Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

“El periodismo independiente no existe”

2 Septiembre 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Entrevista a Pascual Serranot foto pascual serrano 2 192

“El periodismo independiente no existe”

Luis Zarranz /Miradas al Sur

Pascual Serrano, periodista. El fundador del sitio Rebelión, y autor de varios libros que revelan cómo desinforman los medios, es uno de los pensadores más lúcidos sobre la comunicación. En esta entrevista, analiza las prácticas hegemónicas, el papel de las audiencias y los desafíos para sostener modelos alternativos al de los grupos dominantes.

Pascual Serrano es uno de esos periodistas e intelectuales cuya opinión es valorada y respetada en diversos rincones del mundo, sobre todo por quienes primero paran la oreja izquierda para escuchar. Este mérito se debe a una trayectoria prolífica de libros, artículos y reflexiones, cuyo vértice es una mirada crítica, lúcida y lapidaria de los grandes medios de comunicación.
Serrano nació en Valencia, España, en 1964, y casi treinta años más tarde se licenció en periodismo, en Madrid, donde vive, trabaja y pretende desenmascarar el poder mediático. Desde allí, también responde con entusiasmo las preguntas de Miradas al Sur que viajan en correo electrónico y cruzan el océano a velocidad cibernética.
Con la misma presteza, Serrano, junto a un grupo de colegas, fundó en 1996, el sitio Rebelión (www.rebelion.org), uno de los máximos paradigmas de la comunicación alternativa en Latinoamérica. Durante 2006 y 2007, fue asesor editorial de Telesur, el canal que es hijo de los procesos de cambio de nuestro continente y cuya pretensión es generar un modelo de comunicación contrapuesto a los medios dominantes.
Antes y después, y en medio de sus habituales colaboraciones en periódicos españoles y latinoamericanos como Le Monde Diplomatique, La Jiribilla y Diagonal, publicó, sucesivamente, dos ediciones de Perlas. Patrañas, disparates y trapacerías en los medios de comunicación, Medios violentos. Palabras e imágenes para el odio y la guerra, Desinformación. Cómo los medios ocultan el mundo, El periodismo es noticia. Tendencias sobre comunicación en el siglo XXI, Traficantes de información. La historia oculta de los grupos de comunicación españoles, y, en junio de este año,¿El mejor de los mundos? Un paseo crítico por lo que llaman “democracia”.
En ellos, en la línea de pensamiento de Ignacio Ramonet, Eduardo Galeano y Noam Chomsky, Pascual Serrano describe con precisión el perverso ADN de la desinformación mediática.
Y, ahora que pulsa la tecla “Enviar”, también responde nuestras preguntas.
–En el último año, en la Argentina se instaló un antagonismo entre “periodismo militante” y “periodismo independiente”. En su opinión, ¿existe tal antítesis? ¿Por qué?
–Personalmente, no me gusta ninguno de los términos. Para empezar, el periodismo independiente no existe, o mejor dicho, es indefinible. ¿Independiente de qué, de quién? Siempre dependerá de algo o alguien. Dependerá de los superiores jerárquicos de quien escriba y que decidirán si se publica o no, dependerá del marco económico en que se desarrolle el medio y que será decisivo para que sea viable o no el proyecto, dependerá de todos los poderes económicos y políticos que garantizan el funcionamiento del medio, dependerá del punto de vista del periodista que está escribiendo. El uso de esos términos es malicioso porque lo hacen los sectores privados que se arrogan sin fundamento alguno el carácter de “independiente” frente a un periodismo que actúa condicionado por principios y valores.
–¿Por qué los medios se muestran tan interesados en desdibujar desde dónde “informan” y a la vez ponderan la “objetividad” y la “libertad de expresión”?
–Los grandes medios han descubierto que, para influir, deben presentarse como asépticos, neutrales, virginales. Basta con observar el nombre neutro que dan a sus cabeceras: El Mundo, El País, La Razón, La Nación, ABC. De este modo, deslizan intencionalidades, valores y posicionamientos que disfrazan como información pura. Incluso mienten. Por último, el uso y abuso del término “libertad de expresión” es sólo un escudo a través del cual quieren mantener su impunidad para manipular y sus privilegios para dominar el mercado informativo.
–Usted ha señalado a los medios como “traficantes de información”. ¿Por qué es posible esa definición?
–Mi libro Traficantes de información recurre a ese título para presentar a las empresas de comunicación como meros tiburones de las finanzas. En su modus operandi se aprecian todas las tropelías de ese mundo: tráfico de influencias, especulación, atropellos laborales, accionariado cruzado con empresas que trafican con armas, complicidad con golpes de Estado y dictaduras e incluso con la delincuencia organizada. En realidad, nada diferente a cualquier otro gran sector de la economía privada.
–Los movimientos sociales suelen plantear la invisibilidad que les asignan los grandes medios, pero también alzan la voz cuando sus temas son incorporados en las agendas mediáticas porque éstas distorsionan la información. ¿Cómo es posible escapar de este laberinto?
–No voy a decir que deben desentenderse por buscar el modo de ser protagonistas de la agenda informativa, pero sí es bueno que sepan que en el panorama privado empresarial de la información nunca van a encontrar un trato plural y honesto. Ese sector se mueve en un marco económico y financiero determinado y a él se deben. Todo lo que se enfrente al modelo económico dominante será silenciado o castigado desde esos medios. Por eso, deben ayudar y participar en la elaboración de otro modelo informativo diferente.
–Ante lo que usted describe sobre los medios, ¿qué futuro les augura a los periodistas profesionales?
–La casuística del periodista profesional es muy amplia. Mi opinión es que el profesional honesto que quiera adaptarse a los nuevos tiempos debe practicar un periodismo de análisis e interpretación. El formato urgente, frívolo y superficial de nuestros medios va a ser arrasado por internet y el testimonio ciudadano gracias a las nuevas tecnologías.
–Señala las responsabilidades de medios, pero estos suelen escudarse en la elección de “la gente”. ¿Qué responsabilidad le atribuye a las audiencias?
–Escudarse en las audiencias es muy habitual. Creo que es discutible que las audiencias exijan esta mediocridad en los medios. Podemos observar que el programa que logró más audiencia en las televisiones españolas la semana pasada fue la previsión del tiempo atmosférico. Si de toda la programación televisiva de una docena de canales, lo más aceptado por la audiencia fue la programación del tiempo, es evidente que están diciendo que los contenidos son una mierda.
–En la Argentina se discute si la definición “medios alternativos” es pertinente, dado que parecería reducirlos, a perpetuidad, a ser los hermanos menores del sistema de medios. ¿Le parece válido este tipo de debate? ¿Se lo ha planteado alguna vez?
–Sí, claro que me lo he planteado. Me parece apropiado el término “alternativo” pero con vocación de dejar de serlo. “Alternativo” quiere decir que promueve algo diferente a lo dominante, es evidente que es lo que todos pretendemos. Ahora bien, anclarnos y congratularnos en esa alternatividad puede suponer condenarnos a la marginalidad. La verdadera vocación del alternativo, en política, en sociología, y también en medios de comunicación, debe ser conseguir la hegemonía.

http://sur.elargentino.com/notas/el-periodismo-independiente-no-existe

Compartir este post

Comentar este post