la demolición controlada y explosiones desaparecieron de los medios impresos y de televisión.) Esto tenía sentido para mí. Alguien había hecho saltar los edificios. Es completamente obvio que las torres no habían caído como efecto del daño producido por los aviones. Habían sido voladas por cargas explosivas.

Las imágenes de los aviones golpeando las torres se repitió una y otra vez. Apagué el televisor. No pasó mucho tiempo antes de que la historia inventada de que Osama Bin Laden y su grupo Al Qaeda atacó a los EE.UU. apareció en pantalla. Un pasaporte había sido encontrado en los escombros. Otro avión diz qué se había estrellado en el Pentágono, y un cuarto avión se cayó o había sido derribado. Cuatro aviones de pasajeros habían sido secuestrados. Es decir, la seguridad del aeropuerto había fallado cuatro veces en la misma mañana. Los terroristas habían asaltado con éxito a la más poderosa potencia militar de la historia.


 

Cuando me enteré de estos informes, me pregunté ¿cómo podría un pequeño pasaporte intacto encontrarse en los escombros de dos rascacielos, cada uno más de 100 pisos de altura, cuando en cambio los cuerpos, muebles de oficina y computadoras no se pudo encontrar? ¿Cómo podría la seguridad del aeropuerto haber fallado tan totalmente que cuatro aviones fueron secuestrados a la misma hora? ¿Cómo podían haber sabido las autoridades de manera concluyente y casi inmediatamente los nombres de los secuestradores siendo que no tenían idea en ese momento de que ese ataque fue planeado o incluso posible?

Estas preguntas me molestaron, porque como ex miembro del personal del Congreso y como ex miembro del gabinete presidencial de Ronald Reagan, tenía alto nivel de conocimiento sobre seguridad. Además de mis funciones como Secretario Adjunto del Tesoro de EE.UU., tenía responsabilidades en caso de ataque nuclear. Hay un refugio secreto de montaña donde debía informar en caso de un ataque nuclear y desde el que se supone deben hacerse cargo del gobierno de los EE.UU. en el supuesto de que ningún funcionario superior sobreviviera al ataque.

Cuanto más relataban la historia del 9/11 en los medios de comunicación, más increíble aparecía. No es creíble que no sólo la CIA y el FBI no pudieron detectar la trama, pero tampoco las 16 agencias de inteligencia de Estados Unidos, incluida la Agencia de Seguridad Nacional, que espía a todos en el planeta, y la Agencia de Inteligencia de Defensa, el Mossad de Israel, y las agencias de inteligencia de los aliados de Washington en la OTAN. Hay simplemente demasiados controles y existen agentes infiltrados, quintas columnas, dentro de los grupos terroristas, para que un ataque tan complejo fuera preparado sin ser detectado y llevado a cabo sin que nadie se anoticie de antemano.

 

La explicación de Washington de que el ataque implicó un fallo de seguridad, es demasiado estúpida como para ser creíble. Tal fracaso catastrófico de la seguridad nacional significaría que los EE.UU. y Europa occidental nunca estuvieron a salvo ni un segundo durante la Guerra Fría, y la Unión Soviética podría haber destruido todo el Occidente, sin ser detectada, en un solo golpe.

Como una persona con servicios de alto nivel en el gobierno, sabía que cualquier operación de este tipo exitoso, como el 9/11, habría dado lugar a demandas inmediatas desde la Casa Blanca, el Congreso y los medios de comunicación para pedir una rendición de cuentas. Habría habido una investigación de cómo todos los aspectos de seguridad de los EE.UU. podían dejar de funcionar totalmente de forma simultánea en una mañana. Tal fracaso catastrófico y vergonzoso del estado de seguridad nacional no se quedaría sin examinar. NORAD falló. La Fuerza Aérea de EE.UU. no podría conseguir aviones de combate en el aire. El control del tráfico aéreo había perdido de vista a los aviones secuestrados.

Sin embargo, en lugar de iniciar una investigación, la Casa Blanca se resistió durante un año a las demandas de las familias de las víctimas para una investigación. Ni el público, ni los medios, ni el Congreso parecían pensar que una investigación era necesaria. La atención se centró en la venganza, y el régimen de Bush se dedicó a invadir Afganistán, país que fue acusado de dar refugio a Osama Bin Laden, quien fue calumniado de ser el autor del atentado.

Normalmente, los terroristas están orgullosos de su éxito y anuncian su responsabilidad. Es una manera de construir un movimiento. A menudo, un número de grupos terroristas competirán en reclamar el crédito para una operación exitosa. Sin embargo, Osama bin Laden, en el último vídeo que ha sido certificado por expertos independientes, dijo que él no era responsable de 9/11, que no tenía nada contra el pueblo estadounidense, que su oposición se limitaba a la política colonial del gobierno de EE.UU. y el control sobre gobiernos musulmanes.

 

No tiene sentido que el supuesto "cerebro" del golpe más humillante en la historia del mundo contra una superpotencia, no reclamara el crédito por sus logros. En septiembre 11 de 2001, Osama Bin Laden sabía que él estaba mortalmente enfermo. Según informes de prensa se sometió a diálisis renal al mes siguiente. Los informes más fiables que tenemos son que murió en diciembre de 2001. Simplemente no es creíble que Bin Laden negó su responsabilidad por un supuesto temor a Washington.

Pero Osama Bin Laden era demasiado útil, y Washington y los medios de comunicación lo mantuvieron “vivo” durante otra década hasta que Obama necesitó matar al muerto con el fin de impulsar su propia posición en las encuestas a fin de ganar la nominación presidencial demócrata.

Numerosos videos de Bin Laden, cada uno más falso que el otro, fueron puestos en circulación cuando fue conveniente para Washington. Nadie en los medios de comunicación occidentales o en el Congreso de EE.UU. o en Europa o el parlamento del Reino Unido fue lo suficientemente inteligente para reconocer que un video de Bin Laden siempre aparecía en el momento justo cuando Washington lo necesitaba. Es la pregunta que venía a mi mente cada vez que uno de los videos falsos era publicado.

Finalmente se llevó a cabo una “investigación” política desde la Casa Blanca. Un miembro de la comisión renunció después, declarando que la investigación fue una farsa, y ambos, el co-presidente y el asesor legal de la Comisión 9/11 se distanciaron de su informe declarando que la Comisión 9/11 fue un fracaso, que los recursos necesarios no les fueron entregados, y que los representantes de los militares de EE.UU. mintieron a la comisión.

 

Uno podría pensar que esas revelaciones podrían haber causado una sensación, pero los medios de prensa, el Congreso, la Casa Blanca y el público permanecieron en silencio.

Todo ésto me molesta mucho. Los EE.UU. ha invadido dos países musulmanes sobre la base de acusaciones infundadas que vinculan a ambos países con el 9/11 que se ha quedado sin ser investigado científica, seria e imparcialmente. Los neoconservadores, con personal de George W. Bush a la cabeza, abogaban para efectuar más invasiones de más países musulmanes. Paul O'Neill, primer Secretario del Tesoro del presidente Bush, declaró públicamente que el gobierno de Bush estaba planeando invadir Irak antesdel 9/11. O'Neill dijo que nadie en una reunión del Consejo de Seguridad Nacional, se mosqueó siquiera en preguntar, ¿por qué invadir Irak?. Simplemente se trataba de encontrar una manera de hacerlo, sin cuestionar.

El filtrado de un informe altamente secreto desde Downing Street confirma el testimonio de Pablo O'Neill. El documento, conocido como el "memorandum pistola humeante", cuya autenticidad ha sido confirmada, afirma que "el presidente George W. Bush quiere derrocar a Saddam Hussein, a través de una acción militar, con el pretexto de terrorismo y armas de destrucción masiva. O sea que los hechos estaban siendo ajustados a la política. En otras palabras, la invasión de EE.UU. a Irak se basó en nada más que una mentira inventada.

Como estudiante de ingeniería, una vez fuí testigo de una demolición controlada. Cuando ví las películas del colapso del edificio 7 del WTC , era obvio que el Edificio 7 había sido derribado por demolición controlada. Cuando el profesor de secundaria David Chandler midió el descenso del edificio y estableció que se llevó a cabo en la aceleración de caída libre , el caso fue aclarado. Los edificios no pueden entrar en caída libre a menos que una demolición controlada haya eliminado toda resistencia al colapso en los pisos.

El primer físico para hacer un argumento efectivo y convincente fue Steven Jones en Brigham Young University. Jones dijo que los explosivos derribaron las torres gemelas. Por sus declaraciones, le obligaron a renunciar a su cargo en la Universidad. En cualquier caso, el mensaje era claro para otros expertos: "Cállate o te van a dar."

Steven Jones fue reivindicado cuando el químico Niels Harrit de la Universidad de Copenhague en Dinamarca informó de manera inequívoca que el equipo científico en el que participó había encontrado nano-termita en los restos de las torres gemelas. Este hallazgo sensacional no fue mencionado en la prensa escrita de EE.UU. ni en los medios de comunicación de televisión, que yo sepa.

Varios años después del 9/11, el arquitecto Richard Gage fundó “Arquitectos e Ingenieros para la verdad del 9/11”, una organización que ha crecido hasta incluir más de 1700 expertos en todo el mundo. Los planos de las torres han sido estudiados. Eran estructuras formidables. Fueron construidos para resistir golpes de avión de pasajeros e incendios. No hay una explicación creíble de su colapso, salvo demolición intencional.

 

Los estadounidenses ingenuos y crédulos afirman que si una parte del gobierno de EE.UU. hubiera estado involucrado en el crimen del 9/11, “alguien habría hablado ya." Una idea reconfortante, tal vez, pero nada más. Consideremos, por ejemplo, el encubrimiento por parte del gobierno de EE.UU. del ataque israelí de 1967 contra el USS Liberty que mató o hirió a parte de la tripulación, pero no hundió el barco. A medida que los sobrevivientes han ido declarando, se les había ordenado de manera amenazante para no hablar sobre el evento. Fue 12 años después, que uno de los oficiales del USS Liberty, Ennes James, contó la historia de la agresión en su libro Asalto a la Libertad . Sigo preguntándome cómo se sienten los profesionales e ingenieros del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología al ser manipulados por el gobierno federal para adoptar una posición anticientífica en relación con la destrucción de las torres del WTC.

¿Cuál será el resultado de las dudas sobre la versión oficial? Me preocupa que la mayoría de los estadounidenses son demasiado débiles mental y emocionalmente para poder luchar a brazo partido por la verdad. Se sienten mucho más cómodos con la historia de que los “enemigos” de Estados Unidos han sido atacados con éxito. El público estadounidense ha demostrado ser tan cobarde que, de buena gana, sin un quiu, sacrificó su libertad civil y la protección de sus derechos garantizados por la Constitución, con el fin de ser "protegidos".

El Congreso ha despilfarrado miles de millones de dólares en guerras sin sentido sobre la base de un orquestado "nuevo Pearl Harbor", requisito para sus guerras por la hegemonía estadounidense / israelí, sentando las bases para las guerras del siglo 21 que Washington ha puesto en marcha. Si Siria cae, entonces Washington se encontrará en directa confrontación no sólo con Irán, sino también con Rusia y China.

El mundo como lo conocemos, podría estar llegando a su fin.

 

Si suficientes estadounidenses e incluso de otros pueblos del mundo han tenido la inteligencia para darse cuenta de que las estructuras de acero masivas no se desintegran en polvo fino porque un avión endeble les pega y por los limitados fuegos efímeros en unos pisos, entonces Washington se enfrenta a la sospecha que se merece.

Si el 9/11 fue en realidad el resultado de la incapacidad de la seguridad nacional para disuadir un ataque, la negativa del gobierno a realizar una investigación real es un fracaso aún mayor.

Se ha entrevistado a las personas interesadas y cualificadas para llevar a cabo la función de investigación abandonada por el gobierno. Las presentaciones en las Audiencias de Toronto, junto con las evaluaciones del Grupo A&E, ya están disponibles, al igual que el documental, " Hablan los expertos", de los arquitectos e ingenieros para 9/11-Truth.

Los agentes del gobierno y sus apologistas tratan de desviar la atención de los hechos perturbadores mediante la redefinición de las pruebas fácticas reveladas por los expertos, cacareando que son el producto de "una cultura de la conspiración." Si la gente común, a pesar de su lavado de cerebro y la falta de educación científica, son capaces de absorber la información veráz, entonces tal vez tanto la Constitución de los EE.UU. y la paz mundial pueden ser restauradas. Sólo las personas informadas pueden contener a Washington y evitar que el gobierno enloquecido y hegemónico de los EE.UU. acaben de destruir el mundo en una tercera guerra mundial.

Acerca del Dr. Paul Craig Roberts
Paul Craig Roberts fue Secretario Adjunto del Tesoro, Ministro de Política Económica y editor asociado deThe Wall Street Journal . Fue columnista dela revista Business Week , Scripps Howard News Service, y Creators Syndicate. Él ha tenido varios cargos en la universidad. Sus sitios en Internet han atraído a muchos seguidores en todo el mundo.

Ver los siguientes videos :

http://architects-engineers.org/

http://www.youtube.com/watch?v=WHrw9aYdRSE

http://www.youtube.com/watch?v=ulw2QkShWSA

http://www.youtube.com/watch?v=nHd0Tv-HpPU

http://www.youtube.com/watch?v=1Ix2aBMdcJg

Leer también en la Santa Biblia .- Apocalipsis 12:12 ; 13:11-18

Compartir este post

Comentar este post