Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

EL 80% DE LAS COMPRAS DE LOS URUGUAYOS ES CON TARJETAS DE CRÉDITO.

18 Noviembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

 

Entrevista al Economista José Antonio Rocca.

“hay tres clase de uruguayos; están los ricos que ya no saben que hacer con el dinero, hay todo un sector medio que intenta copiar las pautas de esos ricos y se endeuda más allá de sus límites y hay otro sector que recuerda aquella película “Aparte”. Son los que uno ve revolviendo en los contenedores, que uno los ve muchas veces durmiendo en las calles y un sector que se va marginando cada vez más”

 

Chury: Le estamos dando la bienvenida a José Antonio Rocca, buenos días ¿cómo te va?

Rocca: Buenos días, muy bien

Chury: Fuera de micrófonos analizábamos la situación del país y tu me decías que hay dos niveles...

Rocca: Yo creo que hay dos niveles diferentes dentro del análisis; por un lado están los beneficiarios de siempre, hay un sector que cuando se reparte la torta es el que se lleva la mejor parte en el sector en el cual se concentran las riquezas. Ese sector naturalmente tiene poder de compra y una parte de él está  al golpe del balde como se dice habitualmente para buscar el último artículo de consumo. El artículo también que marque su diferencia con el resto de los consumidores a ropa de marca, el electrodoméstico que esté de moda.
Por otro lado está todo un sector medio y medio bajo tristemente que busca seguir esas pautas de consumo y se endeuda mucho más allá de sus límites, mucho más allá de sus posibilidades además que con una deuda que en el caso uruguayo es una cosa con la cual venimos insistiendo hace mucho tiempo, es una deuda que no tiene que ver ni siquiera con el sistema financiero directamente sino con el sistema bancario que presta a tasas siderales, que basta prender el televisor o la radio para escuchar y ver la publicidad enorme que realizan y mucha gente que supongo que ha llegado a límites insostenibles en el cual después sacrifica la comida, la educación  de sus hijos en función de ese consumismo que se promueve además desde toda la prensa los canales desde la publicidad en el cual si tu no tenés determinado artículo no existís.
Yo siempre recuerdo como paradigma un reclame de una bebida cola en la cual iba un muchacho a consumir a un lado y le decían; ¿qué va a tomar? Y él decía, cualquier cosa y se le apagaban las luces, se le apagaba la música y era todo un desastre y cuando él decía la marca de la publicidad se encendía todo, las muchachas se le sonreían, cambiaba totalmente el panorama.
Con ese tipo de publicidad que se va metiendo también insertan a la gente en todo un consumismo que a veces marca posibilidades reales y a veces no marca.

Chury: ¿Eso es en efectivo o endeudamiento?

Rocca: Si bien son cifras que uno se entera por la prensa escuchaba ayer que el 80% de estas compras en estas promociones fueron con tarjeta de crédito, ni qué hablar también que creo que basta andar por la calle, hablar con gente e incluso con los propios sindicatos a veces se manifiestan que gran parte de los trabajadores cuando cobran inmediatamente van a pagar sus deudas, tanto trabajadores como jubilados es obvio que con los niveles de salarios insuficientes que hay y el nivel de consumo que se ha incentivado a veces con productos necesarios y a veces con chirimbolos.
Seguimos comprando y damos nuestras riquezas por espejitos con brillo como dice la canción

Chury: ¿Son  peligrosos esos endeudamientos familiares?...

Rocca: Muy peligroso. La crisis de Estados Unidos por ejemplo ahora una gran parte se la atribuye a un endeudamiento hipotecario, o sea que  en ese caso no era ni siquiera para comprar chirimbolos era a veces para comprar casas pero haber comprado casas a plazos después servía a su vez como garantía para comprar el televisor, el auto cero kilómetro. Hasta que llegó un momento que a la gente no le daba el dinero, no pudo pagar más, devolvió las casas y la crisis revirtió sobre las propias empresas. Dentro de ese afán de vender de las grandes empresas si se extienden demasiado las deudas y si la gente llega un momento que no puede comprar más la crisis revierte sobre las empresas incluso sobre los especuladores que compran acciones  de empresas cuando ven que están subiendo, después deja de subir porque todo eso era una riqueza de papel en muchos casos con precios astronómicos que no tiene nada que ver con la realidad hasta que la cosa cayó.
En el Uruguay tenemos dos ejemplos claros que nos deberían servir también ya de ejemplo. Es como aquello que el caballo del panadero no mete dos veces la pata en el mismo pozo. Uruguay ya tuvo la experiencia de la tablita en los 80, tuvo su experiencia de fines de los 90, comienzo del 2000 y creo que lamentablemente vamos a una velocidad extrema a la crisis de 2011.

Chury: Una vez más se ve ese país que tiene dos clases de uruguayos; uno que accede a la educación y otro que no, uno que accede a la salud y otro que no, uno que puede ir al shopping a comprar y otro que no puede tomar el ómnibus ¿Se ensancha esa brecha?

Rocca: Sin dudas. Yo diría que en este momento hay tres clase de uruguayos; están los ricos que ya no saben que hacer con el dinero, hay todo un sector medio que intenta copiar las pautas de esos ricos y se endeuda más allá de sus límites y hay otro sector que recuerda aquella película “Aparte”. Son los que uno ve revolviendo en los contenedores, que uno los ve muchas veces durmiendo en las calles y un sector que se va marginando cada vez más y que después todos se golpean el pecho cuando crece la delincuencia. Bueno, ¿qué se le puede pedir a ese niño de 5, 6 años que sé esta criando en los cantegriles que se llueven por todos lados o se esta criando en la calle directamente, o a los 7, 8 años se está subiendo a un ómnibus y pidiendo por las calles, después qué le puede exigir la sociedad a ese niño?.

Chury: ¿Qué medidas habría que tomar para distribuir mejor la riqueza?

Rocca: Yo creo que el rumbo está marcado hace mucho tiempo por la izquierda real uruguaya es decir que son los temas que tienen que ver con una distribución distinta de la tierra, tiene que ver con la búsqueda de formas de producción no capitalistas por decirlo de alguna manera, incentivar lo que puede ser forma de auto gestión que no se guíen directamente por la ganancia y también que esté toda una acción del Estado que castigue financieramente el consumo suntuario, que castigue financieramente el uso improductivo de los recursos y que de alguna forma apunte realmente a una opción mucho más vinculada a la producción material, a la producción real a las que crea la base de la riqueza.

 

José Antonio Rocca  fue consultado también para la edición central de Puesta al día, sobre la posibilidad cierta de una devaluación de su moneda que concretaría Brasil próximamente y en ese caso cuáles serían las medidas que debería adoptar Uruguay .
Esta fue su opinión:

 

 

Rocca: Bueno, creo que si se concreta la devaluación por parte de Brasil Uruguay tendría graves problemas en cuanto a la colocación de sus productos que en gran medida hoy por hoy se están colocando fundamentalmente en Brasil. Incluso todo el tema del turismo también puede verse muy afectado por una devaluación de Brasil. Y las medidas en ese caso creo que tendrían que buscar un cierto proteccionismo, por lo menos para los sectores más sensibles de la economía uruguaya. No solo con Brasil sino fundamentalmente hacia afuera de la región porque hoy por hoy hay una invasión de productos importados que como hemos señalado varias veces beneficia fundamentalmente a los grandes importadores, genera en buena medida una especie de globo consumista, pero que a la larga determina también un uso a veces inadecuado de las reservas del país, genera un aumento de la deuda como lo estamos viendo tanto pública como privada y normalmente terminan mal estas historias. Por lo tanto creo que exigiría un control distinto de parte del tipo de cambio y medidas de protección, poner impuestos a determinadas exportaciones, impuestos más elevados. Aunque me temo que lo que va a pasar, dentro de la filosofía de lo que es el gobierno,  determine o por mantener este tipo de cotización durante un tiempo lo cual agravaría los problemas comerciales o a la larga una devaluación también del peso que por lo general arrastra a otros precios y la termina pagando el pueblo uruguayo también. Pero Uruguay queda en la cornisa, queda haciendo malabarismos en la cornisa como era de prever con toda esta historia.
El tema más que nada, más que de competencia con terceros mercados porque en definitiva las cantidades que vende Uruguay no pesan mucho en ese plano simplemente por las dimensiones de Uruguay. Brasil es un gran comprador de productos uruguayos en este momento y en la medida en que el real está fuerte eso implica que si Uruguay exporta carne o granos hacia Brasil los reales que recibe por esa exportación en dólares significa un ingreso muy importante. En la medida en que Brasil devalúe ese ingreso de reales disminuye también la cantidad de dólares que recibe el exportador uruguayo. Por allí es donde Uruguay lo puede sentir fundamentalmente, especialmente en rubros como el trigo, el arroz, la propia carne.
Y además, por otro lado, hay productos que compiten con los productos uruguayos desde el punto de vista de la importación desde Brasil. Podría haber una invasión de productos brasileros en la medida en que Brasil se abarate que se sumaría ya a la invasión que hay de productos de todos lados porque en definitiva, como Uruguay está jugado a la apertura total, esos ingresos de productos extranjeros van a provocar un aumento de la deuda como decíamos hoy o desequilibrios muy grandes en el balance comercial.
Gran parte de la política uruguaya es atraer inversores para que desde Uruguay, aprovechando el Mercosur y aprovechando las facilidades comerciales con nuestros vecinos, se exporte hacia los mercados de Brasil y Argentina. Es decir, si viene aquí una empresa china o japonesa a producir autos no es por el mercado uruguayo que es un mercado pequeño sino que es con la expectativa probable de vender hacia Brasil o Argentina. En la medida que Brasil o Argentina sufran problemas económicos o que se debilite, por ejemplo el real, lo que implica que Brasil pague menos dólares por esas ventas pagando la misma cantidad de reales, va a ser menos atractivo para esas empresas instalarse en el Uruguay. Es decir que también por ese lado Uruguay tendría dificultades.
Incluso las propias empresas brasileras, muchas de ellas hoy por hoy han venido a Uruguay para exportar desde Uruguay a Brasil a veces por tema de costos, en la medida en que Uruguay no sea atractivo desde ese punto de vista posiblemente cambien su estrategia.
Creo que en gran medida lo que está pasando hoy en estos países es la consecuencia de políticas muy similares a las que está aplicando Uruguay hoy. Es decir que fueron países que se endeudaron mucho más allá de las posibilidades reales, que promovieron también un alto consumismo de sus habitantes a través de un crédito que fue facilitado, pero ese crédito después hay que pagarlo y todo eso llevó a niveles de deudas tanto privada como pública que a la larga se hicieron insostenibles precisamente por esas políticas de carácter neoliberal. Eso se agravó porque el euro se fortaleció frente al dólar, especialmente después de la crisis de Estados Unidos y en la medida que el euro se fortaleció frente al dólar eso le quitó competitividad a estos países. Es decir, para muchos de estos países fue más barato importar desde Estados Unidos o desde China fundamentalmente y en esas condiciones. Eso ligado a estas políticas neoliberales de apertura comercial casi total, arruinaron parte de los sectores productivos internos, generaron deuda y por otro lado también ese incremento de la deuda pública como privada fue un incremento, una especie de globo que a la larga se hizo insostenible. Ahora también tenemos presiones de parte del FMI, del Banco Mundial para que la deuda en definitiva la paguen los trabajadores a través de disminución de beneficios sociales, fundamentalmente los cambios que se están promoviendo en las políticas jubilatorias o en las políticas de seguro de desempleo. Es decir que se está buscando recortar el gasto para paliar estos déficit.

 

Tomado de Cx 36 Radio Centenario

 

Compartir este post

Comentar este post