Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

El nuevo cáncer de la izquierda " colabora con un click"

22 Septiembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Nota de El polvorín:

Me gustaron especialmente estas dos notas, porque me hicieron acordar a que hace pocos meses, cuando el frío del invierno en Uruguay se cobro unas cuantas vidas, no falto la oportunidad de cyber militancia con mensajes del tipo “ si ves gente durmiendo en la calle llama al numero tal bla bla bla” .

Me molesto profundamente ver todos los días mensajes por el estilo, porque me dio la sensación de que nos hemos quedado con el concepto de que ser solidarios pasa por levantar un teléfono y marcar un numero o postear un mensaje en un perfil, entonces hecho esto, uno siente que su cuota diaria de solidaridad o de conciencia social esta cubierta. 

Ya no pedimos mas en la calle trabajo digno, pan, salud, vivienda, educación, igualdad de oportunidades... no va mas, solo hacemos click. Nada mas que click.

Me hizo acordar a Benedetti cuando decía lo de “que linda época aquella que decíamos revolución”.


Y así nos quedamos, un click y conciencias en paz.

Ivonne Leites

El clickactivismo está arruinando el activismo de izquierdas

tipying - wiertz sébastien en flickr

Algunas notas del artículo Clicktivism is ruining leftist activism:

  • La obsesión por el seguimiento de los clicks realizados convierte el activismo digital en clickactivismo.
  • El problema es que este modelo de activismo abraza sin crítica la ideología de la comercialización.
  • Se acepta que las tácticas publicitarias y de estudios de mercado usadas para vender papel higiénico pueden también construir movimientos sociales. Esto manifiesta una fe excesiva en el poder de la métrica para cuantificar el éxito. Así, todo lo que hacen las y los activistas digitales es controlado y analizado.
  • Ha desaparecido la fe en el poder de las ideas, o la poesía de las acciones, para lograr un cambio social.
  • Promueve la ilusión de que navegar por la web puede cambiar el mundo. El clicktivismo es al activismo como McDonald’s es a la comida que se cuece a fuego lento.
  • Cualquier activismo que acepta acríticamente la mercantilización de cambio social debe ser desestimado.
  • El activismo digital es un peligro para la izquierda. Sus ineficaces campañas de márketing difunden cinismo político y desvían la atención de los movimientos genuinamente radicales.
  • Contra la tecnocracia progresiva del clickactivismo, una nueva generación de activistas está en producción. En lugar de las mediciones y grupos de trabajo se centrará en el retorno a la cosa que las y los vendedores más temen: la pasión, la crítica ideológica y total de la sociedad de consumo.

Tomado de Masticable.org

 

 

Slackactivism=activismo para vagos

19 Agosto 2010 - 8:43 - Autor: José Antonio Ritoré

Si el miércoles escribía sobre las gigantescas obras filantrópicas de gente como Bill Gates o Warren Buffet, hoy me voy al extremo contrario para hablar de un movimiento surgido al calor de los nuevos medios sociales, ya sabéis, Facebook, Twitter… Se llama Slackactivism y es el resultado de unir dos palabras inglesas: slacker (vago) + activism (activismo).

En Wikipedia viene definido como:

Un término peyorativo que describe las acciones que se realizan en apoyo de un asunto o causa social para “sentirse bien”, y que tienen muy poco o ningún efecto práctico. Estas acciones también tienden a exigir muy poco esfuerzo personal del slackactivist.

Parece que el término se acuñó en 1995 por un activista cristiano Dwigth Ozard, pero con un significado distinto al que ha adquirido ahora, se refería a aquellas acciones que se podían hacer de forma individual, sin necesidad de un grupo. Desde la irrupción de la Web Social, a partir del año 2001-2002, diversos periodistas de EE.UU lo han utilizado para referirse a actividades como firmar peticiones por internet 0 llevar una pulsera de apoyo a una causa (os acordáis del Livestrong de Lance Amstrong).

Mgive.com, aplicación de donaciones vía móvil que utilizó Cruz Roja en Haití

Ahora, con la proliferación de las redes sociales, también se considera Slackactivism a cosas como cambiar tu avatar de Facebook para mostrar tu apoyo a una causa, participar en iniciativas como la Hora del Planeta o enviar mensajes de texto para hacer donaciones cuando se producen catástrofes como la de Haití o Pakistán.

Lo verdaderamente importante es si los slackactivists aportan o no aportan, si su activismo supone una ayuda para resolver algún problema social o no. Ya sabemos que el término ha acumulado cierta mala fama, pero, ¿es merecida?

Varios bloggers norteamericanos defienden su papel. Por ejemplo, Nancy Lublin, en Fast Company, afirma:

En el mejor de los casos, puede proporcionar resultados mucho más rápido. Después del terremoto de Haití en enero, por ejemplo, las compañías de teléfono EE.UU.  recibían hasta 10.000 mensajes de texto con la palabra “Haití” por segundo. Hasta ahora, las donaciones de 10 dólares por mensaje han ascendido a 38 millones dólares para la Cruz Roja Americana.

Dan Morrison, CEO de Citizen Effect y experto en marketing, sostiene:

Slackactivism surgió porque las herramientas de los medios sociales dieron a los slackactivists con corazón la oportunidad de involucrarse de acuerdo con sus propias necesidades. Es un error pensar que son simplemente vagos. Algunos están demasiado ocupados o  no se sienten cómodos involucrándose con una causa de forma pública. Los mensajes de texto,  Twitter…les da la capacidad de dar durante el tiempo de que disponen…

Así que como en tantas otras facetas de la vida, lo que algunos ven como un problema, porque supone sustituir un trabajo de voluntariado físico más tradicional por otro “virtual”, más difícil de apreciar, para otros implica una oportunidad. Con este tipo de asuntos siempre me vienen a la cabeza las palabras del padre Ángel: “Generalmente, los que dudan del trabajo de tal o cual ONG son los más mezquinos, los que no han dado nada o no tenían pensado dar nada”.

Así que, quizás, es mejor no poner en duda a los “activistas vagos”, ellos están haciendo su aportación, limitada, sí, pero, como ya hemos visto, también puede ser importante. Recurriendo ahora a Cristóbal Colón (La Fageda), “Todos servimos para algo, pero sabemos que no todos servimos para lo mismo”.

 

Tomado de Blog lainformacion.com

Compartir este post

Comentar este post

Néstor 09/24/2010 02:01



Totalmente de acuerdo con Ivonne Leites, muy cierto lo que ella dice en su nota, cuando uno se vé identificado con este click de hoy y tan lejos de cuando hablabamos de revolución, en mi caso y
en mi rol de estudiante por lo cincuenta y pico, Cuba, Fidel, el Ché, las manifestaciones, las huelgas, todo es muy cierto......