Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

El Imperio de la Periferia: Rusia y el Sistema Mundial

14 Febrero 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

LA CRISIS GLOBAL DESDE LA PERSPECTIVA RUSA

Damos aquí una traducción (a las apuradas, disculpen algún error) de una parte de la reciente entrevista a BORIS KAGARLITSKY hecha por un hindú (Lawrence Surendra) publicada por el Transnational Institute. Adjunto el vínculo a la entrevista completa en inglés: http://www.tni.org/interview/global-crisis-russian-perspective



Tomamos de ella la parte en que BK se refiere a los temas que trata en su último libro: "El Imperio de la Periferia: Rusia y el Sistema Mundial". Yo diría que el pensamiento de Boris es un materialismo histórico "anti-ortodoxo" el en sentido de que se aparta de la estrechez esquemática a la que nos tienen acostumbrados los representantes "ortodoxos" de las corrientes llamadas "marxistas". El análisis concreto de la realidad concreta requiere siempre la construcción de nuevos conceptos, y aquí lo vemos Por ejemplo, al exponer una relación singular entre clases sociales en formación o transformación, e instituciones políticas y estatales. Aunque no dice a texto expreso, está claro que da por tierra con muchas de las interpretaciones en boga sobre el llamado "socialismo real", el estado, las clases, su significado histórico, etc. Con un poco de paciencia trataré de traducir otras partes de la entrevista.

Fernando Moyano


Boris KagarlitskyEn su libro "El Imperio de la Periferia: Rusia y el Sistema Mundial" se dice que incluso antes del colapso del régimen soviético, durante la perestroika misma, Rusia se había ido reduciendo a un mero exportador de materias primas con una encomia dependiente de las mismas
. Esto se debía a que en los años anteriores a la perestroika, la Unión Soviética ya era un país muy endeudado.

La enorme deuda que fue el verdadero punto de inflexión. Mucha gente ve el punto de inflexión en la perestroika, pero estoy tratando de mostrar en mi análisis que esto ocurrió mucho antes, en la segunda mitad de la década de 1960 y principios de 1970. En la década de 1960 se hizo evidente tanto para la sociedad como para los liderazgos que la Unión Soviética se encontraba en ante profunda necesidad de transformación Y mi punto de vista es que, irónicamente, el sistema soviético se enfrentaba a esos retos no a causa de sus fracasos, sino de su éxitos. El sistema se dirige hacia lo que aparece como un colapso no tanto por la falta de democracia y otras razones similares, sino debido a sus éxitos y logros. Así es la dialéctica de la historia.

El sistema soviético fue diseñado para desarrollar rápidamente al país en una sociedad y economía industrializadas. Así que, en menos de dos generaciones la sociedad soviética se había transformado de una sociedad rural, agrícola, atrasada y débil en muchos aspectos, en una enorme potencia industrial. Por cierto, el logro de convertirse en una potencia industrial importante se realizó también por las inversiones en ciencia y tecnología y los importantes avances en este campo, incluyendo en forma destacada los éxitos de la ciencia geológica soviética que pudieron mostrar lo rico que resultaba ser el país en términos de minerales y materias primas. Esto último sucedió, precisamente, porque en las condiciones de la Guerra Fría la ex Unión Soviética tuvo que priorizar el acceso y suministro de materias primas y recursos minerales. En el período que comienza con la década de 1930 y luego durante la guerra y sobre todo en la década de 1950, hubo un enorme esfuerzo para convertir a la URSS en un país rico en recursos.

Esto, sin embargo, no pudo se pudo continuar por lineas similares a las de la década de 1920. Así, a finales de 1960 la burocracia tomó una decisión conservadora de consolidar el sistema, que debía estar respaldado por algún tipo de estabilidad  material. Fue la crisis en 1973 que cambió la situación, con el aumento del precio del petróleo y la creciente demanda de materias primas en Occidente y en todo el mundo. Con el aumento repentino de los ingresos y la prosperidad a corto plazo debido a los recursos petrolíferos disponibles en la Unión Soviética, los líderes soviéticos creían que podían comprar todo lo que el país no podía producir. Por ejemplo, en cuestiones relacionadas con la ciencia soviética y la tecnología (a excepción de las áreas de defensa militar), la política del gobierno era: si hay un problema de tecnología, alcanza con comprar en el extranjero a cambio de petróleo, si la sociedad carece de bienes de consumo, obtenerlos en el extranjero, y así sucesivamente.

El problema en ese momento era que la Unión Soviética se estaba reintegrando a la economía capitalista global, pero no como un país industrial
exitoso con un alto desarrollo científico, que lo era, sino como un productor de materia prima, lo que significa un tipo semi-colonial de la reintegración.

 En mi libro apunto a que gran parte de la historia de Rusia es una auto-colonización por una elite imperial. El precio que pagó la sociedad soviética durante el período de auto-colonización por una elite fue muy alto. Eran inconscientes de ellos y lo hicieron de manera espontánea. Pero el problema es esta lógica de auto-colonización desarrolló sus propias estructuras y perspectivas que reconfiguraron las élites y su comportamiento. Así, a finales de la década de 1980 y comienzo de la década de 1990, hubo un esfuerzo consciente de las élites que querían formar parte de la burguesía mundial globalizada, sacrificando gran parte de los logros del período soviético con el fin de obtener una buena posición en el club de la élite mundial. Como un político de Rusia, dijo, nuestro sueño es llegar a ser miembros de la junta directiva de la empresa llamada "El Mundo".

¿Gorbachov representó esa elite?

Gorbachov no era consciente de lo que estaba haciendo, pero su entorno era realmente consciente. Yeltsin era muy consciente. Por eso se tuvo que sustituir a Gorbachov. Se se estaba moviendo en esa dirección de forma espontánea, pero no conscientemente. Pero lo que tenían que sacrificar no eran solamente algunos de los logros sociales de la época soviética, muchos de los logros de la industrialización y el estatus de superpotencia, sino a la propia Unión Soviética. Así fue que el país se desintegró.

El colapso y después

Su libro trata ese período del colapso. Me refiero a 1991, en especial el cambio repentino y dramático del nivel salarial de la sociedad rusa en comparación con lo que regía en la sociedad soviética. Allí proporciona cifras sobre esas diferencias en los niveles salariales. La otra referencia importante es sobre lo que estaba sucediendo en el mundo científico. Como ya se mencionó, en el período soviético la intelectualidad científica desempeñó un papel clave en el poder del conocimiento y  la innovación, dentro de las limitaciones de la Guerra Fría. En ese período muy corto de menos de una década, emergieron dos tipos de inteligencia científica, uno conectado a Occidente que fue  privilegiado, y el otro completamente aislado que fue empobrecido. Veo muchos paralelismos con la India. Quiero que abundemos en el colapso de 1991.

Después de 1991, la apertura de la economía fue acompañada con la creencia crasamente ideológica de que los productos que no sean necesarios en el mercado mundial no merecen existir. En cierto sentido, si que se extiende esto un poco más, lo que la élite rusa estaba queriendo decir es que las personas que no tienen demanda en el mercado mundial no merecen siquiera vivir. No estoy exagerando. La élite, ya sea en el gobierno, los ejecutivos corporativos, los oligarcas, pensó y actuó exactamente de esta manera.

Sin embargo esos bienes eran necesarios para las personas que los utilizan y las personas que los han producido, ya que crean empleo y por lo tanto desarrollo. En ese sentido, si nuestros productos no se comercializan a nivel mundial, no significa que no sean necesarios. Pero la apertura completa de la economía y la eliminación de todo tipo de protección para la industria llevó a la destrucción de gran parte de la capacidad industrial.

Mucho de esto se logró además por la combinación de mercados abiertos y alta cotización del rublo. Primero hubo una hiperinflación que produjo la destrucción casi total del ahorro popular mientras la élite era afectada, ya que la privatización no se hizo por ventas de activos sino por concesiones a amigos. Los ahorros de la población se destruyeron pero eso no dañó el proceso. De esta forma, la hiperinflación condujo a la eliminación de toda competencia desde abajo. La gente que no pertenecía a la élite no podía utilizar las oportunidades que ofreciese una política de libre mercado, ni en lo más mínimo. Después de que acabaron los ahorros populares y comenzó a subir y a estabilizarse el rublo, aquellos que habían concentrado los recursos en sus manos y habían comenzado la acumulación de capital-dinero, se encontraban en una posición favorable.

Fue una política totalmente consciente de buscar deprimir a una gran parte de la sociedad, mientras se creaban las condiciones favorables para la nueva clase dominante burguesa emergente y una sociedad con más desilgualdad social comparada con la sociedad soviética, que era muy igualitaria. Pero el efecto secundario de esta política de libre mercado abierto con una moneda sobrevaluada fue que la industria pasó a ser menos competitiva, lo que significa que lo único que se podía vender eran recursos naturales tales como minerales y petróleo, de los que había demanda en todo el mundo. Otras fuentes de recursos también enfrentaron pérdidas. Por ejemplo en ese tiempo las minas de carbón incurren en pérdidas y el Banco Mundial dio a Rusia un crédito de 500 millones de dólares para cerrar las minas en Siberia. En 1998, justo antes de la devaluación del rublo, Rusia pidió prestado al Banco Mundial para comprar carbón de Australia, que era más barato, aunque Rusia había grandes depósitos de carbón. ¡Le dieron un crédito de 500 millones para cerrar la industria minera rusa! Pero, por suerte para los rusos, el dinero del Banco Mundial se lo robaron algunos funcionarios del Ministerio o del gobierno y no llegó nada a Siberia, donde tendría que haber sido aplicado.

Unos meses más tarde el gobierno pidió más dinero al Banco Mundial, pero esta vez el Banco se negó, ya que insistió en que primero explicasen qué pasó con el crédito inicial. Y fue en ese momento en que el rublo se vino abajo, el cambio estaba a 6 rublos por dólar pero después del colapso se fue a 12 rublos y unos meses después eran 24 a 30 rublos por dólar. Digamos de paso que el Times de Moscú informaba con un cierto dejo de orgullo, que el rublo ruso era ahora la moneda con más rápida caída en el mundo. Inmediatamente después del colapso, se descubríó de repente que el carbón de Rusia sí era competitivo, las mismas minas con los mismos trabajadores y gerentes, de pronto, y con la devaluación del rublo, se volvieron ahora muy productivas y rentables.

Cuando se dice que algunas personas o productos no son capaces de competir en el mercado mundial, no tiene nada que ver con los productos o las capacidades de las personas o la forma de trabajar, es algo completamente independiente de la gente. Por el contrario, tiene que ver con cómo operan las instituciones financieras operan, y cómo se juega con el tipo de cambio de la moneda. Así, la economía rusa sufrió tanto de la apertura de los mercados y de la política de estabilización financiera, que causó aún más daño. Terminamos perdiendo un 40 por ciento de nuestra capacidad industrial de la década de 1990. Un panorama desastroso, fue uno de los peores desastres conocidos  en tiempos de paz; para empeorar las cosas, esa pérdida de capacidad industrial nunca fue recuperada. A pesar de que la primera década del siglo 21 fue considerada como una década exitosa, de gran crecimiento económico, no condujo a que Rusia recuperase gran la mayor parte de su capacidad industrial.

Compromiso social

La forma en que el capitalismo ruso surgido, basado en el sistema de gestión de la Unión Soviética, y los acontecimientos posteriores de la década de 1990 y el surgimiento de un capitalismo oligárquico son en un sentido similar a la manera en que el capitalismo oligárquico se está desarrollando en nuestras sociedades también. Esto es cierto para gran parte de Asia, incluyendo India, y podemos ver cómo las democracias hindú  y asiáticas se han convertido en democracias oligárquicas. ¿Ese es el contexto del surgimiento del capitalismo oligárquico en Rusia después de la Unión Soviética, que puede cubrir el breve paso de Boris Yeltsin y Victor Chernomirdin a Yevgeny Primakov?

Hay dos etapas, la primera fue cuando Yegor Gaidar y los más extremistas partidarios del libre mercado gobernaron al país durante menos de dos años y fueron obligados a abandonar. Sus posiciones políticas empezaron a debilitarse aún antes del conflicto de octubre de 1993. Chernomyrdin había surgido antes, pero inicialmente no tenía poder suficiente como  para cambiar la lógica de la transición. Así en 1994, un nuevo compromiso se estableció entre los empresarios y gerentes por un lado, y la nueva oligarquía financiera por el otro que surgió de las estructuras del partido y la Unión de la Juventud Comunista [Komsomol], y gestionaron la privatización juntos. Mientras que la gente del partido representó la función en lo general, los puestos financieros en particular fueron cubiertos a menudo por los socios más jóvenes del viejo Komsomol. Ambos grupos de personas eran extremistas en su neoliberalismo de libre mercado, mientras que los industriales fueron un poco más moderados, ya que no querían la destrucción de las industrias.
En el período comprendido entre 1993 y 1998, cuando se alcanzó la privatización, la propiedad fue repartida entre los nuevos oligarcas y los administradores del partido, pero el saqueo permanente de los recursos del país llevó a la crisis económica de gran escala y dejó al país muy mal. Y en 1998 el rublo vino abajo, y esto llevó a un cambio repentino y forzado, a algún tipo de política keynesiana que Primakov y otros trataron deimplementar. Fue un pacto social que involucró a los más realistas, a los elementos progresistas de la clase dirigente de Rusia, para tratar de salvar lo más que se pudiese de la industria, y lograron hacerlo.

Por lo tanto, el gobierno de Primakov fue el gobierno más exitoso de la historia de Rusia post-soviética, ya que logró revertir la tendencia y la economía comenzó a crecer. Sin embargo, era como cualquier otro gobierno reformista socialdemócrata, no tenía una fuerte base en los sindicatos, en el movimiento obrero. Tan pronto como repararon técnicamente el sistema capitalista, ya habían hecho su trabajo, el sistema no los necesita más. Así Primakov fue despedido y después de un período transitorio, de un interregno, Putin se convirtió en el nuevo gerente general.

La burocracia de Putin

Putin trató de dar al neoliberalismo un rostro burocrático, no un rostro humano sino  burocrático, trató de utilizar con la máxima eficacia las tradiciones y los métodos de la burocracia rusa para administrar la economía transformada, que se convirtió en neoliberal. Puede ser llamado,
tal vez, neoliberalismo con rostro burocrático.

Hablando de Putin, se debe entender por qué la burocracia era tan importante. Se requirió de una poderosa burocracia cuando se comprobó que los oligarcas se estaban convirtiendo en un peligro para ellos mismos. Es como cuando los niños juegan con fósforos o tijeras o cuchillos, si se los sacas se enojan. Los oligarcas se comportan de una manera similar mientras que Putin es en realidad quien les protege de su propia estupidez e irresponsabilidad.

La élite rusa en su gran mayoría ha entendido y respaldado Putin, y algunos pocos lo rechazan. Aquellos que siguieron portándose mal fueron expulsados. En concreto Boris Berezovsky, Vladimir Gusinsky y Mijail Jodorkovski, siguieron siendo fuertemente opositores. Se las arreglaron para forzar Bereszovsky a dejar el gobierno y a exiliarse. Gusinsky, mientras estaba llevando adelante una campaña de propaganda en contra de Putin,
fue detenido, liberado a los pocos días y obligado a irse a Israel. En cuanto a Jodorkovsky, que era muy agresivo y desea convertirse en el Primer Ministro y estaba tratando de organizar un golpe de Estado, fue detenido. Sin embargo, no fue por sus intrigas políticas o por un intento de golpe de Estado, sino por no pagar impuestos, como Al Capone.

Cuando son habla de la élite tecnocrática en el sentido político Ud. se refiere esa intelectualidad científica que cree que si se privatiza y nos liberamos de los llamados yugos estatales nos podremos mover más rápido ... Por otro lado está la elite tecnocrática que cree que con reformas técnicas  (con una mayor digitalización de los servicios públicos, etc) vamos a hacer marchar las cosas. En este contexto, en su libro usted dice que "la intelectualidad científica se vio a sí misma en la década de 1990 como una contra-élite potencial". También cita a Alla Glinchinova, una investigadora del Instituto de Filosofía de la Academia Rusa de Ciencias, en algo que se aplica muy bien a nuestro contexto de la India. Ella dice, "Algunos tomal la consigna liberal de la privatización en nombre de la libertad, el progreso y la superación del estancamiento como un camino para amortiguar y acabar la informalidad, el amiguismo en la administración y los privilegios. Ambas elites ponen su expectativa en el cambio económico y tecnológico, esperando resultados positivos para ellos mismos. " ¿Qué puede decirnos acerca de la intelectualidad científica en el contexto de Rusia?

Hubo una investigación sociológica en lo que queda de los centros de desarrollo científico de Rusia, como Dubna y Chernogolovka. La investigación muestra la profunda preocupación de los propios investigadores y que la intelectualidad científica y técnica estaba profundamente dividido en dos segmentos. Las personas que están involucradas en una especie de mercantilización, piensan que esto les permitirá tener la oportunidad de obtener más dinero por su creatividad e inteligencia, y los otros que están profundamente opuestos a ese tipo de enfoque.

Hay algunas personas que investigan sobre ciertas cosas referentes al mercado, pero que consideran que no se debe hacer la investigación científica sólo para los mercados. Pero ahora, con el lanzamiento de un nuevo proyecto científico por el gobierno llamado Skolkovo, se envió una carta a cerca de 700 científicos rusos en el extranjero instándoles a regresar a Rusia junto con ofertas de mucho dinero si regresaban. Inicialmente, muchos científicos se interesaron, pero ni un solo científico ha concretado. Un ruso ganador del Premio Nobel, el Dr. Game  Novoselov, respondió por todos aquellos que se negaron diciendo: "Todo lo que Uds. hablan es de dinero y nosotros no estamos interesados en el dinero, estamos interesados en la ciencia. Si nos ofrecen oportunidades científicas reales para lograr algo para el país o para la humanidad, podríamos estar interesados."

Esta visión diferente compartida por esta gente demuestra que el gobierno no se preocupa por la ciencia o la investigación, sino que sólo quieren algunos científicos famosos de vuelta en Rusia, una forma de ejercicio de relaciones públicas. Piensan que se puede comprar a cualquiera con sólo ofrecer dinero. Este es un punto de inflexión para la mayor parte de esta comunidad que están diciendo, "Si somos científicos, se trata de la ciencia, no el dinero." El proyecto Skolkovo está claramente fracasando, y esto revela un punto importante de inflexión sobre lo que está pasando con los intelectuales,
con el cambio hacia la investigación sustantiva, más allá del mercado.

 

 

Entrevista a Boris Kagarlitsky, segunda parte

Días
pasados envié la traducción de una parte de una reciente entrevista a Boris Kagarlitsky publicada en la página del TRANSNATIONAL INSTITUTE, con el título LA CRISIS GLOBAL DESDE LA PERSPECTIVA RUSA. En esa parte se se analiza la reciente historia rusa y se hace un comentario del último libro de Boris: "El Imperio de la Periferia: Rusia y el Sistema Mundial".

Hoy quiero compartir esta otra parte referida a la situación actual del sistema capitalista global, en especial la relación entre China y EEUU para la cual se usa la metáfora "matrimonio de conveniencias". Un valor adicional de esta parte es el comentario del PRÓXIMO libro de Boris: "De los imperios al imperialismo", lo que motiva una discusión conceptual sobre las teorías analíticas en discusión.

Para los que encuentren que el despliegue de la capacidad del entendimiento humano en comprender la realidad en que vivimos es una cosa DISFRUTABLE además de necesaria, aquí hay algo para compartir. He añadido por mi cuenta algunas notas aclaratorias.


FM

 

China y EE.UU.  

Volviendo a la economía mundial, quiero centrar su atención en China. ¿Cuál es el papel de China apuntalando la economía de EE.UU., ya que parece estar jugando ese papel en gran parte?

Jayati Ghosh(1) señaló recientemente un punto muy importante, que China y en cierta medida, la India se están convirtiendo en rehenes de sus propias economías orientadas a la exportación debido a la falta de nuevos mercados. Su nicho de mercado se está reduciendo. Están llegando a una situación en la que para seguir exportando a Occidente tienen que empezar a subvencionarlo, directa o indirectamente. Técnicamente China puede ver esto como un indicador de su buena situación. Sin embargo, el problema es que no lo es en realidad, y para seguir avanzando en su actual trayectoria actual económica China tiene que ponerse a salvar la economía estadounidense, a menos que haya un cambio estructural. Todas las medidas actuales para salvar el consumo en EEUU son a corto plazo y no van a resolver el problema en el largo plazo.

Ferguson, un historiador inglés conservador, acuñó el término "Chimerica", y dijo que esto era un matrimonio de conveniencia. Es como un matrimonio entre un hombre trabajador (China) y una mujer perezosa pero prestigiosa (EEUU), que gasta el dinero del hombre trabajador(2). Ferguson cree que este matrimonio va a durar. Yo, sin embargo, tengo mis dudas.

¿Cuánto peso cree Ud. que tiene China en la economía mundial y cuánto de él va a usar para reclamar cambios en el sistema económico mundial?

El problema es que China no parece querer cambios importantes en el sistema global. China está buscando conseguir un estatus más elevado dentro del sistema mundial actual y no la transformación de ese sistema. China, por lo que yo entiendo, no está interesada en el lugar de potencia hegemónica, no porque no sean ambiciosos, sino porque miran al mundo de una manera diferente. Consideran que no es necesario aceptar todos los problemas, dolores de cabeza y dificultades relacionadas con el papel hegemónico. Están satisfechos con el papel de potencia regional dominante y que al mismo tiempo es cada vez más importante como potencia económica mundial. ¿Por qué China trataría de imitar las ocupaciones militares norteamericanas, si no es de interés para su élite nacional convertirse en una potencia hegemónica mundial.

China no está tratando de modelar  o cambiar el sistema mundial, sólo en mejorar su estatus, su posición y función dentro del sistema. Eso es exactamente la contradicción. Tener un papel mayor dentro de un sistema que va a la baja es una estrategia muy peligrosa, porque significa tener más problemas a medida que se tiene un estatus más elevado en el sistema. Esto poco a poco viene pasando, ya que China tiene que gastar más dinero en asuntos que no le interesan, pero que no puede evitarlos.

En su libro, usted hace la distinción entre el análisis marxista ortodoxo de lo que sucede en la economía capitalista global y el enfoque sistémico (sistema-mundo)(2), al tiempo que indica que ambos son importantes. ¿Puede usted explicar en qué se diferencian?

Esto será desarrollado más en mi próximo libro "De los imperios al imperialismo". El capitalismo se puede definir de dos maneras, o bien como un modo de producción o bien como un sistema. Por ejemplo, si se trata de un modo de producción, el aspecto clave de esto es la posibilidad de explotar el trabajo asalariado. Si se trata de un sistema en el que el elemento clave es la acumulación (y, por cierto, Karl Marx da suficiente material para ambas definiciones), se puede acumular a través de la explotación de la mano de obra no salarial, esclavo o trabajo servil.

Esta fue una muy importante corrección hecha por Michael Pokrovsky(4), un gran historiador ruso; hay dos tipos de capital, a saber:  capital industrial-
productivo y capital comercial. El capital comercial tiene un modelo de acumulación que no necesita de mucho trabajo asalariado, mientras que el capital industrial sólo puede explotar el trabajo asalariado, de lo contrario no es capital. En ese sentido, la división real es dentro del capitalismo, porque hay dos tipos de capital.

Hoy están interconectados, no tenemos empresas que son puramente comerciales y empresas puramente de producción, son ambas cosas a la vez. Pero aún así, incluso dentro de estas corporaciones, una o la otra función es dominante. En ese sentido, el neoliberalismo es exactamente el dominio de la función comercial del capital. Y mi punto de vista es que esta contradicción no hace sino reflejar la realidad. No es una contradicción dentro del análisis marxista, es una contradicción dentro de la realidad del capitalismo que el análisis marxista
refleja. El único punto es que tenemos que hacer consciente esto. Así que tenemos que decir que hay una contradicción en estos dos aspectos.

¿Dónde se ve el papel del capital financiero mundial en esto? 

El aspecto que estuvo ausente en el análisis de Pokrovsky, que he tratado de desarrollar y recientemente llegué a una conclusión de que todavía estoy trabajando, es que el capital financiero hace alianzas con uno u otro tipo de capital, y esto hace que este tipo particular de capital sea dominante. Así, en un momento dado, cuando el capital comercial es dominante, el capital financiero entra en el capital comercial, muy a menudo desinvirtiendo en producción.

Pero entonces, y una vez que este modelo entra en crisis, el capital financiero que es el elemento más flexible se mueve hacia atrás hacia la alianza con la producción y el capital industrial, y así fluctúa. En ese sentido, el capital financiero puede convertirse en hegemónica, controla y cambia las alianzas.

Mi forma de entender la crisis actual es que en algún momento de la alianza entre la función comercial del capital y el capital financiero, de alguna manera se debilita. Y el capital financiero se trasladará de nuevo a apoyar a las formas más productivas de capital, lo que también significa un retorno a algún tipo de enfoque neo-keynesiano. Sin embargo, el punto es si acaso esto funcionará. Cuando se produce un movimiento de una forma de capitalismo al otro, se abren las oportunidades para un intento de ir más allá del capitalismo, no se trata sólo de transformar el mundo, sino de proponer y practicar con éxito las soluciones no-capitalistas o post-capitalistas.

Éstas aparecen varias veces en momentos específicos de crisis, cuando la correlación de fuerzas dentro del capitalismo se desvanece, como la Revolución Rusa, la situación después de la Segunda Guerra Mundial, y luego específicamente en América Latina cuando ocurre una revolución en Venezuela. Esto fue posible porque la crisis se inició en América Latina antes de que empezara en otras partes. A América Latina, sin embargo, la dejaron sola, porque Estados Unidos estaba ocupado peleándose con la geopolítica en Medio Oriente. Es así que hay momentos específicos en que el balance de las fuerzas cambia y alternativas de algún modo aparecen. El modelo actualmente en curso  es insostenible y se necesita un cambio. Siempre hay una oportunidad de que durante ese cambio podamos ir más allá del capitalismo.

¿Cuál es el énfasis que Ud pone en especial en el análisis de Nicolás Kondratiev(5), lo que comúnmente se conoce como ondas o ciclos de Kondratiev en el estudio de la crisis periódicas del capitalismo mundial, en relación con el contexto actual? 

La idea de Kondratiev que me parece el más emocionante es la idea de la reconstrucción. Que en algún punto el capitalismo pasa por un proceso de reconstrucción, y así cambia el modelo. Él no especifica por qué y cómo cambia, pero en algún momento se llega a algún quiebre donde hay que construir un nuevo modelo, y dice que es en este período en el que hay guerras y revoluciones. Por eso creo que esta idea de reconstrucción es más interesante que lo de los ciclos de Kondratiev como tales.

Los economistas siguen debatiendo si sigue habiendo ciclos de Kondratiev y sobre el largo del ciclo. Irónicamente, los ciclos de Kondratiev son el aspecto más problemático de su teoría y el menos desarrollado, menos que el concepto de la reconstrucción como una etapa necesaria del desarrollo, cuando un modelo es sustituido por otro. Por lo tanto, para mí y
en mi lectura de Kondratiev, el concepto de la reconstrucción es fundamenta .

¿Por qué eso figura tan poco en el análisis del sistema mundial?

Eso es exactamente el punto débil del análisis del sistema-mundo. En mi nuevo libro, la introducción se dedicará principalmente a la crisis de la teoría del sistema mundial o análisis sistema-mundo, porque creo que hay grandes problemas con el análisis de los sistemas mundiales, esto en parte se refleja en las últimas obras de André Gunder Frank (ReORIENT)(6) y Giovanni Arrighi (Adam Smith en Pekín: Linajes del siglo XXI). En mi opinión, son muy malos como trabajos académicos, reflejan las debilidades dentro de la teoría del sistema mundial, que en realidad se va alejando del marxismo y poco a poco va dejando caer sus vínculos con el análisis marxista más tradicional, y esas debilidades tienen un precio intelectual que están pagando.

Este tipo de análisis es fundamental para corregir algunas de las deficiencias del marxismo clásico, pero de ninguna manera una metodología para reemplazar el análisis marxista, sino para complementarlo. Cuando la teoría del sistema-mundo trató de sustituir el marxismo en lugar de complementarlo, descubrió  muchos de sus propias debilidades, contradicciones y lagunas interiores, que no pudo volver a llenar. Esto trajo la declinación del análisis sistema-mundo, que ahora está en problemas, está decayendo intelectualmente, produciendo menos material y de menos valor para entender y responder a la actual crisis del capitalismo global.

   


(1) Jayati Ghosh: Una de las principales economistas de la actualidad, de la Universidad Nehru de Nueva Delhi.
(2) Niall Ferguson: Historiador británico, en historia económica y financiera, e historia del colonialismo, y que REIVINDICA el colonialismo y el imperialismo. No es extraño que tenga ese arquetipo hombre-trabajador/mujer-derrochona.
(3) Sistema-mundo: O economía-mundo, visión histórica, geopolítica y económica influída por el pensamiento del historiador Fernand Braudel, que enfoca la economía mundial como un todo sistémico y distingue las distintas escalas del tiempo historico. Wallerstein, Amin, G.Frank, Arrighi, etc.
(4) Michael Pokrovsky: Historiador ruso, bolchevique, de gran importancia en los primeros años de la URSS, miembro de la Acamia de Ciencias. Muere en 1932. Póstumanete es acusado de "sociologismo vulgar" y sus libros son prohibidos, por tener una interpretación histórica no nacionalista y contraria a la teoría de los "grandes hombres".
(5) Nicolás Kondratiev: Economista ruso, miembro del Partido Socialista Revolucionario pero colaborador del gobierno bolchevique luego de la revolución, arrestado, deportado a Siberia y fusilado en 1938. Es autor de la teoría de las "ondas largas" de expansión-contracción, probablemente una de las teorias económicas más polémicas que ha dividido a los economistas de todo tipo.
(6)
André Gunder Frank, "ReORIENT: Global Economy in the Asian Age", 1997

Compartir este post

Comentar este post