Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

El Cinabrio y el pasaje a la Otra Vida entre los Mayas.

3 Enero 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

"El cinabrio, uno de los productos que mi gente sacaba de la tierra, fue de gran valor en nuestra época y logró que nuestro pueblo, Toluquilla, conociera tierras lejanas, ya que por el cinabrio se pagaban grandes riquezas".

 

 

 

El cinabrio o granate es un polvo rojo que se encuentra entre las rocas como venas, el cual, usado como pintura, sirvió para que nuestro pueblo lograra comunicarse, pero también para comerciarlo desde la época de los teotihuacanos; de esta manera, se enviaba este pigmento y a cambio se recibían conchas, obsidiana y varios otros que en nuestras tierras no se obtenían.

 

Nuestro pueblo cree que el mundo tiene varios planos: arriba moran en varios niveles los dioses, en medio estamos nosotros y por debajo, en el inframundo, se encuentran las semillas esperando a ser germinadas, las aguas subterráneas, los muertos, los animales que viven de noche y otros dioses.

 

Trece siglos después del entierro ritual de la esposa del gran gobernante Pakal II el Grande, en 1994, una joven arqueóloga se encuentra boquiabierta ante un sarcófago con los huesos femeninos que ha ayudado a descubrir. Cubiertos del polvo metálico de cinabrio usado por los antiguos mayas, los huesos han adquirido un color rojo vivo, como si en la muerte quisieran aún evocar la sangre de la vida.

  

  

 

 

 

 

 

 

 

Vasija efigie con la representación de Cociyo ofrendando una ollita de la que brota, al centro, el maíz tierno y chorros de agua con ojos de lagarto, que desbordan por los lados. Encima del rostro aparece el glifo C (lluvia) y de sus orejeras cuelgan espigas de maíz maduro. Aunque está incompleta, la urna mide 60 cm de altura y tiene restos de cinabrio.  

El cinabrio y el mercurio líquido puro son comúnmente recuperados  de contextos ceremoniales en el mundo Maya.

 

 

 

                            

 

 

Pakal El Grande

 

Ajuar Funerario de Pakal El Grande


La cripta funeraria del templo de las inscripciones, en Palenque, es tal vez el mausoleo más complejo del clásico, concebido para contener los restos mortales de K´inich Habab Pakal, o Pakal el Grande.
El Sarcófago contenía el cuerpo envuelto en un fardo funerario y cubierto con cinabrio, mineral de color rojo muy tóxico, adornado con numerosos objetos de jade, hecha de más de 200 placas talladas, pulidas y perfectamente ensambladas, es una pieza extraordinaria.
Las proporciones de la máscara y el cráneo son las mismas, así que se trata de un retrato fidedigno del gobernante en vida. Pakal portaba una diadema sobre la frente y orejas compuestas, así como un complejo pectoral de cuencas tubulares o en forma de calabaza.
En las manos se colocaron dos cuencas de jade en forma de esfera y cubo, así como anillos en cada dedo. El color verde del jade sugiere una relación con el ciclo agrícola y la renovación anual de la naturaleza. Con su máscara de jade, Pakal se trnasformó en un joven Dios del Maíz, que espera su oportunidad para retornar como vegetación nueva al continuar el ciclo anual.
Refuerza este significado la figurilla colocada abajo a la derecha, que representa el patrono del mes Pax, mencionado en las inscripciones como té,"árbol", aludiendo a Pakal como la semilla que auguraba el ilustre porvenir del linaje gobernante.
Los textos y la arqueología sugieren que Pakal murió antes de la conclusión del Templo de las inscripciones, tarea que recayò en su hijo mayor, Kan Balam II. Muchas inscripciones tardías se refieren a Pakal como "El señor de la Pirámide", cosa que señala la construcción de este edificio como un hecho significativo para Palenque. www.flickr.com/photos/lahernandez/1468051875/

 

 

Los olmecas, “habitantes del país del hule”, la Cultura Madre, ya rociaban cinabrio en los más importantes ajuares funerarios. Entre la diversidad de manifestaciones materiales de la cultura olmeca, cabe destacar la talla de piedras en las que aparecen representados animales y figuras humanas con rasgos de jaguar. El jaguar, animal por excelencia en Mesoamérica, se asocia a la nobleza y al poder, y puede considerarse un animal totémico, símbolo de la tierra y del inframundo. Cabezas colosales, hachas rituales para el juego de pelota, altares, estelas o tronos en los que se observa al personaje apareciendo de entre las fauces de un jaguar aparecen distribuidos por las plazas de los diferentes asentamientos.

La zona nuclear Olmeca, de clima cálido-húmedo, con una selva exuberante, una diversificada red hidrográfica y el pequeño macizo montañoso de Los Tuxtlas, presenta los primeros asentamientos planificados, plataformas piramidales, espacios palaciegos y canchas de juego de pelota.

Los rudimentos de la numeración y el calendario son algunos otros aspectos culturales que permiten definir a los Olmecas como la “cultura madre” de Mesoamérica.

El jade o la jadeíta era otro material sagrado y simbólico asociado a la regeneración natural, y por ello se encuentra en los ajuares funerarios, tanto en figuras humanas con rasgos de felino, como en máscaras o collares. es.amigosprecolombino.es/.../mesoamerica/olmeca

 

 

 

                    

 

 

El sulfuro de mercurio debió ser sublimado para fabricar el pigmento rojo de la paleta del pintor maya. El procedimiento es muy complejo y evidencia el alto grado de desarrollo de esa civilización precolombina. Se sabe que el perfeccionamiento de la técnica recién se logró hacia el 600-650 dC, coincidiendo con el pináculo de la cultura maya. Para aquella época el empleo del cinabrio se extendió al soporte pétreo de la arquitectura. Sin embargo, ya en Bonanpak, a mediados del Clásico Tardío Maya ya se empleaba. Este rojo mercurial también se encontró en la Estela n°1 de Kajtún, de fecha sincrónica.

 

Para el 650dC se empleó en los murales de la tumba del Rey “Garra de Jaguar” de Calakmul, Yuknom Yich´ak K´ak. Este mausoleo expresa la apoteosis del cinabrio entre los mayas, todo, absolutamente todo está pigmentado de cinabrio, de manera de asegurar el viaje del Rey “Garra de Jaguar” al Inframundo.

 

Posteriormente, ya en épocas post-clásicas, participa de la coloración de los edificios más importantes de Isla Uaymil, en Campeche.

 

El procedimiento para transformar el cinabrio en pigmento, es semejante al seguido en otras culturas de Oriente y Occidente, esto es adicionarle azufre: la resultante es el pigmento llamado bermellón en Europa.

 

La ausencia de cinabrio en gran parte del territorio maya, hizo de la preciada sustancia, artículo de comercio sagrado desde remotas regiones. Su costo era prohibitivo y su valor solo al alcance de las más altas jerarquías sociales.

 

 

 El cinabrio, símbolo de nueva vida en los rituales funerarios

 

Escrito por Alma Graciela de la Cruz Sánchez, 13 de Febrero de 2010 18

 

 

Sabemos que la sangre es fundamental para la vida; una de las costumbres antiguas era utilizar el color rojo de algunos pigmentos para cubrir el cuerpo muerto de sabios, sacerdotes y gobernantes. Uno de los pigmentos más usados desde épocas remotas es el cinabrio.


Hay evidencias del uso prehistórico del cinabrio como pigmento en India y China; y en España, en las pinturas rupestres cercanas a Almadén. También fue utilizado para colorear y preservar restos óseos humanos, como lo atestigua el hallazgo de 1994 realizado en el dolmen “La Velilla”, en Osorno (Palencia, España). Fue conocido por los romanos; Plinio el Viejo registró que se había vuelto tan caro que el precio tuvo que ser fijado por el gobierno romano.


En México, los sitios arqueológicos de Toluquilla y Ranas en Querétaro, han sido vinculados al desarrollo de la minería y en especial a la obtención del cinabrio que se extrae del mercurio y  que fue muy solicitado en Mesoamérica en ritos funerarios.


Debido a la rareza y gran valor (por la lejanía de los yacimientos y el gran trabajo necesario para su  extracción en las minas) era muy costoso, por lo que solamente era accesible para los individuos de alto estatus o para los sacerdotes o miembros de la sociedad que pudiesen adquirirlo, o utilizarlo en vida o en ceremonias de determinados sectores sociales.


Por sus características  físicas y color parecido a la sangre, era material considerado sagrado, utilizado para rituales funerarios y en contextos religiosos, así como la cremación era para purificar el cuerpo, el cinabrio colocado sobre el cuerpo simboliza la sustitución de la sangre necesaria para la nueva vida. Además de ser usado sobre el cuerpo, el cinabrio se ha encontrado en objetos colocados como ofrendas, en ornamentos de concha.


La presencia de cinabrio puede ser un indicador para definir las diferencias sociales entre individuos.  Se relaciona también con sistemas de comercio e intercambio, el cinabrio en polvo se ha encontrado en recipientes relacionados como ofrenda en entierros, en  el Barrio de la Ventilla en Teotihuacán, así como en máscaras funerarias.


Se ha utilizado en personajes importantes como Pakal Gobernante de Palenque, la reina roja,  encontrada durante la década de 1990, sepultada en el subsuelo del Templo XIII de Palenque, junto al templo de la Inscripciones. La enigmática dama fue equipada con una máscara; gracias a la interpretación de glifos, se especula que pudo tratarse de Hun K’Anleum, la “Señora 1 Telaraña”, una mujer encumbrada del linaje dirigente de Palenque. El Señor de Rojo en la zona arqueológica de Xochicalco, Morelos, fue encontrado en la Acrópolis, la zona más alta; esta escultura tiene un tono rojizo que es otorgado por el pigmento cinabrio y significa que estaba bañado en sangre.


En 1998 durante las excavaciones del sitio arqueológico de Comalcalco, a 739 kilómetros al este de la Ciudad de México se descubrió una urna funeraria de un religioso que fue amortajado y cubierto con abundante cinabrio, junto con una ofrenda envuelta en piel de jaguar (datos proporcionados por Ricardo Armijo Director del Proyecto arqueológico Comalcalco).


Las minas de las que se extrae mercurio son las de la Sierra Gorda en Querétaro, Oaxaca, San Luis Potosí, Zacatecas, Guerrero y Guanajuato. También en otras culturas --como en la china-- se ha reportado el uso del mineral cinabrio, la piedra sangre de pollo es un tipo de mineral que lleva dicho nombre debido a su lustre carmesí,  la piedra está compuesta principalmente de cinabrio, un sulfuro de mercurio. El mineral tiene un color brillante que se asemeja a la sangre del pollo, y la coloración roja puede estar concentrada o salpicada sobre la piedra.
Este mineral en particular es altamente valorado en la sociedad china debido a que no se encuentra en ningún otro lugar, excepto en el área de Changhua, en la provincia de Chekiang, en China continental.

 

El cinabrio o sulfuro de mercurio (HgS) es la forma principal que se encuentra en la naturaleza, y constituye la mena principal para la obtención de este metal , Como todo compuesto de mercurio, es tóxico.  Afecta al sistema inmunológico, altera los sistemas genéticos y enzimáticos, daña el sistema nervioso: coordinación, sentidos del tacto, gusto, y visión. Induce un desarrollo anormal de los embriones (efectos teratogénicos); los embriones son 5 a 10 veces más sensibles a los efectos del mercurio que un ser adulto, puede causar anemia.

Para leer más:
CONTEXTO ARQUEOLÓGICO Y OSTEOLOGÍA DEL BARRIO DE LA VENTILLA: TEOTIHUACAN. Carlos Serrano Sánchez, Teotihuacan (1992-1994) UNAM, Instituto de Investigaciones Antropológicas

ANTROPOLOGÍA DE LA ETERNIDAD (LA MUERTE EN LA CULTURA MAYA) Andrés Ciudad Ruiz, Mario Humberto Ruz Sosa,,, María Josefa Iglesias Ponce de León. Sociedad Española de estudios Mayas/UNAM, Madrid, 2003

COSTUMBRES FUNERARIAS DE LOS ANTIGUOS MAYAS. Alberto Ruz, Lhuillier. UNAM; México, D.F. 1991

 

 

 

cinabrio y mercurio líquido puro son comúnmente recuperados  de contextos ceremoniales en el mundo Maya (Pendergast 1982).

 

El cinabrio, uno de los productos que mi gente sacaba de la tierra, fue de gran valor en nuestra época y logró que nuestro pueblo, Toluquilla, conociera tierras lejanas, ya que por el cinabrio se pagaban grandes riquezas

 

Toluquilla era el pueblo de mis abuelos, se trata de un cerro alargado donde hubo habitantes desde hace mucho tiempo, pero que tomó fuerza y lustre después del año 500 de la cuenta española. Para hacer crecer el pueblo primero se niveló el terreno haciendo muros de contención con piedras del mismo lugar. Ya nivelado, construyeron los edificios principales, esto es, cuatro canchas de juego de pelota, y altos templos rematados por cuartos con altares, que estaban dedicados a nuestros dioses, pero que también sirvieron para depositar a nuestros muertos, o a los que tenían enfermedades graves, y para dejar a los sacrificados, a los muertos dedicados a los dioses. Todos eran rodeados por ofrendas, esto es, obsidiana, conchas en su ajuar de collares, cuentas, pendientes y orejeras, instrumentos de piedra y pectorales hechos con huesos de animales, vasijas que contenían cinabrio y el alimento necesario para llegar al otro mundo. http://www.mexicodesconocido.com.mx/toluquilla-y-ranas.-historias-de-la-sierra-gorda.html

 

 

 

http://www.lajornadamorelos.com/suplementos/el-tlacuache/842... - 35k - Similar pages
El Misterio de la Reina Roja 

Descargar - Los colores y las técnicas de la pintura mural maya empleados por el pintor maya para la preparación de rojos fueron la hematita  especular y el cinabrio. La hematita especular. Su composición ...

cinabrio, es otro metal que es un componente de ritos ceremoniales. El cinabrio  (HgS) es un mineral rojo que ha sido asociado con las élites Mayas. ... http://www.asociaciontikal.com/pdf/15.99_-_Terry_et_al..pdf - 65k -
 
2 Ene 2006 ... “La bautizamos Reina Roja de Palenque por el impresionante color de sus huesos”,
dice la arqueóloga Fanny López, del Instituto Nacional de ...
--
 
 
Malcolm Allison

Compartir este post

Comentar este post