Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
El polvorín

"El neoliberalismo en Puerto Rico es un proyecto imperialista y colonialista"

29 Marzo 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

                 
                               
escrito por Leandro Albani   
puerto_rico_libre.jpg

 

Sobre la lucha del pueblo boricua dialogó con Resumen Latinoamericano, en La Habana, el miembro del Comité Ejecutivo del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano de Puerto Rico, Alejandro Torres Rivera. 

 

 

 

 

El miembro del Comité Ejecutivo del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano de Puerto Rico, Alejandro Torres Rivera, dialogó en Cuba con Resumen Latinoamericano. La situación actual de la isla, donde el nuevo gobierno prepara despidos masivos, y la lucha contra el colonialismo que mantiene Estados Unidos sobre ese país desde hace 112 años fueron los temas que analizó el dirigente político. Para Torres Rivera, no hay dudas de que "en esa vitrina que los norteamericanos pretendieron establecer en Puerto Rico para proyectar la bonanza económica hacia los pueblos latinoamericanos, el vidrio hoy está resquebrajado". Con un 50% de pobreza y el aumento de la precarización laboral y social, al Puerto Rico actual se le debe sumar la presencia militar estadounidense. Sin bien el panorama no es alentador, las diferentes vertientes del movimiento independentista boricua se mantienen presentes desde hace décadas. Y si de independencia puertorriqueña se trata, Torres Rivera rescató también la solidaridad y templanza de Filiberto Ojeda Ríos, líder político asesinado por agentes del FBI.
 
-¿Cómo definiría la actualidad política y social en Puerto Rico?
-Lo que se podría destacar es que, si bien las políticas neoliberales en Puerto Rico empiezan a asomar su cara a finales de la década del setenta, realmente la terapia de choque en la implementación de esas políticas se ha venido desarrollando en los últimos dos o tres años. Desde el punto de vista de su impacto en la clase trabajadora y los sectores comunitarios, se ve a comienzos de 2009, porque coincide con la llegada al gobierno del partido que promueve la anexión (a Estados Unidos). Las políticas neoliberales en nuestro país, además de tener su sello de clase social, tienen también un sello colonial porque convergen las dos contradicciones: nación-colonia, y capital-trabajo. Por lo tanto, hablar de neoliberalismo en Puerto Rico es hablar de un proyecto imperialista, colonialista y de dominación. El partido que promueve la anexión política de Puerto Rico a Estados Unidos, en las distintas etapas que ha llegado al gobierno a partir de 1977, fue el instrumento de avance de esas políticas neoliberales.
 
-¿Cuál es el reflejo de esas políticas neoliberales en la realidad puertorriqueña?
-Dentro de una población aproximada de cuatro millones de personas, la fuerza de trabajo la componen un millón cien mil personas. En estos momentos se ha planteado que, dentro del contexto de nuestra realidad donde el Estado es el mayor empleador con 289 mil personas, hay que trazar una política de despidos de trabajadores en el sector público. Se aspira para el cierre de este año fiscal, que es el 30 de junio, haber despedido treinta mil empleados, lo que implica un proceso de impacto a los trabajadores del sector privado, que representan 28 mil trabajadores adicionales. Y si aplicas el elemento inflacionario, pues básicamente en un año se estarían perdiendo 72 mil doscientos trabajadores de la fuerza de trabajo activa. Si a esto se le añade la pérdida de empleos en el sector privado, fundamentalmente empleos calificados en la manufactura que desaparecieron en años pasados, cerca de 45 mil, entonces estaríamos hablando de que el 10%, que sería la totalidad de fuerza de trabajo en el país, está siendo llevado a la calle. En el caso nuestro tiene un impacto adicional porque se le está entregando al sector privado las funciones del Estado, donde baja la calidad de los servicios, se desminuye el alcance de los servicios que ofrecía el Estado y además impacta en la estructura económica porque el presupuesto nacional lo han reducido en un 20% y hubo un deterioro marcado de la calidad de vida del pueblo trabajador y de los servicios que recibe, sobre todo en áreas como la educación, la salud y la vivienda. Hubo un proceso de choque dirigido a desmantelar al Estado como proveedor de servicios para entregarlo al capital privado. Puerto Rico vive una situación de marcado deterioro en calidad de vida, seguridad social, en los índices de criminalidad donde, por ejemplo, en los primeros dos meses de 2010 ya había 164 asesinatos producto de la violencia. También aumentó el problema de la drogadicción y los problemas sociales en la familia. En esa vitrina que los norteamericanos pretendieron establecer en Puerto Rico para proyectar la bonanza económica hacia los pueblos latinoamericanos, el vidrio hoy está resquebrajado. Lo que fue un modelo de desarrollo en los años cincuenta o setenta, es hoy un modelo de desastre. Cuando se analiza dónde está el problema principal, se reduce a lo que decía al principio: dentro de la contradicción capital-trabajo se entregó a los sectores más reaccionarios las funciones que el Estado venía ejerciendo, y donde la contradicción nacional-colonial plantea que el país no tiene ninguna viabilidad de superación del modelo, porque carece de los poderes políticos y de la soberanía para desarrollar un proyecto que permita salir al frente. Está implosionando tanto el problema de la contradicción capital-trabajo, como la contradicción de nación-colonia.
 
-¿Cómo recibe la gente en Puerto Rico la situación actual?
-Los que se ven afectados por el proceso de privatización, de desmantelamiento del Estado, resisten y resienten lo que está sucediendo. Desde el punto de vista de los sectores empresariales, desarrollistas, bancarios están en una etapa de gozo, porque se les está entregando en bandeja de plata por parte del gobierno las estructuras que antes el Estado asumía.
 
-¿Cómo se siente la presencia de Estados dentro del país?
-Tenemos un país que lleva 112 años bajo dominación estadounidense y antes estuvimos tres siglos bajo dominación española. La lucha por la independencia no es una lucha mayoritaria en estos momentos, pero si bien ese proyecto de postulado de independencia que arranca desde 1795, donde son las primeras manifestaciones independentistas, no logró prevalecer, tampoco los imperios nos han podido derrotar. Nuestro enfoque, en términos de esa lucha, es que aspiramos, y tenemos la vocación, de que más temprano que tarde lograremos nuestra independencia. Mientras tanto, la lucha la planteamos como una carrera de resistencia, aunque no sea una carrera de velocidad. Sabemos que la independencia va a llegar, que vamos a ejercer el derecho a la libre determinación y que vamos a construir un país independiente basado en un sistema de justicia social. ¿Cuándo llegará? Depende de cuánto podamos incidir en el proceso, aun dentro de las condiciones que se nos imponen por parte del todavía país más poderoso del mundo.
 
-¿Cuál es el análisis que hace el movimiento independentista de la avanzada de Estados Unidos sobre América Latina, teniendo en cuenta la instalación de bases militares?
-En el caso de Puerto Rico, a partir de 1941 se definió que el proyecto militar era convertir al país en una gigante plataforma, como si fuera un portaviones, desde donde Estados Unidos estableciera todos sus sistemas de seguridad militar en el área del Caribe y las Antillas. Puerto Rico mantuvo ese valor militar, en esas mismas condiciones, posiblemente hasta mayo de 2003, cuando producto de la lucha de nuestro pueblo se logró cerrar la instalación naval más grande de los Estados Unidos fuera de su territorio continental, que era la base de Roosevelt Roads. Desde ese lugar Estados Unidos tenía un área de ejercicios militares para la Segunda Flota, que es la del Atlántico, y para las marinas de guerra de los países de la OTAN, donde venían a hacer sus prácticas de tiro, de desembarco anfibio, de aviación estratégica y sus prácticas de guerra submarina en los polígonos que proveía Puerto Rico. Cerrada esta instalación y las operaciones que se podían ejercer a través de (la base) Vieque, el nivel de intensidad de esa presencia militar se redujo. Por otro lado, no ha desaparecido porque Puerto Rico sigue teniendo las operaciones de las reservas del ejército de Estados Unidos, tanto en fuerza de tierra como de infantería de marina. El país sigue teniendo miles de tropas de la Guardia Nacional, que han venido sustituyendo al ejército de ocupación estadounidense. Además existen importantes instalaciones de vigilancia electrónica y siguen presentes más de veinte instalaciones de la Guardia Nacional. En Puerto Rico opera el Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos como les da la gana, incluyendo su guardia costanera. Desde el punto de vista físico, operan todas las agencias de seguridad y de espionaje de Estados Unidos. Por lo tanto, nosotros seguimos teniendo un valor geopolítico del Caribe hacia Centroamérica y Suramérica. Si te ubicas físicamente en la región del Caribe y observas un mapa, no como nosotros lo vemos mirando hacia arriba, sino como ellos que nos miran desde arriba hacia abajo, vemos que toda la región del mar Caribe, si establecemos una línea imaginaria de conexión desde el archipiélago de las Antillas mayores con el archipiélago de las Antillas menores, y desde ese punto de vista se logra, utilizando la base de Guantánamo (territorio del oriente de Cuba usurpado por Estados Unidos), las instalaciones que todavía tienen en Puerto Rico, las bases que activaron en el norte de Colombia, la bases de avanzada que tienen en Aruba y Curazao, la que tienen Bahamas, en San Salvador, la de Honduras, donde hay una fuerza de tareas conjuntas, sigue habiendo esa presencia militar importante de Puerto Rico. Más el elemento adicional de que, si bien el país está ubicado en la estructura militar como parte del Comando Norte, es una fuerza auxiliar al Comando Sur. Entonces se sigue proveyendo un territorio colonial al imperio. De la misma manera que bajaron la intensidad en 2003, podrían aumentarla en cualquier momento si surge una situación desestabilizadora en los países de América Latina. Por lo tanto, cualquier tipo de agresión que vaya dirigida a Venezuela representa un incremento de la actividad militar en Puerto Rico.
 
-¿Qué significa para Puerto Rico la figura de Filiberto Ojeda Ríos?
-Filiberto Ojeda Ríos es un valor que representa las mejores aspiraciones, de las mejores calidades humanas y de la mayor expresión de sacrificio y desprendimiento que nosotros podemos ver en un luchador revolucionario. Es una persona que demostró que sí hay viabilidad, aunque no sea el método principal de lucha el ejercicio de la lucha armada. Es una persona que enseñó que se puede trabajar desde el clandestinaje para adelantar la lucha por la independencia. Además están sus aportes teóricos, sus escritos, sus mensajes y la solidaridad que siempre expresó su estructura política a través de los canales que la lucha revolucionaria permite a otras organizaciones que luchan desde la legalidad.
Tomado de Resumen Latinoamericano

Compartir este post

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post