Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

El deshielo de los glaciares andinos es realmente acelerado

14 Abril 2013 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Andean-glaciers-blue-channel-24

El hielo se ha reducido en la región entre un 30 y un 50 % en los últimos 30 años, revela una investigación.

Por primera vez se ha publicado una retrospectiva de más de tres siglos sobre la evolución del hielo en el conjunto de la región andina tropical. Los resultados revelan que los glaciares de esta zona se han reducido entre un 30 y un 50 % en 30 años, la velocidad más elevada observada en ese periodo de tiempo.

Los glaciares de los Andes tropicales se han reducido entre un 30 y un 50 % en 30 años, la velocidad más elevada observada en tres siglos.

Investigadores del francés Institut de Recherche pour le Développement (Instituto de Investigación para el Desarrollo) y organismos que colaboran con él acaban de publicar una retrospectiva que recorre la historia de estos glaciares desde su punto máximo, alcanzado entre los años 1650 y 1730 de nuestra era, en plena Pequeña Edad de Hielo

La aceleración del deshielo se debe, señala la nota de prensa del IRD, al rápido cambio climático que se está produciendo en los trópicos desde los años 1950, y en particular a partir de la década de los 70, que ha provocado un calentamiento atmosférico de 0,7 °C en esta región de los Andes.

Si se sigue al ritmo de retroceso actual, los glaciares de pequeño tamaño podrían desaparecer para dentro de 10 o 15 años, afectando con ello al abastecimiento de agua de la población.

Los glaciares de montaña y los pequeños casquetes se encuentran entre los indicadores más sensibles del cambio climático. Los glaciares situados bajo los trópicos – el 99 % en los Andes – son aún más vulnerables que los demás.

En los Andes, la aportación de los glaciares al regadío, la generación hidroeléctrica y el abastecimiento de agua dulce puede ser muy significativa; por ejemplo, el 15 % del agua que se consume en La Paz procede de los glaciares y esta cifra alcanza el 30 % en la estación seca.

Desde que alcanzaron su máximo entre la mitad del siglo XVII y el XVIII, durante la Pequeña Edad de Hielo, los glaciares de los Andes tropicales han ido retrocediendo progresivamente. Pero, este proceso ha adquirido una amplitud espectacular en los últimos 30 años.

Esta síntesis muestra claramente la singularidad de estas últimas décadas, con una rapidez de deshielo que no se había observado en 300 años: la superficie de los glaciares de Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia se ha reducido entre un 30 y un 50 % desde finales de los años 70, porcentaje que llega al 80 y el 100 % en los casos extremos. Este nuevo estudio confirma la aceleración del cambio climático a finales del siglo XX en esta región del mundo.

Métodos combinados

Gracias al estudio de las morrenas (depósitos rocosos dejados por el paso del glaciar) depositadas en los flancos de las cumbres, los científicos han podido cartografiar y fechar las posiciones pasadas de los glaciares a lo largo de su retroceso a partir de los años 1730. Además, las fotografías aéreas y las imágenes de satélites ponen de manifiesto la evolución de las superficies glaciares después de 1950.

Paralelamente, los investigadores han modelizado la respuesta de los glaciares a las variaciones actuales de temperatura y precipitaciones, para elaborar una relación entre condiciones climáticas y retroceso del hielo. Han reconstruido de este modo las fluctuaciones del clima que han podido causar las variaciones observadas en los glaciares.

Todos los glaciares andinos responden a unos mismos mecanismos de variabilidad comunes. Aunque las precipitaciones han variado poco, la temperatura atmosférica en los Andes tropicales ha aumentando 0,7 °C, fenómeno relacionado con el calentamiento del Pacífico tropical observado desde la década de los 70. A esta altitud, la temperatura no es directamente la responsable del deshielo, sino que éste se debe sobre todo al balance entre la radiación solar absorbida y reflejada en la superficie del glaciar.

La temperatura

Pero la temperatura sí influye en la naturaleza de las precipitaciones, sólidas o líquidas, y en consecuencia en las condiciones de conservación o desaparición del manto de nieve, que es el que contribuye a reflejar la mayor parte de la energía solar. Su ausencia aumenta el deshielo del glaciar de manera considerable. Esta situación en la que los glaciares quedan desnudos – en verano bajo los trópicos o en los equinoccios bajo el ecuador – ha tendido a ser más frecuente en estas últimas décadas.

Los glaciares de pequeño tamaño, de menos de 1 km², situados por debajo de los 5 400 m de altitud, serían los más afectados. Si se confirman los aumentos de temperatura que prevén los modelos climáticos hasta el final del siglo, la mayoría de los glaciares de esta región de los Andes, tanto los grandes como los pequeños, podrían desaparecer, como ya ocurrió en 2010 con el glaciar de Chacaltaya, situado sobre la ciudad de La Paz en Bolivia. Los estudios del IRD han revelado que en Bolivia, en la cima del Ilimani (6 340 m), la temperatura ha aumentado 1 °C durante el siglo XX.

Es vital hoy día afinar las previsiones para anticipar mejor el impacto futuro en las poblaciones andinas. Los glaciares de montaña desempeñan una función de regulación de los recursos de agua dulce durante todo el año. Millones de habitantes de los Andes dependen de ellos en la estación seca para la agricultura, la energía hidroeléctrica o el abastecimiento de agua de las ciudades.

Vía | www.tendencias21.net

Compartir este post

Comentar este post